lunes, 29 de octubre de 2018

Pasta con Salsa Cremosa de Tomates Secados al Sol, Pimientos y Espárragos



Esta es una receta de pasta con una salsa cremosa con verduras que tiene el sabor reconfortante de los tomates secados al sol y el puntito aromático de la albahaca. Las verduras que se utilizan son típicas del verano, pero pueden encontrarse fácilmente durante todo el año.

Sobre los ingredientes...

Para preparar esta receta nosotros hemos utilizado rigattoni, pero se puede utilizar con otro tipo de pasta seca.

Para preparar la salsa, además de los pimientos, los espárragos y los tomates secados al sol, se necesita nata líquida (crema de leche), queso parmesano, ajo y aceite de oliva. Se aromatiza con albahaca y se utiliza una pizca de pimienta de cayena para potenciar su sabor.

Los pimientos que se utilizan son pimientos morrones rojos. Los pimientos morrones son pimientos carnosos y dulces (no son picantes). También se conocen con los nombres de morrón, ají morrón, pimiento, chile morrón y pimentón.

Tarro de Tomates Secados al Sol en Aceite de Oliva
Tomates Secados al Sol en Aceite
Los tomates secados al sol, tomates secos o tomates deshidratados son tomates maduros que pasan por un proceso lento de secado que hace que pierdan el contenido de agua de su interior de forma que su sabor se hace más intenso.

La forma tradicional de hacerlos era partirlos a la mitad y colocarlos boca abajo, con la piel hacia arriba, en los tejados de las casas sobre una cama de sal. Se dejaban varios días (dependiendo del tipo de tomate, incluso una semana) hasta que alcanzaban el punto óptimo de deshidratación.

Hoy en día existen procesos industriales que aplican calor artificial para conseguir la deshidratación. Como siempre, lo natural es mucho mejor, pero también su precio es mucho mayor. Los tomates secados al sol de forma natural están considerados una delicatessen.

Los puedes encontrar en dos formatos: completamente deshidratados en bolsitas, o bien, en tarros conservados en aceite. En los dos casos, vienen cortados en mitades. Están mucho más ricos los que vienen en aceite, ya que contienen hierbas aromáticas como el orégano que aportan sabor adicional. Eso sí, es mejor que el aceite sea aceite de oliva, ya que proporciona un mejor sabor.

Si no encuentras los tomates en aceite, puedes usar de los que vienen en bolsas, pero tendrás que hidratarlos previamente, ya que vienen completamente secos.

Albahaca Fresca
La albahaca es una de las hierbas aromáticas más representativas de la cocina italiana. Con ella se prepara la famosa salsa "pesto de albahaca genovés" o "pesto di basilico" en italiano.

Se trata de una salsa a base de hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano, originaria de la región de Liguria donde crece la albahaca por la que es famosa la Riviera italiana.

La albahaca es una planta muy fácil de cultivar. Si dispones de un pequeño huerto o de una terraza donde se puedan colocar unas macetas, es una buena idea plantar unas plantas de albahaca para poder consumirla fresca y recién cortada.

En la receta que os traemos hoy, la albahaca se usa fresca. Sin embargo, si no dispones de ella, puedes usar albahaca deshidratada. Lo único que hay que tener en cuenta es que si es seca, se pone la mitad de cantidad.

El queso parmesano es un queso italiano muy famoso que tiene una consistencia dura y granulosa. Se suele usar rallado y se emplea frecuentemente para gratinar. Aunque se suele comercializar ya rallado, si se encuentra en trozos, es mejor comprarlo así y rallarlo en casa, ya que será de mejor calidad que el que se compra rallado.

Si quieres reducir  un poco las calorías de este plato puedes sustituir la nata líquida (crema de leche) por una mezcla de leche y nata al 50%.




Sobre la forma de prepararla...


La forma de prepararla es muy fácil.

En primer lugar hay que saltear las verduras hasta que estén tiernas. Después se añadirá la nata líquida y el parmesano para crear una salsa cremosa. La albahaca se añade final para que se conserve fresca.

Se mezcla la salsa con la pasta cocida al dente y listo.

CONSEJO:

La pasta, una vez escurrida, puede absorber mucho líquido cuando se mezcla con la salsa. Para evitar que quede demasiado seca, se reserva agua de cocer la pasta y se añade a la salsa en el momento en que se mezcla con la pasta.


Sobre su conservación...

Como todas las recetas de pasta, estará más rica si se consume recién hecha. Sin embargo, esta receta se puede guardar en la nevera durante unos 4 días y, tras recalentarla, estará aceptable.

Para recalentarla puedes usar el microondas, o bien, una sartén. Añade 1 cucharada de agua por ración para contrarrestar el agua que va a evaporar durante el recalentado.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta la pasta? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pasta Italiana.

¿Te gustan los tomates secados al sol? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Tomates Secados al Sol.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pasta con Salsa Cremosa de Vodka y Champiñones
Fettuccine con Champiñones y Tomates Secados al Sol

Pasta con Salsa de Pimientos Asados, Nueces y Bacon

Linguine con Salsa de Pimientos Asados y Queso de Cabra




















INGREDIENTES (4 personas):

Para la salsa:

- 2 cucharadas de aceite de oliva (puede ser aceite de los tomates)
- 3 dientes de ajo machacados
- 1 tarro de tomates secados al sol en aceite de oliva (125 g escurridos)
- 1 manojo de espárragos verdes (unos 400 g)
- 1 pimiento morrón rojo grande
- Sal al gusto
- 250 ml de nata líquida (crema de leche), o bien, 125 ml de nata líquida y 125 ml de leche
- 100 g de queso parmesano rallado
- 1 cucharada de albahaca seca, o bien, 2 cucharadas de albahaca fresca picada
- 1/4 de pimienta de cayena molida
- 125 ml de agua de cocer la pasta

Para la pasta:

- 350 g de pasta seca
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration




1) Escurre bien los tomates secados al sol y pícalos en pequeños trozos.

2) Quita la parte dura del tallo de los espárragos y córtalos en trozos de unos 4 cm.

3) Limpia el pimiento y córtalo en tiras longitudinales. Corta las tiras en trozos de unos 3-4 cm.

4) Pon a hervir al agua para cocer la pasta.

5) Mientras tanto, calienta el aceite de oliva a fuego medio-fuerte en una sartén grande. Añade los tomates secados al sol y los dientes de ajo machacados. Cocínalos dando vueltas continuamente con la cuchara durante 1 minuto aproximadamente, hasta que el ajo empiece a desprender aroma.

6) Añade los espárragos y el pimiento en tiras. Cocínalos a fuego medio-fuerte dando vueltas de vez en cuando hasta que estén tiernos, pero sin llegar a estar demasiado blandos (unos 8-10 minutos). Añade sal al gusto.

7) Cuando el agua de la pasta comience a hervir, añade 1 cucharada rasa de sal y todas las pastas de una vez. Deja cocer la pasta a fuego medio-fuerte hasta que esté al dente, es decir, tierna, pero no tan blanda que llegue a estar pastosa.

8) Mientras tanto, añade a las verduras la nata líquida y llévala a ebullición. Añade el queso parmesano y da vueltas con la cuchara hasta que se derrita. Apaga el fuego.

9) Añade la albahaca y la pimienta de cayena. Mézclalo dando vueltas con la cuchara.

10) Cuando la pasta esté al dente, escúrrela reservando 125 ml (8 cucharadas) del agua de cocer. Añade la pasta a la sartén con la salsa junto con la mitad del agua reservada (4 cucharadas) y mézclala bien. Si la pasta absorbe mucha salsa y queda muy seca, puedes añadir el resto del agua reservada. Sirve inmediatamente.

¡Y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...