domingo, 17 de mayo de 2015

Fettuccine alla Fiorentina con Champiñones y Espinacas



Una salsa cremosa con champiñones, espinacas y queso hacen que este plato de pasta esté delicioso. Además, como todas las recetas de pasta, es muy fácil de hacer y muy rápida.

Esta receta también se puede hacer con otras pastas largas como spaguetti, tagliatelle, linguine (tallarines), etc.

Sobre los ingredientes...

Además de champiñones, espinacas y queso, para hacer la salsa de esta receta se necesita caldo de pollo, leche, harina, ajo, aceite de oliva, sal y pimienta negra.

El queso puede ser gruyère o bien gouda. Si no dispones de ninguno de los dos también puede usarse parmesano.

Las espinacas que se usan en esta receta son espinacas "baby", es decir, espinacas que se recolectan cuando las hojas todavía tienen un tamaño pequeño. La ventaja sobre las espinacas normales es que son más tiernas y no es necesario cortarlas. Si no dispones de espinacas baby también se pueden usar espinacas normales pero entonces es necesario trocearlas.

El caldo de pollo puede sustituirse por caldo vegetal si prefieres que la receta sea vegetariana. Además, pueden usarse pastillas de caldo concentrado.

Recuerda que para limpiar los champiñones no está recomendado sumergirlos en agua, ya que absorben gran cantidad de agua y, al expulsarla, con ella también se va su sabor. Hay que intentar usar la mínima cantidad de agua posible y además sin sumergirlos. Si no están muy sucios, puede ser suficiente limpiarlos con un paño mojado.

Sobre la forma de prepararlos...

Como la mayoría de las recetas de pasta, esta receta es muy fácil de preparar.

Por un lado, hay que preparar las salsa de champiñones y espinacas. En paralelo, en otro recipiente se cocina la pasta y, por último, se mezcla la salsa con la pasta escurrida.

Para preparar la salsa, primero se saltean los champiñones y el ajo en aceite de oliva. Después se añade el caldo y la leche mezclados con la harina y se deja que la salsa espese. Por último, se añade el queso rallado, se deja que se derrita y se añaden las espinacas baby.

Una vez hecha la salsa, se puede guardar en la nevera para preparar la pasta otro día. Sólo hay que calentar la salsa justo antes de mezclarla con la pasta recién hecha.

También se puede congelar. En este caso, puedes sacarla del congelador la noche previa al día en el que vayas a cocinar a pasta.

Sobre su conservación...

Una vez hecha, lo mejor es consumirla inmediatamente.

Sin embargo, también se puede guardar en la nevera la pasta que sobre durante 3 - 4 días, siempre cubierta con film transparente, papel de aluminio, etc. para que no se seque.

Se puede calentar en el microondas o bien a fuego lento en una sartén con una cucharada de agua.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan la pasta? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pasta. En ella también podrás encontrar consejos para que la pasta te quede siempre perfecta.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Champiñones al Ajillo
Pollo con Champiñones, Bacon, Nata y Vino Blanco
Fettuccine con Champiñones, Tomates Secosy Albahaca
Fettuccine alla Puttanesca























INGREDIENTES (4 personas):

Para la salsa:

- 240 ml de caldo de pollo (o bien, 240 ml de agua y ½ pastilla de concentrado de caldo de pollo)
- 240 ml de leche
- 3 cucharadas de harina
- ½ cucharadita de sal
- ½ cucharadita de pimienta negra
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 2 dientes de ajo machacados
- 225 g de champiñones
- 85 g de queso gruyere o gouda rallado
- 60 g de hojas de espinacas baby

Para los fettuccine:

- 450 g de fettuccine secos al huevo
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Pon en un recipiente el caldo de pollo, la leche, la harina, la sal y la pimienta. Mézclalo bien utilizando unas varillas para que no queden grumos.

2) Corta los champiñones en láminas finas y machaca los dientes de ajo en el mortero hasta que queden reducidos a una pasta.

3) Pon a calentar 4 litros de agua en una olla o cazuela grande.

4) Mientras tanto, calienta el aceite de oliva a fuego medio-fuerte en una sartén. Añade el ajo machacado y cocínalo dando vueltas con una cuchara de madera continuamente hasta que desprenda aroma (entre 30 segundos y 1 minuto). Hay que tener cuidado de que el aceite no esté excesivamente caliente para evitar que el ajo se queme.

5) Añade los champiñones y cocínalos durante unos 6 minutos dando vueltas con la cuchara de vez en cuando hasta que estén tiernos.

6) Añade la mezcla de caldo, leche y harina a los champiñones. Llévalo a ebullición, baja el fuego y cocínalo a fuego lento unos 4-5 minutos hasta que la salsa espese ligeramente.

7) Cuando el agua comience a hervir, añade una cucharada de sal. Echa toda la pasta a la vez a la cazuela y deja que hierva a fuego medio-fuerte.

8) Añade el queso rallado a la salsa de champiñones y cocínalo a fuego lento dado vueltas continuamente hasta que el queso se derrita. Añade las espinacas y da vueltas hasta que se pongan mustias. Apaga el fuego.

9) Cuando la pasta esté al dente (pruébala para comprobarlo, no te fíes del tiempo recomendado en el paquete), escúrrela, añádela a la sartén con la salsa y mézclala con la salsa.

Sirve de inmediato. ¡Y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...