domingo, 27 de abril de 2014

Pastel de Fresas



Este pastel tiene una base de suave bizcocho de vainilla y una cobertura de fresas frescas cortadas en láminas que se hornean junto al bizcocho. Es perfecto para el postre o para acompañar un café o un té en el desayuno, la merienda o en cualquier momento del día. El sabor de las fresas le da un toque muy primaveral o veraniego :-)

Para hacerlo necesitarás una batidora eléctrica con el accesorio de varillas, ya que hay que batir muy bien la mantequilla con el azúcar hasta dejarlas a punto de crema. Sin embargo, es muy sencillo de preparar y sólo se tardan unos 15 minutos en tener la pasta para la base de bizcocho.

Se toma a temperatura ambiente ya que las temperaturas frías harían que la mantequilla que contiene se endurezca. Se puede servir con un poco de nata montada o bien con helado de vainilla.

Se conserva en buenas condiciones un par de días a temperatura ambiente si está bien tapado para que no se seque. También puede congelarse envuelto en papel de aluminio.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te gusta esta receta, también te gustará:

Bizcocho de Fresas y Nueces
Compota de Fresas












INGREDIENTES (8 raciones):

- 195 g de harina
- 1 y ½ cucharaditas de levadura de repostería
- ½ cucharadita de sal
- 85 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
- 200 g de azúcar
- 1 huevo grande
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 yogur natural (125 g)
 - 450 g de fresas
- 2 cucharadas de azúcar moreno



RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver paso a paso con imágenes cómo hacer la receta. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta con mantequilla un molde redondo desmontable de 26 cm (también puedes usar uno de 24 cm). Si es necesario, recubre la base del molde con papel de aluminio para evitar escapes de mantequilla durante el horneado.

2) En una fuente, mezcla la harina, la levadura de repostería y la sal.

3) En otra fuente amplia, pon la mantequilla ablandada a temperatura ambiente y bate con la batidora con el accesoria de varillas, a velocidad lenta para que no salpique, hasta que la mantequilla tenga la consistencia de una crema o pomada (3-5 minutos).

4) Añade el azúcar y vuelve a batir hasta que el azúcar se mezcle con la mantequilla y tenga la consistencia de una crema o pomada (en el vídeo puedes imágenes del aspecto que debe tener).

5) Añade el huevo y una cucharadita de extracto de vainilla y vuelve a batir hasta obtener una mezcla suave. Puedes aumentar la velocidad ya que en este punto es más difícil que salpique.

6) Añade la mitad del yogur y bate hasta que se una a la mezcla.

7) Añade la mitad de la mezcla de harina y bate a velocidad lenta, para evitar que salpique, hasta que se disuelva en la mezcla.

8) Añade la otra mitad del yogur y vuelve a batir hasta que se una a la mezcla.

9) Añade la harina restante y bate de nuevo hasta que se disuelva en la mezcla. La mezcla resultante debe ser una pasta muy espesa.

10) Pon la pasta en el molde untado de mantequilla y alisa la superficie con la parte de atrás de una cuchara.

11) Limpia las fresas y córtalas en rodajas en sentido longitudinal. Colócalas sobre la pasta sin que toquen el borde del molde (puedes ver en el vídeo imágenes de cómo hacerlo), y esparce 2 cucharadas de azúcar moreno sobre ellas.

12) Hornea durante 50 o 55 minutos a 180 ºC en el centro del horno.

13) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe en el molde sobre una rejilla metálica.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 19 de abril de 2014

Bizcocho de Calabaza con Pipas de Calabaza



Este bizcocho de calabaza tiene una textura muy suave que contrasta con las pipas de calabaza crujientes. Al sabor dulce de la calabaza se añade el aroma de la vainilla y la canela para que el resultado final sea riquísimo :-)

Aunque se pueden eliminar de la receta, las semillas de calabaza, pepitas de calabaza o pipas de calabaza tienen propiedades nutritivas interesantes que hacen aconsejable incluirlas. Son muy ricas en ácidos grasos esenciales (omega-3 y omega-6) que son buenos para  el aparato circulatorio y para combatir el colesterol y la hipertensión. También son ricas en vitaminas (sobre todo E y del grupo B), minerales (magnesio, selenio y zinc) y fibra.

Pipas de Calabaza
El puré de calabaza que se usa en esta receta no es lo que comúnmente se conoce como puré, es decir, no es calabaza cocida y triturada. Se trata de calabaza que se asa en el horno, se tritura y se escurre en un colador durante horas hasta que elimina todo el agua (es bastante agua la que tiene :-)). Puedes ver cómo se prepara aquí.

Para preparar este bizcocho necesitarás una batidora con el accesorio de varillas, ya que es necesario batir a punto de crema la mantequilla con el azúcar y después hay que añadir los huevos uno a uno y dejar una mezcla muy espumosa. Esto es muy complicado hacerlo batiendo a mano.

Hay que consumirlo a temperatura ambiente o templado, ya que, como contiene bastante mantequilla, las temperaturas bajas harán que se ponga duro.

Una vez hecho, aguanta unos días en buenas condiciones si está bien tapado para que no se seque y si se almacena en un lugar fresco y seco. También se puede congelar entero o bien en rebanadas envueltas en papel de aluminio.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pumpkin Scones (Sones de Calabaza)
Muffins de Calabaza y Nueces
Muffins de Calabaza, Naranja y Arándanos Rojos
Crema de Calabaza con Leche de Coco























INGREDIENTES (1 bizcocho):

- 225 g de harina
- 1 y ½ cucharaditas de levadura de repostería
- ½ cucharadita de sal
- ½ cucharadita de canela
- 125 g de mantequilla ablandada, a temperatura ambiente
- 175 g de azúcar
- 2 huevos
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 240 ml (1 taza) de puré de calabaza (sin especias añadidas)
- 25 g de pipas de calabaza (peladas)


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música del vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 170 ºC y unta de mantequilla un molde rectangular de unos 24-26 cm.

2) En una fuente amplia, mezcla la harina, la levadura de repostería, la canela molida y la sal.

3) En otra fuente amplia, bate la mantequilla ablandada con la batidora con el accesorio de varillas hasta que tenga la textura de una crema o pomada. Hazlo a velocidad lenta para que no te salpique.

4) Añade el azúcar y vuelve a batir a velocidad lenta hasta que se agregue a la mantequilla y tenga textura de pomada. Puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener.

5) Añade los huevos de uno en uno junto al extracto de vainilla, batiendo hasta que la mezcla tenga una textura suave y espumosa. Puedes aumentar la velocidad, ya que al añadir los huevos dejará de salpicar. Además, una velocidad más rápida hará que la mezcla quede más espumosa.

6) Añade el puré de calabaza y bate hasta que se disuelva en la mezcla.

7) Añade la mezcla de harina y bate, a velocidad lenta para que no te salpique, hasta que la harina se agrega a la mezcla. No es necesario insistir más una vez que la harina se ha disuelto. La mezcla resultante debe ser muy espesa. Puedes ver imágenes en el vídeo.

8) Añade las pipas de calabaza y da vueltas con una cuchara hasta que se reparten uniformemente.

9) Pon la mezcla en el molde rectangular untado de mantequilla y alisa la superficie con la parte de atrás de una cuchara.

10) Hornéalo a 170 ºC durante 60-75 minutos o hasta que esté dorado y al pinchar con un palillo en el centro, el palillo sale limpio.

11) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe sobre una rejilla metálica antes de desmoldarlo.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 13 de abril de 2014

Hot Cross Buns (Bollos Americanos de Semana Santa)



Los "Hot Cross Buns" son unos bollos dulces de mantequilla con especias, uvas pasas y frutas confitadas troceadas que son típicos de Viernes Santo en Estados Unidos. Se reconocen inmediatamente por el glaseado blanco en forma de cruz que representa la cruz de Cristo y la crucifixión.

La mezcla de especias que llevan les da un aroma que es una maravilla. No es necesario que estén hechos para disfrutar de él. Mientras se trabaja la masa ya se nota y es un verdadero placer :-) Las especias responsables de ese aroma son la canela, el clavo, la nuez moscada y la pimienta de Jamaica. Las proporciones de la mezcla se pueden variar para ajustarlas al gusto de cada uno.

Pimienta de Jamaica
Para los que no estén familiarizados con la pimienta de Jamaica, esta especia también se conoce como pimienta dioica, pimienta gorda, pimienta guayabita, pimienta dulce, pimienta inglesa, malagueta, pimienta de chapa y tabasta. No te dejes engañar por el nombre, porque en realidad no es una pimienta en el sentido de que no es picante. En inglés se llama "allspice" ("todas las especias") porque tiene un sabor y aroma que recuerda a una mezcla de canela, nuez moscada, clavo y pimienta negra. Si no consigues encontrarla, prueba en tiendas de alimentos on-line por Internet o simplemente no la pongas en la receta, ya que el resto de especias servirán para dar un buen aroma a los bollos. Si la encuentras, pero es en grano y no molida, machaca los granos en el mortero hasta que se reduzca prácticamente a polvo.

Los "Hot Cross Buns" suelen llevar en la masa una mezcla de uvas pasas y frutas confitadas en trocitos. Si no se encuentran las frutas confitadas se pueden sustituir por arándanos rojos secos, cerezas secas troceadas, etc. Yo los he hecho con uvas pasas y arándanos rojos secos.

La técnica para prepararlos no es complicada y no se requieren robots de cocina ni accesorios sofisticados. El único inconveniente es que, igual que en todas las recetas que llevan levadura de panadería, se requiere tiempo (entre 3 y 4 horas), ya que se tiene que dejar fermentar la masa para que suba dos veces. La primera vez, tras formar la masa, y la segunda, una vez que hemos dividido la  masa en 12 partes iguales y les hemos dado forma de panecillos. Sin embargo, el resultado bien merece la pena.

A diferencia de otros bollos que se pintan con huevo únicamente antes de meterlos al horno, los "Hot Cross Buns" se pintan dos veces. La primera vez es tras darles la  forma de panecillos y antes de dejarlos que doblen su tamaño. La segunda vez es cuando han doblado su tamaño y antes de meterlos al horno. De esta forma se intensifica su color dorado.

La cruz blanca se dibuja con una mezcla muy espesa de azúcar glasé (la que viene molida, en polvo) y leche, dejando caer un hilo de la mezcla con una cucharilla sobre los bollos.

Aguantan unos días tras hacerlos si se tapan bien y se almacenan en un lugar fresco y seco. Sin embargo, lo mejor es congelar, envueltos en papel de aluminio, los que no se vayan a consumir en el día. De esta forma, tras descongelarlos, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Algunos consejos para que los panecillos te queden perfectos:
  • Cuidado con la temperatura de la leche. Tibia quiere decir templada, pero sin que llegue a estar caliente. La leche tibia, activa la levadura seca. Si la temperatura fuera muy alta, podría matar las levaduras, que son organismos vivos, y la masa no crecería.
  • La masa de estos panecillos es muy suave y manejable, de textura un poco pegajosa aunque al mismo tiempo es muy elástica. Es normal que después de amasarla unos minutos y de que haya absorbido la harina suficiente, la masa siga tendiendo a pegarse. Sin embargo verás que no se adhiere totalmente y tirando de ella suavemente, se despega fácilmente. En este punto, aunque se puede pensar que necesita añadirse más harina y seguir amasando, es mejor no hacerlo, ya que los panecillos no quedarían tan esponjosos. El exceso de harina podría hacer que queden más duros.
  • Es importante poner cuidado a la hora de partir los trozos de la masa para hacerlos todos del mismo tamaño. Si no se hace así, te quedarán unos panecillos más grandes que otros. Para asegurarte de que los trozos son del mismo tamaño puedes usar una báscula de cocina. Pesa la masa, divide entre 12 y toma trozos de ese peso.
  • Una vez formados los panecillos, deben dejarse levar hasta que doblen su tamaño. Este tiempo depende de la temperatura y humedad del ambiente. Lo mejor es mirar cada cierto tiempo como van los panecillos en lugar de mirar el reloj :-)
  • Para dar forma de panecillo a los trozos de masa, lo mejor es estirar la masa con las manos desde la parte superior hacia la parte de abajo que quedará en contacto con la bandeja de hornear. Así quedarán más redondos y con una forma más simétrica. Además crecerán mejor.
  • Es importante que los panecillos estén los suficientemente separados en la bandeja de hornear para que no se toquen unos a otros cuando la masa crezca. Si tienes dudas, lo mejor es repartirlos en dos bandejas. También hay que tener en cuenta, que los panecillos siguen creciendo una vez que entren en el horno.
  • Para queden dorados de forma uniforme, se puede dar la vuelta a la bandeja del horno cuando lleven la mitad del tiempo de horneado.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustará:

American Biscuits (Panecillos de Mantequilla)
Cinnamon Rolls (Caracoles de Canela)


INGREDIENTES (12 bollos):

Para los bollos:
- 240 ml de leche tibia
- 1 sobre de levadura de panadería seca (5,5 g)
- 1/2 cucharadita de azúcar
- 490 g de harina
- 55 g de azúcar moreno
- 1 cucharadita de canela molida
- 1/4 de cucharadita de clavo molido
- 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
- 1/4 de cucharadita de pimienta de Jamaica molida (allspice)
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 huevo ligeramente batido
- 70 g de mantequilla derretida, a temperatura ambiente
- 50 g de uvas pasas
- 50 g de arándanos rojos secos o bien una mezcla de frutas confitadas picadas

Para pintar los bollos:
- 1 huevo batido, con:
- 1 cucharada de leche

Para el glaseado:
- 45 g de azúcar glasé
- 1 cucharada de leche


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición (HD) puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de esta vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Happy Trip
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration



1) Pon en una taza la leche tibia. Añade la levadura seca de panadería y el azúcar. Mézclalo con una cuchara y déjalo reposar unos 10 minutos, hasta que salga espuma.

2) En una fuente amplia de base ancha, mezcla la harina con el azúcar moreno, la canela, el clavo, la nuez moscada, la pimienta de Jamaica (All Spice) y la sal.

3) Haz un hueco en el centro y añade la mezcla de leche y levadura, el huevo ligeramente batido y la mantequilla derretida.

4) Remueve con una cuchara mezclando el líquido con la harina. Cuando esté demasiado espeso para remover, presiona con la parte de atrás de la cuchara para que la pasta se una y forme una bola. En este punto obtendrás una pasta muy espesa, pero suave y manejable al mismo tiempo. En el vídeo puedes ver el aspecto que debe tener.

5) Pon la pasta en una superficie enharinada y esparce harina por encima. Amasa unos 5 minutos hasta obtener una bola suave y elástica. No debe estar dura. Debe estar ligeramente pegajosa, pero sin llegar a adherirse.

6) Pon la bola en una fuente untada de mantequilla. Dale la vuelta para que la superficie de la parte superior quede cubierta por una  fina capa de mantequilla y cúbrela con film transparente. Deja que leve durante 1 o 2 horas hasta que doble su tamaño. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente.

7) Cuando la masa haya doblado su tamaño, vuelve a amasarla presionando con los nudillos para que suelte todo el aire (2 minutos).

8) Estira la masa con las manos para formar un disco y pon sobre él las pasas y los arándanos rojos secos (o bien fruta confitada en trocitos). Dobla el disco dejando dentro la fruta seca y amasa de nuevo hasta que las pasas y los arándanos se reparten uniformemente por la masa. Puedes ver imágenes en el vídeo.

9) Divide la masa en 12 partes iguales. Puedes hacerlo pesando la masa en la báscula, dividiendo entre 12 y tomando trozos del peso de 1/12. Así conseguirás bollos del mismo tamaño. También puedes hacerlo "a ojo" dividiendo la bola de masa en 2 mitades iguales, cada una de ella en otras 2 mitades y cada uno de estos trozos en otros 3. Puedes ver imágenes en el vídeo.

10) Forma bolas con cada uno de los 12 trozos de masa y ponlas en una bandeja grande de horno sobre papel de hornear (o sobre la bandeja untada de mantequilla). Colócalas formando 3 filas de 4 bolas cada una. Las bolas tienen que estar suficientemente separadas para que tras doblar su volumen no se toquen. Si no estás seguro, puedes usar dos bandejas.

11) Pinta las bolas con la mezcla de huevo y leche. Cúbrelas con film transparente engrasado con mantequilla o aceite para que no se pegue a la superficie de las bolas, y déjalas levar durante 30 - 60 minutos. Hasta que doblen su volumen. Aprovecha para poner a precalentar el horno a 205 ºC.

12) Haz un corte con forma de cruz, no muy profundo, en la superficie de los bollos con un cuchillo engrasado o bien con unas tijeras de cocina. Pinta de nuevo con la mezcla de huevo y leche.

13) Hornea en el centro del horno a 205 ºC durante 15 minutos o hasta que estén de un profundo color dorado.

14) Tras sacarlos de horno, deja que se enfríen sobre una rejilla antes de ponerles el glaseado.

15 Para hacer el glaseado, mezcla el azúcar glasé y la leche en un cuenco pequeño con una cucharilla. Debe quedar una mezcla muy espesa que no se caiga fácilmente de la cuchara. Deja caer un hilo del glaseado con la cucharilla sobre las cruces marcadas en los bollos y deja que se seque antes de servir.

¡Y a disfrutarlos!

viernes, 11 de abril de 2014

Hamburguesas de Pavo, Albahaca y Queso Feta



Estas hamburguesas son bajas en grasa por estar hechas con carne de pavo, pero al mismo tiempo son muy sabrosas por el queso feta y la albahaca fresca que llevan.

Está muy ricas solas, o bien dentro de un buen panecillo de hamburguesa acompañadas de unas rodajas de tomate fresco y los complementos que más te gusten (lechuga, hojas de espinacas frescas, etc).

Prepararlas es muy fácil y muy rápido ya que sólo tienes que mezclar los ingredientes en un recipiente y dar forma de hamburguesas a la mezcla.

Se pueden guardar un par de días en la nevera envueltas en film transparente. También se pueden congelar.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que las disfrutéis!

Si te gusta esta receta, también te gustará:

Panecillos de Hamburguesa con Textura de Brioche
Fettuccine al Pesto de Albahaca












INGREDIENTES (4 hamburguesas):

- 450 g de carne picada de pavo
- 75 g de queso feta
- 4 cucharadas de albahaca fresca picada
- 1/2 cucharadita de sal
- Pimienta negra al gusto
- 1 cucharadita de salsa worcestershire
- Aceite de oliva para la plancha o sartén donde las cocines


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición (HD) puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Corta el queso feta en trozos pequeños del tamaño de migas de pan gruesas. Pica las hojas de albahaca fresca.

2) Pon la carne en una fuente amplia. Añade el queso feta desmigado, la albahaca fresca picada picada, la sal, la pimienta negra y la salsa worcesterchire. Mézclalo con una cuchara o bien con tus propias manos.

3) Divide la mezcla en 4 partes iguales. Forma hamburguesas con cada una de ellas. Puedes usar directamente tus manos, o bien, puedes poner la carne sobre film transparente y darles forma envueltas en él para no ensuciarte las manos. Puedes ver en el vídeo cómo hacerlo.

4) Para hacer las hamburguesas, calienta una plancha o sartén a fuego medio fuerte con un poco de aceite de oliva y deja que se doren por cada uno de los dos lados.

¡Y a disfrutarlas!

lunes, 7 de abril de 2014

Panecillos de Hamburguesa con Textura de Brioche (Light Brioche Burguer Buns)



Estos panecillos de hamburguesa son los más buenos que he comido en mi vida. Tienen un sabor riquísimo pero lo mejor es su textura, blanda y esponjosa como la de un brioche. A todo esto hay que añadir que su aspecto es inmejorable.

Esta receta la publicó el New York Times y es del restaurante "Comme Ca" de Los Ángeles. Por lo que he leído, estos panecillos son muy populares y han ganado un premio "People’s Choice Award". Después de probarlos, creo que el premio es bien merecido :-)

Aunque para hacerlos se requiere tiempo, ya que hay que dejar que la masa suba, la técnica no es complicada y salen bien a la primera si se siguen con cuidado las instrucciones. No es necesario ningún accesorio de cocina, sólo los recipientes para mezclar, una cuchara y tus manos.

Las semillas de sésamo son opcionales. Puedes sustituirlas por semillas de amapola o bien poner de los dos tipos o bien no poner de ningún tipo.

Se pueden congelar envueltos en papel de aluminio. Si lo haces cuando acaban de salir del horno y todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos igual que si estuvieran recién hechos tras descongelarlos.

Algunos consejos para que los panecillos te queden perfectos:

  • La masa de estos panecillos es muy suave, de textura un poco pegajosa aunque al mismo tiempo es muy elástica. Es normal que después de amasarla y de que haya absorbido la harina suficiente, la masa siga tendiendo a pegarse. Sin embargo verás que no se adhiere totalmente y tirando de ella suavemente, se despega fácilmente. En este punto, aunque se puede pensar que necesita añadirse más harina y seguir amasando, es mejor no hacerlo, ya que los panecillos no quedarían tan esponjosos. Además, el exceso de harina podría hacer que se formaran grietas y corteza más dura durante el horneado.
  • Es importante poner cuidado a la hora de partir los trozos de la masa para hacerlos todos del mismo tamaño. Si no se hace así, te quedarán unos panecillos más grandes que otros, y los más pequeños puede que no lleguen a cubrir una hamburguesa. Para asegurarte de que los trozos son del mismo tamaño puedes usar una báscula de cocina.
  • Una vez formados los panecillos, deben dejarse levar hasta que doblen su tamaño. Este tiempo depende de la temperatura y humedad del ambiente. Lo mejor es mirar cada cierto tiempo como van los panecillos en lugar de mirar el reloj :-)
  • Para dar forma de panecillo a los trozos de masa, lo mejor es estirar la masa con las manos desde la parte superior hacia la parte de abajo que quedará en contacto con la bandeja de hornear. Así quedarán más redondos y con una forma más simétrica. Además crecerán mejor.
  • Es importante que los panecillos estén los suficientemente separados en la bandeja de hornear para que no se toquen unos a otros cuando la masa crezca. Si tienes dudas, lo mejor es repartirlos en dos bandejas. También hay que tener en cuenta, que los panecillos siguen creciendo una vez que entren en el horno.
  • Para queden dorados de forma uniforme, se puede dar la vuelta a la bandeja del horno cuando lleven la mitad del tiempo de horneado.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te gusta esta receta, también te gustará:

Pan de Molde Casero
Pan de Dátiles, Miel y Sésamo












INGREDIENTES (8 panecillos):

- 240 ml (1 taza) de agua tibia
- 3 cucharadas de leche
- 2  cucharaditas de levadura seca de panadería
- 2 y 1/2 cucharadas de azúcar
- 390 g (3 tazas) de harina de fuerza
- 45 g (1/3 de taza) de harina normal
- 1 y 1/2 cucharaditas de sal
- 35 g (2 y 1/2 cucharadas) de mantequilla ablandada
- 1 huevo grande

Para pintarlos:

- Un huevo ligeramente batido, con
- Una cucharada de agua

Semillas de sésamo y/o semillas de amapola para espolvorear (opcionales)


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Winds Of Inspiration
- Minimal Illusions



1) Pon en una taza el agua tibia. Añade 3 cucharadas de leche, 2 y 1/2 cucharadas de azúcar y 2 cucharaditas de levadura seca de panadería. Mezcla y espera 10 - 15 minutos hasta que salga espuma.

2) Pon en una fuente amplia con base ancha la harina de fuerza, la harina normal y la sal. Mezcla todo bien.

3) Añade a la harina la mantequilla ablandada cortada en dados y presiónala con los dedos junto con la harina hasta que tenga la textura de pan rallado (puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener).

4) Haz un hueco en el centro de la harina y añade el huevo batido y la mezcla de levadura. Mezcla con una cuchara y cuando la pasta sea demasiado espesa para remover, presiona con la parte de atrás de la cuchara para conseguir que se una. La pasta debe ser muy espesa pero suave y manejable (puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener).

5) Pon la pasta en una superficie enharinada, espolvorea harina por encima para que no se pegue a las manos y amasa durante unos minutos hasta obtener una bola suave y elástica.

6) Pon la bola en una fuente amplia, tápala con film transparente o bien un paño de cocina limpio y deja que leve durante 1 o 2 horas hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura y humedad.

7) Devuelve la masa a la superficie enharinada y amasa presionando con los nudillos hasta que suelte todo el aire.

8) Corta la masa con un cuchillo de cocina en 2 trozos iguales. Corta esos trozos en dos mitades y así sucesivamente hasta obtener 8 trozos del mismo tamaño.

9) Forma los panecillos estirando con las manos la superficie de cada uno de los panecillos desde la parte superior hacia la zona de abajo que estará en contacto con la bandeja del horno.

10) Coloca los panecillos en una bandeja que sea lo suficientemente grande como para que estén muy separados y no se junten al crecer. Si no se está seguro de que eso pueda ocurrir, lo mejor es usar dos bandejas. Tápalos con film transparente o bien un paño de cocina limpio y déjalos levar entre 45 y 90 minutos hasta que doblen su volumen (el tiempo depende de la temperatura y humedad del ambiente).

11) A la mitad de ese proceso, precalienta del horno a 205 ºC.

12) Pinta los panecillos con el huevo batido con una cucharada de agua y añade las semillas por encima.

13) Introduce los panecillos en el horno precalentado y vierte en el suelo del horno medio vaso de agua para que su vapor los hidrate. Hornéalos durante 15 minutos a 205 ºC hasta que estén de un intenso color dorado.

14) Tras sacarlos del horno, deja que se enfríen sobre una rejilla.

¡Y a disfrutarlos!

jueves, 3 de abril de 2014

Bizcocho de Plátano, Naranja y Arándanos Rojos Secos



Debido a la mezcla de plátano, naranja, arándanos rojos secos y nueces, este bizcocho está lleno de sabores afrutados. Como no lleva mucha levadura, tiene una textura consistente y "apretadita", pero al mismo tiempo es jugoso. Es una opción perfecta para acompañar un café o un té a cualquier hora del día: desayuno, merienda, después de la comida...

Este bizcocho es muy sencillo de hacer. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y finalmente mezclar ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No son necesarios robots de cocina ni utensilios sofisticados. Basta con los recipientes adecuados para mezclar, una cuchara y un tenedor.

Si no dispones de arándanos rojos secos, puedes sustituirlos por uvas pasas. Las nueces también pueden sustituirse por otros frutos secos como por ejemplo almendras, o bien por una mezcla de varios tipos de frutos secos (almendras, avellanas, etc.).

Este bizcocho se conservará en perfectas condiciones un par de días si lo envuelves bien para que no se seque y lo guardas en un lugar fresco y seco. Se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pan Dulce de Arándanos Rojos y Naranja
Banana Bread (Pan Dulce de Plátanos Americano)
Muffins de Calabaza, Naranja y Arándanos Rojos























INGREDIENTES:

- 175 g de harina de fuerza
- ½ cucharadita de levadura química de repostería (tipo Royal)
- 150 g de azúcar moreno
- 2 plátanos maduros
- 2 cucharadas de ralladura de naranja
- 25 g de nueces picadas
- 6 cucharadas de zumo de naranja
- 2 huevos batidos
- 150 ml de aceite de girasol

Glaseado
- 30 g de azúcar glasé
- 1 cucharada de agua
- La ralladura de una naranja


RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso en imágenes. La música del vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Mezcla en una fuente amplia la harina, la levadura, el azúcar, la ralladura de naranja, las nueces y los arándanos rojos secos.

3) Tritura los plátanos con un tenedor hasta conseguir que tengan la textura de una papilla. En otra fuente, bate los huevos y añade los plátanos triturados, el zumo de naranja y el aceite de girasol. Mézclalo removiendo con una cuchara.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos. Mézclalos con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir más.

5) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornea en el centro del horno a 180 ºC durante una hora. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

6) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica. Después sácalo del molde y deja que se enfríe por completo sobre la rejilla.

7) Para hacer el glaseado, mezcla el azúcar con el agua.  El resultado de la mezcla debe ser bastante denso. Viértelo por encima del bizcocho poco a poco usando una cuchara. Cuando lo hagas, asegúrate de tener un papel debajo de la rejilla para que recoja el glaseado que caiga del bizcocho. Por último, espolvorea con la ralladura de naranja antes de que el glaseado se solidifique.

Deja que el glaseado se seque antes de servirlo. ¡Y a disfrutarlo!

martes, 1 de abril de 2014

Pan de Dátiles, Miel y Sésamo



El sabor de este pan de dátiles, miel y semillas de sésamo me recuerda a algunos panes que se venden en los puestos de los mercados medievales que se celebran en algunas ciudades de España durante el verano. En estos mercados se intenta recrear el ambiente de la Edad Media con la decoración de los puestos, con la vestimenta de los vendedores, con la música del ambiente... y sobre todo con los productos que se venden en los puestos, incluido todo lo que tiene que ver con la gastronomía. Los dátiles y la miel son una combinación con siglos de antigüedad que encaja perfectamente en este ambiente.

Este pan es perfecto para tomarlo al natural o en tostadas, en el desayuno acompañado de dulces como compotas o mermeladas y también en comidas o cenas con acompañamientos salados. Está riquísimo tostado y con queso cremoso de untar de tipo Philadelphia.

Aunque pueda parecer una receta complicada, no requiere más que mezclar los ingredientes y amasar sólo 5 minutos antes de dejar levar la masa. Después sólo hay que añadir a la masa los dátiles picados y el sésamo y darle forma de cilindro para meterlo en el molde de pan.

La levadura de panadería que usamos en esta receta es levadura seca que se comercializa triturada en sobres individuales para que se muy fácil mezclarla con la harina. Si prefieres usar levadura de panadería fresca, hay que tener en cuenta que se necesitará aproximadamente el doble de cantidad que si usáramos levadura seca y que será necesario disolverla en el agua de la receta y dejarla reposar hasta que se forme espuma.

El agua debe estar tibia para que la levadura seca se active. ¡Cuidado con la temperatura! Tibia significa templada, sin llegar a estar caliente. Si la temperatura fuera demasiado alta, las levaduras, que son organismos vivos, podrían morir y la masa no crecería.

El pan puede aguantar unos días sin secarse siempre que esté en una bolsa o una lata bien cerrada. Sin embargo, yo prefiero congelar el que no se vaya a consumir en el día, Se puede congelar entero o bien en rebanadas envueltas en papel de aluminio. Si lo congelas en rebanas, puedes sacarlas del congelador y meterlas directamente en la tostadora.

Si quieres disfrutar de él recién hecho por la mañana sin tener que darte un madrugón, puedes dejarlo preparado el día anterior. Una vez que haya levado la masa dentro del molde, mételo en la nevera. Al día siguiente, sácalo de la nevera y deja que coja la temperatura ambiente mientras se precalienta el horno.

Aquí os dejo la receta.¡Espero que la disfrutéis!


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pan Irlandés con Pasas (Raisins Soda Bread)
Pan de Molde Casero













INGREDIENTES:

- 250 g de harina de fuerza
- 75 g de harina integral
- ½ cucharadita de sal
- 1 sobre de levadura seca de panadería (5,5 g)
- 200 ml de agua tibia
- 3 cucharadas de miel
- 3 cucharadas de aceite de girasol
- 75 g de dátiles picados
- 2 cucharadas de semillas de sésamo



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver con imágenes las instrucciones paso a paso para hacer la receta. La música de este vídeo es Royalty Free y puede encontrarse en los siguientes enlaces:
Minimal Illussions
Winds Of Inspiration



1) En una fuente amplia de base ancha, pon la harina de fuerza, la harina integral, la sal, la levadura de panadería seca y mezcla todo bien con una cuchara.

2) Haz un hueco en el centro y añade el agua tibia, la miel y el aceite de girasol.

3) Comienza a mezclar con una cuchara desde el centro hacia afuera. Cuando empiece a formarse una pasta dura y difícil de remover, presiona con la parte de atrás de la cuchara hasta que se forme una bola (en el vídeo puedes ver imágenes de cómo debe quedar). Si es necesario, puedes añadir una o dos cucharadas más de agua, si se te queda demasiado seco y no consigues formar la bola

5) Pon la masa en una superficie enharinada y amasa 5 minutos hasta tener una bola elástica pero dura (puedes ver en el vídeo como hacerlo).

6) Pon la masa en una fuente engrasada (untada de aceite vegetal o bien mantequilla), cúbrela con film transparente (o bien un paño de cocina limpio) y deja que leve hasta que haya doblado su volumen. Tardará entre 1 o dos horas, dependiendo de la temperatura y humedad del ambiente.

7)  Una vez que haya doblado su volumen, vuelve a amasar sólo para que expulse el aire (no va a ser necesario que pongas harina en la superficie porque lo normal es que ya no se pegue).

8) Estira la masa con las manos hasta formar un disco. Pon en el centro los dátiles y las semillas de sésamo. Dobla el disco dejando dentro los dátiles y el sésamo y amasa de nuevo para que se repartan de forma uniforme por la masa.

9) Forma un cilindro de la longitud del molde que vayas a usar y ponlo en un molde para pan ligeramente untado de mantequilla o aceite. Presiona con la mano para que el cilindro se adapte a la forma del molde. El molde debe ser de 26 cm de largo por 11 cm de ancho (o bien medidas aproximadas como 24 x 12 cm).

10) Cubre el molde con film transparente (o bien un paño limpio) y deja que leve durante media hora. Mientras tanto, precalienta el horno a 210 ºC.

NOTA: En este punto puede meterse en la nevera para hornearlo en otro momento, por ejemplo, al día siguiente. Sácalo de la nevera y deja que coja un poco la temperatura ambiente antes de meterlo al horno. Puedes aprovechar el tiempo mientras se precalienta el horno.

11) Hornea durante 20 o 30 minutos en el centro del horno precalentado a 210 º C hasta que esté dorado. Sabrás que está hecho si, tras sacarlo del molde, suena a hueco al golpear ligeramente la base.

12) Deja que se enfríe sobre una rejilla (fuera del molde). No intentes cortar el pan en rebanas si todavía está caliente ya que va a ser muy difícil y se te pueden romper. Mejor que se haya enfriado por completo.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...