domingo, 2 de marzo de 2014

Albóndigas en Salsa de Almendras




Esta es una receta perfecta para una comida o una cena a base de tapas para compartir entre varias personas. Las albóndigas están riquísimas con la salsa a base de almendras y vino blanco. Si te animas a hacerlas, ten a mano un buen pan para mojar la salsa :-) ¡No querrás desperdiciarla! :-)

Esta receta lleva carne de cerdo, pero también se puede hacer mezclando carne de cerdo con carne de ternera a partes iguales o bien con otros tipos de carne.

Aunque no todo el mundo lo conoce, existe un truco para hacer las albóndigas sin mancharse las manos. Es muy sencillo. Pon una o dos cucharadas de harina en una taza ancha. Con una cuchara, coge un poco de la carne picada preparada para hacer las albóndigas y ponlo en la taza. Mueve la taza con movimientos circulares para que la carne dé vueltas alrededor de la taza y se reboce en la harina. Mueve la taza de arriba a abajo para obligar a la albóndiga a que dé saltitos y quede rebozada por igual por todos los lados.

Con este truco, no sólo consigues no mancharte las manos sino que además la carne queda menos apelmazada que si se presiona con las manos.

Por otro lado, es importante que cuando cuezas las albóndigas con la salsa el fuego esté bajo y la cazuela tapada. Si no, la salsa podría espesar demasiado y se podría pegar al fondo de la cazuela.

Estas albóndigas se sirven muy calientes, espolvoreadas con perejil fresco y regadas con un chorrito de limón recién exprimido al gusto de cada uno.

Si te sobran se pueden guardar en la nevera unos días y recalentarlas otro día. Sólo ten en cuenta que la salsa se va a espesar y es posible que tengas que añadir un poquito de agua cuando las recalientes. Por supuesto que se pueden congelar.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te ha gustado esta receta, también te gustará:

Pollo al Curry de Pimienta Verde (Murgh Mirchiwala)
Albóndigas Marroquís con Salsa Especiada de Limón











(Nota: Haz click en la imagen para acceder a la receta)


INGREDIENTES (4-6 personas):

Albóndigas:
- 60 g de pan rallado
- 450 g de carne de cerdo picada
- 1 diente de ajo triturado
- 2 cucharadas de perejil fresco picado
- 1 huevo
- Nuez moscada
- Sal y pimienta
- Harina para rebozar las albóndigas
- Aceite de oliva para freír las albóndigas

Salsa de almendras:
- 2 cucharadas de aceite de oliva (del usado para freír las albóndigas)
- 25 g de pan troceado
- 120 g de almendras crudas
- 2 dientes de ajo picados
- 150 ml de Vino blanco
- Sal y pimienta negra
- 425 ml de caldo vegetal (o bien, 425 ml de agua y una pastilla de caldo vegetal)


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver cómo preparar la receta paso a paso con imágenes. La música usada en el vídeo es Royalty Free y está disponible en los siguientes enlaces:
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration




Comenzamos haciendo las albóndigas:

1) Pon el pan rallado en un cuenco o un plato y comienza a echarle agua, cucharada a cucharada, removiendo hasta que se forme una pasta espesa, pero que a la vez esté blanda y se pueda manejar bien. No debe escurrir agua pero tampoco debe quedar tan dura que después no se mezcle bien con la carne picada.

2) En una fuente amplia, pon la pasta de pan rallado, la carne picada, un huevo, el ajo triturado, el perejil fresco picado, un poco de nuez moscada rallada y sal y pimienta negra al gusto. Mezcla todo bien hasta conseguir que todo se reparta uniformemente.

3) Para formar las albóndigas, ayudándote de una cuchara, pon una porción pequeña de la carne picada en una taza ancha con harina. Mueve la taza con movimientos circulares y movimientos de arriba a abajo para que la carne de reboce en la harina. Añade más harina a la taza a medida que vas preparando las albóndigas si es necesario.

4) Fríe las albóndigas en tandas a fuego medio-fuerte. Usa una sartén pequeña con suficiente aceite de oliva para que las cubra hasta la mitad. Dales la vuelta cuando estén doradas por un lado para que se doren de forma uniforme. Resérvalas hasta que esté hecha la salsa de almendras.

NOTA: Ten en cuenta que cuanto más pequeña sea la sartén, necesitarás menos aceite de oliva para cubrir las albóndigas. Puede compensar tardar un poquito más en freir todas las albóndigas y a cambio gastar menos aceite.

Preparamos la salsa de almendras:

5) Para hacer la salsa de almendras, pon a calentar en una cazuela dos cucharadas del aceite de oliva que se ha usado para freír las albóndigas. Añade el pan troceado y las almendras y cocina a fuego lento, removiendo frecuentemente, hasta que estén dorados.

6) Cuando estén dorados, añade los dientes de ajo picados y cocina unos 30 segundos removiendo.

7) Añade el vino blanco y deja que hierva 2 minutos.

8) Añade el caldo de verduras o bien la misma cantidad de agua y una pastilla de caldo de verduras en su lugar.

9) Pasa la batidora hasta conseguir una salsa fina muy líquida. Salpimienta la salsa al gusto.

Y terminamos cociendo las albóndigas en la salsa de almendras:

10) Pon la salsa de almendras al fuego y añade las albóndigas. Asegúrate de que todas ellas quedan cubiertas por la salsa.

11) Cuando la salsa comienza a hervir, baja el fuego y cuece a fuego lento durante unos 20 minutos con la cazuela tapada.

Sírvelas muy calientes decoradas con perejil fresco picado y un chorrito de zumo de limón recién exprimido.

¡Y a disfrutarlas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...