miércoles, 20 de enero de 2021

Pollo Asado a la Sidra con Manzanas y Bacon (Pollo a la Normanda)

Pollo al Horno a la Sidra con Manzanas y Bacon (Pollo a la Normanda)



Esta es una receta de pollo al horno con salsa de sidra, bacon y manzanas de inspiración francesa. Concretamente es típica de la región de Normandía. Por eso también se conoce como pollo a la normanda.

Casi no sé por dónde empezar a describir esta delicia. La salsa de sidra tiene un sabor exquisito y una textura cremosa, ya que lleva nata (crema de leche) y también se utiliza un poco de harina para que espese ligeramente. Además, tiene un fondo ligeramente ahumado debido a los trocitos de bacon que acompañan al pollo. Los gajos de manzana tostados en mantequilla combinan a la perfección con el pollo. Para terminar, está aromatizado con tomillo fresco, que si lo anterior no fuera suficiente, el aroma y el sabor del tomillo ya te llevan al séptimo cielo :-)

Como tiene gran cantidad de salsa, se puede acompañar de arroz blanco o pasta, pero lo mejor es tener a mano un buen pan para mojar la salsa y no dejar nada :-)

Es perfecto como segundo plato de una comida o una cena con invitados o para un día de fiesta, una ocasión especial o una celebración (nochebuena, nochevieja, navidad, año nuevo...).
 
También se puede servir como plato único acompañado de arroz o pasta.

Sobre los ingredientes...


Esta receta se prepara con carne de pollo con hueso. Se puede hacer con muslos, contramuslos, o bien, una mezcla de ambos.

Para preparar la salsa se necesita bacon, cebolla, apio, tomillo fresco, ajo, harina, sidra, whisky o brandy, nata (crema de leche),  y aceite de oliva.

El bacon, pronunciado "beicon", es el nombre que se le da en inglés a la panceta salada y ahumada y es una palabra comúnmente usada en España. La panceta es la parte del cerdo que comprende la piel y varias capas de grasa (tocino) entreverada de carne. En algunos países de América Latina también se conoce como tocino, tocineta o unto.

Tomillo Fresco
Tomillo Fresco
El tomillo es una hierba aromática muy usada en la cocina mediterránea.

Tiene un olor intenso y un sabor característico que va muy bien con diferentes tipos de recetas: guisos de carne, adobos, ensaladas, etc.

En general, el tomillo se usa en la cocina tanto seco como fresco. En esta receta se emplea fresco.

Si no dispones de tomillo fresco puedes emplear tomillo seco, pero en este caso hay que poner menos cantidad, ya que el tomillo seco tiene un sabor mucho más fuerte que el fresco.

La nata (crema de leche) debe ser nata líquida para montar, es decir, con contenido alto en materia grasa, que suele ser más espesa que las natas que se etiquetan como "nata para cocinar" o "nata ligera".

Pollo al horno a la Sidra con Manzanas y Bacon (Pollo a la Normanda)

La sidra, "cidre" en francés, y "cider" en inglés, es una bebida alcohólica de baja graduación (entre 2% y 8%) que se prepara a partir de zumo de manzana fermentado. Es una bebida muy extendida por todo el mundo. En Europa se produce en España, Portugal, Francia, Reino unido y Alemania. En América se produce en Méjico, Argentina, Chile, Uruguay, Estado Unidos y Canadá.

Si es posible, utiliza sidra natural para preparar esta receta.

En esta receta utilizamos un poco de whisky, o bien, brandy. para aportar un punto de sabor adicional. Si no dispones de ninguno de ellos, no hay problema. El pollo saldrá rico igualmente.

No hay que preocuparse con el contenido en alcohol de la sidra y del whisky (o brandy) porque se evaporará con las altas temperaturas del horneado. 


Sobre la forma de prepararlo...


Aunque tiene un aspecto muy espectacular, en realidad es muy fácil de hacer.

Hay que empezar cocinando el bacon. Se cocina en una sartén al fuego sin añadir nada más. No se utiliza aceite porque el bacon desprende su propia grasa. De hecho, desprenderá bastante grasa que hay que desechar (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta, más abajo). 

Una vez cocinado el bacon, es necesario sellar la carne del pollo antes de meterla al horno. Esto hará que se conserven los jugos en el interior y el pollo quede más jugoso. Se hace en la misma sartén en la que se ha cocinado el bacon, una vez desechada la grasa del bacon, con una cucharada de aceite de oliva. Se cocina unos minutos por cada lado, a fuego medio-fuerte, hasta que esté ligeramente dorado por el exterior. La carne por dentro estará cruda, pero no hay que preocuparse, porque se terminará de cocinar por el interior dentro del horno.

Pollo sl Horno a la Sidra con Manzanas y Bacon (Pollo a la Normanda)

Para preparar la salsa se empieza cocinando la cebolla y el apio junto a unas ramitas de tomillo fresco hasta que estén tiernos. No es necesario que la cebolla se ponga dorada. Es suficiente con que se ponga de color traslúcido. En este momento se añade el ajo machacado y se cocina dando vueltas continuamente hasta que empiece a desprender aroma. Esto no llevará más de 30-60 segundos. Hay que tener cuidado para que el ajo no se tueste demasiado o se queme, ya que desprendería un sabor amargo que podría arruinar el plato.

Una vez que tenemos que la base de cebolla, apio y ajo cocinada, se añade un poco de whisky o brandy y se deja que se evapore por completo. Entonces se añade un poco de harina y se dan vueltas hasta que ya no se aprecia, es decir, hasta que se ha humedecido. Por último, se añaden la nata y la sidra.

El pollo se debe hornear junto a la salsa 35 minutos cubierto con papel de aluminio. Después se quita el papel de aluminio y se hornea 25 minutos más. Serán un total de 60 minutos de horneado.

Pollo al Horno a la Sidra con Manzanas y Bacon (Pollo a la Normanda)


Sobre su conservación...


Esta receta está mas rica cuando está recién hecha. Sin embargo, al tener salsa, permite el recalentado en el microondas, en una sartén al fuego o en una cazuela sin que quede muy seco.

También se puede calentar en el horno a baja temperatura (por ejemplo, 80-100 ºC) cubierto con papel de aluminio para que no se seque.

El resultado no será igual que cuando está recién cocinado, pero será aceptable si se calienta lentamente y durante el tiempo suficiente para que la carne se caliente, no sólo por fuera, sino también en el interior.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra página de Recetas de Pollo.

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Pan Artesano de Sidra

Pastel de Manzana a la Sidra con Frambuesas y Pasas
Pastel de Manzana a la Sidra
con Frambuesas y Pasas
Pollo Asado con Lima,
Miel y Salsa de Soja
Risotto de Manzana y Bacon

Pollo Asado con Ciruelas,
Aceitunas y Alcaparras
Pollo Asado con Pimentón
y Salsa de Limón y Espinacas

















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Carefree And Cheerful
Cotton Candy
Sunny and Breezy




Pollo Asado a la Sidra con Manzanas y Bacon (Pollo a la Normanda)

Esta es una receta de pollo al horno con salsa de sidra, bacon y manzanas de inspiración francesa. Concretamente es típica de la región de Normandía. Por eso también se conoce como pollo a la normanda. La salsa de sidra tiene un sabor exquisito y una textura cremosa. Además, tiene un fondo ligeramente ahumado debido a los trocitos de bacon que acompañan al pollo. El sabor de los gajos de manzana tostados en mantequilla combinan a la perfección con el sabor de la carne de pollo. Para terminar, está aromatizado con tomillo fresco, que si lo anterior no fuera suficiente, el aroma y el sabor del tomillo ya te llevan al séptimo cielo :-) Como tiene gran cantidad de salsa, se puede acompañar de arroz blanco o pasta, pero lo mejor es tener a mano un buen pan para mojar la salsa y no dejar nada :-)

INGREDIENTES:

  • 125 g de bacon cortadas en dados
  • 1 - 1.3 Kg de muslos de pollo, contramuslos o una mezcla de ambos
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana picada
  • 1 tallo de apio picado
  • 4-5 ramas de tomillo fresco
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 2 o 3 cucharadas (30-45 ml) de whisky o brandy
  • 2 cucharadas rasas de harina
  • 200 ml de nata (crema de leche)
  • 330 ml de sidra
  • 15 g de mantequilla
  • 2 manzanas, peladas y cortadas en gajos de unos 1,5 - 2 cm de grosor


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon a precalentar el horno a 200 º C. Añade sal al gusto a los trozos de pollo (por todos los lados).
  2. Pon el bacon en una sartén a fuego medio-fuerte. Cocínalo dando vueltas de vez en cuando hasta que esté dorado. Resérvalo y desecha la grasa que habrá desprendido.
  3. Añade a la sartén 1 cucharada de aceite de oliva y los trozos de pollo con la piel hacia abajo. Cocínalos a fuego medio-fuerte durante unos minutos hasta que estén dorados. Dales la vuelta y cocínalos por el otro lado unos minutos más hasta que estén dorados. Resérvalos. Puedes colocarlo junto al bacon en la bandeja en la que vayas a hornearlo.
  4. Añade a la sartén la cebolla, el apio y 2 o 3 ramitas de tomillo fresco. Cocínalo a fuego medio-fuerte dando vueltas de vez en cuanto hasta que estén tiernos. No es necesario que la cebolla se ponga dorada. Basta con que pase de color blanco a traslúcido.
  5. Añade los dientes de ajo machacados y cocínalos dando vueltas continuamente hasta que empiecen a desprender aroma (30-60 segundos).
  6. Añade el whisky y cocínalo dando vueltas continuamente hasta que se evapore por completo. Aprovecha para rascar el fondo de la sartén con una cuchara de madera para desprender lo que se haya podido quedar pegado.
  7. Añade la harina y da vueltas con la cuchara hasta que se humedezca y ya no se aprecie.
  8. Añade la nata y llévalo a ebullición dando vueltas continuamente hasta que empiece a espesar.
  9. Añade la sidra y dos ramitas más de tomillo fresco y lleva la salsa a ebullición. Apaga el fuego.
  10. Añade inmediatamente la salsa a la bandeja con el pollo y el bacon. Distribuye todo en la bandeja de manera uniforme y riega los trozos de pollo con la salsa. Cúbrela con papel de aluminio.
  11. Honea el pollo cubierto con el papel de aluminio en el centro del horno precalentado a 200 ºC durante 35 minutos.
  12. Saca la bandeja, quita el papel de aluminio y riega con pollo con la salsa. Vuelve a meterlo al horno (sin el papel de aluminio) y hornéalo 25 minutos más sin cubrir.
  13. Mientras el pollo termina de hornearse, pela las manzanas y córtalas en gajos de entre 1,5 y 2 cm de grosor. Calienta la mantequilla en una sartén a fuego medio-fuerte y cocina los gajos de manzana hasta que estén tostados por la parte que está en contacto con la sartén. Dales la vuelta y cocínalos por el otro lado hasta que estén tostados.
  14. Tras sacar el pollo del horno, riégalo de nuevo con la salsa y coloca los gajos de manzana repartidos por la bandeja. También puedes añadir alguna ramita más de tomillo fresco para decorarlo.
¡Y a disfrutarlo!


lunes, 11 de enero de 2021

Quiche de Coliflor, Champiñones y Queso de Cabra




Un quiche es un tarta salada de origen francés. Se suelen elaborar con una base de masa quebrada (pasta brisa) y un relleno de verduras mezcladas con huevo y nata (crema de leche). A veces también llevan otras cosas además de verdura como, por ejemplo, bacon (panceta) o jamón. El bacon es el ingrediente estrella del quiche más famoso: el quiche lorrain, originario de la región francesa de Lorena y el primero del que se conocen referencias (las primeras, en el siglo XVII).

En el quiche de esta receta, se usa coliflor, champiñones y queso de cabra, se sustituye la nata por leche y se aromatiza con tomillo fresco. La coliflor y los champiñones se asan al horno previamente para que su sabor esté más concentrado. ¡El resultado de esta combinación es delicioso!

Es muy fácil de hacer, ya que puedes utilizar masa quebrada de las que se venden extendidas y listas para forrar el molde. Sin embargo, merece la pena utilizar masa quebrada casera, ya que será más sana, tendrá mejor sabor y una textura más crujiente. Puedes ver cómo hacerla aquí.

También se puede hacer con masa de hojaldre de las que se comercializan ya extendidas.

Este quiche se puede comer a temperatura ambiente o tibio, pero está mucho más rico cuando está caliente, ya que el queso de cabra estará fundido y la textura de la masa quebrada será más crujiente.

Es perfecto como entrante de una comida o como uno de los platos de una comida o cena a base de tapas para compartir entre varias personas. También puede ser un plato único de una comida o una cena ligera si se acompaña de una ensalada variada.


Sobre los ingredientes...


Para preparar el relleno de este quiche se necesita coliflor, champiñones, huevos, leche y queso de cabra. Se condimenta con sal y pimienta negra y se aromatiza con tomillo fresco.

La coliflor es una verdura de sabor suave y ligeramente dulce. Tiene un contenido de agua muy alto y pocas calorías, ya que tiene muy poca grasa y muy pocos hidratos de carbono. Contiene una buena cantidad de fibra dietética, vitamina C, vitamina B6, ácido fólico, vitamina B5, así como pequeñas cantidades de otras vitaminas del grupo B, (como la B1, B2 y B3) y minerales (sobre todo potasio y fósforo). Tiene propiedades diuréticas debido a su alto contenido en potasio y su bajo contenido en sodio.

La coliflor contiene compuestos derivados del azufre que hace que durante su cocción desprenda un olor fuerte. La buena noticia es que en esta receta a coliflor se asa en el horno y en este caso el olor es prácticamente inapreciable.

Los champiñones , además de tener un sabor muy rico, tienen muy buenas propiedades y beneficios: 
- Tienen muy pocas calorías (unas 20 calorías por cada 100 g), ya que la mayor parte de su contenido es agua.
- Contienen fibra alimentaria que contribuye a saciar el hambre.
- Son una buena fuente de vitaminas (B6, C, D...), minerales (selenio, potasio...) y antioxidantes.

Recuerda que para limpiar los champiñones no está recomendado sumergirlos en agua, ya que absorben gran cantidad de agua y, al expulsarla, con ella también se va su sabor. Hay que intentar usar la mínima cantidad de agua posible y además sin sumergirlos. Si no están muy sucios, puede ser suficiente limpiarlos con un paño mojado.
   
Rulo de Queso de Cabra
El queso de cabra, como su nombre indica, es un queso hecho con leche de cabra. Si se compara con el queso de leche de vaca, se puede decir que el queso de cabra tiene un sabor más intenso y ligeramente ácido, tiene una textura más quebradiza y funde algo peor.

Se suele usar en multitud de recetas: ensaladas, pasta, pizzas, tostas, etc. 

Un ejemplo del uso de queso de cabra en pasta es nuestra receta de de linguine con salsa cremosa de pimientos asados y queso de cabra. Otro ejemplo de su uso en ensaladas es nuestra ensalada de calabacín marinado, queso de cabra y piñones.

Aunque hay muchos tipos y presentaciones, la presentación más común es en forma de cilindro, lo que se conoce como "rulo de cabra" o "rulo de queso de cabra". El rulo de queso de cabra suele estar recubierto de una corteza blanca y blanda. Aunque es comestible, es mejor retirarla para que su sabor no interfiera con el del queso.

Se pueden encontrar rulos de queso de cabra que se envasan sin la corteza y son menos curados. Suelen ser los especiales para ensaladas.

En esta receta se usa el rulo de queso de cabra con corteza (no el de ensalada), ya que estos quesos suelen ser más cremosos y funden mejor que los de ensaladas. 

Quiche de Coliflor y Champiñones Al Horno, y Queso de Cabra
El tomillo es una hierba aromática muy usada en la cocina mediterránea.

Tiene un olor intenso y un sabor característico que va muy bien con diferentes tipos de recetas: guisos de carne, adobos, ensaladas, etc.

En general, el tomillo se usa en la cocina tanto seco como fresco. En esta receta se emplea fresco.

Si no dispones de tomillo fresco lo puedes sustituir por tomillo seco, pero hay que reducir la cantidad a la mitad, ya que cuando está seco tiene un sabor mucho más intenso. Merece la pena encontrarlo fresco porque el sabor de la hierba fresca es mucho mejor.


Sobre la forma de prepararlo...


Este quiche es muy fácil de hacer.

Tan sólo hay que forrar un molde para quiches con la masa quebrada estirada, poner el relleno de coliflor, champiñones y queso de cabra y hornearlo 30-35 minutos.

Antes de esto, hay que hornear la coliflor junto con los champiñones durante 30-40 minutos, hasta que los champiñones suelten el agua que contienen y empiecen a caramelizarse y la coliflor se empiece a poner dorada.

El molde para el quiche debe ser un molde acanalado con el fondo desmontable. Así es más fácil desmoldar el quiche y servirlo.

Los champiñones y la coliflor no tienen que asarse obligatoriamente justo antes de hacer el quiche. Se pueden asar el día antes o se pueden asar durante el mismo día, por ejemplo, por la mañana, para que estén listos para preparar el quiche para la cena.

Quiche de Coliflor y Champiñones Al Horno, y Queso de Cabra

ALGUNOS TRUCOS Y CONSEJOS PARA QUE EL QUICHE QUEDE PERFECTO:

- Para hornear la coliflor y los champiñones, hay que utilizar una bandeja que sea suficientemente grande para que se puedan colocar en una capa y no queden amontonados unos encima de otros. Si la bandeja no fuera lo suficientemente, grande los trozos no se asarían de manera uniforme. Unos quedarían más hechos que otros, y los que estuvieran más cubiertos estarían más bien cocidos en lugar de asados.

- Como el queso de cabra es muy cremoso, cuando se trocea, los trozos tienden a pegarse unos a otros y esto dificulta que se repartan uniformemente por la mezcla del quiche. Para evitar eso, es bueno meter el rulo de queso de cabra 15 - 30  minutos en el congelador antes de trocearlo. Esto facilitará el corte y también el reparto por el relleno del quiche.

- El molde desmontable puede dejar escapar mantequilla durante el horneado. Para evitar que esto ensucie el fondo del horno, es recomendable colocar el quiche sobre una bandeja con una lámina de papel de aluminio para que recoja los restos.

- Para evitar que el quiche se tueste demasiado por la superficie, se hornea sólo con la resistencia de abajo del horno. Si se horneara con las dos resistencias, la superficie quedaría dorada, pero la base de masa quebrada del quiche quedaría poco hecha. Otra opción es hornearlo con las dos resistencias, pero colocando el quiche en la parte inferior del horno.

Sobre su conservación...


Este quiche se toma caliente, o bien, tibio, y está más rico cuando se consume en el mismo día en el que se ha hecho.

Si te sobra, puedes conservarlo en la nevera. Sin embargo, a medida que pase el tiempo dentro de la nevera, la masa quebrada perderá la textura crujiente.

Tras sacarlo de la nevera puedes meterlo en el horno unos minutos para devolverle parte de su textura crujiente y hasta que se ponga a temperatura ambiente o templada.

Si no quieres encender el horno puedes usar el microondas con la función de gril o gratinador (si dispone de ella, claro). No uses el microondas con su función de microondas o la masa quedará blanda en lugar de crujiente.

Se puede congelar en raciones individuales envueltas en papel de aluminio.  Se puede descongelar metiéndolo en el horno directamente para que cuanto se descongele esté igual de crujiente que recién hecho. También se puede dejar descongelar y después calentarlo en el horno o con el gril del microondas.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las tartas saladas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Tartas Saladas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Quiche de Alcachofas
y Queso Gruyére
Quiche de Salmón Ahumado
y Eneldo Fresco
Galette de Tomates
y Queso de Cabra
Galette de Calabacín y Queso

Quiche de Salmón Ahumado,
Tomates Secos y Parmesano
Galette de Higos Morados,
Queso de Cabra y Miel


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration




Quiche de Coliflor, Champiñones y Queso de Cabra

Un quiche es un tarta salada de origen francés. Se suelen elaborar con una base de masa quebrada y un relleno de verduras mezcladas con huevo y nata (crema de leche). En el quiche de esta receta, se usa coliflor, champiñones y queso de cabra, se sustituye la nata por leche y se aromatiza con tomillo fresco. La coliflor y los champiñones se asan al horno previamente para que su sabor esté más concentrado. ¡El resultado de esta combinación es delicioso!

Puedes utilizar masa quebrada comprada de las que se venden extendidas y listas para forrar el molde. Sin embargo, merece la pena utilizar masa quebrada casera, ya que será más saludable, tendrá mejor sabor y una textura más crujiente. También se puede hacer con masa de hojaldre comprada ya extendida.


INGREDIENTES:

  • 250 g de coliflor cortada en trozos pequeños
  • 250 g de champiñones cortados en cuartos
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 lámina de masa quebrada estirada, o bien, 350 g de masa quebrada casera
  • 2 huevos
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • 125 ml de leche
  • 1 cucharadita de tomillo fresco (o bien, 1/2 cucharadita de tomillo seco)
  • 120 g de queso de cabra (sin corteza), troceado

NOTA 1: Se puede sustituir la leche por la misma cantidad de nata (crema de leche) para conseguir un quiche con un relleno más cremoso.

NOTA 2: Se puede añadir al relleno del quiche bacon cocinado en su propia grasa hasta que esté dorado para darle un punto extra de sabor y un toque ahumado.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon a precalentar el horno a 200 ºC con las dos resistencias, es decir, calor arriba y abajo.
  2. Lava y corta la coliflor en trozos pequeños, del tamaño de un bocado. Lava y corta los champiñones en cuartos.
  3. Coloca la coliflor y los champiñones en una bandeja suficientemente grande (20x30 cm cómo mínimo) para que se puedan colocar en una sola capa sin que estén amontonados unos encima de otros. Añade sal al gusto, pimienta negra al gusto y una cucharada de aceite de oliva. Mézclalo.
  4. Hornea la coliflor y los champiñones en el centro del horno precalentado a 200 ºC durante 30-40 minutos, hasta que los champiñones hayan desprendido todo el agua y la coliflor empiece a ponerse dorada.
  5. Mientras tanto, forra con la masa quebrada un molde para quiches desmontable de 24 cm. Cúbrelo con film transparente o plástico de cocina y ponlo en la nevera hasta el momento de utilizarlo. También puedes aprovechar para meter en el congelador el rulo de queso de cabra para que sea más fácil trocearlo y quitarle la corteza más adelante.
  6. Una vez que hayas sacado del horno los champiñones y la coliflor, mientras se enfrían un poco (déjalos enfriar unos 10 minutos), prepara el relleno para el quiche. Pon en un recipiente amplio los huevos. Añade sal al gusto y pimienta negra al gusto y bátelos ligeramente con un tenedor.
  7. Añade el tomillo y el queso de cabra y mézclalo. Si hay trozos de queso de cabra que se quedan pegados entre sí, sepáralos.
  8. Añade la coliflor y los champiñones, que ya no deben estar muy calientes, y vuelve a mezclarlo.
  9. Saca de la nevera el molde forrado de masa quebrada y colócalo sobre una bandeja con una lámina de papel de aluminio para que recoja los restos de mantequilla que puedan escaparse durante el horneado. Añade el relleno y reparte uniformemente los trozos de verduras y queso por toda la superficie del quiche.
  10. Hornéalo en centro del horno a 190 ºC con calor sólo abajo durante 30-35 minutos, hasta que se ponga ligeramente dorado.
  11. Tras sacarlo del horno deja que se enfríe unos 15 minutos sobre una rejilla antes de desmoldarlo.
¡Y a disfrutarlo!