Formulario suscripción correo

Suscripción correo móviles

sábado, 29 de junio de 2024

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)
Ir a la Versión Imprimible de la Receta

Esta receta fusiona las famosas quesadillas de la gastronomía mexicana con ingredientes típicos de la cocina mediterránea. Y el resultado es una delicia :-)

Está crujiente y tostada por fuera, y por dentro hay una mezcla de queso fundido, alcachofas, espinacas, aceitunas negras y tomates secados al sol.

Esta es una receta vegetariana. Si quieres hacerla más saludable, puedes utilizar nuestras tortillas de harina de almendras para hacerla baja en carbohidratos, sin gluten, antiinflamatoria y con más proteína.

Es perfecta para una cena rápida, ya que puede estar lista en menos de 15 minutos. También es una buena idea como entrante o para una cena con amigos a base de tapas para compartir.

¿Qué son las quesadillas?


La quesadilla es un plato típico mexicano que consiste en una tortilla de maíz o de trigo doblada por la mitad y rellena principalmente de queso, aunque también se le pueden añadir más ingredientes. Se cocina en una plancha, gril o sartén hasta que la tortilla se tuesta y el queso se funde envolviendo al resto de ingredientes. Se toma caliente, mientras el queso está fundido y la tortilla crujiente.

Cuando en lugar de utilizar una tortilla doblada a la mitad, se pone una en la base y otra sobre el relleno formando un disco, entonces se llaman sincronizadas.

El queso que se usa en las quesadillas debe ser un queso que se funda fácilmente. El queso más típico es el queso Oaxaca. El resto de ingredientes típicos de las quesadillas dependen de la zona del páis. Pueden ser ingredientes básicos como carne, champiñones y chiles, hasta ingredientes más gourmet como gambas, mariscos, setas y diferentes salsas.

Las quesadillas son muy versátiles y esto hace que se pueda experimentar con multitud de ingredientes, incluso de otras cocinas del mundo, como en la receta que os traemos hoy.

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

Sobre los ingredientes...


La lista completa de ingredientes y las cantidades exactas la puedes encontrar en la versión imprimible de la receta más abajo ⬇️. Aquí te contamos algunas curiosidades sobre los ingredientes y cuál es su papel en la receta.

El ingrediente más importante de las quesadillas son las tortillas mexicanas. Las tortillas que utilizamos son tortillas de 20 cm de diámetro. Puedes utilizar las que más te gusten, ya sean de trigo o de maíz. Si quieres una versión casera más saludable, keto y sin gluten, puedes probar nuestras tortillas de harina de almendra.

Por orden de importancia sigue el queso. En esta receta se usan dos quesos:
- Queso mozzarella italiano, que es el que se fundirá con el calor de la sartén envolviendo al resto de ingredientes del relleno de la quesadilla.
- Y queso feta griego, que no se funde, pero aportará ese característico sabor mediterráneo.

Ingredientes de las quesadillas mediterráneas

Las alcachofas que utilizamos son alcachofas de lata. Es mejor comprar una lata de corazones de alcachofa en lugar de alcachofas, ya que los corazones de alcachofa son más tiernos. Es importante que los escurras muy bien antes de utilizalos para que no quede una quesadilla acuosa. Si es necesario, puedes secarlos con papel absorbente. También es buena idea dejarlos en remojo en agua una hora antes de utilizarlos para que pierdan la acidez del líquido de la lata.

La espinacas que usamos en la receta son espinacas baby, es decir, hojas de espinacas tiernas que se han recolectado antes de alcanzar un tamaño grande. Se suelen encontrar en bolsas preparadas para hacer ensaladas. Aunque tienen un tamaño pequeño, es necesario trocearlas.

Tarro de Tomates Secados al Sol en Aceite de Oliva
Tomates Secados al Sol en Aceite
Los tomates secados al sol, tomates secos o tomates deshidratados son tomates maduros que pasan por un proceso lento de secado que hace que pierdan el contenido de agua de su interior, de forma que su sabor se hace más intenso.

La forma tradicional de hacerlos era partirlos a la mitad y colocarlos boca abajo, con la piel hacia arriba, en los tejados de las casas sobre una cama de sal. Se dejaban varios días (dependiendo del tipo de tomate, incluso una semana) hasta que alcanzaban el punto óptimo de deshidratación.

Hoy en día existen procesos industriales que aplican calor artificial para conseguir la deshidratación. Como siempre, lo natural es mucho mejor, pero también su precio es mucho mayor. Los tomates secados al sol de forma natural están considerados una delicatessen.

Se pueden encontrar en dos formatos: completamente deshidratados en bolsitas, o bien, en tarros conservados en aceite. En los dos casos, vienen cortados en mitades. Están mucho más ricos los que vienen en aceite, ya que contienen hierbas aromáticas como el orégano que aportan sabor adicional. Estos son los que recomendamos. Eso sí, es mejor que el aceite sea aceite de oliva, ya que proporciona un mejor sabor.

Si no encuentras los tomates en aceite, puedes usar de los que vienen en bolsas deshidratados, pero tendrás que hidratarlos previamente, ya que vienen completamente secos.

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

Sobre la forma de prepararlas...


La versión imprimible de las instrucciones de la receta y el vídeo paso a paso de la receta los puedes encontrar más abajo ⬇️.

La forma de preparar esta quesadilla es muy fácil y, además, muy rápida, ya que sólo lleva 15 minutos.

Cómo montar la quesadilla


Las tortillas se pueden quemar fácilmente. Por eso, no hay que poner la sartén al fuego hasta que la quesadilla está montada.

En primer lugar hay que pintar la sartén ligeramente con aceite de oliva. A continuación, se coloca una tortilla y se espolvoréa sobre ella la mitad del queso mozzarella. Asegúrate de dejar un margen de 1 cm de distancia hasta el borde, ya que, con el calor, se va a derretir y se va a expandir, corriendo el riesgo de salirse de la quesadilla y acabar en el fondo de la sartén.

A partir de ese punto, se añaden el resto de ingredientes uno a uno distribuyéndolos uniformemente en capas. El orden de los ingredientes no es importante. Lo que importa es que no haya ingredientes amontonados o huecos sin cubrir, para que la quesadilla no tenga unas partes más gruesas y otras más delgadas.

Se termina de montar la quesadilla con la otra mitad de queso mozzarella y la segunda tortilla.

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

¿Cómo cocinar la quesadilla?


Una vez montada, ya se puede poner la sartén al fuego. La quesadilla se cocina a fuego medio para que de tiempo a que la mozzarella se funda sin llegar al punto en el que la tortilla se queme.

Llevará unos 4-5 minutos por cada lado, dependiento de la intensidad del fuego. Ten en cuenta que el primer lado va a llevar un poco más de tiempo que el segundo, ya que la sartén estárá fría le llevará un tiempo calentarse.

¿Cómo dar la vuelta a la quesadilla sin que se caigan los ingredientes del relleno?


Para dar la vuelta a la quesadilla sin que se rompa se utiliza un plato, igual que si se tratara de una tortilla de patata. Se coloca el plato sobre la quesadilla y se da la vuelta a la sartén sujetando el plato con la mano para dejar la quesadilla colocada en el plato. Después se pone de nuevo en la sartén deslizándola suavemente por el planto con ayuda de una espátula y colocándola con cuidado en la sartén. Puedes ver imágenes en el vídeo de la receta, más abajo ⬇️.

¿Cómo presentar la quesadilla de forma atractiva?


Una vez cocinada, ponla en un plato de servir y córtala en 6 cuñas. Espolvoréla con una migas de queso feta, unos trocitos de aceitunas negras y pequeñas hojas de albahaca fresca, o bien , perejil o cilantro.

Sobre su conservación...


Las quesadillas hay que consumirlas recién hechas, cuando las tortillas están crujientes y el queso del relleno está fundido.

Estamos casi seguros de que no te va a sobrar nada :-) Pero si eso ocurriera, puedes conservarlas en la nevera cubiertas con film transparente (plástico de cocina) para que no se sequen. Antes de consumirlas hay que volver a calentarlas por los dos lados en la sartén hasta que el queso se derrita. Eso sí, es buena idea pintarlas ligeramente con agua antes de calentarlas. El agua se evaporará y rehidratará las tortillas. Esto evitará que se quemen y que queden demasiado secas.


Aquí os dejo el vídeo y la versión imprimible de la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Tortillas Mexicanas de Harina
de Almendras (keto, sin gluten)
Quiche de Salmón Ahumado
y Tomates Secados al Sol
Quiche de Alcachofas
y Queso Gruyere
Pasta con Pesto de Aguacate,
Espinacas y Nueces
Pasta con Tomates Secos,
Pimientos y Espárragos
Fettuccine al Pesto de Aguacate
con Tomates Secos

VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


Video Thumbnail




Esta receta fusiona las famosas quesadillas de la gastronomía mexicana con ingredientes típicos de la cocina mediterránea. Y el resultado es una delicia :-) Está crujiente y tostada por fuera, y por dentro hay una mezcla de queso fundido, alcachofas, espinacas, aceitunas negras y tomates secados al sol.

Esta es una receta vegetariana. Si quieres hacerla más saludable, puedes utilizar nuestras tortillas de harina de almendras bajas en carbohidratos, sin gluten, antiinflamatorias y proteicas.

Es perfecta para una cena rápida, ya que puede estar lista en menos de 15 minutos.


INGREDIENTES:
  • 2 tortillas de 20 cm
  • 90 g de queso mozzarella rallado
  • 15 g de espinacas baby troceadas
  • 2 corazones de alcachofa (40 g) cortados en octavos
  • 2 - 3 tomates secados al sol en aceite (20 - 25 g) cortados en tiras finas
  • 6 aceitunas negras (20 g) cortadas en rodajas
  • 35 g de queso feta desmigado
  • Aceite de oliva para pintar la sartén


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pinta una sartén ligeramente con aceite de oliva. Coloca en ella una quesadilla.
  2. Reparte por encima de la quesadilla la mitad del queso mozzarella dejando 1 cm de margen con el borde. Sobre el queso reparte el resto de ingredientes en capas de manera uniforme: las espinacas, las alcachofas, los tomates secados al sol, las aceitunas negras y el queso feta. Termina repartiendo por encima la otra mitad del queso mozzarella y cubriéndolo con la segunda quesadilla.
  3. Pon la sartén a fuego medio. Cocínala 4-5 minutos.
  4. Para darle la vuelta a la quesadilla, coloca un plato llano sobre ella y gira la sartén al mismo tiempo que presionas el plano contra ella dejando la quesadilla sobre el plato. Coloca de nuevo la quesadilla en la sartén deslizándola sobre el plato con ayuda de una espátula y colocándola con cuidado sobre la sartén. Cocínala 3-4 minutos más.
  5. Tras sacarla de la sartén, córtala en 6 cuñas. Para presentarla puedes espolvorearla con queso feta desmigado, trocidos de aceitunas y hojas de albahaca fresca (o perejil picado o cilantro).
¡Y a disfrutarla!


INFORMACIÓN NUTRICIONAL:
Información nutricional quesadillas mediterráneas
*) Los valores de nutrientes son un cálculo aproximado por ración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario