sábado, 15 de enero de 2022

Muffins de Leche de Coco y Limón

Magdalenas de Leche de Coco y Limón



Estos muffins de limón están hechos con leche de coco en lugar de leche de vaca o yogur. Tienen una textura muy esponjosa y muy suave, con un sabor delicado a leche de coco, limón y mantequilla y con aroma de vainilla. Están bañados con un glaseado de leche de coco y ralladura de limón delicioso :-)

Son unas magdalenas o cupcakes diferentes, perfectos para el desayuno, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.


Sobre los ingredientes...


Para preparar los muffins se necesita harina de trigo, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato (soda), huevos, leche de coco, extracto de vainilla, mantequilla y ralladura y zumo de limón.

Estos muffins se preparan con harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea, se pueden hacer integrales poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La leche de coco es un ingrediente muy utilizado en la cocina del Caribe (Colombia, Panamá, Venezuela, Puerto Rico, Ecuador, República Dominicana) y la cocina de Asia (Malasia, Indonesia, Filipinas...).

Se suele encontrar en los supermercados envasada en latas. No hay que confundirla con el jugo o agua de coco, que es el líquido que se encuentra en la cavidad interna de los cocos.

La leche de coco está hecha con agua y coco rallado muy fino. Tiene una textura espesa, densa y muy cremosa. Va muy bien con los currys, ya que da suavidad y contrasta con el sabor más fuerte de las mezclas de especias que llevan. En los currys más picantes, la leche de coco ayuda a suavizar el sabor demasiado picante.

Es importante agitar bien la lata antes de abrirla, ya que la leche de coco tiende a separarse quedando en el fondo de la lata la parte más densa.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales. También se conoce como "polvos para hornear".

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

Cupcakes de Leche de Coco y Limón

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química. Cuando se mezcla con un ácido, como el zumo de limón que contienen estos muffins, se produce una reacción química que hace que los muffins queden muy esponjosos.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos. 

La mantequilla debe ser mantequilla sin sal pura procedente de leche. Debe estar derretida pero no caliente sino a temperatura ambiente.

El motivo es que hay que mezclarla con huevo y, si estuviera muy caliente, el huevo se podría cuajar. Se puede derretir en el microondas o bien en una sartén o un cazo. Después de derretirla, hay que esperar a que se enfríe y alcance una temperatura cercana a la temperatura ambiente sin que llegue a solidificarse.

Para preparar el glaseado de limón se utiliza azúcar glas mezclado con leche de coco y ralladura de limón.

El azúcar glas también se conoce como como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con textura de polvo y color blanco.


Sobre la forma de prepararlos...


La forma de preparar estos muffins de limón no puede ser más fácil. Hasta un niño puede hacerlo.

No se necesitan utensilios especiales, ni batidora, ni robots de cocina. Sólo son necesarios, los recipientes para mezclar, un rallador para rallar la piel del limón, un exprimidor para exprimir su zumo, una cuchara para mezclar y un tenedor para batir los huevos.

Cómo preparar la pasta para los muffins


Para preparar la pasta de los muffins sólo hay que mezclar en un recipiente los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura, etc.) y, en otro recipiente diferente, los ingredientes húmedos (huevo, mantequilla, leche de coco, etc.). Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta espesa (puedes ver qué textura debe tener en el vídeo de la receta, más abajo).

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la mezcla de harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que, con el movimiento y el roce, la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto como la harina se haya humedecido y no queden grumos.


Cupcakes de Leche de Coco y Limón

Cómo hornear los muffins (y truco para que crezcan más)


Respecto al horneado, si quieres que los muffins tengan la superficie más bien plana, hornéalos con calor tanto abajo como arriba. 

Por el contrario, si quieres que crezcan más y que queden con una bonita forma de champiñón, el truco es precalentar el horno con calor tanto arriba como abajo, pero realizar el horneado con calor sólo abajo. Es decir, se debe apagar la resistencia de arriba, dejando en funcionamiento sólo la de abajo una vez que se introducen los muffins al horno (la temperatura no se debe variar).

No hay que abrir la puerta del horno durante el horneado porque eso haría que la temperatura del horno bajara y no crecerían bien.

Cómo hacer el glaseado


Para hacer el glaseado de leche de coco hay que mezclar en un cuenco el azúcar glas con la leche de coco y la ralladura de limón  dando vueltas con una cucharilla hasta conseguir una pasta blanquecina muy espesa. Si se ponen las cantidades correctas, debe caer de la cuchara muy lentamente cuando esta se inclina (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta, más abajo). Si no es así, se puede añadir más azúcar glas o unas gotas más leche de coco para que tenga la textura correcta.

Este glaseado se prepara una vez que se han horneado los muffins aprovechando los 10-15 minutos que hay que esperar antes de desmoldarlo. Se reparte por los muffins una vez desmoldados dejando caer desde una cucharilla un hilo y formando con él patrones geométricos. Nosotros los hemos decorado con rallas, pero se le puede dar cualquier otra forma.

Para aplicar el glaseado es bueno poner debajo de la rejilla en que hayas colocado los muffins papel de cocina o alguna otra cosa que recoja los restos de glaseado que puedan caer de los muffins.

Hay que dejar que el glaseado se seque y se solidifique antes de consumir los muffins.



Sobre su conservación...


Se conservan en buenas condiciones durante 3-4 días dentro de la nevera cubiertos con film transparente (plástico de cocina). Sácalos 30 minutos antes de consumirlos para que se pongan a temperatura ambiente.

Si están un poco templados estarán más ricos. Un truco es ponerlos en el microondas sólo 5-7 segundos.

Se pueden congelar aquellos que no se vayan a consumir envueltos en papel de aluminio de forma individual. Así se pueden ir sacando del congelador a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno, cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.



Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra página de Recetas de Muffins.

¿Te gusta el limón? Puedes encontrar más recetas con limón, tanto saladas como dulces, en nuestra página de Recetas con Limón.

¿Te gusta la leche de coco? Puedes encontrar más recetas con leche de coco, tanto saladas como dulces en nuestra página de Recetas con Leche de Coco.
 

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Muffins de Naranja y Cardamomo

Muffins de Ricotta, Limón
y Almendras
Muffins de Limón Jengibre Fresco
y Yogur
Bizcocho de Calabacín y Limón

Bizcocho de Limón, Romero Fresco
y Yogur
Pastel de Pistachos y Limón


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. 




Muffins de Leche de Coco y Limón

Estos muffins de limón están hechos con leche de coco en lugar de leche de vaca o yogur. Tienen una textura muy esponjosa y muy suave, con un sabor delicado a leche de coco y limón y con aroma de vainilla. Están bañados con un glaseado de leche de coco y ralladura de limón delicioso :-) Son unas magdalenas o cupcakes diferentes, perfectos para el desayuno, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

INGREDIENTES:

  • 200 g de harina de trigo
  • 130 g de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura química de repostería
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 3 huevos
  • 125 ml de leche de coco
  • La ralladura de la piel de 1 limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (liquido, o bien, en forma de azúcar avainillado)
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 130 g de mantequilla derretida

Para el glaseado de leche de coco:
  • 40 g de azúcar glass
  • 1 cucharada de leche de coco
  • 1 cucharadita de ralladura de limón


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon a precalentar el horno a 180 ºC con calor arriba y abajo. Unta con mantequilla un molde para 12 muffins.
  2. Pon en un recipiente grande para mezclar la harina, el azúcar, la levadura, el bicarbonato sódico y la sal. Mézclalo muy bien dado vueltas con una cuchara. Deja un hueco en el centro.
  3. Pon en otro recipiente para mezclar los huevos. Bátelos ligeramente con un tenedor. Añade la leche de coco, el extracto de vainilla, la mantequilla derretida, la ralladura de limón y el zumo de limón. Mézclalo dando vueltas con una cuchara.
  4. Añade la mezcla en el hueco de la harina. Mézclalo suavemente, sin movimientos bruscos, hasta que toda la harina se haya humedecido y no queden grumos. Se obtendrá una pasta espesa pero, al mismo tiempo, suave. Puedes ver la textura que tendrá en el vídeo de la receta.
  5. Reparte la pasta en los moldes para muffins con ayuda de dos cucharas: una para tomar porciones de la mezcla y la otra para separarlas de la primera cuchara.
  6. Hornea los muffins en el centro del horno precalentado a 180 ºC durante 20 minutos. Al introducirlos al horno, apaga la resistencia de arriba dejando sólo la de abajo en funcionamiento para que crezcan más.
  7. Tras sacar los muffins del horno, deja que se enfríen 10-15 minutos sobre una rejilla antes de desmoldarlos.
  8. Aprovecha ese tiempo para preparar el glaseado de leche de coco. Pon en un cuenco el azúcar glas, la leche de coco y la ralladura de limón. Mézclalo dando vueltas con una cuchara.
  9. Desmolda los muffins y colócalos sobre una rejilla sobre papel absorbente, papel de aluminio u otra cosa que pueda recoger los restos del glaseado. Vierte sobre ellos el glaseado con una cucharilla formando los patrones que más te gusten (rallas, círculos, etc.). Puedes ver cómo hacerlo en el vídeo de la receta. Deja que se seque antes de consumirlos
¡Y a disfrutarlos!


sábado, 8 de enero de 2022

Tarta de Queso al Horno con Compota de Frambuesas

Tarta de Queso al Horno con Compota de Frambuesas



Hoy os traemos la receta de la tarta de queso al horno tradicional de aspecto rústico. Es una tarta con una superficie  de color tostado pero con un interior cremoso y suave. El sabor a queso es intenso y no es muy dulce sino que está su punto para que el sabor del azúcar se aprecie pero sin enmascare el resto de sabores.

Esta tarta se prepara con queso de untar de tipo de Philadelphia. Por eso también se conoce como tarta de queso Philadelphia o cheesecake de philadelphia.

La compota casera de frambuesas con la que acompañamos esta tarta es una mezcla de frambuesas cocidas con azúcar y un poco de agua hasta que alcanzan la textura de un sirope y frambuesas frescas. La combinación es deliciosa ya que dentro de la boca se puede percibir el contraste del sabor más dulce de la compota de frambuesa cocinada con el sabor un poco más ácido y la textura de fruta fresca de las frambuesas frescas.

Aunque la tarta ya está muy buena si se toma sola, la combinación de la tarta de queso con la compota casera de frambuesas es una verdadera delicia :-)
 

Sobre los ingredientes...


Para preparar la tarta de queso se requieren pocos ingredientes: queso crema, azúcar, huevos, nata líquida (crema de leche), extracto de vainilla, harina y sal.

El queso crema que se usa en esta receta es queso de untar, de tipo Philadelphia, del que se comercializa en tarrinas. No es necesario que sea de esta marca, puede ser de cualquier otra. Lo que sí es importante es que no tenga especias o hierbas aromáticas añadidas u otros componentes para darle otros sabores. Debe ser queso de untar sin nada más.

Para facilitar que se mezcle con el resto de ingredientes debe estar ablandado. Esto quiere decir que, tras sacarlo de la nevera, es necesario dejar que se ponga a temperatura ambiente para que deje de estar duro. Si no tienes tiempo para esperar, se puede meter en el microondas sólo unos segundos hasta que pierda la rigidez. 


Tarta de queso philadelphia al horno con compota casera de frambuesas


La nata líquida (crema de leche), debe ser nata líquida para montar. Es decir, de alto contenido en materia grasa (al menos 35% M.G).

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos. 

Lleva muy poca cantidad de harina. Sólo 15 g que equivalen a 3 cucharadas rasas. Su función es de espesante.

Para preparar la compota de frambuesas sólo se necesitan 3 ingredientes: frambuesas, azúcar, y un poco de agua.


Sobre la forma de prepararla...


La forma de preparar esta receta, tanto la tarta de queso, como la compota de frambuesa, es muy fácil. Es casi imposible que salga mal. 

Para preparar la tarta de queso, tan sólo hay que batir todos los ingredientes con una batidora con el accesorio de varillas, poner la mezcla en un molde redondo untado de mantequilla y hornearla.

Se empieza batiendo el queso ablandado con el azúcar hasta que el azúcar se deshace en el queso. En este punto hay que batir a velocidad lenta para que no salpique. Es bueno empezar con pulsaciones cortas en lugar de batir continuamente para evitar salpicaduras de azúcar. En total llevará 2 - 3 minutos.

Después se añaden los huevos y se bate hasta que la mezcla empieza a estar espumosa. En este punto ya se puede aumentar la velocidad poco a poco para terminar batiendo a máxima velocidad. Esto ayudará a la que la mezcla coja aire. En total llevará 2 - 3 minutos.

Por último se añaden el resto de ingredientes (nata líquida , extracto de vainilla, harina y sal) y se bate  sólo lo necesario para que se incorporen a la mezcla (1 minuto aproximadamente). El resultado será un pasta no muy espesa y espumosa (puedes ver qué textura tendrá en el video de la receta, más abajo).


Tarta de Queso Philadelphia al Horno con Compota de Frambuesas Casera

El horneado se hace a 200 ºC durante 1 hora. Hay que utilizar las dos resistencias del horno, es decir, hay que hornear con calor arriba y abajo.

Es importante colocar la tarta de forma que la parte inferior del molde esté a la misma distancia del fondo del horno que la parte superior del molde a la parte superior del horno. Así se evita que la parte de abajo de la tarta quede poco hecha y la parte superior demasiado.

Durante el tiempo de horneado la tarta subirá mucho. Tanto, que la parte superior puede sobresalir un poco por encima del borde del molde. Sin embargo, en cuanto se saca del horno se baja rápidamente.

Tras sacar la tarta del horno, hay que dejar que se enfríe sobre una rejilla. Entonces, se introduce en la nevera durante 2 horas.


Para preparar la compota de frambuesas, tan solo hay que cocer a fuego lento parte de las frambuesas con azúcar y un poco de agua hasta que se consigue una textura de sirope. Es decir, debe espesar ligeramente y debe quedarse pegado ligeramente a la cuchara (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta, más abajo).


Sobre su conservación...


Se conserva perfectamente en la nevera hasta 5 días. Esta es una de estas tartas que puedes preparar con antelación para una ocasión especial y puedes confiar en que esté perfecta cuando vayas a servirla.

También se puede congelar.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan los postres? Puedes encontrar más recetas en nuestra página de Recetas de Postres.

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Pastel de Manzana a la Sidra con Frambuesas y Pasas
Pastel de Manzana a la Sidra
con Frambuesas y Pasas
Tarta de Manzanas y Almendras con Relleno de Queso
Tarta de Manzanas y Almendras
con Relleno de Queso
Ricotta Cheesecake
(Tarta de Queso Ricotta)
Galette de Fresas y Queso

Pastelitos de Queso,
Fresa y Limón
Muffins de Doble Chocolate
y Frambuesas

















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. 




Tarta de Queso al Horno con Compota de Frambuesas

Esta es una receta de tarta de queso al horno tradicional y de aspecto rústico. Es una tarta con una superficie de color tostado pero con un interior cremoso y suave. El sabor a queso es intenso y no es muy dulce sino que está su punto para que el sabor del azúcar se aprecie pero sin enmascare el resto de sabores. Esta tarta se prepara con queso de untar de tipo de Philadelphia. Por eso también se conoce como tarta de queso Philadelphia o cheesecake de philadelphia. La compota de frambuesas con la que acompañamos esta tarta es una mezcla de frambuesas cocidas con azúcar y un poco de agua hasta que alcanzan la textura de un sirope y frambuesas frescas. La combinación es deliciosa ya que dentro de la boca se puede percibir el contraste del sabor más dulce de la compota de frambuesa cocinada con el sabor un poco más ácido y la textura de fruta fresca de las frambuesas frescas. Aunque la tarta ya está muy buena si se toma sola, la combinación de la tarta de queso con la compota casera de frambuesas es una verdadera delicia :-)

INGREDIENTES:

Para la tarta de queso:
  • 700 g de queso crema (tipo Philadelphia) ablandado (a temperatura ambiente)
  • 180 g de azúcar
  • 5 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 200 ml de nata líquida (crema de leche) para montar (35% M.G.) a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (líquido, o bien , en forma de azúcar avainillado)
  • 15 g (3 cucharadas) de harina
  • 1/4 de cucharadita de sal

Para la compota de frambuesas:
  • 150 g de frambuesas frescas, o bien, congeladas
  • 100 g de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
  • 100 g de frambuesas frescas


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon a precalentar el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo. Unta de mantequilla un molde redondo desmontable de 22,5 cm de diámetro.
  2. Pon en un recipiente para mezclar el queso crema ablandado y el azúcar. Bate a velocidad lenta con el accesorio de varillas de la batidora hasta que el azúcar se disuelva en el queso (2-3 min). Empieza batiendo con pulsaciones en lugar de hacerlo de forma continua para evitar salpicaduras.
  3. Añade los huevos y bate de nuevo subiendo la velocidad de forma gradual hasta la máxima velocidad. Debe quedar una mezcla espumosa (2-3 min.).
  4. Añade la nata líquida, el extracto de vainilla, la harina, y la sal. Bate de nuevo a velocidad más lenta, para evitar salpicaduras de harina, hasta que se incorporen a la mezcla (1 min.). Se obtendrá una pasta no muy espesa y ligeramente espumosa.
  5. Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéala en el centro del horno precalentado a 200 ºC durante 1 hora.
  6. Mientras se hornea la tarta, pon en un cazo o cazuela pequeña 150 g de frambuesas, el azúcar y el agua. Llévalo a ebullición, baja el fuego y déjalo cocer dando vueltas de vez en cuando, hasta que tenga textura de jarabe o sirope (20-30 minutos dependiendo de la intensidad del fuego). Es decir, debe espesar ligeramente y se debe quedar ligeramente pegado a la cuchara.
  7. En cuanto la compota tenga la textura correcta, apaga el fuego, añade los 100 g de frambuesas frescas y mézclalo con cuidado para que no se rompan y se mantengan enteras en la medida de lo posible. Resérvala cubierta hasta el momento de usar.
  8. Tras sacar la tarta del horno, deja que se enfríe sobre una rejilla. Después ponla en la nevera durante 2 horas.
  9. Sácala media hora antes de consumirla y sírvela acompañada de la compota de frambuesas.
¡Y a disfrutarla!