miércoles, 5 de enero de 2022

Quiche de Calabacín, Queso Feta y Hierbabuena

Tarta salada de Calabacín, Queso Feta y Hierbabuena



Un quiche es un tarta salada de origen francés. Se suelen elaborar con una base de masa quebrada (pasta brisa o brisée) y un relleno de verduras mezcladas con huevo y nata (crema de leche). A veces también llevan otras cosas además de verdura como, por ejemplo, bacon (panceta) o jamón. El bacon es el ingrediente estrella del quiche más famoso: el quiche lorrain, originario de la región francesa de Lorena y el primero del que se conocen referencias (las primeras, en el siglo XVII). 

En el quiche de esta receta, se usa calabacín, queso feta y se aromatiza con hierbabuena fresca. ¡El resultado de esta combinación es delicioso!

Es muy fácil de hacer, ya que puedes utilizar masa quebrada de las que se venden extendidas y listas para forrar el molde. Sin embargo, merece la pena utilizar masa quebrada casera, ya que será más sana, tendrá mejor sabor y una textura más crujiente. Puedes ver cómo hacerla aquí.

También se puede hacer con masa de hojaldre de las que se comercializan ya extendidas.

Este quiche se puede comer a temperatura ambiente o tibio, pero está mucho más rico cuando está caliente, ya que el queso estará ligeramente fundido y la textura de la masa quebrada será más crujiente.

Es perfecto como entrante de una comida o como uno de los platos de una comida o cena a base de tapas para compartir entre varias personas. También puede ser un plato único de una comida o una cena ligera si se acompaña de una ensalada variada.


Sobre los ingredientes...


El calabacín, con nombre científico cucurbita pepo, y también conocido como zapallito, zapallo italiano o zucchini es una verdura de la misma familia de la calabazas. 

Tiene un sabor suave, ligeramente dulce, que lo hace muy versátil en la cocina. Se puede utilizar de mil maneras: al vapor, al horno, a la plancha, a la parrilla, salteado, cocido, crudo, marinado... Puede acompañar tanto carnes como pescados y también es utilizado en repostería.

Por otro lado, tiene beneficios para la salud y es saludable debido su aporte de vitaminas, minerales y fibra. Como contiene mucha agua (un 95 %), tiene pocas calorías y ayuda a perder peso.


Hierbabuena
La hierbabuena, cuyo nombre científico es mentha spicata, también se conoce como yerbabuena, o menta de jardín. 

Es una hierba aromática y también medicinal, de la misma familia que la menta. De hecho, tiene un aspecto tan similar a la menta, que puede confundirse con ella.

En la cocina, la hierbabuena se suele consumir como infusión. La infusión de té verde con hierbabuena se conoce como té moruno. También es muy conocida por ser uno de los ingredientes principales del mojito cubano.

Es ampliamente utilizada la aromatizar chicles, caramelos, helados y otras preparaciones de repostería. Y también se usa para aderezar ensaladas y otros platos.

La hierbabuena se puede sustituir por la misma cantidad de menta fresca o por albahaca fresca.

Tarta Salada de Calabacín, Queso Feta y Hierbabuena

El queso feta es un queso tradicional griego que se hace con leche de oveja y se deja curar en salmuera. Es un queso muy sabroso, de textura compacta pero granulada, que se parte y se desmiga fácilmente. Se comercializa cortado en láminas rectangulares de unos 200 gramos.
 
La nata (crema de leche) debe ser nata líquida para montar, es decir, con contenido alto en materia grasa, que suele ser más espesa que las natas que tienen un contenido más bajo en grasa. Esto hará que el quiche tenga una textura mucho más cremosa y más suave. Sin embargo, se puede sustituir por otra nata con menor cantidad de grasa.


Sobre la forma de prepararlo...


La forma de prepararlo es muy fácil. Sólo hay que tener en cuenta que se necesita un rallador, ya que es necesario rallar el calabacín con la parte gruesa de un rallador.

Hay que colocar el calabacín rallado sobre un escurridor y espolvorearlo con sal. Así expulsará parte del agua que contiene y conseguiremos varias cosas:

- Mejorará la textura del quiche, ya que no quedará aguado. Si no hiciéramos que el calabacín expulsara al agua antes de añadirlo al quiche, la expulsaría dentro del quiche al entrar en contacto con la sal del quiche. Esto haría que su textura fuera menos cremosa.

- Mejorará el sabor del quiche, ya que al expulsar parte de su agua, el sabor del calabacín está más concentrado.

El calabacín debe dejarse reposar con la sal 20-30 minutos. Una vez pasado este tiempo, hay que presionarlo con una cuchara para que expulse todo el agua que sea posible.

No te preocupes demasiado por la cantidad de sal que añades al calabacín, ya que se irá con el agua que expulsará.

Tarta salada de zucchini, queso feta y hierbabuena


El tiempo de reposo del calabacín puede aprovecharse para forrar el molde para quiches con la masa quebrada, cortar el queso feta, picar la hierbabuena y cortar y pintar con aceite de oliva unas rodajas de calabacín que servirán de adorno para la parte superior del quiche.

IMPORTANTE: Una vez forrado el molde para quiches con la masa quebrada, hay que ponerla en la nevera cubierta con film transparente hasta el momento de usarla para que no se ablande y se ponga mustia y pegajosa.

Para preparar el relleno del quiche tan sólo hay que mezclar en un recipiente los huevos batidos, la nata, el calabacín rallado y bien escurrido, el queso feta, las hojas de hierbabuena picada, sal y pimienta negra.

El relleno del quiche se añade justo antes de hornearlo. Es decir, hay que añadirlo cuando el horno esté ya precalentado y listo para introducir el quiche.

Antes de añadirlo al molde con la masa quebrada es bueno poner el molde para quiches sobre una bandeja cubierta de papel de aluminio. La bandeja permitirá manejar mejor el quiche a la hora de meterlo al horno (se mete la bandeja) y el papel de aluminio servirá para recoger cualquier resto de mantequilla (o del relleno del quiche) que pueda salir durante el horneado.

El quiche se hornea a 190 ºC durante unos 35 minutos. Se utilizan las dos resistencias del horno: la de arriba y la de abajo. En otras recetas de quiches se utiliza sólo la resistencia de abajo para evitar que la superficie del horno se tueste demasiado, pero en este quiche la superficie va cubierta de rodajas de calabacín que evitan esto.




Sobre su conservación...


Este quiche se toma caliente, o bien, tibio, y está más rico cuando se consume en el mismo día en el que se ha hecho.

Si te sobra, puedes conservarlo en la nevera. Sin embargo, a medida que pase el tiempo dentro de la nevera, la masa quebrada perderá la textura crujiente.

Tras sacarlo de la nevera, puedes meterlo en el horno unos minutos para devolverle parte de su textura crujiente y hasta que se ponga a temperatura ambiente o templada.

Si no quieres encender el horno puedes usar el microondas con la función de gril o gratinador (si dispone de ella, claro). No uses el microondas con su función de microondas o la masa quedará blanda en lugar de crujiente.

Se puede congelar en raciones individuales envueltas en papel de aluminio y seguirá quedando perfecto tras descongelarlo y calentarlo un poco.
 

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan las tartas saladas? Puedes encontrar más recetas de tartas saladas en nuestra Página de Recetas de Tartas Saladas.

¿Te gusta el calabacín? Puedes encontrar más recetas con calabacín, tanto dulces como saladas, en nuestra página de Recetas con Calabacín.


Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Arroz con Calabacín
y Queso Cheddar
Galette de Calabacín
y Queso
Ensalada de Calabacín,
Queso de cabra y Piñones
Quiche de Manzana, Bacon,
Queso Cheddar y Romero
Quiche de Coliflor, Champiñones
y Queso de Cabra
Bizcocho de Calabacín,
Arándanos y Nueces

















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. 




Quiche de Calabacín, Queso Feta y Hierbabuena

Un quiche es un tarta salada de origen francés. Se suelen elaborar con una base de masa quebrada (pasta brisa o brisée) y un relleno de verduras mezcladas con huevo y nata (crema de leche). A veces también llevan otras cosas además de verdura como, por ejemplo, bacon (panceta) o jamón. El bacon es el ingrediente estrella del quiche más famoso: el quiche lorrain, originario de la región francesa de Lorena y el primero del que se conocen referencias (las primeras, en el siglo XVII). En el quiche de esta receta, se usa calabacín, queso feta y se aromatiza con hierbabuena fresca. ¡El resultado de esta combinación es delicioso!

INGREDIENTES:

  • 350 g de calabacín
  • Sal
  • 1 lámina de masa quebrada comprada, o bien, masa quebrada casera
  • 150 g de queso feta
  • 15 hojas de hierbabuena fresca picadas (o bien, la misma cantidad de menta fresca)
  • 15 rodajas finas de calabacín
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 3 huevos
  • 200 ml de nata líquida (crema de leche)
  • 1 cucharadita de sal (o bien, sal al gusto)
  • Pimienta negra al gusto


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Ralla 350 g de calabacín con la parte gruesa de un rallador. Colócalo en un escurridor y espolvoréalo generosamente con sal. Deja que repose 20-30 minutos para que expulse parte del agua que contiene. Pon el escurrido en el fregadero, o bien, coloca un recipiente debajo para que recoja el agua.
  2. Unta de mantequilla un molde para quiches desmontable de 24 cm. Fórralo con la masa quebrada. Cúbrelo con film transparente (plástico de cocina) y ponlo en la nevera hasta el momento de usarlo.
  3. Pon a precalentar el horno a 190 ºC con calor arriba y abajo.
  4. Corta el queso feta en tiras finas. Corta cada tira en otras dos más finas y corta estas en pequeños trozos. Puedes ver imágenes en el vídeo de la receta.
  5. Pica las hojas de hierbabuena.
  6. Corta aproximadamente 15 rodajas finas (2-3 mm) de calabacín para decorar la superficie del quiche. Píntalas con una cucharadita de aceite de oliva.
  7. Pon los huevos en un recipiente para mezclar. Añade sal y pimienta al gusto. Bátelos con un tenedor.
  8. Una vez pasado el tiempo de reposo del calabacín rallado, presiónalo con la parte de atrás de una cuchara para que escurra todo el agua que sea posible.
  9. Añade el calabacín bien escurrido a la mezcla de huevos y nata, junto con el queso feta y la hierbabuena fresca picada. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara.
  10. Saca de la nevera el molde forrado de masa quebrada y colócalo sobre una bandeja cubierta con papel de aluminio. Añade al molde el relleno del quiche y distribúyelo uniformemente.
  11. Coloca por encima la rodajas de calabacín
  12. Hornea el quiche en el horno precalentado a 190 ºC durante 30-35 minutos con calor arriba y abajo, hasta que la parte superior esté dorada.
  13. Tras el horneado, deja que se enfríe durante 10-15 minutos sobre una rejilla antes de consumirlo.
¡Y a disfrutarlo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario