miércoles, 28 de octubre de 2015

Bizcocho de Calabacín y Limón




¿Sabías que se pueden hacer dulces con calabacín? Aunque a algunos les pueda parecer un poco extraño hacer dulces con verduras, en realidad se usan mucho en repostería. Los ejemplos más representativos, además del calabacín, son los dulces con zanahoria y con calabaza.

En este bizcocho se mezcla el sabor delicado del calabacín con el toque cítrico del limón y además se recubre de un glaseado que intensifica el sabor a limón.

Es prefecto para el desayuno, para la merienda, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de este bizcocho son harina, azúcar, levadura química de repostería, huevos, aceite vegetal y buttermilk. A esto le añadimos el calabacín y ralladura de limón para conseguir el sabor que caracteriza a este bizcocho.

El calabacín también se conoce como zapallito, zapallo italiano o zucchini. Tiene un alto contenido en agua, lo que hace que contenga pocas calorías. También contiene muchos minerales, sobre todo potasion y es rica en vitamina C y betacaroteno.

El buttermilk es el líquido que queda cuando se obtiene mantequilla a partir de la leche. Es un líquido de color amarillento con bajo contenido en grasa y sabor agrio.

Actualmente, el buttermilk que se comercializa no se obtiene de la manera tradicional, sino añadiendo a la leche bacterias que convierten la lactosa de la leche en ácido láctico para simular el producto original.

El buttermilk no es se encuentra fácilmente en algunos países. Si no te resulta fácil encontrarlo, no te preocupes, ya que se puede hacer casero muy fácilmente. Puedes conseguir algo muy parecido añadiendo a la leche un agente acidulante, como el zumo de limón o el vinagre de manzana, y dejándola reposar unos 15 minutos (no es necesario dar vueltas con una cuchara). Verás como la leche se corta y se vuelve agria, y empiezan a aparecer grumos más espesos. Otra opción es sustituir el buttermilk por la misma cantidad de yogur natural.

El aceite vegetal debe ser aceite de vegetal de sabor suave para que su sabor no interfiera con el sabor del bizcocho. La mejor opción es aceite de girasol, pero también va bien el aceite de maíz.

Para hacer el glaseado se usa azúcar glas mezclada con zumo de limón, para intensificar el sabor a limón del bizcocho. El azúcar glas también se conoce como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con textura de polvo.


Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de preparar. Tan fácil que es una receta apropiada para hacer con niños. Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar, un rallador, un exprimidor, un tenedor y una cuchara.

Para prepararlo, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos suavemente, sin movimientos bruscos, hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría soltar el gluten que contiene y, en este caso, el bizcocho podría quedar duro. La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

El glaseado se prepara mezclando el azúcar glas con el zumo de limón hasta conseguir una pasta espesa. Se puede ajustar la cantidad de zumo para que quede más o menos espeso. El punto correcto es cuando cae de la cuchara lentamente cuando ésta se inclina.

Hay que verterlo sobre el bizcocho y dejar que se solidifique antes de consumirlo.


Sobre su conservación...

Este bizcocho se conservará en perfectas condiciones 2-4  días después de hacerlo si lo tapas bien para que no se seque y lo guardas en un lugar fresco y seco.

Se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

¿Te gustan el limón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Tarta de Crema de Limón
Bizcocho de Limón, Tomillo Fresco y Queso

Bizcocho de Limón

Bizcocho de Limón, Romero Frescoy Yogur






















INGREDIENTES (1 bizcocho):

Para el bizcocho:

- 120 ml de buttermilk (o bien, 100 ml de leche y 1 cucharada de zumo de limón)
- 260 g de harina
- 175 g de azúcar
- 2 cucharaditas de levadura química de repostería (tipo Royal)
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 huevos
- 120 ml de aceite vegetal de sabor suave (girasol, maíz, etc.)
- La ralladura de 1 limón
- 100 g de calabacín (zucchini o zapallo) rallado con la parte gruesa de un rallador

Para el glaseado:

- 70 g de azúcar glas
- 1 y 1/2 cucharadas de zumo de limón




INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Si no dispones de buttermilk, añade 1 cucharada de zumo limón a 100 ml de leche y déjala reposar unos 15 minutos. Tras este tiempo la leche se convertirá en buttermilk. Le saldrán grumos y se acidificará. Mientras tanto puedes aprovechar para rallar el calabacín. Una vez rallado, quítale la humedad con papel absorbente de cocina.

3) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Mézclalo todo bien con una cuchara y deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) En otra fuente mediana o cuenco grande, bate los huevos ligeramente con un tenedor. Añade el buttermilk, el aceite vegetal y la ralladura de limón. Mézclalo dando vueltas con una cuchara. Añade el calabacín rallado y mézclalo con la cuchara.

5) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina. Mézclalo suavemente (sin movimientos bruscos) con una cuchara o una espátula hasta que la mezcla de harina se humedezca y no queden grumos. A partir de ese punto, no es necesario insistir más mezclando o el bizcocho podría quedar duro. Recuerda que este paso hay que hacerlo a mano. No se debe usar batidora. Se obtendrá una pasta espesa pero suave.

6) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéalo en el centro del horno a 180 ºC durante una hora. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

7) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica. Después sácalo del molde y colócalo sobre una rejilla.

8) Para hacer el glaseado, mezcla el azúcar glas con el zumo de limón.  El resultado de la mezcla debe ser bastante denso. Debe caer muy lentamente de una cuchara. Viértelo por encima del bizcocho poco a poco usando una cuchara antes de que el bizcocho se enfríe. Cuando lo hagas, asegúrate de tener un papel (servilletas de papel o papel de aluminio) debajo de la rejilla para que recoja el glaseado que caiga del bizcocho.

9) Deja que el glaseado se solidifique antes de servirlo. ¡Y a disfrutarlo!


domingo, 25 de octubre de 2015

Ensalada de Calabacín Marinado, Queso de Cabra y Piñones



El protagonista de esta ensalada es el calabacín que se marina en una mezcla de zumo de limón, ajo y aceite de oliva que, al mismo tiempo, sirve de aderezo de la ensalada. Va acompañado de una mezcla de lechugas tiernas, queso de cabra, piñones tostados y chile rojo picado muy fino.

Una combinación de texturas y sabores excepcional y deliciosa :-)

Esta ensalada es perfecta como primer plato o entrante, o bien, para acompañar un segundo plato. Es apta para vegetarianos y es, al mismo tiempo, un plato saludable, bajo en grasa y bajo en calorías, pero con mucho sabor.

Por su colorido y buena presencia también es una buena idea para ocasiones especiales con invitados.

Sobre los ingredientes...

Para la ensalada se necesitan calabacines, una mezcla de lechugas tiernas (lechugas baby), queso de cabra, piñones y chile rojo (pimiento picante rojo).

La marinada se hace con ralladura de limón, zumo de limón, aceite de oliva, ajo, sal y pimienta negra.

El calabacín también se conoce como zapallito, zapallo italiano o zucchini. Tiene un alto contenido en agua, lo que hace que contenga pocas calorías. También contiene muchos minerales, sobre todo potasion y es rica en vitamina C y betacaroteno.

Las lechugas para esta receta pueden se de las que ya vienen envasadas en bolsas. Puedes coger la mezcla que más te guste o bien hacerla a tu gusto mezclando tus variedades preferidas.

Rulo de Queso de Cabra
El queso de cabra, como su nombre indica, es un queso hecho con leche de cabra. Aunque hay muchos tipos y presentaciones, la presentación más común es en forma de cilindro, lo que se conoce como "rulo de cabra" o "rulo de queso de cabra".

Si se compara con el queso de leche de vaca, se puede decir que el queso de cabra tiene un sabor más intenso y ligeramente ácido, tiene una textura más quebradiza y funde algo peor.

Se suele usar en multitud de recetas: ensaladas, pasta, pizzas, tostas, etc. Un ejemplo del uso de queso de cabra en pasta es nuestra receta de de linguine con salsa cremosa de pimientos asados y queso de cabra. Otro ejemplo de su uso en ensaladas es nuestra ensalada de endibias, manzana, queso de cabra y nueces.

El chile rojo da a la ensalada un puntito picante y aromático que intensifica el resto de sabores.


Sobre la forma de prepararla...


Esta ensalada es muy fácil de hacer. Sin embargo, lleva un poco más de tiempo que otras ensaladas en las que sólo hay que cortar los ingredientes y mezclarlos junto a un aderezo, ya que, en este caso, previamente hay que cocinar a la plancha o a la parrilla los calabacines cortados en rodajas.

Una vez cocinados hay que dejarlos en una marinada durante al menos 20 minutos y, tras este tiempo, ya se pueden mezclar con el resto de ingredientes.

Para preparar la marinada tan sólo hay que mezclar todos los ingredientes y dar vueltas con una cuchara.

Los piñones normalmente se comercializan crudos. Para tostarlos tan sólo se necesita una sartén. Se ponen en la sartén al fuego y se mueven continuamente hasta que ese pongan dorados.

Sobre su conservación...

Como casi todas las ensaladas, esta ensalada no se conserva bien una vez hecha, ya que los ácidos de la marinada estropean las lechugas frescas dejándolas mustias y los piñones pierden su textura crujiente.

Por este motivo, lo mejor es consumirla recién hecha.

Lo que sí se puede hacer es preparar los calabacines a la plancha con antelación y mezclarlos con el resto de ingredientes justo cuando se vaya a consumir.

Los calabacines se conservan bien en la marinada hasta 24 horas, así que puedes dejar preparados los calabacines junto a la marinada hasta 1 días antes.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las ensaladas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Ensaladas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Ensalada de Calabacín, Tomate y Anchoas
Fettuccine con Calabacín y Azafrán

Farfalle con Calabacín y Yogur

Arroz con Calabacín y Queso Cheddar






















INGREDIENTES (3-4 personas):

- 3-4 calabacines
- 1 cucharada de aceite de oliva

Para la marinada:

- La ralladura de 1 limón
- El zumo de 1 limón
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 diente de ajo machacado
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para la ensalada:

- 150 g de mezcla de lechugas baby
- 100 g de queso de cabra troceado
- 50 g de piñones
- 1 cucharada de chile rojo picado fino


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Corta en diagonal los calabacines (puedes ver imágenes en el vídeo) y trocéalos en rodajas finas.

2) Calienta una cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-fuerte en una plancha o parrilla. Cocina las rodajas de calabacín por tandas. Deja que se doren ligeramente por un lado. Después dales la vuelta y deja que se doren ligeramente por el otro. No es necesario tostarlas mucho.

3) Mientras el calabacín se cocina prepara la marinada. Pon en un cuenco la ralladura de limón, el zumo de limón, el aceite de oliva, el diente de ajo machacado, sal al gusto (entre 1/2 y 1 cucharadita dependiente de la sal que incluyas en tu dieta y pimienta negra al gusto. Mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta que se emulsione ligeramente.

4) Pon las rodajas de calabacín en una fuente de base amplia. Añade la marinada y mézclalo bien. Cubre la fuente con film transparente o plástico de cocina y ponla en la nevera durante al menos 20 minutos (hasta 24 horas).

5) Justo antes de preparar la ensalada tuesta los piñones. Ponlos en una sartén a fuego medio fuerte. Cocínalos dando vueltas continuamente con una cuchara hasta que se pongan dorados.

6) Prepara la ensalada en platos individuales. Pon en cada plato una base de lechugas tiernas. Añade otra capa de calabacines marinados. Riégalos con la marinada. Reparte por encima el queso de cabra troceado, los piñones tostados y el chile rojo picado .

¡Y a disfrutarla!

lunes, 12 de octubre de 2015

Muffins de Manzana, Canela y Yogur



Estos muffins son una verdadera delicia :-) Son esponjosos y están llenos de trocitos de manzana aromatizada con canela, una combinación maravillosa.

Son perfectos para el desayuno, la merienda, un tentempié de media mañana, para tomarlos solos o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

La pasta para hacer los muffins se prepara con harina, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato sódico, canela, huevos, yogur y mantequilla. A esto se añade manzana reineta troceada.

Las manzanas reineta son un grupo de variedades de manzanas que se caracterizan por su forma redonda y achatada y por su sabor dulce con un punto ácido. Su textura no es tan crujiente como la de otras manzanas sino que es más pastosa o harinosa. Las reineta son las mejores manzanas para hornear, ya que se con el calor de horno se ablandan más fácilmente que otras variedades. En esta receta es muy recomendable usar manzanas reineta, sin embargo, si no las encuentras, puedes usar otra variedad. En este caso, es mejor que en lugar de trocearlas se rallen con la parte gruesa de un rallador.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico (soda) sirve para potenciar la acción de la levadura química. La mezcla del bicarbonato y al ácido láctico que contiene el yogur genera una reacción química con el calor del horno que hace que estos muffins estén muy esponjosos.

La mantequilla debe ser mantequilla sin sal pura procedente de leche. Es decir, no se puede sustituir por mantecas o margarinas vegetales. Debe estar derretida pero no caliente sino a temperatura ambiente. El motivo es que hay que mezclarla con huevo y si estuviera muy caliente el huevo se podría cuajar. Se puede derretir en el microondas o bien en una sartén o un cazo. Después de derretirla, hay que esperar a que se enfríe y alcance una temperatura cercana a la temperatura ambiente.



Sobre la forma de prepararlos...

La forma de prepararlos no puede ser más fácil. Hasta un niño puede hacerlo.

Para hacerlos no se necesitan utensilios especiales, ni batidora ni robots de cocina. Sólo son necesarios, los recipientes para mezclar y una cuchara, un tenedor y un cuchillo.

Tan sólo hay que mezclar por un lado los ingredientes secos y por otro los ingredientes húmedos. Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta muy espesa.

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto la harina se haya humedecido y no queden grumos.

Por último se añade la manzana troceada a la pasta y se reparte en moldes para muffins. Una vez que la pasta está en los moldes y antes del horneado, se espolvorean con una mezcla de azúcar y vainilla.

Sobre su conservación...

Una vez hechos, aguantan bien unos 2 días si están en un lugar fresco y seco, bien tapados para que no se sequen. Estos muffins aguantan un poco menos que otros tipos de muffins debido a la cantidad de fruta que llevan.

La mejor opción es congelar aquellos que no se vayan a consumir envueltos en papel de aluminio de forma individual. Así se pueden ir sacando del congelador a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno, cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Recuerda que están mejor cuando están templados, o bien, a temperatura ambiente. Un truco que funciona muy bien es meterlos al microondas sólo unos 5-7 segundos.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gustan las manzanas? Puedes encontrar más recetas con manzana en nuestra Página de Recetas con Manzana.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Scones de Manzana, Queso Cheddar y Salvia Fresca
Tarta de Manzana y Almendras con Relleno de Queso

Pastel de Manzana a la Sidra con Frambuesas y Pasas

Compota de Manzana Casera






















INGREDIENTES (12 muffins):

Para los muffins:

- 225 g de harina
- 100 g de azúcar
- 2 cucharaditas de levadura química de repostería (Royal)
- ¼ de cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- ½ cucharadita de sal
- ½ cucharadita de canela
- 2 huevos
- 2 yogures naturales de 125 g (2 x 125 g)
- 50 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
- 2 manzanas reineta (1 y ½ si son muy grandes)

Para espolvorear los muffins:

- 1 cucharada de azúcar
- ½ cucharadita de canela









INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura química de repostería, el bicarbonato sódico, la sal y la canela. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara dejando un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Pon en otra fuente los huevos y bátelos ligeramente con un tenedor. Añade los yogures y la mantequilla derretida a temperatura ambiente y da vueltas con una cuchara para que se mezclen.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros. Se obtendrá una pasta espesa pero al mismo tiempo suave.

5) Corta las manzanas en cuartos y quítales la piel y el corazón. Corta cada cuarto en 2 octavos y cada octavo en dos bastones o tiras (puedes ver imágenes en el vídeo). Corta cada uno en rodajas muy pequeñas.

6) Añade las manzanas troceadas a la pasta y mézclalo con una cuchara o espátula, separando los trocitos que se hayan quedado pegados, hasta que se repartan uniformemente por la pasta.

7) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara).

8) Mezcla en un cuenco 1 cucharada de azúcar con 1/2 cucharadita de canela y espolvorea los muffins con esta mezcla.

9) Hornea los muffins en el horno precalentado a 200 ºC durante 20 - 25 minutos aproximadamente. Estarán hechos cuando hayan crecido y estén ligeramente dorados. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

10) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla.

¡Y a disfrutarlos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...