lunes, 8 de diciembre de 2014

Pechuga de Pollo a la Plancha Adobada con Limón y Romero Fresco



Filetes de pechuga de pollo marinados en una mezcla de aceite de oliva, ajo, limón y romero fresco y cocinados a la plancha. El limón y el romero forman una combinación maravillosa en la que el sabor refrescante del limón se intensifica con el aroma intenso del romero.

Un plato bajo en grasa, ligero y, por tanto, apto para aquellos que están a dieta. Y para los que no lo están, una forma excepcional de comer sano y saludable y, al mismo tiempo, disfrutando de todo el sabor.

Es perfecto como segundo plato de una comida o como plato único en una cena ligera acompañado de una ensalada.

¿Quieres completar este plato ligero con otro entrante ligero? Echa un vistazo a nuestros champiñones al ajillo, nuestra sopa fría de pepino con manzana y a nuestros espárragos con salsa balsámica de mantequilla tostada.

Sobre los ingredientes...

Esta es una de esas recetas en las que con muy pocos ingredientes se consigue un resultado maravilloso. Sólo son necesarios 4 ingredientes: ajo, aceite de oliva, limón (ralladura y zumo) y romero, además de la pechuga de pollo, que es el ingrediente principal, y la sal y la pimienta negra habituales de casi todas las comidas.

Romero Fresco
El romero es una planta aromática originaria de la región mediterránea que se lleva usando en la cocina desde tiempos inmemoriales acompañando sobre todo asados de carnes, pero también pescados y vegetales. Un ejemplo del uso del romero en asados de carnes es nuestra receta de pollo asado con mostaza, miel y romero fresco. Un ejemplo en pescados es nuestra receta de salmón con salsa balsámica de romero.

El romero también se usa para aromatizar aceites incorporando una ramita fresca en el envase donde se conservan. En la región española de Castilla-La Mancha es habitual encontrarlo cubriendo quesos curados (Queso Manchego al Romero).

No hay que olvidar el uso de esta planta aromática en dulces como nuestro bizcocho de limón, romero fresco y yogur.

En la cocina el romero se puede usar tanto fresco como seco. En esta receta debe emplearse romero fresco. No puede sustituirse por romero seco puesto que tiene un sabor mucho más fuerte y no se conseguiría el resultado deseado.


Sobre el procedimiento para prepararlo...

Esta receta es muy fácil de hacer y, aunque requiere 3 horas de espera mientras la carne coge el sabor de la marinada, no lleva mucho tiempo de preparación.

En primer lugar hay que cortar cada una de las pechugas de pollo por la mitad, en dos filetes. Después se prepara un adobo o marinada pasando por la batidora-trituradora todos los ingredientes y se dejan los filetes en adobo durante al menos 3 horas.

Tras ese tiempo, la pechuga de pollo se escurre y se cocina a fuego medio-fuerte en una buena sartén, una plancha o una parrilla. También puede hacerse en una barbacoa al aire libre. El fuego debe ser suficientemente fuerte como para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior.

Los filetes de pechuga de pollo se sirven acompañados de parte de la marinada, que se habrá reservado con antelación.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Limón, Romero Fresco y Yogur
Salmón con Salsa Balsámica de Romero

Pollo Asado con Mostaza, Miel y Romero
Pechuga de Pollo con Curry de Coco y Lima
























INGREDIENTES (3-6 personas):

- 8 cucharadas de aceite de oliva (más 1 adicional para cocinar la pechuga de pollo a la plancha)
- 8 cucharadas de hojas de romero fresco
- 3 dientes de ajo
- La ralladura de 1 limón
- 4 cucharadas de zumo de limón
- 3 pechugas de pollo
- Sal y pimienta negra al gusto


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Corta longitudinalmente las pechugas de pollo por la mitad, dividiendo cada una en 2 filetes (puedes ver imágenes en el vídeo). Salpimiéntalas a tu gusto.

2) Pon en el vaso de la batidora el aceite de oliva, el romero fresco, los dientes de ajo, la ralladura y el zumo de limón, Tritúralo con la batidora hasta tener una pasta fina. Reserva 2 o 3 cucharadas de la mezcla para el momento de servir.

3) Pon las pechugas de pollo en una bolsa para congelar de las que tienen cierre a presión. Añade la mezcla de limón y romero. Cierra la bolsa sacando el aire y mezcla bien los filetes con la pasta de limón de romero. Ponla en la nevera sobre una bandeja, por si la bolsa tuviera fugas, y déjala durante al menos 3 horas minutos.

NOTA: Si no dispones de bolsas para congelar con cierre, puedes poner los filetes en una fuente amplia de base ancha tapada con plástico o film transparente.

4) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una buena sartén, una plancha o una parrilla a fuego medio-fuerte. Cocina los filetes por tandas hasta que estén de un color dorado intenso. El fuego tiene que ser lo suficientemente fuerte para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior. Dales la vuelta y cocínalos unos minutos más por el otro lado hasta que estén dorados.

5) Sirve los filetes de pechuga de pollo acompañados de una cucharadita de la mezcla de limón y romero reservada, o bien, que cada uno se sirva la cantidad que considere necesaria en su plato.

¡Y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...