domingo, 15 de diciembre de 2013

Pastel de Clementina y Almendra



Este pastel, típico de la Navidad, es un bizcocho muy suave de sabor afrutado, aromatizado con ralladura de clementina y con zumo de clementina. La almendra le da un toque de suavidad y exquisitez.

Buenísimo para acompañar el desayuno, el café de media mañana o la merienda. ¡No quedará nada! :-)

¿Quieres una versión sin harina apta para celíacos? Echa un vistazo a nuestra receta de torta de almendra y clementina.

Sobre los ingredientes...

Clementinas
Las clementinas son naranjas mandarinas que se conocen en algunos países cómo "naranjas de Navidad" porque es antes de estas fiestas cuando se recolectan.

Se dice que surgieron de una hibridación accidental entre una mandarina y una naranja amarga descubierta por el padre Clement Rodier en Algeria. De ahí viene el nombre de clementinas.

Se pelan muy fácilmente, no suelen tener pepitas por se un híbrido y tienen un sabor dulce.

Si no dispones de clementinas, también puedes hacerlo con otro tipo de mandarina o de naranja.

¿Te gusta el sabor de la naranja? Puedes encontrar más recetas en las que la naranja es uno de los ingredientes principales en nuestra Página de Recetas con Naranja.

Sobre la forma de prepararlo...

Para prepararlo necesitas una batidora eléctrica con el accesorio de varillas ya que es necesario batir la mantequilla y el azúcar hasta que tengan la textura de una crema o pomada y, después, batir los huevos hasta tener una mezcla muy espumosa. Esto es difícil de hacer batiendo manualmente.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Muffins de Naranja y Cardamomo
Pollo a la Naranja al Estilo Chino
Fettuccine all'Arancio (con Naranja y Menta)
Muffins de Naranja, Dátiles y Nueces

























INGREDIENTES:

- 175 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
- 175 g de azúcar
- La ralladura de 2 clementinas
- 3 huevos
- 175 g de harina
- 1 cucharadita de levadura de repostería
- 3 cucharadas de almendra molida
- 3 cucharadas de nata líquida

GLASEADO:
- 6 cucharadas de zumo de clementina
- 2 cucharadas de azúcar
- Azúcar para espolvorear


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

Puedes ver la receta paso a paso en el siguiente vídeo en alta definición (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):




1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta con mantequilla un molde redondo desmontable.

2) Pon la mantequilla ablandada a temperatura ambiente en una fuente amplia y bátela usando la batidora con el accesorio de varillas hasta que tenga la consistencia de una crema o pomada. Comienza batiendo a velocidad lenta para que la mantequilla no salga despedida.

3) Añade el azúcar y la ralladura de la piel de las clementinas y vuelve a batir hasta que se han mezclado bien con el azúcar. Comienza batiendo a velocidad lenta ya que, si no, el azúcar podría salpicarte.

4) Añade los huevos de uno en uno batiendo muy bien después añadir cada uno de ellos. Según vas añadiendo los huevos puedes subir la velocidad de la batidora. El objetivo es conseguir una mezcla muy espumosa.

5) Añade la harina mezclada con la levadura química de repostería y vuelve a batir hasta que se una a la mezcla. Esta vez, hazlo a velocidad lenta ya que, si no, la harina salpicaría.

6) Añade la almendra molida y la nata líquda y vuelve a batir hasta conseguir una mezcla homogenea. Va a quedar muy espesa y cremosa.

7) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla con ayuda de una cuchara y aplana la superficie con la parte de atrás de la cuchara.

8) Hornéalo a 180 ºC durante 50-55 minutos o hasta que, al pincharlo con un palillo en el centro, el palillo salga limpio.

9) Tras sacarlo del horno, prepara el glaseado mezclando el zumo de clementina con las 2 cucharadas de azúcar. Ponlo en un cuenco o taza en el microondas hasta que hierva y el azúcar se disuelva. Si no tienes microondas ponlo al fuego y deja que hierva a fuego lento unos minutos.

10) Pincha la superficie del bizcocho con un palillo, vierte el almíbar de clementina por encima y repártelo uniformemente por encima con un pincel de cocina. Esto tienes que hacerlo inmediatamente después de sacarlo del horno mientras el bizcocho está caliente y no después de que se haya enfriado.

11) Cuando el almíbar se haya absorbido, espolvorea por encima azúcar y deja que se enfríe encima de una rejilla.

¡Y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...