Formulario suscripción correo

Suscripción correo móviles

domingo, 14 de julio de 2024

Dip Cremoso de Queso, Nueces y Cilantro

Dip Cremoso de Queso, Nueces y Cilantro
Ir a la Versión Imprimible de la Receta

Este dip tiene una textura cremosa y un sabor elegante y exquisito. El cilantro fresco le aporta un punto fresco y aromático y el zumo de limón un toque ligeramente cítrico y refrescante.

Es una alternativa al hummus, al Tzatziki y al Baba Ganoush, y es perfecto como snack saludable o como aperitivo de una comida o cena de varias personas.


¿Qué usos tiene y con qué se acompaña este dip?


Se puede acompañar de crudités, como por ejemplo, palitos de pepino, de zanahoria, tomates cherry cortados por la mitad, tiras de pimiento rojo, etc. También se puede acompañar de pan, por ejemplo, pan de pita o rodajas de baguette tostadas, o bien, de galletas saladas o crackers.

Sin embargo, también tiene otros usos además de dip. Aquí os dejamos algunas ideas:

- Aderezo para ensalada. En este caso, como es es espeso, para que se mezcle mejor con la ensalada, es bueno mezclarlo con un poco de aceite de oliva virgen extra.

- Para untar en las rebanadas de pan de sándwiches o bocadillos. En sándwiches de jamón o de pavo, o sándwiches de verduras.

- Para aderezar verduras al horno, cocidas, a la plancha o al vapor. Por ejemplo, unos espárragos trigueros.

- Como salsa para carne a la plancha, por ejemplo, de una pechuga de pollo.

Dip Cremoso de Queso, Nueces y Cilantro

Sobre los ingredientes...


La lista completa de ingredientes con sus cantidades exactas e información nutricional la puedes encontrar en la versión imprimible de la receta más abajo ⬇️. Aquí te contamos algunas curiosidades sobre los ingredientes y cuál es su papel en la receta.

Los ingredientes principales de este dip son queso crema, nueces y cilantro, pero para añadir sabor y mejorar la textura también se añade ajo, zumo de limón recién exprimido, aceite de oliva virgen extra y sal al gusto.

El queso crema que se usa en esta receta es queso de untar, de tipo Philadelphia, del que se comercializa en tarrinas. No es necesario que sea de esta marca, puede ser de cualquier otra. Lo que sí es importante es que no tenga especias o hierbas aromáticas añadidas u otros componentes para darle otros sabores. Debe ser queso de untar sin nada más.

El cilantro es una hierba aromática muy parecida en su aspecto al perejil, que también se conoce con los nombre de culantro, guaraní, kuratu, perejil árabe o coriandro fresco.

¿Sabes cuáles son las diferencias entre el cilantro y el perejil? Aunque pueda parecer que son la misma hierba, nada más lejos de la realidad... Son parientes cercanos, pero tienen un sabor y aroma diferentes y, por tanto, no se puede sustituir una hierba por la otra o conseguiremos un resultado diferente.

  • La principal diferencia entre el perejil y el cilantro es el color. El perejil tiene un color verde mucho más intenso y algo más oscuro que el cilantro, de color verde más suave.
  • Por otro lado, el perejil tiene los tallos más gruesos y más firmes que el cilantro. Es muy fácil quebrar un tallo de perejil. Sin embargo, los del cilantro son más finos y más flexibles.
  • En cuanto a las hojas, las del perejil son más alargadas y más puntiagudas que las del cilantro, que son más redondeadas.
  • Por último, del cilantro se consumen tanto sus hojas como sus semillas (coriandro), especialmente en la cocina india y, a veces, se puede encontrar en el mercado junto con sus raíces
Aunque normalmente, sólo se usan las hojas del cilantro, en esta receta se usan tanto hojas como tallos tiernos.

El cilantro puede sustituirse por otra hierba aromática fresca, como por ejemplo, albahaca o eneldo.

El papel del ajo es aportar sabor, pero su sabor no destaca sobre el resto de sabores. Esto es así, en primer lugar, porque se utiliza poca cantidad, y, en segundo lugar, porque el sabor del ajo crudo se atenúa al mezclarlo con el sabor cítrico y refrescante del zumo de limón.

El papel del agua en la receta es ajustar la textura del dip y hacerla un poco más fluída. Puede ajustarse la cantidad para conseguir la textura deseada.


Sobre la forma de preparar el dip...


La versión imprimible de las instrucciones de la receta y el vídeo paso a paso de la receta los puedes encontrar más abajo ⬇️.

Para preparar este dip se necesita el accesorio picador de una batidora, o bien, un robot de cocina o procesador de alimentos con cuchillas, ya que hay que picar las nueces y el cilantro y mezclar muy bien todos los ingredientes hasta tener una textura cremosa.

Por lo demás, la preparación es muy fácil y no lleva más de 10 minutos. Sólo hay que procesar todos los ingredientes menos el aceite de oliva hasta tener una crema fina. Esto llevará pocos minutos.

Como siempre hay trozos de alimentos que se quedan pegados a las paredes de la picadora y no se procesan, será necesario bajarlos con una cuchara y volver a procesar uno o dos minutos más.

Una vez que tenemos una textura cremosa y homogénea, añadimos el aceite de oliva poco a poco por el hueco que hay en la tapa del procesador, con el motor en marcha, hasta que se incorpore. Se rectifica de sal y listo.

Dip Cremoso de Queso, Nueces y Cilantro

Sobre su conservación...


Este dip se puede preparar con antelación y conservarse en la nevera hasta el momento de consumirlo. De hecho, es bueno dejarlo reposar un tiempo, ya que de esta manera los sabores se mezclan y está más sabroso. En la nevera aguantará en buenas condiciones hasta 3 días.

Hay que tener en cuenta que las bajas temperaturas de la nevera harán que el dip espese. Si prefieres una textura mas ligera, sácalo de la nevera con una antelación suficiente para que alcance la temperatura ambiente.

No recomendamos congelar este dip, ya que el queso crema no responde bien a la congelación y perdería su textura cremosa.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Tzatziki (Dip de Yogur Griego,
Pepino y Eneldo)
Tzatziki de Aguacate

Salsa de Tahini

Hummus de Aguacate y Lima
Hummus de Cilantro
Hummus de Pimientos Asados

VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


Video Thumbnail




Este dip tiene una textura cremosa y un sabor elegante y exquisito. El cilantro fresco y el limón le aportan un punto refrescante. Es una alternativa al hummus, perfecto como snack o como aperitivo de una comida o cena

INGREDIENTES:
  • 250 g de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 75 g de nueces
  • 20 g de cilantro
  • 1 diente de ajo (que no sea grande)
  • 60 ml (4 cucharadas) de zumo de limón
  • 2-3 cucharadas de agua
  • 60 ml (4 cucharadas) de aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon todos los ingredientes excepto el aceite de oliva en el accesorio picador de la batidora o en un robot de cocina o procesador de alimentos. Procésalos hasta tener una mezcla suave. Baja con una cuchara lo que se ha quedado pegado en las pareces y procesa de nuevo 1-2 minutos más.
  2. Con el motor de la picadora en marcha, añade poco a poco el aceite de oliva hasta que se incorpore a la mezcla (aproximadamente 1 minuto).
  3. Pruébalo y rectifica de sal si es necesario. También puedes ajustar la textura añadiendo una o dos cucharadas más de agua, si lo consideras necesario.
¡Y a disfrutarlo!

INFORMACIÓN NUTRICIONAL:
Información Nutricional
*) Los valores de nutrientes son un cálculo aproximado por ración.
**) No incluye los valores de sodio procedente de la sal añadida, ya que la cantidad depende del gusto de cada uno.


domingo, 7 de julio de 2024

Malai Chicken (Pollo con Curry de Crema y Especias Suaves)

Malai Chicken (Curry de Pollo con Crema y Especias Suaves)
Ir a la Versión Imprimible de la Receta

Esta es una receta de cocina india que consiste en un curry de tiernos trozos de pollo marinado en yogur con una salsa cremosa y aromática con especias suaves.

Malai Chicken se traduce como pollo a la crema y normalmente se sirve en los restaurantes del norte de la India, donde existen muchas variantes de este plato.

Si eres de los que les gusta la cocina India pero no el sabor picante, esta receta es para ti.

Aunque la cocina India es conocida por ser a veces bastante picante, este pollo al curry no lo es. El único punto picante lo aporta la pimienta negra y podrás adivinar que es muy ligero. Sin embargo, aunque la salsa no es picante, sí tiene mucho sabor, ya que está pensada para acompañarla de arroz.

Desde el punto de vista nutricional hay que tener en cuenta que esta receta es baja en carbohidratos (Low-Carb) y apta para dietas keto.

Y si quieres un menú Indio completo, acompáñalo de nuestro Arroz Pulao Aromático con Cúrcuma.


¿Qué es el curry?


La palabra curry puede hacer referencia a varias cosas:
- Un plato
- Una mezcla de especias
- Una salsa

La palabra curry proviene del tamil “kari” que significa “salsa”. En La India, el curry es un guiso de verduras, carne o pescado cocinado en una salsa cremosa y acompañado con arroz. Sin embargo, en Europa se entiende el curry como una mezcla de especias variadas. El motivo es que durante la colonización británica, a los ingleses les gustaron mucho los platos cocinados en estas salsas y decidieron crear una mezcla de especias estándar y comerciarlas bajo el nombre de “curry”.

No existe una única manera de elaborar un curry y hay múltiples variedades, cada una con su mezcla de especias más suave, más picante o más aromático.

Hay que tener en cuenta que el curry no es exclusivo de la cocina India. También hay curry Tailandés y Curry Japonés.

Malai Chicken (Curry de Pollo con Crema y Especias Suaves)

Sobre los ingredientes...


La lista completa de ingredientes con sus cantidades exactas e información nutricional la puedes encontrar en la versión imprimible de la receta más abajo ⬇️. Aquí te contamos algunas curiosidades sobre los ingredientes y cuál es su papel en la receta.

El ingrediente principal de esta receta es el pollo. Se puede utilizar pechuga de pollo, o bien, contramuslos de pollo deshuesados y sin piel. Los contramuslos de pollo son más tiernos y jugosos que la pechuga, y también aportan más sabor.

Ingredientes para marinar el pollo


Para marinar el pollo se necesita yogur griego, pasta de ajo y jengibre, garam masala, coriandro, kasuri methi, pimienta negra y sal.
Ingredientes de la marinada del Malai Chicken
La función del yogur griego en esta receta es ablandar la carne y hacer que esté más tierna y jugosa. Esto ocurre porque el yogur es ácido, y los ácidos tienen este efecto en la carne. Se usa yogur griego y no yogur normal, porque el yogur griego es más denso y menos acuoso, y no queremos que la carne esté acuosa cuando llege el momento de cocinarla. Queremos que el yogur esté perfectamente adherido a la carne. Asegúrate de que el yogur griego es natural, es decir, sin azúcar y sin otros ingredientes.

La pasta de ajo y jengibre puede comprarse en botes de cristal o puede hacerse en casa. Es mejor hacerla casera, ya que será más sabrosa y más saludable, porque no tendrá conservantes artificiales. Puedes ver como hacerla aquí. Otra opción es sustituirla por una mezcla al 50% de ajo machacado en el mortero y de jengibre rallado con la parte fina de un rallador.

El garam masala es una mezcla de especias aromáticas muy utilizada en la cocina india y de otros países del sur de Asia. No tiene una receta fija y la proporción de especias puede variar según la región. Se adquiere ya preparada. Si no puedes encontrarla en los establecimientos en los que compras habitualmente, es muy fácil encontrarla en tiendas on-line.

El coriandro es una especia que es en realidad la semilla del cilantro. Tienen forma esférica y normalmente se suelen encontrar enteras. En esta receta se usa molido. Si no lo encuentras molido puedes utilizar un molinillo, un procesador de alimentos (batidora con accesorio para triturar) o machacarlo el un mortero.

El kasuri methi (también conocido como kasoori methi) es el nombre en hindi para las hojas secas de fenogreco (Trigonella foenum-graecum). El fenogreco es una planta herbácea cuyas hojas y semillas se utilizan ampliamente en la cocina india y de otros países del sur de Asia debido a su sabor distintivo y sus propiedades medicinales. El kasuri methi tiene un aroma fuerte y un sabor ligeramente amargo y terroso, con un toque de dulzura. Su sabor es muy característico y se utiliza en pequeñas cantidades debido a su sabor fuerte.

Se puede encontrar en tiendas especializadas en comida india o internacional, o bien, en tiendas on-line. Suele venir con las hojas enteras y hay que triturarlas con el accesorio picador de la batidora, con un molinillo, o bien, machacándolas en un mortero.

Ingredientes para preparar el curry


Para obtener una salsa con una textura tan cremosa se utilizan anacardos crudos y nata líquida (crema de leche). Si se desea reducir el número de calorías de esta receta se puede sustituir la nata líquida por leche entera.

Para dar el sabor a la salsa, además de cebolla, ajo y jengibre, se utilizan las siguientes especias: Cardamomo verde, cardamomo negro, clavo, canela en rama, macis, garam masala, nuez moscada, pimienta negra y kasuri methi (hojas de fenogreco).
Especias del curry


El cardamomo es una especia muy utilizada en la cocina de la India, en la gastronomía asiática y en la árabe. Se usa para preparar currys, tajines, arroces, pasteles, panes, galletas, postres y para aromatizar bebidas como por ejemplo el té. Es muy común encontrarlo también en los países del norte de Europa aromatizando bollos junto al clavo, el jengibre y la canela. Actualmente, el mayor productor de cardamomo del mundo es Guatemala, aunque también hay grandes producciones comerciales en en la India, Sri Lanka, Nepal y Tailandia. En Latinoamérica también se conoce con el nombre de "granado del paraíso".

Hay dos variedades: cardamomo verde y cardamomo negro. El sabor del sardamomo negro es mucho más fuerte, ligeramente picante y un poco amargo.

La macís es una especia que se obtiene de moler la capa que rodea la nuez moscada. Esta especia tiene más aroma que la nuez moscada y su sabor es menos picante y más dulce. Es muy utilizado en la cocina de la India y de China, dónde está mejor valorada que la nuez moscada. Hay que utilizarlo en pequeñas cantidades porque tiene un sabor fuerte. No es fácil encontrarlo en las tiendas de alimentación de toda la vida. Se puede encontrar en establecimientos especializados o bien en tiendas On-Line. Si te es difícil de conseguir, sencillamente prescinde de él, ya que la receta seguirá estando muy rica con el resto de especias.

Sobre la forma de prepararlo...


La versión imprimible de las instrucciones de la receta y el vídeo paso a paso de la receta los puedes encontrar más abajo ⬇️.

1. Marinar el pollo


El pollo se corta en dados de unos 3 o 4 cm. Es importante que sean todos del mismo tamaño para que se cocinen por igual.

Para marinarlo sólo hay que mezclar con el pollo todos los ingredientes de la marinada y dejarlo reposar en la nevera cubierto con film transparente.

El tiempo mínimo son 3 horas y el máximo 36 horas. Si vas a utilizar pechuga de pollo, recomendamos marinarla como mímino 24 horas y, preferiblemete, 36 horas, para que esté tierna. Con contramuslos de pollo el tiempo necesario se puede reducir, ya que son más tiernos, pero igualmente se beneficiarán de un tiempo largo.

Recuerda sacar el pollo de la nevera con antelación suficiente para que esté a temperatura ambiente cuando vayas a cocinarlo.

Malai Chicken (Curry de Pollo con Crema y Especias Suaves)

2. Preparar el curry


Para preparar el curry se empieza poniendo en remojo los anacardos en agua caliente durante 30 minutos. Esto hará que se ablanden y que podamos obtener un puré muy fino pasándolos por la batidora, que aportará una textura cremosa al curry.

No los pasamos por la batidora sólos, sino que añadimos una mezcla de cebolla, ajo y jengibre, que habremos cocinado previamente en mantequilla, y también nata líquida (crema de leche). Esta mezcla será la base de la salsa del curry.

El puré de anacardos y nata hay que cocerlo con las especias enteras (cardamomo verde, cardamomo negro, canela en rama, clavo...) y agua entre 12 y 14 minutos para que se mezclen todos los sabores, y también para que la textura sea más cremosa.

Durante ese tiempo se puede aprovechar para freir el pollo con mantequilla. Se ponen los trozos de pollo en una sartén a fuego medio cuando la mantequilla está bien caliente y es sufuciente con cocinarlos 3 minutos por cada lado.

El último paso es poner el pollo en la cazuela con el curry, añadir las especias en polvo, y dejarlo cocer a fuego medio unos 5 minutos, para que el pollo termine de cocinarse y se mezclen los sabores.

CONSEJOS PARA QUE EL CURRY QUEDE PERFECTO:

- El tiempo de la marinada es importante: Durante el tiempo que el pollo está marinándose cogerá sabor y su textura será más tierna. No tengas prisa y prepara la marinada con antelación suficiente para que haga su trabajo. Esto es especialmente importante si vas a cocinar pechuga de pollo, ya que es una carne menos tierna. En este caso recomendamos el tiempo máximo (36 horas).

- No hay que dorar la cebolla: Cuando cocines la mezcla de cebolla, ajo y jengibre, el objetivo es llegar a un punto en el que la cebolla esté tierna y transparente, pero no dorada. No queremos el sabor de la cebolla frita.

- El pollo debe estar a temperatura ambiente cuando se vaya a cocinar: Esto hará que se cocine mejor. Si estuviera recién salido de la nevera podría no cocinarse bien por el interior, o peor aún, podría ocurrir que, al ponerlo en la sartén, haga que baje mucho la temperatura de la sartén y acabe cociéndose en sus propios jugos en lugar de freirse sellando la carne y manteniendo sus jugos en el interior.

- Fríe el pollo por tandas si es necesario: Evita amontonar el pollo en la sartén. Los trozos deben estar en una sola capa y con un espacio entre ellos, sin contactos. Así se consigue que se frían mejor, porque el calor de la sartén se distribuirá de forma homogénea.

- Ajusta la textura del curry a tu gusto: Si el curry se va a acompañar de arroz es bueno que la salsa no sea demasiado espesa, ya que el arroz absorbe mucha humedad. Si no es el caso y se quiere una salsa más densa, se puede dejar cocer el pollo en la salsa unos minutos más subiendo el fuego para que se evapore parte del agua.

Sobre su conservación...


Se conserva bien hasta 4-5 días dentro de la nevera bien tapado, y se recalienta muy bien en el microondas. Esto hace que se pueda preparar con antelación.

También se puede congelar.


Aquí os dejo el vídeo y la versión imprimible de la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas de pollo en nuestra página de  Recetas de Pollo.

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Arroz Pulao Aromático con Cúrcuma al Estilo Indio
Arroz Aromático con Cúrcuma
al Estilo Indio
Pasta de Ajo y Jengibre

Pollo al Curry de Pimienta Verde
(Murgh Mirchiwala)
Pollo a la Naranja al Estilo Chino
Pollo a la Naranja al Estilo Chino

Pollo Salteado con Verduras,
Soja y Miel (Estilo Oriental)
Pechugas de Pollo al Horno con Pesto de Albahaca, Verduras y Nueces
Pechuga de Pollo al Horno con Pesto,
Verduras y Nueces

VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


Video Thumbnail Malai Chicken (Pollo con Curry de Crema y Especias Suaves)




Esta una receta de cocina india que consiste en un curry de tiernos trozos de pollo marinado en yogur con una salsa cremosa y aromática con especias suaves. Malai Chicken se traduce como pollo a la crema y normalmente se sirve en los restaurantes del norte de la India, donde existen muchas variantes de este plato.

Aunque la cocina India es conocida por ser a veces bastante picante, este curry no lo es. Sin embargo, aunque la salsa no es picante, sí tiene mucho sabor, ya que está pensada para acompañarla de arroz.

Desde el punto de vista nutricional, esta receta es baja en carbohidratos (Low-Carb) y apta para dietas keto.


INGREDIENTES:

Para la marinada:
  • 500 g de pollo (pechuga o contramuslos) en dados de unos 3-4 cm
  • 1 y 1/2 cucharaditas de pasta de jengibre y ajo (o bien, 3/4 de cucharadita de ajo machacado y 3/4 de cucharadita de jengibre rallado)
  • 1 cucharadita de sal
  • 3 cucharadas (45 g) de yogur griego
  • 3/4 de cucharadita de garam masala
  • 1 cucharadita de coriandro
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 1/2 cucharadita de hojas de fenogreco (kasuri methi)

Para el curry:
  • 25 g de anacardos crudos
  • 125 ml de agua caliente
  • 45 g de mantequilla
  • 150 g de cebolla picada
  • 2 cm de jengibre cortado en láminas
  • 2 dientes de ajo grandes cortados en láminas
  • 160 ml de nata líquida (crema de leche), o bien, leche entera
  • 3 cardamomos verdes
  • 1 cardamomo negro
  • 1 rama de canela
  • 2 clavos de olor
  • 1/8 de cucharadita de macis (OPCIONAL)
  • 480 ml de agua
  • Sal al gusto
  • 1 cucharadita de garam masala
  • 1/2 cucharadita de hojas de fenogreco (kasuri methi)
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon en un recipiente para mezclar el pollo junto con todos los ingredientes de la marinada. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara. Cúbrelo con film transparente (plástico de cocina) y déjalo en la nevera desde 3 horas como mínimo, hasta 36 horas. Cuanto más tiempo, más tierno y jugoso estará el pollo.

    NOTA: Si es pechuga de pollo, recomendamos dejarlo el máximo tiempo posible.
  2. Pon en el vaso de la batidora los anacardos y el agua caliente. Deja que reponsen 30 minutos.
  3. Pon una cazuela a fuego medio con 15 g de mantequilla. Cuando se haya derretido, añade la cebolla, el jengibre y el ajo. Cocínalos danto vueltas de vez en cuando hasta que la cebolla esté transparente y tierna. No hay que llegar a dorarla. Esto llevará aproximadamente 7 minutos.
  4. Lleva la mezcla de cebolla, ajos y jengibre al vaso de la batidora con los anacardos. Añade la nata líquida (crema de leche) y tritúralo muy bien hasta tener un puré con una textrura de crema fina.
  5. Vuelve a poner la cazuela a fuego medio con 15 g de mantequilla. Añade los cardamomos verdes, el cardamomo negro, los clavos, la rama de canela y el macis. Cocínalo dando vueltas durante 30 segundos.
  6. Añade el puré de anacardos y el agua. Llévalo a ebullición y déjalo cocer a fuego medio con la tapa puesta, pero no completamente cerrada, durante 12-14 minutos. Después de este tiempo se pueden eliminar las especias enteras.
  7. Pon una sartén a fuego medio con 15 g de mantequilla. Cuando se haya derretido y esté suficientemente caliente, añade el pollo y cocínalo unos 3 minutos. Dale la vuelta y cocínalo por el otro lado 3 minutos más. Si la sartén no es suficientemente grande como para que entren todos los trozos de pollo en una sola capa sin que estén amontonados, cocínalos en 2 tandas.
  8. Añade el pollo a la cazuela con el curry junto con sal al gusto, el garam masala, las hojas de fenogreco (Karusi methi), la nuez moscada y la pimienta negra. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara y déjalo cocer a fuego medio unos 3-5 minutos. Si te gusta la salsa más espesa puedes dejarlo unos minutos más hasta que tenga la consistencia deseada. Rectifica de sal sin es necesario.
  9. Ponlo en 1 o 2 recipientes para servir y riégalo con 1 cucharada de nata líquida para mejorar la presentación. Sírvelo acompañado de arroz basmati o de nuestro Arroz Pulao Aromático con Cúrcuma.
¡Y a disfrutarlo!


INFORMACIÓN NUTRICIONAL:
Información nutricional Malai chicken
*) Los valores de nutrientes son un cálculo aproximado por ración.
**) No incluye los valores de sodio procedente de la sal añadida, ya que la cantidad depende del gusto de cada uno.


sábado, 29 de junio de 2024

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)
Ir a la Versión Imprimible de la Receta

Esta receta fusiona las famosas quesadillas de la gastronomía mexicana con ingredientes típicos de la cocina mediterránea. Y el resultado es una delicia :-)

Está crujiente y tostada por fuera, y por dentro hay una mezcla de queso fundido, alcachofas, espinacas, aceitunas negras y tomates secados al sol.

Esta es una receta vegetariana. Si quieres hacerla más saludable, puedes utilizar nuestras tortillas de harina de almendras para hacerla baja en carbohidratos, sin gluten, antiinflamatoria y con más proteína.

Es perfecta para una cena rápida, ya que puede estar lista en menos de 15 minutos. También es una buena idea como entrante o para una cena con amigos a base de tapas para compartir.

¿Qué son las quesadillas?


La quesadilla es un plato típico mexicano que consiste en una tortilla de maíz o de trigo doblada por la mitad y rellena principalmente de queso, aunque también se le pueden añadir más ingredientes. Se cocina en una plancha, gril o sartén hasta que la tortilla se tuesta y el queso se funde envolviendo al resto de ingredientes. Se toma caliente, mientras el queso está fundido y la tortilla crujiente.

Cuando en lugar de utilizar una tortilla doblada a la mitad, se pone una en la base y otra sobre el relleno formando un disco, entonces se llaman sincronizadas.

El queso que se usa en las quesadillas debe ser un queso que se funda fácilmente. El queso más típico es el queso Oaxaca. El resto de ingredientes típicos de las quesadillas dependen de la zona del páis. Pueden ser ingredientes básicos como carne, champiñones y chiles, hasta ingredientes más gourmet como gambas, mariscos, setas y diferentes salsas.

Las quesadillas son muy versátiles y esto hace que se pueda experimentar con multitud de ingredientes, incluso de otras cocinas del mundo, como en la receta que os traemos hoy.

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

Sobre los ingredientes...


La lista completa de ingredientes y las cantidades exactas la puedes encontrar en la versión imprimible de la receta más abajo ⬇️. Aquí te contamos algunas curiosidades sobre los ingredientes y cuál es su papel en la receta.

El ingrediente más importante de las quesadillas son las tortillas mexicanas. Las tortillas que utilizamos son tortillas de 20 cm de diámetro. Puedes utilizar las que más te gusten, ya sean de trigo o de maíz. Si quieres una versión casera más saludable, keto y sin gluten, puedes probar nuestras tortillas de harina de almendra.

Por orden de importancia sigue el queso. En esta receta se usan dos quesos:
- Queso mozzarella italiano, que es el que se fundirá con el calor de la sartén envolviendo al resto de ingredientes del relleno de la quesadilla.
- Y queso feta griego, que no se funde, pero aportará ese característico sabor mediterráneo.

Ingredientes de las quesadillas mediterráneas

Las alcachofas que utilizamos son alcachofas de lata. Es mejor comprar una lata de corazones de alcachofa en lugar de alcachofas, ya que los corazones de alcachofa son más tiernos. Es importante que los escurras muy bien antes de utilizalos para que no quede una quesadilla acuosa. Si es necesario, puedes secarlos con papel absorbente. También es buena idea dejarlos en remojo en agua una hora antes de utilizarlos para que pierdan la acidez del líquido de la lata.

La espinacas que usamos en la receta son espinacas baby, es decir, hojas de espinacas tiernas que se han recolectado antes de alcanzar un tamaño grande. Se suelen encontrar en bolsas preparadas para hacer ensaladas. Aunque tienen un tamaño pequeño, es necesario trocearlas.

Tarro de Tomates Secados al Sol en Aceite de Oliva
Tomates Secados al Sol en Aceite
Los tomates secados al sol, tomates secos o tomates deshidratados son tomates maduros que pasan por un proceso lento de secado que hace que pierdan el contenido de agua de su interior, de forma que su sabor se hace más intenso.

La forma tradicional de hacerlos era partirlos a la mitad y colocarlos boca abajo, con la piel hacia arriba, en los tejados de las casas sobre una cama de sal. Se dejaban varios días (dependiendo del tipo de tomate, incluso una semana) hasta que alcanzaban el punto óptimo de deshidratación.

Hoy en día existen procesos industriales que aplican calor artificial para conseguir la deshidratación. Como siempre, lo natural es mucho mejor, pero también su precio es mucho mayor. Los tomates secados al sol de forma natural están considerados una delicatessen.

Se pueden encontrar en dos formatos: completamente deshidratados en bolsitas, o bien, en tarros conservados en aceite. En los dos casos, vienen cortados en mitades. Están mucho más ricos los que vienen en aceite, ya que contienen hierbas aromáticas como el orégano que aportan sabor adicional. Estos son los que recomendamos. Eso sí, es mejor que el aceite sea aceite de oliva, ya que proporciona un mejor sabor.

Si no encuentras los tomates en aceite, puedes usar de los que vienen en bolsas deshidratados, pero tendrás que hidratarlos previamente, ya que vienen completamente secos.

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

Sobre la forma de prepararlas...


La versión imprimible de las instrucciones de la receta y el vídeo paso a paso de la receta los puedes encontrar más abajo ⬇️.

La forma de preparar esta quesadilla es muy fácil y, además, muy rápida, ya que sólo lleva 15 minutos.

Cómo montar la quesadilla


Las tortillas se pueden quemar fácilmente. Por eso, no hay que poner la sartén al fuego hasta que la quesadilla está montada.

En primer lugar hay que pintar la sartén ligeramente con aceite de oliva. A continuación, se coloca una tortilla y se espolvoréa sobre ella la mitad del queso mozzarella. Asegúrate de dejar un margen de 1 cm de distancia hasta el borde, ya que, con el calor, se va a derretir y se va a expandir, corriendo el riesgo de salirse de la quesadilla y acabar en el fondo de la sartén.

A partir de ese punto, se añaden el resto de ingredientes uno a uno distribuyéndolos uniformemente en capas. El orden de los ingredientes no es importante. Lo que importa es que no haya ingredientes amontonados o huecos sin cubrir, para que la quesadilla no tenga unas partes más gruesas y otras más delgadas.

Se termina de montar la quesadilla con la otra mitad de queso mozzarella y la segunda tortilla.

Quesadillas Mediterráneas (con Espinacas, Alcachofas, Aceitunas, Tomates Secados al Sol y Feta)

¿Cómo cocinar la quesadilla?


Una vez montada, ya se puede poner la sartén al fuego. La quesadilla se cocina a fuego medio para que de tiempo a que la mozzarella se funda sin llegar al punto en el que la tortilla se queme.

Llevará unos 4-5 minutos por cada lado, dependiento de la intensidad del fuego. Ten en cuenta que el primer lado va a llevar un poco más de tiempo que el segundo, ya que la sartén estárá fría le llevará un tiempo calentarse.

¿Cómo dar la vuelta a la quesadilla sin que se caigan los ingredientes del relleno?


Para dar la vuelta a la quesadilla sin que se rompa se utiliza un plato, igual que si se tratara de una tortilla de patata. Se coloca el plato sobre la quesadilla y se da la vuelta a la sartén sujetando el plato con la mano para dejar la quesadilla colocada en el plato. Después se pone de nuevo en la sartén deslizándola suavemente por el planto con ayuda de una espátula y colocándola con cuidado en la sartén. Puedes ver imágenes en el vídeo de la receta, más abajo ⬇️.

¿Cómo presentar la quesadilla de forma atractiva?


Una vez cocinada, ponla en un plato de servir y córtala en 6 cuñas. Espolvoréla con una migas de queso feta, unos trocitos de aceitunas negras y pequeñas hojas de albahaca fresca, o bien , perejil o cilantro.

Sobre su conservación...


Las quesadillas hay que consumirlas recién hechas, cuando las tortillas están crujientes y el queso del relleno está fundido.

Estamos casi seguros de que no te va a sobrar nada :-) Pero si eso ocurriera, puedes conservarlas en la nevera cubiertas con film transparente (plástico de cocina) para que no se sequen. Antes de consumirlas hay que volver a calentarlas por los dos lados en la sartén hasta que el queso se derrita. Eso sí, es buena idea pintarlas ligeramente con agua antes de calentarlas. El agua se evaporará y rehidratará las tortillas. Esto evitará que se quemen y que queden demasiado secas.


Aquí os dejo el vídeo y la versión imprimible de la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Tortillas Mexicanas de Harina
de Almendras (keto, sin gluten)
Quiche de Salmón Ahumado
y Tomates Secados al Sol
Quiche de Alcachofas
y Queso Gruyere
Pasta con Pesto de Aguacate,
Espinacas y Nueces
Pasta con Tomates Secos,
Pimientos y Espárragos
Fettuccine al Pesto de Aguacate
con Tomates Secos

VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


Video Thumbnail




Esta receta fusiona las famosas quesadillas de la gastronomía mexicana con ingredientes típicos de la cocina mediterránea. Y el resultado es una delicia :-) Está crujiente y tostada por fuera, y por dentro hay una mezcla de queso fundido, alcachofas, espinacas, aceitunas negras y tomates secados al sol.

Esta es una receta vegetariana. Si quieres hacerla más saludable, puedes utilizar nuestras tortillas de harina de almendras bajas en carbohidratos, sin gluten, antiinflamatorias y proteicas.

Es perfecta para una cena rápida, ya que puede estar lista en menos de 15 minutos.


INGREDIENTES:
  • 2 tortillas de 20 cm
  • 90 g de queso mozzarella rallado
  • 15 g de espinacas baby troceadas
  • 2 corazones de alcachofa (40 g) cortados en octavos
  • 2 - 3 tomates secados al sol en aceite (20 - 25 g) cortados en tiras finas
  • 6 aceitunas negras (20 g) cortadas en rodajas
  • 35 g de queso feta desmigado
  • Aceite de oliva para pintar la sartén


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pinta una sartén ligeramente con aceite de oliva. Coloca en ella una quesadilla.
  2. Reparte por encima de la quesadilla la mitad del queso mozzarella dejando 1 cm de margen con el borde. Sobre el queso reparte el resto de ingredientes en capas de manera uniforme: las espinacas, las alcachofas, los tomates secados al sol, las aceitunas negras y el queso feta. Termina repartiendo por encima la otra mitad del queso mozzarella y cubriéndolo con la segunda quesadilla.
  3. Pon la sartén a fuego medio. Cocínala 4-5 minutos.
  4. Para darle la vuelta a la quesadilla, coloca un plato llano sobre ella y gira la sartén al mismo tiempo que presionas el plano contra ella dejando la quesadilla sobre el plato. Coloca de nuevo la quesadilla en la sartén deslizándola sobre el plato con ayuda de una espátula y colocándola con cuidado sobre la sartén. Cocínala 3-4 minutos más.
  5. Tras sacarla de la sartén, córtala en 6 cuñas. Para presentarla puedes espolvorearla con queso feta desmigado, trocidos de aceitunas y hojas de albahaca fresca (o perejil picado o cilantro).
¡Y a disfrutarla!


INFORMACIÓN NUTRICIONAL:
Información nutricional quesadillas mediterráneas
*) Los valores de nutrientes son un cálculo aproximado por ración.