domingo, 27 de mayo de 2018

Salmón al Horno con Salsa de Queso, Miel y Mostaza




Esta es una receta muy fácil que se puede preparar en menos de media hora. Al mismo tiempo es una delicia por la salsa de queso que acompaña al salmón y que reduce su sabor fuerte a pescado. Es una salsa cremosa y delicada pero al mismo sabrosa. Aunque lleve miel, no es muy dulce, ya que la mostaza y un poco de ajo machacado contrarrestan su sabor.

Es perfecto cómo segundo plato de una comida o cena o como plato único acompañado de una ensalada. También es una buena idea para comidas o cenas con invitados en las que haya muchas personas, ya que, al cocinarse al horno, se tarda en hacer el mismo tiempo para 4, 8 o 12 personas. Además, tus invitados quedarán encantados.

El calabacín va muy bien como guarnición de esta receta. Si lo cortas en rodajas de algo menos de 1 cm de grosor lo puedes hornear al mismo tiempo que el salmón en otra bandeja, ya que el tiempo de horneado que requerirá será el mismo (siempre que coloques las rodajas en una sola capa). Sólo tienes que pintarlo con aceite de oliva y ponerle sal y pimienta negra al gusto.

Sobre los ingredientes...

Esta receta tiene muy pocos ingredientes que, además, son muy fáciles de encontrar. Tan sólo se necesita salmón,  queso crema, leche, miel, mostaza a la antigua, ajo, aceite de oliva, sal y pimienta.

El salmón tiene muy buenas propiedades que hacen que sea recomendable consumirlo de vez en cuando. Contiene ácidos grasos Omega-3 que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Además, igual que el resto de los pescados, contiene proteínas de alto valor biológico. Por todo esto, este es un plato muy saludable.

El queso crema que se usa en esta receta es queso de untar de tipo Philadelphia. No es necesario que sea de esta marca, puede ser de cualquier otra. Lo que es importante es que no tenga especias o hierbas aromáticas añadidas u otros componentes para darle otros sabores. Debe ser queso de untar sin nada más.

La mostaza a la antigua se diferencia de la mostaza de Dijon porque, mientras que en la primera los granos de mostaza están completamente triturados, en la mostaza a la antigua sólo se trituran parcialmente, quedan muchos enteros y se pueden apreciar perfectamente (puedes ver su aspecto en las imágenes del vídeo con las instrucciones de la receta).



Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo no puede ser más fácil.

Para preparar el salmón tan sólo hay que ponerlo en el horno precalentado salpimentado y cubierto con una mezcla de aceite de oliva y ajo.

El tiempo de horneado dependerá del grosor del salmón. Bastarán 15 minutos si el salmón tiene poco grosor. Si se trata de un trozo muy grueso se requerirán hasta 17.

La salsa se prepara mientras en el salmón está en el horno. Para ello tan sólo hay que mezclar los ingredientes hasta tener una salsa cremosa.

CONSEJOS:

- Al medir la miel y la mostaza se deben tomar cucharadas rasas. Como la miel es muy densa es posible que haya que pasar la parte lisa de un cuchillo por encima para eliminar la miel que rebose. Si esto no se hace así, se estaría añadiendo más miel de la necesaria y la receta podría quedar más dulce de lo normal. La desprender la miel de la cuchara viene bien utilizar una cucharilla o la punta de un cuchillo.

- Tras sacar el salmón del horno, se puede cubrir la bandeja con papel de aluminio hasta el momento de servirlo para que no se seque. Hay que tener en cuenta que al estar cubierta la bandeja, se mantendrá una temperatura alta en el interior durante un tiempo y será equivalente a cocinar el salmón aproximadamente un minuto más.

Sobre su conservación...

Aunque está mejor recién hecho, aguanta bien 3 días en la nevera bien tapado para que no se seque.

La salsa se puede recalentar al fuego o en el microondas, pero no dejes que hierva, ya que en ese caso el ajo crudo que lleva se cocinaría y su sabor ya no sería el mismo.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el salmón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Salmón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón al Horno con Limón y Salsa Cremosa de Eneldo
Salmón al Horno con Mostaza, Ajo y Perejil

Salmón al Horno con Sirope de Arce y Mostaza

Salmón al Horno con Crème Fraîche, Mostaza y Parmesano





















INGREDIENTES (4 personas):

Para el salmón al horno:

- 700 g de salmón en filete
- 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharadita de ajo machacado
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para la salsa de queso, miel y mostaza:

- 125 g de queso crema
- 125 ml de leche
- 2 cucharadas de miel
- 2 cucharadas de mostaza a la antigua
- 1 cucharadita de ajo machacado
- Perejil picado o cebollino picado para servir (OPCIONAL)








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions




1) Precalienta el horno a 205 ºC con calor tanto arriba como abajo.

2) Corta el filete de salmón en raciones individuales. Sécalas con papel absorbente y colócalas sobre una bandeja de hornear untada de aceite de oliva con la piel hacia abajo.

3) En un cuenco o bol, pon el aceite de oliva y el ajo machacado. Mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme.

4) Vierte la mezcla sobre el salmón con una cuchara cubriendo toda su superficie. Espolvoréalo con sal al gusto y pimienta negra al gusto.

5) Hornéalo en el horno precalentado a 205 ºC entre 15 y 17 minutos. A mayor grosor de las raciones, más tiempo se requerirá. Cuando haya terminado de hornearse, sácalo del horno y cúbrelo con papel de aluminio hasta el momento de servir para que se mantenga caliente y no se seque.

6) Mientras el salmón está en horno, pon en un cazo a fuego medio-bajo el queso crema y la leche. Da vueltas con unas varillas hasta que el queso se caliente y se derrita. Debe estar mezclado con la leche sin que queden grumos (aproximadamente 3 minutos). Apaga el fuego.

7) Añade la miel, la mostaza a la antigua y el ajo machacado. Da vueltas con la varillas hasta que se hayan mezclado con la salsa de queso.

8) Sirve el salmón acompañado de la salsa de queso y espolvoreado de perejil o cebollino picado.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 13 de mayo de 2018

Pastelitos de Queso, Fresa y Limón



Estos pastelitos tienen una base crujiente de galleta con sabor a mantequilla y una capa de tarta de queso mezclada con compota de fresas frescas. Todo ello va aromatizado con limón, que le da al conjunto un toque muy fresco y veraniego.

Se preparan como una única pieza en una bandeja en la que se extienden las diferentes capas y después, una vez horneado, se cortan raciones individuales.

Son perfectos como postre o para acompañar un café o un té en la merienda.

Sobre los ingredientes...

La base de galleta se hace con harina, mantequilla, azúcar, ralladura de limón y sal.

La capa de queso se hace con queso crema, huevos, azúcar, ralladura de limón y extracto de vainilla.

La compota de fresas, además de las fresas, lleva azúcar, ralladura de limón y zumo de limón.

La ralladura de limón es ralladura de la piel del limón que se extrae con un rallador. Es importante rallarla justo antes de utilizarla ya que se seca muy fácilmente y se pone dura.

El extracto de vainilla se puede encontrar en forma de líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene la textura del azúcar y el sabor y el aroma de la vainilla.

El queso crema que se usa en esta receta es queso de untar de tipo Philadelphia. No es necesario que sea de esta marca, puede ser de cualquier otra. Lo que es importante es que no tenga especias o hierbas aromáticas añadidas u otros componentes para darle otros sabores. Debe ser queso de untar sin nada más. También debe estar ablandado. Esto quiere decir que tras sacarlo de la nevera es necesario dejar que se ponga a temperatura ambiente para que deje de estar duro. Si no tienes tiempo para esperar, se puede meter en el microondas unos segundos hasta que esté templado.

Puedes ver las cantidades exactas más abajo junto a las instrucciones paso a paso de la receta.




Sobre la forma de prepararlos...


La forma de prepararlos es muy fácil incluso para aquellas personas que no tengan experiencia en recetas de repostería.

Hay que preparar cada una de las capas por separado: La capa de galleta, la de queso y la de compota de fresa.

El primer paso es hornear la capa de galleta extendida en un bandeja. Cuando esté dorada se cubre con la capa de queso y se extiende la compota de fresa por encima formando dibujos con la punta de un cuchillo. Se vuelve a hornear hasta que la capa de queso se cuaje y listo.

Después sólo queda dejar que se enfríe y cortar raciones individuales.

CONSEJOS:

1) El tiempo de horneado que se indica en la receta es orientativo, ya que dependerá del horno de cada uno. Sabrás que está hecha cuando la capa de queso empiece a hincharse por los laterales pero en el centro de la bandeja temblará ligeramente si la mueves. No la dejes dentro del horno más tiempo del necesario ya que le saldrían grietas profundas.

2) Antes de cortar los pastelitos es importante que la bandeja se haya enfriado muy bien en la nevera, ya que así el corte saldrá más limpio.

2) También es importante forrar la bandeja de papel de aluminio para poder tirar de él y que el contenido de la bandeja salga fácilmente. Si no lo haces, no va a salir fácilmente y lo más probable es que se acabe rompiendo en trozos.También se puede usar papel de hornear en lugar del papel de aluminio.

El tiempo total que lleva hacerlos es aproximadamente 1 hora. Aunque después es necesario esperar al menos unas 2 horas más para que se enfríen.

Sobre su conservación...

Se conservan bien varios días en la nevera si están bien tapados con film transparente para que no se sequen. También se pueden congelar envueltos en papel de aluminio.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan las fresas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Fresas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Galette de Fresas y Queso
Compota de Fresas
Pastel de Fresas
Tarta de Queso Ricotta























INGREDIENTES (15 pastelitos):

Base de galleta:

- 260 g de harina
- 100 g de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 1/4 de cucharadita de sal
- 280g de mantequilla cortada en dados

Compota de Fresa:

- 300 g de fresas
- 2 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 2 cucharadas de zumo de limón

Cheesecake de Limón:

- 450 g de queso crema (de tipo Philadelphia) ablandado
- 2 huevos
- 100 g de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla (líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado)









INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



En primer lugar preparamos la base de galleta...

1) Pon a precalentar el horno a 190 ºC con calor arriba y abajo. Forra con papel de aluminio una bandeja de 22 x 32 cm de forma que el papel sobresalga unos centímetros por los lados. Esto ayudará a sacar el contenido de la bandeja tras el ordenado.

2) Pon en una fuente amplia o recipiente para mezclar la harina, el azúcar, la ralladura de limón y la sal. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara.

3) Añade la mantequilla cortada en dados pequeños e incorpórala a la harina presiónandola con los dedos al mismo tiempo que la mezclas con la harina. El resultado serán grandes grumos pegajosos (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) Ponlos en la bandeja y extiéndelos formando una capa uniforme. Presiónalos con los dedos para alisar la superficie de la capa.

5) Pon la bandeja en el centro del horno precalentado a 190 ºC y hornéalo entre 15 y 20 minutos, hasta que se ponga dorada.

Continuamos preparando la compota de fresas...

6) Mientras tanto, corta las fresas en láminas y ponlas en un cazo. Añade, el azúcar, la ralladura de limón y el zumo de limón.

7) Llévalo a ebullición, baja el fuego y déjalas cocer con la tapa puesta entre 10 y 15 minutos, hasta que el jugo que desprenden las fresas haya espesado ligeramente.

8) Apaga el fuego y tritúralas con la batidora.

A continuación preparamos la capa de queso...

9) Pon el queso crema ablandado en una fuente mediana. Pasa la batidora con el accesorio de varillas hasta que tenga una textura suave.

10) Añade el azúcar, los huevos, la ralladura de limón y el extracto de vainilla. Bate de nuevo con las varillas hasta se incorporen a la mezcla.

Por ultimo, montamos la capas de queso y fresa y horneamos

11) Vierte la mezcla de queso sobre la capa de galleta y alisa la superficie con una cuchara.

12) Coge cucharadas de la compota de fresas y repártelas por encima de la capa de queso (puedes ver imágenes en el vídeo). Mueve la punta de un cuchillo por la superficie para crear dibujos con forma de remolinos.

13) Hornéalo en el centro del horno precalentado a 180ºC entre 25 y 35 minutos hasta que se haya cuajado. La zona del centro de la bandeja temblará un poco si agitas la bandeja. Es normal y dejará de hacerlo cuando se enfríe. Ten en cuenta que si se deja en el horno demasiado tiempo le saldrán grandes grietas. Deja que se ponga a temperatura ambiente sobre una rejilla. Después ponla en la nevera para que se enfríe por completo.

14) Cuando se haya enfriado. Tira del papel de aluminio para extraer el contenido de la bandeja. Recorta los bordes irregulares con un cuchillo. Corta 15 raciones individuales (mira cómo hacerlo en el vídeo).

¡Y a disfrutarlos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...