lunes, 27 de octubre de 2014

Fettuccine con Champiñones, Tomates Secados al Sol y Albahaca



Una salsa cremosa con champiñones y tomates secados al sol y el aroma de la albahaca hacen que este plato de pasta esté delicioso. Además, como todas las recetas de pasta, es muy fácil de hacer y rápido.

Esta receta también se puede hacer con otras pastas largas como spaguetti, tagliatelle, tallarines, etc.

Sobre los ingredientes...

La salsa de esta receta lleva champiñones, tomates secados al sol, ajo, nata líquida, leche, caldo de pollo, queso parmesano rallado y aceite de oliva.

El caldo de pollo puede sustituirse por caldo vegetal si prefieres que la receta sea vegetariana. Además, pueden usarse pastillas de caldo concentrado.

Tarro de Tomates Secados al Sol en Aceite de Oliva
Tomates Secados al Sol en Aceite
Los tomates secados al sol, tomates secos o tomates deshidratados son tomates maduros que pasan por un proceso lento de secado que hace que pierdan el contenido de agua de su interior de forma que su sabor se hace más intenso.

La forma tradicional de hacerlos era partirlos a la mitad y colocarlos boca abajo, con la piel hacia arriba, en los tejados de las casas sobre una cama de sal. Se dejaban varios días (dependiendo del tipo de tomate, incluso una semana) hasta que alcanzaban el punto óptimo de deshidratación.

Hoy en día existen procesos industriales que aplican calor artificial para conseguir la deshidratación. Como siempre, lo natural es mucho mejor, pero también su precio es mucho mayor. Los tomates secados al sol de forma natural están considerados una delicatessen.

Los puedes encontrar en dos formatos: completamente deshidratados en bolsitas, o bien, en tarros conservados en aceite. Están mucho más ricos los que vienen en aceite, ya que contienen hierbas aromáticas como el orégano que aportan sabor adicional. Eso sí, mejor que el aceite sea aceite de oliva, que proporciona un mejor sabor.

Albahaca Fresca
Si no encuentras los tomates en aceite, puedes usar de los que vienen en bolsas, pero tendrás que hidratarlos previamente, ya que vienen completamente secos.

La albahaca es una de la hierbas aromáticas más representativas de la cocina italiana. Con ella se prepara la famosa salsa "pesto de albahaca genovés" o "pesto di basilico", una salsa a base de hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano, originaria de la región de Liguria.

En esta receta, la albahaca aporta sabor y aroma a la salsa de crema y champiñones.

Si no la encuentras fresca, puedes sustituirla por albahaca deshidratada. Ten en cuenta que la cantidad de albahaca deshidatada debe ser la mitad que de albahaca fresca.

Sobre el procedimiento para prepararlos...

Esta receta, como todas las recetas de pasta, es muy fácil de hacer. La salsa se prepara salteando en la sartén los champiñones y el ajo con aceite de oliva. Después se añaden los tomates secos y el caldo de pollo y se reduce el caldo. Por último se añade la nata, la leche y el queso hasta que el queso se funde. La albahaca se añade al final, justo antes de mezclar la salsa con la pasta.

Al igual que en otros platos de pasta, es importante servirlo inmediatamente, nada más que se haya mezclado la pasta con la salsa.

Esta receta está buena de un día para otro. Lo mejor es recalentarla en una sartén añadiendo unas cucharadas de leche.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Puedes encontrar consejos para que la pasta te quede siempre perfecta en nuestra página de pasta.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Champiñones al Ajillo
Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos














INGREDIENTES (4 personas):

Para los fettuccine:

- 400 g de fettuccine secos al huevo
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal

Para la salsa:

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 225 g de champiñones
- 3 dientes de ajo machacados
- 100 g de tomates secados al sol, troceados.
- 240 ml de caldo de pollo (o bien, 240 ml de agua y 1/2 pastilla* de caldo de pollo concentrado, o bien, caldo de verduras)
- 200 ml de nata líquida espesa
- 4 cucharadas de leche
- 8 cucharadas (125 ml) de queso parmesano rallado
- Sal al gusto
- 2 cucharadas de albahaca fresca picada**

*) Puedes poner 1 pastilla entera si quieres que quede más sabroso
**) Si no encuentras albahaca fresca, puedes sustituirla por 1 cucharada de albahaca deshidratada.

NOTA: Si eres de los que te gusta que haya gran cantidad de salsa acompañando la pasta, aumenta la proporción de la salsa de la receta, por ejemplo, aumentando en un 25% las cantidades.

INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Escurre muy bien los tomates en aceite (utiliza un colador) y córtalos en trozos. Limpia los champiñones y córtalos en láminas. Las láminas deben ser finas. Deben salir al menos 6 de cada champiñón.

2) Pon al fuego 4 litros de agua en una olla o cazuela grande.

3) Pon 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio-fuerte. Añade los champiñones y cocínalos durante unos 5 minutos removiendo frecuentemente. Añade los ajos machacados y cocina durante 1 minuto más removiendo constantemente.

4) Añade los tomates secos y el caldo de pollo (o bien, agua + concentrado de caldo). Llévalo a ebullición y cocínalo a fuego medio removiendo de vez en cuando hasta que el caldo se reduzca un poco.

5) Añade la nata líquida y la leche y llévalo a ebullición.

6) Baja el fuego a medio-bajo y añade 8 cucharadas de queso parmesano rallado. Cocínalo unos 2 minutos removiendo frecuentemente hasta que el queso se funda y se mezcle con la salsa. Añade sal si es necesario (ten en cuenta que el caldo de pollo y el queso ya llevan sal) y retíralo del fuego.

NOTA: En este punto, si la salsa está demasiado espesa, puedes añadir un poco de leche (cucharada a cucharada). Si te parece que está demasiado líquida, ten en cuenta que cuando se mezcle con la pasta, la pasta absorberá parte del líquido.

7) Cuando el agua comience a hervir, añade una cucharada de sal. Echa toda la pasta a la vez a la cazuela y deja que hierva a fuego medio-fuerte.

8) Cuando la pasta esté casi cocinada, calienta de nuevo la salsa de champiñones. Apaga el fuego y añade la albahaca fresca picada y mézclala.

9) Cuando la pasta esté al dente (pruébala para comprobarlo, no te fíes del tiempo recomendado en el paquete), escúrrela, añádela a la sartén con la salsa y mézclala con la salsa.

Sirve de inmediato. ¡Y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...