martes, 30 de diciembre de 2014

Pastel de Pistachos y Limón



Una capa crujiente de pistacho y otra de textura más suave, esponjosa y con sabor a limón, bañadas con un glaseado de limón con pistachos troceados. Esta tarta tiene todo lo necesario para estar riquísima, mezcla de texturas y mezcla de sabores que combinan muy bien entre ellos.

Es perfecta como postre, para la merienda o para acompañar un café o un té en cualquier momento del día.

Sobre los ingredientes...

Para hacer la capa crujiente de pistacho se necesita harina, azúcar glas, pistachos, mantequilla y una pizca de sal.

Los pistachos son frutos secos originarios de Oriente Medio (Irán, Pakistán, Afganistán, Turquía, Siria...) y siempre han sido un manjar en esta región.

En Persia (actual Irán), tener árboles de pistachos significaba riqueza y alto estatus. Cuenta la leyenda que los pistachos eran uno de los alimentos favoritos de la reina de Saba.

Hoy en día la producción se ha extendido por el mundo. El principal productor es Irán, pero también hay una alta producción en Estados Unidos (California, Nuevo Mexico y Arizona). Hay plantaciones incluso en Australia.

El azúcar glas también se conoce como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con textura de polvo.

Para preparar la capa de limón se necesita harina, levadura de repostería tipo Royal, bicarbonato sódico, mantequilla, azúcar, ralladura y zumo de limón, huevos, yogur natural y una pizca de sal.

El intenso sabor a limón de esta capa proviene del zumo de ralladura de limón.

Para hacer el glaseado se usa azúcar glas mezclada con zumo de limón, para intensificar el sabor a limón del bizcocho. 

Sobre la forma de prepararlo...

Para preparar la base de pistacho de este pastel se necesita una batidora de mano con un accesorio picador grande o bien un robot de cocina, ya que es necesario picar los pistachos muy finos.

La capa de pistachos se hace completamente en el accesorio picador. Primero se trituran los pistachos junto a la harina, el azúcar glas y la sal. Después se añade la mantequilla y se vuelve a triturar hasta obtener una pasta verde espesa que será la que forme la capa de pistacho.

A la hora de triturar los pistachos se puede decidir triturarlos muy finos, casi reduciéndolos a polvo o bien dejar pequeños trocitos. Depende del gusto de cada uno.

Para preparar la capa de limón se necesita una batidora de mano con un accesorio de varillas o bien un robot de cocina con el mismo accesorio, ya que es necesario batir la mantequilla hasta que tenga la textura de una crema o pomada y después añadir los huevos uno a uno y batirlos hasta que queden muy espumosos. Esto es complicado de hacer batiendo a mano.

El glaseado de limón se hace simplemente mezclando en un cuento el zumo de limón con el azúcar glas hasta que se obtenga una pasta blanca espesa. La densidad de la pasta debe ser tal que caiga lentamente de una cuchara. Es decir debe deslizarse, pero lentamente.

Sobre su conservación...

Este pastel se conserva bien unos 3 - 4 días en un lugar fresco y seco si está bien tapado para que no se seque.

También se puede congelar bien envuelto en papel de aluminio, ya sea entero o cortado en raciones individuales. Si lo congelas entero, sácalo del congelador la noche de antes de consumirlo y deja que se descongele lentamente en la nevera. Sácalo de la nevera con suficiente tiempo de antelación para que se ponga a temperatura ambiente antes de servir.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los postres? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Postres.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Ensalada de Pepino, Pera, Pistachos, Queso y Arándanos
Tarta de Crema de Limón
Bizcocho de Limón, Romero Fresco y Yogur
Bizcocho de Limón, Tomillo Fresco y Queso
























INGREDIENTES (8-10 raciones):

Para la capa de pistacho:

- 200 g de harina
- 300 g de pistachos crudos
- 240 g de azúcar glas
- ½ cucharadita de sal
- 225 g de mantequilla muy fría

Para la capa de limón:

- 200 g de harina
- ½ cucharadita de levadura de repostería
- ½ cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- ½ cucharadita de sal
- 115 g de mantequilla ablandada, a temperatura ambiente
- 200 g de azúcar
- La ralladura de 2 limones
- 2 huevos
- 5 cucharadas de zumo de limón
- 1 yogur natural (125 g)

Para el glaseado de limón:

- 210 g de azúcar glas
- Entre 5 y 8 cucharadas de zumo de limón



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Happy Trip
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



Comenzamos preparando la capa de pistacho...

1) Unta de mantequilla un molde redondo desmontable de 24 o 26 cm.

2) Pon en el accesorio picador de una batidora de mano o en el robot de cocina la harina, el azúcar glas, la sal y los pistachos. Tritúralo hasta que te tenga una consistencia de tu gusto. Puedes dejarlo prácticamente reducido a polvo o puedes dejar pequeños trozos de pistachos.

3) Añade la mantequilla cortada en dados y vuelve a triturar la mezcla hasta conseguir una pasta muy espesa de color verde. Puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener.

4) Pon la pasta en el molde redondo untado de mantequilla. Repártela de forma uniforme por la base y presiónala con la parte de atrás de una cuchara o bien con tus manos, hasta tener una capa uniforme y lisa. Puedes ver imágenes en el vídeo. Resérvala.

Continuamos preparando la capa de limón...

5) Precalienta el horno a 180 ºC con calor tanto arriba como abajo.

6) En una fuente, un bol de mezclar o un cuenco grande, pon la harina, la levadura de repostería, el bicarbonato y la sal. Mézclalo dando vueltas con una cuchara. Resérvalo.

7) En otra fuente amplia, pon la mantequilla ablandada a temperatura ambiente. Bátela con una batidora eléctrica con el accesorio de varillas hasta que tenga la textura de una crema o pomada (puedes ver imágenes en el vídeo). Bate a velocidad lenta para que no salpique.

8) Añade el azúcar y la ralladura de limón y vuelve a batir a velocidad lenta para que no salpique hasta que se incorporen a la mezcla.

9) Añade los huevos de uno en uno y bate muy bien después de cada adición hasta tener una mezcla de textura espumosa (puedes ver imágenes en el vídeo). Bate a velocidad rápida ya que así la mezcla cogerá más aire.

10) Añade el zumo de limón y vuelve a batir hasta que se incorpore a la mezcla. En este punto, la mezcla parecerá cortada, pero no es así. No hay de qué preocuparse.

11) Añade la mitad de la mezcla de harina reservada y bate a velocidad lenta para que no salpique, hasta que la harina se incorpore a la mezcla y no queden grumos. No hay que insistir más una vez incorporada. Añade la mitad del yogur e incorpóralo a la mezcla batiendo lentamente. Haz lo mismo con el resto de la harina y la otra mitad del yogur (en este orden). El resultado será una mezcla espesa pero al mismo tiempo suave y espumosa.

Montamos el pastel y horneamos...

12) Añade la mezcla de limón al molde con la capa de pistacho. Distribúyela uniformemente con la parte de atrás de una cuchara dejando la superficie lisa.

13) Hornéalo en el horno precalentado a 180 ºC durante unos 35 minutos. Estará hecho cuando tras pinchar un palillo en el centro, el palillo salga completamente limpio. Si no es así, hornea unos minutos más.

14) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe sobre una rejilla antes de desmoldarlo.

Añadimos el glaseado de limón...

15) Para preparar el glaseado, mezcla en un bol o cuenco el azúcar glas con el zumo de limón dando vueltas con una cuchara. No añadas todo el zumo de limón de golpe. Comienza con 5 cucharadas y añade más poco a poco si la mezcla es demasiado espesa. Se debe conseguir una pasta blanca espesa que se deslice lentamente al inclinar la cuchara. Si no se desliza añade más zumo. Si por el contrario se desliza demasiado rápido añade más azúcar glas.

16) Vierte el glaseado sobre el pastel una vez que esté completamente frío y se haya sacado del molde. Esparce por encima pistachos troceados para decorarlo.

17) Sírvelo una vez que el glaseado de limón se haya solidificado. Se toma a temperatura ambiente.


¡Y a disfrutarlo!

domingo, 28 de diciembre de 2014

Sopa de Calabaza, Manzana, Canela y Yogur



Esta es una sopa con textura cremosa muy reconfortante que sienta fenomenal en los días fríos de otoño e invierno. El sabor ligeramente dulce de la calabaza va muy bien con la suavidad y sabor afrutado de la manzana y con el aroma de la canela. El yogur contribuye para obtener la textura suave.

Es perfecta como primer plato o entrante en una comida o en una cena.

Sobre los ingredientes...

Además de la calabaza, la manzana, la canela y el yogur, que son los ingredientes principales, esta sopa también lleva cebolla, azúcar moreno, caldo de pollo, leche, sal y pimienta negra.

Para hacer esta receta apta para vegetarianos, el caldo de pollo se puede sustituir por caldo de verduras. Además, el caldo se puede sustituir por la misma cantidad de agua y cubitos de caldo concentrado.

Calabaza
La calabaza es un alimento muy versátil. Con ella se pueden preparar tanto platos principales como todo tipo de dulces (bizcochos, muffins, tartas, galletas, etc.). Y en todos los casos con muy buen resultado.

Se compone principalmente de agua, tiene un bajo contenido de hidratos de carbono y la cantidad de grasa es prácticamente inapreciable. Esto hace que sea un alimento bajo en calorías.

Por otro lado, tiene un alto contenido en fibra, que hace que sea un alimento saciante y que mejora el tránsito intestinal. Además, es rica en vitaminas, entre las que destacan la vitamina A o betacaroteno, la C, la E y las del grupo B, y también es rica en minerales, entre los que destacan el potasio, fósforo y magnesio.

Por todos estos motivos, se puede decir que esta receta es un plato muy saludable.

¿Te gusta la calabaza? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Calabaza.


Sobre la forma de prepararla...

La forma de preparar esta sopa no puede ser más sencilla. Es una receta que puede hacer cualquiera, incluso los principiantes en la cocina.

Tan sólo hay que trocear la calabaza, la cebolla y la manzana y ponerla en una cazuela con todos los ingredientes menos la leche y el yogur.

Se cuece a fuego lento durante 25 minutos y se pasa por la batidora hasta tener una textura fina.

Finalmente se añaden la leche y el yogur y se mezclan con la sopa mientras se calienta de nuevo a fuego lento sin que llegue a hervir otra vez.

Para ahorrar tiempo de preparación, se puede comprar la calabaza ya troceada.

Sobre su conservación...

Esta es una de esas recetas que se pueden preparar con antelación, ya que que se conserva bien en la nevera durante varios días, y que quedan estupendas y casi como recién hechas tras calentarlas en el microondas.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las sopas y cremas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Sopas y Cremas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Crema de Calabaza con Leche de Coco
Bizcocho de Calabaza con Pipas de Calabaza

Crema de Zanahoria, Jengibre, Curry y Leche de Coco

Muffins de Calabaza y Nueces




















INGREDIENTES (8 personas):

- 1 Kg de calabaza
- 1 manzana grande
- 1 cebolla
- 2 cucharadas de azúcar moreno
- ¾ de cucharadita de sal
- ¾ de cucharadita de canela
- 1/8 de cucharadita de pimienta negra molida
- 720 ml de caldo de pollo o de verduras, o bien, 720 ml de agua y 2 pastilla de concentrado de caldo
- 180 ml de leche
- 170 g de yogur natural
- 1 manzana en cubitos rociada con zumo de limón (opcional para servir)

NOTA: Es posible que tengas que añadir más sal en función de la cantidad de sal que lleve el caldo de pollo o verduras que utilices.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Quita la piel y corta la calabaza en dados. Quita la piel y el corazón de la manzana y trocéala. Pica la cebolla. Puedes ver imágenes en el vídeo.

2) Pon en una cazuela u olla grande la calabaza, la manzana, la cebolla, el azúcar moreno, la canela, la pimienta negra, la sal y el caldo de pollo. Llévalo a ebullición, baja el fuego y déjalo cocer a fuego lento con la tapa durante unos 25 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna. Apaga el fuego.

3) Tritúralo con la batidora hasta que tenga una textura fina.

4) Añade la leche y el yogur. Ponlo de nuevo a fuego lento y deja que se caliente dando vueltas de vez en cuando. No es necesario que llegue a ebullición.

5) Sirve espolvoreada de pimienta negra recién molida y acompañada de unas cucharadas de manzana cortada en dados (cuando cortes la manzana, mézclala con unas gotas de zumo de limón para evitar que se oxide y se ponga de color oscuro).

¡Y a disfrutarla!

sábado, 27 de diciembre de 2014

Torta de Almendra y Clementina (sin harina)



Esta es una receta que combina el sabor cítrico de la naranja con las almendras molidas. Si se acompaña de un poco de chocolate fundido, que va muy bien tanto con la naranja como con las almendras, se puede obtener un postre delicioso :-)

Como no lleva harina, es un dulce apto para celíacos, siempre que se use una levadura de repostería sin gluten. Es perfecta como postre o para acompañar un café o té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Esta tarta se prepara con muy pocos ingredientes. Sólo se necesitan clementinas, almendras, huevos, azúcar, levadura de repostería, extracto de vainilla y una pizca de sal. En total 7 ingredientes.

Las almendras se usan molidas. Se pueden comprar ya en este formato, o bien, se pueden comprar enteras y se pueden moler con el accesorio triturador de una batidora eléctrica o con un robot de cocina.

Naranjas Clementinas
Las clementinas son naranjas mandarinas que se conocen en algunos países cómo "naranjas de Navidad" porque es antes de estas fiestas cuando se recolectan.

La historia dice que surgieron a finales del siglo XIX de una hibridación accidental entre una mandarina y una naranja amarga descubierta por el padre Clement Rodier en Algeria. De ahí viene el nombre de clementinas.

Se pelan muy fácilmente, no suelen tener pepitas por se un híbrido y tienen un sabor dulce.

Si no dispones de clementinas, también puedes hacer esta receta con otro tipo de mandarina o de naranja.

¿Te gusta el sabor de la naranja? Puedes encontrar más recetas que tienen la naranja como uno de sus ingredientes principales en nuestra Página de Recetas con Naranja.

Sobre la forma de prepararla...

Esta receta es muy fácil de hacer.

Para prepararla, lo primero que hay que hacer es cocer en agua las clementinas durante 2 horas. Después se trituran, piel incluida, hasta obtener un puré.

Ese puré junto con los huevos batidos y el extracto de vainilla se mezcla con los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura de repostería y sal) hasta obtener una mezcla no muy densa.

El tiempo que debe estar la torta en el horno será entre 40 y 60 minutos. El margen es tan amplio porque dependerá en primer lugar de cómo sea el horno (cada horno es un mundo...) y también del tamaño de las naranjas (a más tamaño más húmeda será la masa y más tiempo tardará en cuajarse).

Para comprobar si está hecha, es necesario pinchar un palillo de cocina en el centro . Debe salir completamente limpio. Si no es así, la torta debe estar más tiempo en el horno.

Si la torta no hecha por dentro, pero está demasiado dorada por el exterior, puedes cubrirla con papel de aluminio para evitar que se tueste demasiado.



Sobre su conservación...

Esta es una de esas recetas que está mejor al día siguiente de hacerla que recién hecha, ya que así se da tiempo a que se asiente y se mezclen bien los sabores.

 Además, se conserva bien fuera de la nevera durante varios días, siempre que esté tapada para que no se seque.



Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los postres? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Postres.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pastel de Clementina y Almendra
Fettuccine all'Arancio (con Naranja y Menta)

Muffins de Naranja y Cardamomo
Pollo a la Naranja al Estilo Chino























INGREDIENTES (8-10 raciones):

- 2 naranjas clementinas (3 si son muy pequeñas)
- 6 huevos
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 250 g de almendras molidas
- 250 g de azúcar
- 1 cucharadita de levadura de repostería (Royal o bien otra marca comercial)
- ¼ de cucharadita de sal
- Azúcar glas para decorar (opcional)

NOTA: Si quieres que esta receta sea apta para celíacos, asegúrate de que la levadura de repostería que uses lo sea.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration




1) Pon las clementinas en una cazuela con agua. Llévala a ebullición, baja el fuego y deja cocer a fuego lento durante 2 horas. Tras la cocción, las clementinas deben estar muy blandas.

2) Escúrrelas y deja que se enfríen completamente.

NOTA: Estos pasos los puedes hacer con un día de antelación. Si lo haces así, conserva las clementinas en la nevera tapadas una vez que se hayan enfriando y sácalas de la nevera 30 o 60 minutos antes de continuar haciendo la torta para que estén a temperatura ambiente.

3) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde redondo de 24 o 26 cm desmontable. Forra la base del molde con papel de aluminio.

4) Corta las clementinas a la mitad y elimina las pepitas, si las tienen, y cualquier resto del tallo. En el vídeo puedes ver imágenes de cómo debes  hacer el corte.

5) Trocéalas y ponlas en una fuente amplia junto a los huevos y el extracto de vainilla. Pasa la batidora hasta obtener un puré.

6) En otra fuente amplia, pon las almendras molidas, el azúcar, la levadura de repostería y la sal. Mézclalo bien dado vueltas con una cuchara y deja un hueco en el centro.

7) Vierte la mezcla de clementinas y huevo en el hueco. Mézclalo con una cuchara o una espátula hasta tener una mezcla uniforme. La mezcla resultante no será muy densa.

8) Vierte la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéala en el horno precalentado a 180 ºC ente 40 y 60 minutos. Sabrás que está hecha cuando, al pinchar un palillo en el centro, el palillo salga completamente limpio. Si no está hecha por dentro, pero está muy tostada por fuera, cúbrela con papel de aluminio para que no se tueste demasiado.

9) Tras sacarla del horno, deja que se enfríe completamente sobre una rejilla antes de desmoldarla.

10) Sírvela espolvoreada de azúcar glas y acompañada de chocolate fundido si te gusta la mezcla de chocolate y naranja.

¡Y a disfrutarla!

sábado, 20 de diciembre de 2014

Linguine con Salsa Cremosa de Pimientos Asados y Queso de Cabra



Linguine con una deliciosa salsa cremosa que mezcla el sabor de los pimientos asados con el queso de cabra. Un resultado delicioso que encantará a aquellos a los que le gustan los quesos con sabor más intenso.

Sobre los ingredientes...

El ingrediente principal de esta receta son los liguine, también conocidos como tallarines. Son pastas largas aplastadas y finas. Sin embargo, esta receta también se puede hacer con otras pastas largas como spaguetti, tagliatelle, fettuccine, etc.

Para hacer la salsa no se requieren demasiados ingredientes y además son ingredientes comunes que están disponibles en cualquier establecimiento de alimentación.

Los ingredientes básicos de la salsa son los pimientos morrones rojos y el queso de cabra. A esto hay que añadir aceite de oliva, cebolla, ajo, leche, nata y queso parmesano.

Los pimientos morrones son pimientos carnosos y dulces (no son picantes). También se conocen con los nombres de morrón, ají morrón, pimiento, chile morrón y pimentón.

Rulo de Queso de Cabra
El queso de cabra, como su nombre indica, es un queso hecho con leche de cabra. Aunque hay muchos tipos y presentaciones, la presentación más común es en forma de cilindro, lo que se conoce como "rulo de cabra" o "rulo de queso de cabra".

Si se compara con el queso de leche de vaca, se puede decir que el queso de cabra tiene un sabor más intenso y ligeramente ácido, tiene una textura más quebradiza y funde algo peor.

Se suele usar en multitud de recetas: ensaladas, pizzas, tostas, etc. Un ejemplo del uso del queso de cabra en ensaladas en nuestra ensalada de endibias, manzana, queso de cabra y nueces.

Sobre la forma de prepararlo...

Como la mayoría de las recetas de pasta, esta receta es muy fácil de preparar.

En primer lugar hay que asar en el horno a alta temperatura los pimientos durante 20 o 30 minutos hasta que la piel esté muy tostada, de forma que después se desprenda fácilmente.

Para preparar la salsa, primero se saltea la cebolla y el ajo en el aceite de oliva. Después ya sólo queda añadir la leche, la nata y los quesos y los pimientos asados en tiras y pasar todo por la batidora hasta que tenga una textura fina.

Una vez hecha la salsa, se puede guardar en la nevera para preparar la pasta otro día. Sólo hay que calentar la salsa justo antes de mezclarla con la pasta. También se puede congelar.


Sobre su conservación...

Esta es una receta de las que puedes conservar en el frigorífico durante unos días y calentarla en el microondas con un resultado aceptable.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta la pasta? Puedes encontrar más recetas y consejos para que la pasta te quede siempre perfecta en nuestra Página de Pasta Italiana.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pasta con Salsa de Pimientos Asados, Nueces y Bacon
Fettuccine con Champiñones, Tomates Secos y Albahaca
Fettuccine con Champiñones, Tomates Secos y Albahaca

Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos
Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos
Fettuccine alla Puttanesca























INGREDIENTES (4 personas):

Para la salsa:

- 2 pimientos morrones rojos
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 2 dientes de ajo machacados
- 1 cebolla pequeña picada (150 g)
- 125 ml de leche
- 125 ml de nata espesa
- 125 g de queso de cabra desmenuzado
- 125 ml (35 g) de queso parmesano rallado fino
- Sal y pimienta negra al gusto

Para los linguine:

- 400 g de linguine (tallarines) secos
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal

NOTA: Se obtienen aproximadamente 650 ml de salsa


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 230 ºC. Deben estar funcionando tanto la resistencia de abajo como la de arriba.

2) Pon los pimientos rojos en una bandeja forrada de aluminio. Hornéalos en el horno precalentado a 230 ºC durante 20 o 30 minutos, hasta que la piel de los pimientos esté muy tostada casi negra (puedes ver imágenes en el vídeo). Cúbrelos con papel de aluminio y déjalos reposar durante unos 10 minutos.

3) Mientras tanto, quita la corteza al queso de cabra y trocéalo, pica la cebolla fina y machaca los dientes de ajo.

4) Calienta el aceite de oliva en una cazuela mediana a fuego medio-fuerte. Añade la cebolla y saltéala durante unos minutos hasta que esté blanda y comience a ponerse ligeramente dorada. Añade el ajo y cocínalo durante 1 minuto (hasta que empiece a desprender aroma) dando vueltas continuamente. Ten cuidado de que no se queme o se tueste demasiado.

5) Añade la leche, la nata, el queso de cabra troceado, sal y pimienta al gusto. Mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta que el queso se funda. Pon el fuego al mínimo para que la salsa se mantenga caliente.

6) Pon 4 litros de agua al fuego en una cazuela grande.

7) Quita la piel de los pimientos asados. Se tiene que desprender fácilmente en tiras grandes (puedes ver imágenes en el vídeo). Elimina el tallo y las semillas y córtalos en tiras longitudinalmente.

8) Cuando el agua hierva, añade una cucharada de sal y todas las pastas al mismo tiempo.

9) Añade las tiras de pimiento a la cazuela con la salsa. Añade el queso parmesano. Da vueltas con una cuchara hasta que el queso parmesano se funda. Apaga el fuego.

10) Tritúralo con la batidora hasta obtener una salsa cremosa de textura fina. Rectifica la sal si es necesario.

11) Cuando la pasta esté casi hecha, pon la salsa en la fuente de servir (caliéntala antes si es necesario). Añade la pasta escurrida y mézclala con la salsa.

12) Sirve acompañada de queso parmesano adicional al gusto y, si se desea, adornada con perejil picado.


¡Y a disfrutarlo!

domingo, 14 de diciembre de 2014

Muffins de Naranja y Cardamomo



Estos muffins tienen un sabor intenso a naranja que se complementa a la perfección con el aroma exótico del cardamomo.

Son perfectos para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té en cualquier momento del día.

Sobre los ingredientes...

Se preparan con los ingredientes básicos que llevan la mayoría de los muffins: harina, azúcar, levadura química de repostería, huevos, leche y mantequilla, a los que se añade el zumo y ralladura de naranja y el cardamomo, que aportan los sabores y aromas protagonistas de esta receta.

La naranja se puede sustituir por mandarinas.

Cardamomo Verde (vainas y semillas)
El cardamomo es una especia muy utilizada en la cocina de la India, en la gastronomía asiática y en la árabe. Se usa para preparar currys, tajines, arroces, pasteles, panes, galletas, postres y para aromatizar bebidas como por ejemplo el té.

Es muy común encontrarlo también en los países del norte de Europa aromatizando bollos junto al clavo, el jengibre y la canela.

Actualmente, el mayor productor de cardamomo del mundo es Guatemala, aunque también hay grandes producciones comerciales en en la India, Sri Lanka, Nepal y Tailandia. En Latinoamérica también se conoce con el nombre de "granado del paraíso".

Hay dos variedades: cardamomo verde y cardamomo negro. La más utilizada es la verde, y también es la que se emplea en esta receta.

Aunque es posible encontrar cardamomo ya molido, lo mejor es comprarlo en vainas extraer los granos y molerlos justo antes de utilizarlos para que su aroma se conserve intacto. Se puede moler con un molinillo, un procesador de alimentos (batidora/trituradora) o simplemente machacando los granos en un mortero.

Sobre el procedimiento para prepararlos...

Es muy fácil preparar estos muffins. Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar, un rallador, un exprimidor y una cuchara.

Para prepararlos, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos suavemente hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que los muffins podrían quedar duros.

La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

Finalmente, sólo hay que repartir la pasta en 12 moldes para muffins untados de mantequilla, o bien, en 12 moldes de papel para magdalenas.

Sobre su conservación...

Una vez hechos, estos muffins aguantan perfectamente 3-4 días si están en un lugar fresco y seco, bien tapados para que no se sequen.

También pueden congelarse envueltos en papel de aluminio de forma individual para sacarlos a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno, cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Recuerda que están mejor cuando están templados o bien a temperatura ambiente.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Arándanos Rojos y Naranja
Muffins de Calabaza, Naranja y Arándanos Rojos

Pastel de Clementina

Muffins de Naranja, Dátiles y Nueces




INGREDIENTES (12 muffins):

- 6 vainas de cardamomo verde
- 260 g de harina
- 100 g de azúcar
- 2 y ½ cucharaditas de levadura química de repostería (Royal u otra marca comercial)
- ¼ cucharadita de sal
- 2 huevos
- La ralladura de 2 naranjas pequeñas
- 125 ml de zumo de naranja
- 125 ml de leche
- 85 g de mantequilla derretida, a temperatura ambiente

NOTA: Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Extrae la semillas de las vainas de cardamomo y machácalas con el mortero hasta que se reduzcan a polvo.

3) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura de repostería, la sal y el cardamomo molido. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara dejando un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) Pon en otra fuente los huevos batidos, la ralladura de naranja, el zumo de naranja, la leche y la mantequilla derretida a temperatura ambiente. Da vueltas con una cuchara para que se mezclen.

5) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros.

6) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara).

7) Hornea los muffins en el horno precalentado a 190 ºC durante 18-20 minutos. Estarán hechos cuando hayan crecido y estén ligeramente dorados. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

8) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla.

¡Y a disfrutarlos!


lunes, 8 de diciembre de 2014

Pechuga de Pollo a la Plancha Adobada con Limón y Romero Fresco



Filetes de pechuga de pollo marinados en una mezcla de aceite de oliva, ajo, limón y romero fresco y cocinados a la plancha. El limón y el romero forman una combinación maravillosa en la que el sabor refrescante del limón se intensifica con el aroma intenso del romero.

Un plato bajo en grasa, ligero y, por tanto, apto para aquellos que están a dieta. Y para los que no lo están, una forma excepcional de comer sano y saludable y, al mismo tiempo, disfrutando de todo el sabor.

Es perfecto como segundo plato de una comida o como plato único en una cena ligera acompañado de una ensalada.

¿Quieres completar este plato ligero con otro entrante ligero? Echa un vistazo a nuestros champiñones al ajillo, nuestra sopa fría de pepino con manzana y a nuestros espárragos con salsa balsámica de mantequilla tostada.

Sobre los ingredientes...

Esta es una de esas recetas en las que con muy pocos ingredientes se consigue un resultado maravilloso. Sólo son necesarios 4 ingredientes: ajo, aceite de oliva, limón (ralladura y zumo) y romero, además de la pechuga de pollo, que es el ingrediente principal, y la sal y la pimienta negra habituales de casi todas las comidas.

Romero Fresco
El romero es una planta aromática originaria de la región mediterránea que se lleva usando en la cocina desde tiempos inmemoriales acompañando sobre todo asados de carnes, pero también pescados y vegetales. Un ejemplo del uso del romero en asados de carnes es nuestra receta de pollo asado con mostaza, miel y romero fresco. Un ejemplo en pescados es nuestra receta de salmón con salsa balsámica de romero.

El romero también se usa para aromatizar aceites incorporando una ramita fresca en el envase donde se conservan. En la región española de Castilla-La Mancha es habitual encontrarlo cubriendo quesos curados (Queso Manchego al Romero).

No hay que olvidar el uso de esta planta aromática en dulces como nuestro bizcocho de limón, romero fresco y yogur.

En la cocina el romero se puede usar tanto fresco como seco. En esta receta debe emplearse romero fresco. No puede sustituirse por romero seco puesto que tiene un sabor mucho más fuerte y no se conseguiría el resultado deseado.


Sobre el procedimiento para prepararlo...

Esta receta es muy fácil de hacer y, aunque requiere 3 horas de espera mientras la carne coge el sabor de la marinada, no lleva mucho tiempo de preparación.

En primer lugar hay que cortar cada una de las pechugas de pollo por la mitad, en dos filetes. Después se prepara un adobo o marinada pasando por la batidora-trituradora todos los ingredientes y se dejan los filetes en adobo durante al menos 3 horas.

Tras ese tiempo, la pechuga de pollo se escurre y se cocina a fuego medio-fuerte en una buena sartén, una plancha o una parrilla. También puede hacerse en una barbacoa al aire libre. El fuego debe ser suficientemente fuerte como para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior.

Los filetes de pechuga de pollo se sirven acompañados de parte de la marinada, que se habrá reservado con antelación.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Limón, Romero Fresco y Yogur
Salmón con Salsa Balsámica de Romero

Pollo Asado con Mostaza, Miel y Romero
Pechuga de Pollo con Curry de Coco y Lima
























INGREDIENTES (3-6 personas):

- 8 cucharadas de aceite de oliva (más 1 adicional para cocinar la pechuga de pollo a la plancha)
- 8 cucharadas de hojas de romero fresco
- 3 dientes de ajo
- La ralladura de 1 limón
- 4 cucharadas de zumo de limón
- 3 pechugas de pollo
- Sal y pimienta negra al gusto


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Corta longitudinalmente las pechugas de pollo por la mitad, dividiendo cada una en 2 filetes (puedes ver imágenes en el vídeo). Salpimiéntalas a tu gusto.

2) Pon en el vaso de la batidora el aceite de oliva, el romero fresco, los dientes de ajo, la ralladura y el zumo de limón, Tritúralo con la batidora hasta tener una pasta fina. Reserva 2 o 3 cucharadas de la mezcla para el momento de servir.

3) Pon las pechugas de pollo en una bolsa para congelar de las que tienen cierre a presión. Añade la mezcla de limón y romero. Cierra la bolsa sacando el aire y mezcla bien los filetes con la pasta de limón de romero. Ponla en la nevera sobre una bandeja, por si la bolsa tuviera fugas, y déjala durante al menos 3 horas minutos.

NOTA: Si no dispones de bolsas para congelar con cierre, puedes poner los filetes en una fuente amplia de base ancha tapada con plástico o film transparente.

4) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una buena sartén, una plancha o una parrilla a fuego medio-fuerte. Cocina los filetes por tandas hasta que estén de un color dorado intenso. El fuego tiene que ser lo suficientemente fuerte para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior. Dales la vuelta y cocínalos unos minutos más por el otro lado hasta que estén dorados.

5) Sirve los filetes de pechuga de pollo acompañados de una cucharadita de la mezcla de limón y romero reservada, o bien, que cada uno se sirva la cantidad que considere necesaria en su plato.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 6 de diciembre de 2014

Lemon Sugar Dutch Baby (German Pancake o Tortita Alemana con Azúcar de Limón)



El Dutch Baby Pancake, también conocido como German Pancake o Tortita Alemana, es un dulce típico del desayuno que procede del apfelpfannkuchen o panqueque de manzana alemán.

Dutch Baby, en inglés, significa "bebé holandés". Se cree que el nombre hace referencia a los inmigrantes alemanes que llegaron a Pensilvania y que "dutch" es una corrupción de "deutsch" (alemán).

El Dutch Baby es una especialidad de algunos "diners" y cadenas americanas especializadas en platos para el desayuno como "The Original Pancake House" o "Brickford's".

Los diners son restaurantes prefabricados muy característicos de Estados Unidos en los que sirven una gran variedad de platos, la mayoría de comida típica americana. Desde platos para el desayuno, hasta hamburguesas, sandwiches,
etc.

El Dutch Baby es una mezcla de un pancake o tortita americana con un crêpe, pero de tamaño gigante (del tamaño de una sartén) y que se levanta por los bordes.

Otra diferencia con las tortitas o crepes, es que el Dutch Baby se hornea en lugar de hacerse en una sartén. Esto es una ventaja, ya que sólo hay que preparar la pasta meterla al horno y esperar. Sin embargo, con las tortitas, a veces se hace un poco tediosa la tarea de cocinarlas una a una en la sartén.

Se sirve caliente, recién sacado del horno, espolvoreado con azúcar de limón y acompañado con unos gajos de limón.

Cada comensal exprimirá unas gotas de limón en su ración y, si es necesario, añadirá más azúcar de limón a su gusto para controlar la acidez.

¡El resultado es delicioso! :-) No sólo para el desayuno sino también para la merienda de un día frío de otoño o de invierno.


Sobre los ingredientes...

Esta receta requiere pocos ingredientes y, además, de los que la mayoría de la gente tiene en su cocina.

Azúcar de Limón
Los ingredientes principales para hacer el "Dutch Baby" son huevos, leche,  harina y sal.

A esto se añade extracto de vainilla, canela y nuez moscada para aromatizar.

A la hora de hornearlo se añade mantequilla para que no se pegue al recipiente donde se hornea.

Se sirve con azúcar de limón. Es decir, una mezcla de azúcar normal, de la que todos tenemos en casa, con ralladura fina de limón.

Puedes probar a hacerlo con naranja en lugar de limón, o incluso con lima.


Sobre el procedimiento para prepararlo...

Es muy fácil de hacer y rápido. Para preparar la pasta sólo hay que batir los huevos y después añadir todos los demás ingredientes hasta que se unan a la mezcla. Se puede hacer con una batidora eléctrica o también de forma manual.

Para hornear el Dutch Baby necesitas un recipiente redondo de 24-26 cm que pueda meterse en el horno y que no sea desmontable. Vale un molde para tartas o quiches no desmontable. También vale una sartén de las que son completamente metálicas o una cazuela baja también completamente metálica.

El recipiente que elijas, tendrá que introducirse en el horno mientras éste se precalienta (desde el primer momento). Una vez precalentado, se saca del horno, se añade la mantequilla, que se derretirá con el calor, y después se añade la pasta del Dutch Baby para volver a introducirlo al horno durante 18-20 minutos.


Sobre su conservación...

Si te sobra, cúbrelo con film transparente, y guárdalo en la nevera. Aguantará bien unos días. Antes de consumirlo, caliéntalo unos segundos en el microondas.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

¿Te gustan los dulces para el desayuno? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Dulces para el desayuno.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Banana Pancakes (Tortitas Americanas de Plátano)
Irish Pancakes (Tortitas Irlandesas)

Yoghurt Pancakes (Tortitas Americanas de Yogur)
Tarta de Crema de Limón






















INGREDIENTES (1 Dutch Baby, 4-6 raciones):

Dutch Baby:

- 3 huevos grandes a temperatura ambiente
- 160 ml de leche a temperatura ambiente
- 85 g de harina
- ¼ de cucharadita de extracto de vainilla
- 1/8 de cucharadita de canela molida
- 1/8 de cucharadita de nuez moscada
- 1/8 de cucharadita de sal
- 50 g de mantequilla troceada

Azúcar de limón:

- 4 cucharadas de azúcar
- 2 cucharaditas de ralladura de limón



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes (se puede ver a pantalla completa). La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Pon el horno a precalentar a 220 ºC. El recipiente donde vayas a hacer el Dutch Baby debe estar en su interior desde el primer momento.

2) En una fuente mediana o un cuenco grande, bate los huevos hasta que estén espumosos. Puedes hacerlo a mano (con unas varillas o un tenedor) o con una batidora eléctrica

3) Añade la leche, la harina, el extracto de vainilla, la canela molida, la nuez moscada y la sal. Bate de nuevo hasta que me mezclen con el huevo.

4) Cuando el horno alcance los 220º C, saca el recipiente del horno, cerrando el horno, y añade la mantequilla. Con una cuchara de madera, mueve la mantequilla por la base de recipiente para que se impregne bien. Con el calor del recipiente, la mantequilla se derretirá rápidamente.

ADVERTENCIA: Cuidado al sacar el recipiente del horno. Estará muy, pero que muy caliente.

5) Cuando la mantequilla se haya derretido, vierte la pasta el Dutch Baby en el recipiente y devuélvelo al horno. Hornéalo a 220 ºC durante 18-20 minutos, o hasta que esté dorado y los bordes se hayan levantado

6) Mientras el Dutch Baby está en el horno, mezcla el azúcar con la ralladura de limón.

7) Tras sacarlo del horno, espolvoréalo con unas cuantas cucharaditas de azúcar de limón y reserva el resto para quien quiera poner más en su ración.

8) Sirve inmediatamente acompañado de unos gajos de limón para acompañarlo de limón recién exprimido y el azúcar de limón.

¡Y a disfrutarlo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...