domingo, 18 de febrero de 2018

Muffins de Zanahoria, Calabacín y Avena




Estos muffins, además de estar muy ricos, son saludables. Son integrales, llevan avena y verduras y las grasas no son de origen animal.

Son perfectos para el desayuno, para la merienda o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Estos muffins llevan harina de trigo integral mezclada con harina de trigo normal. Si lo deseas, puedes cambiar las proporciones para hacerlos más o menos integrales. Sólo tienes que tener en cuenta que la cantidad total de harina (la suma de los dos tipos de harina) no puede variar o no quedarían bien.

Copos de Avena
La avena es un alimento con muchos beneficios. Estos son algunos de ellos:
- Tiene una alta cantidad de fibra, es decir, ayuda al sistema digestivo a funcionar mejor y favorece la sensación de saciedad.
- Ayuda a reducir el colesterol malo.
- Contiene una alta cantidad de vitaminas y minerales (vitaminas del complejo B, vitaminas A y E, y minerales como el calcio, hierro, magnesio, zinc, potasio y sodio) que forman parte de una buena alimentación.
- Es un carbohidrato de absorción lenta, lo que hace que su energía se libere poco a poco y por tanto ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre.

La avena que debe utilizarse en esta receta es avena sin procesar y sin azúcar u otros añadidos. Los copos deben estar enteros, no molidos.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

Estos muffins se hacen con aceite vegetal. Debe ser de sabor suave, por ejemplo, de girasol o de máiz, para que no enmascare el sabor del resto de ingredientes.

Sobre la forma de prepararlos...

La forma de prepararlos no puede ser más fácil.

Para hacerlos no se necesitan utensilios especiales, con la excepción de un rallador manual para rallar el calabación y una picadora, robot de cocina o accesorio picador de una batidora para picar la zanahoria muy fina. Si no dispones de estos últimos también puedes usar la parte más fina del rallador para rallar la zanahoria manualmente.

Para preparar la pasta de los muffins sólo hay que mezclar por un lado los ingredientes secos y por otro los ingredientes húmedos. Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta muy espesa.

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la mezcla de harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto como la harina se haya humedecido y no queden grumos.

Respecto al horneado, si quieres que los muffins tengan la superficie más bien plana, hornéalos con calor tanto abajo como arriba. Por el contrario, si quieres que queden con una bonita forma de champiñón el truco es precalentar el horno con calor tanto arriba como abajo, pero realizar el horneado con calor sólo abajo. Es decir, se debe apagar la resistencia de arriba dejando en funcionamiento sólo la de abajo una vez que se introducen los muffins al horno (la temperatura no se debe variar).



Sobre su conservación...

Estos muffins se conservan en buen estado hasta 3-4 días, siempre que estén en un lugar fresco y seco, bien tapados, por ejemplo, con film transparente, para que no se sequen.

Se pueden congelar aquellos que no se vayan a consumir envueltos en papel de aluminio de forma individual. Así se pueden ir sacando del congelador a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Recuerda que están mejor cuando están templados, o bien, a temperatura ambiente. Un truco que funciona muy bien es meterlos al microondas sólo unos 5-7 segundos.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gusta la avena? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Avena.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Muffins de Plátano y Avena
Bizcocho de Calabacín y Limón
Bizcocho de Calabacín y Arándanos
Muffins de Zanahoria y Avena
























INGREDIENTES (12 muffins grandes):

- 200 g de harina de trigo integral
- 130 g de harina de trigo normal
- 50 g de copos de avena
- 175 g de azúcar
- 1 cucharada de levadura química de repostería
- 1 y 1/2 cucharadita de canela
- 1 cucharadita de sal
- 4 huevos
- 180 ml de aceite vegetal
- 100 g de calabacín rallado con la parte gruesa del rallador
- 135 g de zanahoria picada muy fina (o rallada con la parte fina del rallador)
- 60 g de uvas pasas (OPCIONAL)









INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Pon a precalentar el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Ralla el calabacín con la parte gruesa del rallador. Resérvalo.

3) Pica la zanahoria muy fina con un robot de cocina o con un accesorio picador de una batidora. También la puedes rallar manualmente con la parte fina de un rallador. Resérvala.

4) Pon en una fuente amplia la harina, la harina integral, la avena, el azúcar, la levadura química de repostería, la canela y la sal. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara. Haz un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) Pon en otra fuente los huevos y bátelos ligeramente con un tenedor. Añade el aceite vegetal, el calabacín rallado y la zanahoria picada. Da vueltas con una cuchara para que se mezclen bien.

6) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina y avena. Mézclalo suavemente con una cuchara o una espátula hasta que la harina se humedezca. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros. Se obtendrá una pasta espesa pero al mismo tiempo suave.

7) Añade las uvas pasas y mézclalo hasta que se repartan uniformemente por la pasta.

8) Reparte la mezcla en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara).

9) Hornea los muffins en el centro del horno precalentado a 190 ºC durante 20 minutos aproximadamente. Estarán hechos cuando hayan crecido y estén ligeramente dorados. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

10) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla hasta que estén tibios.

¡Y a disfrutarlos!

domingo, 28 de enero de 2018

Pasta con Pesto de Aguacate, Espinacas y Nueces





Esta es una receta muy saludable y al mismo tiempo con un sabor muy rico. Además, es muy fácil y rápida de preparar.

Como todos los ingredientes son de origen vegetal, esta receta es apta para aquellos que llevan una dieta vegana o para los que quieren introducir en su dieta más recetas de comida sana.

Sobre los ingredientes...

La palabra pesto hace referencia a una salsa usada para acompañar la pasta que suele llevar hierbas aromáticas frescas, frutos secos y un queso, todo ello triturado.

Albahaca fresca
El pesto más famoso es el pesto de albahaca genovés o pesto de basilico, que se prepara a base de hojas de albahaca fresca, aceite de oliva, ajo, piñones y parmesano.

En el pesto de nuestra receta, la base la forman el aguacate, las espinacas frescas y las nueces, y el toque aromático lo ponen la albahaca y el ajo. También es necesario añadir zumo de limón para que el aguacate aguante más tiempo sin ponerse de color oscuro. El queso que utilizamos es queso parmesano.

Se pueden sustituir las nueces por otros frutos secos como por ejemplo, piñones, almendras, avellanas o pistachos.

Nuestra receta la hemos preparado con fettuccine, pero puedes usar otro tipo de pasta que te guste. Si utilizas pasta integral, la receta será todavía más saludable.


Sobre la forma de prepararla...

La forma de preparar esta receta no podría ser más sencilla ni más rápida.

Para preparar el pesto, tan solo hay que triturar todos los ingredientes en un robot de cocina o en el accesorio picador de una batidora.

Lo único que hay que tener en cuenta es que, cómo el pesto será muy denso, es necesario añadir agua de la cocción de la pasta hasta que tenga una textura más líquida. Si no se hiciera así, la pasta quedaría muy seca ya que, tras escurrirla y mezclarla con el pesto, tiende a absorber parte del agua de la salsa.

Como el pesto se puede hacer mientras se calienta el agua de cocer la pasta y mientras cuece la pasta. El tiempo total para preparar la receta sera muy corto. Es posible tenerla preparada en menos de media hora.

Sobre su conservación...

Todas las recetas de pasta están mejor cuando se acaban de hacer, pero ésta, especialmente, es necesario consumirla recién hecha, ya que, debido al contenido en aguacate, con el paso del tiempo la salsa perderá su bonito color verde para pasar a tener un color marrón cuyo aspecto será muy poco apetecible.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan la pasta? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pasta.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Hummus de Aguacate y Lima
Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos
Fettuccine al Pesto di Basilico (Pesto deAlbahaca)

Pasta con Salsa de Pimientos Asados, Nueces yy Bacon





















INGREDIENTES (4 personas):

Para la pasta:

- 300 g de pasta seca
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal

Para el pesto:

- 30 g de espinacas frescas
- 1 aguacate
- 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido
- 50 g de nueces
- 1 diente de ajo
- 10 g de hojas de albahaca fresca
- 25 g de queso parmesano rallado
- 1 cucharadita de sal (o bien, sal al gusto)
- Pimienta negra al gusto
- Entre 180 ml y 240 ml del agua de cocer la pasta








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Pon a hervir 4 litros de agua en una cazuela grande.

2) Mientras tanto, pon en un robot de cocina o en el accesorio picador de una batidora, las espinacas frescas, el aguacate, el zumo de limón, las nueces, el diente de ajo, la albahaca fresca, el queso parmesano,  sal y pimienta negra al gusto. Tritúralo hasta tener una pasta. Baja con una cuchara lo que se quede pegado en las paredes de la picadora para que todo se triture por igual (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Cuando el agua esté hirviendo, añade una cucharada rasa de sal y, a continuación, añade todas las pastas de una vez y déjalas cocer a  fuego medio-alto.

4) Cuando la pasta esté casi al dente, coge 240 ml del agua de cocer la pasta. Añade al pesto unos 180 ml al mismo tiempo que haces funcionar la picadora. El resultado será una textura menos densa y más suave. Si no consigues la textura adecuada puedes añadir algo más de agua. Rectifica de sal si es necesario.

5) Pon el pesto en una fuente amplia. Cuando la pasta esté al dente, escúrrela y añádela a la fuente con el pesto. Mézclalo.

6) Sírvela inmediatamente espolvoreada con nueces picadas y albahaca fresca cortada en tiras finas.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...