miércoles, 28 de octubre de 2015

Bizcocho de Calabacín y Limón




¿Sabías que se pueden hacer dulces con calabacín? Aunque a algunos les pueda parecer un poco extraño hacer dulces con verduras, en realidad se usan mucho en repostería. Los ejemplos más representativos, además del calabacín, son los dulces con zanahoria y con calabaza.

En este bizcocho se mezcla el sabor delicado del calabacín con el toque cítrico del limón y además se recubre de un glaseado que intensifica el sabor a limón.

Es prefecto para el desayuno, para la merienda, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de este bizcocho son harina, azúcar, levadura química de repostería, huevos, aceite vegetal y buttermilk. A esto le añadimos el calabacín y ralladura de limón para conseguir el sabor que caracteriza a este bizcocho.

El calabacín también se conoce como zapallito, zapallo italiano o zucchini. Tiene un alto contenido en agua, lo que hace que contenga pocas calorías. También contiene muchos minerales, sobre todo potasion y es rica en vitamina C y betacaroteno.

El buttermilk es el líquido que queda cuando se obtiene mantequilla a partir de la leche. Es un líquido de color amarillento con bajo contenido en grasa y sabor agrio.

Actualmente, el buttermilk que se comercializa no se obtiene de la manera tradicional, sino añadiendo a la leche bacterias que convierten la lactosa de la leche en ácido láctico para simular el producto original.

El buttermilk no es se encuentra fácilmente en algunos países. Si no te resulta fácil encontrarlo, no te preocupes, ya que se puede hacer casero muy fácilmente. Puedes conseguir algo muy parecido añadiendo a la leche un agente acidulante, como el zumo de limón o el vinagre de manzana, y dejándola reposar unos 15 minutos (no es necesario dar vueltas con una cuchara). Verás como la leche se corta y se vuelve agria, y empiezan a aparecer grumos más espesos. Otra opción es sustituir el buttermilk por la misma cantidad de yogur natural.

El aceite vegetal debe ser aceite de vegetal de sabor suave para que su sabor no interfiera con el sabor del bizcocho. La mejor opción es aceite de girasol, pero también va bien el aceite de maíz.

Para hacer el glaseado se usa azúcar glas mezclada con zumo de limón, para intensificar el sabor a limón del bizcocho. El azúcar glas también se conoce como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con textura de polvo.


Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de preparar. Tan fácil que es una receta apropiada para hacer con niños. Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar, un rallador, un exprimidor, un tenedor y una cuchara.

Para prepararlo, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos suavemente, sin movimientos bruscos, hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría soltar el gluten que contiene y, en este caso, el bizcocho podría quedar duro. La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

El glaseado se prepara mezclando el azúcar glas con el zumo de limón hasta conseguir una pasta espesa. Se puede ajustar la cantidad de zumo para que quede más o menos espeso. El punto correcto es cuando cae de la cuchara lentamente cuando ésta se inclina.

Hay que verterlo sobre el bizcocho y dejar que se solidifique antes de consumirlo.


Sobre su conservación...

Este bizcocho se conservará en perfectas condiciones 2-4  días después de hacerlo si lo tapas bien para que no se seque y lo guardas en un lugar fresco y seco.

Se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

¿Te gustan el limón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Tarta de Crema de Limón
Bizcocho de Limón, Tomillo Fresco y Queso

Bizcocho de Limón

Bizcocho de Limón, Romero Frescoy Yogur






















INGREDIENTES (1 bizcocho):

Para el bizcocho:

- 120 ml de buttermilk (o bien, 100 ml de leche y 1 cucharada de zumo de limón)
- 260 g de harina
- 175 g de azúcar
- 2 cucharaditas de levadura química de repostería (tipo Royal)
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 huevos
- 120 ml de aceite vegetal de sabor suave (girasol, maíz, etc.)
- La ralladura de 1 limón
- 100 g de calabacín (zucchini o zapallo) rallado con la parte gruesa de un rallador

Para el glaseado:

- 70 g de azúcar glas
- 1 y 1/2 cucharadas de zumo de limón




INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Si no dispones de buttermilk, añade 1 cucharada de zumo limón a 100 ml de leche y déjala reposar unos 15 minutos. Tras este tiempo la leche se convertirá en buttermilk. Le saldrán grumos y se acidificará. Mientras tanto puedes aprovechar para rallar el calabacín. Una vez rallado, quítale la humedad con papel absorbente de cocina.

3) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Mézclalo todo bien con una cuchara y deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) En otra fuente mediana o cuenco grande, bate los huevos ligeramente con un tenedor. Añade el buttermilk, el aceite vegetal y la ralladura de limón. Mézclalo dando vueltas con una cuchara. Añade el calabacín rallado y mézclalo con la cuchara.

5) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina. Mézclalo suavemente (sin movimientos bruscos) con una cuchara o una espátula hasta que la mezcla de harina se humedezca y no queden grumos. A partir de ese punto, no es necesario insistir más mezclando o el bizcocho podría quedar duro. Recuerda que este paso hay que hacerlo a mano. No se debe usar batidora. Se obtendrá una pasta espesa pero suave.

6) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéalo en el centro del horno a 180 ºC durante una hora. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

7) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica. Después sácalo del molde y colócalo sobre una rejilla.

8) Para hacer el glaseado, mezcla el azúcar glas con el zumo de limón.  El resultado de la mezcla debe ser bastante denso. Debe caer muy lentamente de una cuchara. Viértelo por encima del bizcocho poco a poco usando una cuchara antes de que el bizcocho se enfríe. Cuando lo hagas, asegúrate de tener un papel (servilletas de papel o papel de aluminio) debajo de la rejilla para que recoja el glaseado que caiga del bizcocho.

9) Deja que el glaseado se solidifique antes de servirlo. ¡Y a disfrutarlo!


2 comentarios:

  1. Se ve exquisito y sencillo, ademas el tip del buttercream me parece genial mil gracias :-)

    ResponderEliminar
  2. Hoy 13-04-17 hice esta receta y queda excelente muy rica, solo una acotación si le llegan a dejar una hora como dice la rectes se les va a quemar, mi bien
    Bizcocho solo necesito 30 minutos a 180 grados y quedo muy bien, es raro esta falla porque siempre he realizado sus recetas y son perfectas

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...