lunes, 12 de mayo de 2014

Pan Payés



El pan payés también se conoce como pan de payés, pa de pagés (en catalán), pan de pueblo o pan rústico. Payés es la traducción del catalán "pagés" que significa campesino. Se trata de un pan que se elabora de la manera tradicional de los pueblos rurales de Cataluña. Tiene un sabor intenso debido al largo tiempo de fermentación. Su corteza es crujiente y su miga es apretada y firme pero a la vez mullida.

Debido a su consistencia y firmeza, es ideal para comerlo en rebanadas untadas con tomate como es típico en Cataluña y para hacer todo tipo de tostas.

Los ingredientes no pueden ser más simples: harina, sal, levadura y agua. No lleva nada de grasa. El secreto de la masa es la humedad. La masa no debe quedar seca. Debe ser una masa elástica que se pueda moldear sin ningún problema con una cuchara.

Rebanadas de Pan Payés
La verdad es que éste no es un pan para hacer cuando se tiene prisa :-) Para hacerlo se requiere tiempo, ya que se necesitan dos fermentaciones y la primera de ellas dura al menos 12 horas. Como contrapartida, no son necesarios más utensilios que una espátula y una olla o cazuela que se pueda meter al horno con la tapa, y casi no requiere ningún trabajo, ya que no hay que amasar. Ni siquiera hay que tocarlo con las manos excepto al final cuando se introduce la masa fermentada en la cazuela para meterla en el horno.

Lo ideal es preparar la masa la tarde-noche del día antes y dejarla fermentar durante la noche para terminar de hacerlo durante la mañana del día siguiente.

Para preparar la masa sólo necesitarás mezclar con una cuchara los ingredientes. Para preparar el pan la mañana siguiente sólo tendrán que doblar la masa sobre sí misma con la espátula (sin tocarla con las manos) varias veces para darle forma redonda. En ese punto necesitarás dejarlo fermentar de nuevo 1-2 horas antes de meterlo al horno.

PRECAUCIONES:

Este pan se mete al horno dentro una olla o cazuela. La olla o cazuela que se debe usar debe ser completamente de metal (incluida la tapa), de forma que aguante las altas temperatura del horno. Antes de meter la masa del pan a la cazuela, hay que precalentar la cazuela dentro del horno. Cuidado al sacarla del horno ya que estará muy caliente. Y sobre todo cuidado al introducir la masa en la cazuela, ya que cualquier roce con ella podría quemarte. Para introducir la masa en ella lo mejor es dejarla caer desde arriba para evitar tocarla.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pan de Molde Casero
Pan de Dátiles, Miel y Sésamo












INGREDIENTES (1 pan):

- 500 g de harina
- 2 cucharaditas de sal
- 1 sobre de levadura seca de panadería
- 350 ml de agua


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música del vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration



Preparamos la masa... 

1) En una fuente amplia de base ancha, mezcla la harina con la sala y la levadura seca.

2) Haz un hueco en el centro y añade el agua. Mezcla con una cuchara hasta que tengas una pasta demasiado dura para remover. Entonces presiona con la parte de atrás de la cuchara para que la pasta se una (en el vídeo puedes ver imágenes de cómo debe quedar). La pasta que debes obtener debe ser muy espesa pero a la vez húmeda y pegajosa. Debe poderse moldear sin problemas con la cuchara. Si te quedara una pasta seca y dura, añade una o dos cucharadas más de agua (de una en una).

... y la dejamos fermentar al menos 12 horas

3) Pon la pasta en una fuente grande, cúbrela con film transparente o bien un paño de cocina limpio y deja que repose 12 horas o bien toda la noche. La pasta fermentará y aumentará su tamaño. También aparecerán burbujitas en su superficie.

Le damos forma de pan ayudándonos de una espátula...

4) Pon la pasta en una superficie enharinada y espolvorea harina por encima.

5) Introduce una espátula por debajo de la pasta y dobla la pasta sobre ella misma. Sólo hay que usar la espátula. No hay que tocarla con las manos.

6) Repite el mismo movimiento desde diferentes ángulos las veces que sean necesarias hasta que tome forma de pan. Puedes ver imágenes de cómo debe quedar en el vídeo.

... y la dejamos fermentar 1 - 2 horas

7) Coloca la masa en una fuente amplia espolvoreada de harina ayudándote con la espátula para evitar tocarla con las manos. Cúbrela con film transparente o bien un paño de cocina limpio y deja que fermente 1 o 2 horas hasta que aumente de volumen.

8) Un poco antes de que termine la fermentación, precalienta el horno a 250 ºC con la cazuela metálica dentro.

Horneamos el pan dentro de la cazuela

9) Saca la cazuela del horno, con cuidado de no quemarte y colócala sobre paños de cocina para que no pierda el calor. Espolvorea harina en la base.

10) Con las manos enharinadas, pasa la masa de la fuente a la cazuela. Evita tocar la cazuela para no quemarte. Espolvorea con harina la superficie.

11) Introduce la cazuela con la tapa en el horno y hornea durante 45 minutos bajando la temperatura del horno a 200 ºC. Quita la tapa y hornea 20-25 minutos más a 200 ºC para que se dore la corteza.

12) Tras sacarlo del horno deja que se enfríe sobre una rejilla metálica. Sácalo de la cazuela inmediatamente para evitar que sude y se reblandezca.

¡Y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...