domingo, 15 de julio de 2018

Muffins de Limón, Jengibre Fresco y Yogur




Estos muffins tiene una textura suave y un sabor refrescante a limón con un toque delicado de jengibre y aroma de vainilla.

Son perfectos para el desayuno, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Para hacer los muffins se necesita harina de trigo, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato sódico (soda), huevos, mantequilla y yogur natural. El sabor a limón y jengibre lo aportan el zumo recién exprimido y la ralladura de la piel de limón y el jengibre fresco. También van aromatizados con extracto de vainilla.

Estos muffins se preparan con harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea se pueden hacer integrales poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química. Cuando se mezcla con el ácido láctico que contiene el yogur se produce una reacción química que hace que el bizcocho quede muy esponjoso.

Jengibre Fresco
El jengibre es una planta cuyo tallo subterráneo o rizoma se usa mucho en la cocina oriental.

Crece en regiones tropicales, tiene un aroma muy apreciado y un sabor fuerte ligeramente picante.

En la cocina occidental, en lugar de fresco, se suele emplear seco y en polvo en diferentes recetas de dulces para aromatizar.



En esta receta, el jengibre se emplea fresco.

La mantequilla debe ser mantequilla sin sal pura procedente de leche. Debe estar derretida pero no caliente sino a temperatura ambiente. El motivo es que hay que mezclarla con huevo y, si estuviera muy caliente, el huevo se podría cuajar. Se puede derretir en el microondas o bien en una sartén o un cazo. Después de derretirla, hay que esperar a que se enfríe y alcance una temperatura cercana a la temperatura ambiente sin que llegue a solidificarse.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.



Sobre la forma de prepararlos...

La forma de prepararlos no puede ser más fácil. Hasta un niño puede hacerlo.

No se necesitan utensilios especiales, ni batidora ni robots de cocina. Sólo son necesarios, los recipientes para mezclar, un rallador, un exprimidor, una cuchara y un tenedor.

Tan sólo hay que mezclar por un lado los ingredientes secos y por otro los ingredientes húmedos. Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta muy espesa.

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto como la harina se haya humedecido y no queden grumos.

Respecto al horneado, si quieres que los muffins tengan la superficie plana, hornéalos con calor tanto abajo como arriba. Por el contrario, si quieres que queden con una bonita forma de champiñón el truco es precalentar el horno con calor tanto arriba como abajo, pero realizar el horneado con calor sólo abajo. Es decir, apagar la resistencia de arriba dejando sólo la de abajo una vez que se introducen los muffins al horno.

Sobre su conservación...

Estos muffins se conservan en buen estado hasta 3-4 días, siempre que estén en un lugar fresco y seco, bien tapados, por ejemplo, con film transparente, para que no se sequen.

Se pueden congelar aquellos que no se vayan a consumir envueltos en papel de aluminio de forma individual. Así se pueden ir sacando del congelador a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Recuerda que están mejor cuando están templados, o bien, a temperatura ambiente. Un truco que funciona muy bien es meterlos al microondas sólo unos 5-7 segundos.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gusta el limón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Naranja y Jengibre Fresco
Bizcocho de Calabacín y Limón

Bizcocho de Limón, Tomillo Fresco y Queso

Bizcocho de Limón, Romero Fresco y Yogur




















INGREDIENTES (12 muffins pequeños):

- 220 g de harina de trigo
- 125 g de azúcar
- 1 cucharadita de levadura de repostería
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- 1/4 de cucharadita de sal
- 2 huevos
- 180 g de yogur natural
- 1 cucharadita de extracto de vainilla (líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado)
- 1 cucharadita de ralladura de limón
- 2 cucharadas de zumo de limón
-  1 cucharada de jengibre fresco rallado
- 70 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura química de repostería, el bicarbonato sódico y la sal. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara. Haz un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Pon en otra fuente los huevos y bátelos ligeramente con un tenedor. Añade el yogur natural, el extracto de vainilla, la ralladura de limón, el zumo de limón, el jengibre fresco rallado y la mantequilla derretida a temperatura ambiente. Da vueltas con una cuchara para que se mezclen bien.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalo suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros. Se obtendrá una pasta muy espesa pero al mismo tiempo suave.

5) Reparte la mezcla en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara).

6) Hornea los muffins en el centro del horno precalentado a 190 ºC durante 18-20 minutos aproximadamente. Si quieres que la superficie tenga una bonita forma de champiñón, apaga la resistencia de arriba del horno dejando en funcionamiento sólo la de abajo (sin variar la temperatura). Estarán hechos cuando hayan crecido y estén ligeramente dorados. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

7) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla hasta que estén tibios.

¡Y a disfrutarlos!

domingo, 3 de junio de 2018

Bizcocho de Calabacín, Manzana y Coco





¿Sabías que se pueden hacer dulces con calabacín? Aunque a algunos les pueda parecer un poco extraño hacer dulces con verduras, en realidad se usan mucho en repostería. Los ejemplos más representativos, además del calabacín, son los dulces con zanahoria y con calabaza.

En este bizcocho se mezcla el sabor delicado del calabacín con manzana y coco rallado y se le da un toque crujiente con nueces. Todo ello aromatizado con canela, nuez moscada y vainilla. ¡Delicioso! :-)

Es prefecto para el desayuno, para la merienda, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de este bizcocho son harina, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato sódico (soda), huevos y aceite vegetal. A esto le añadimos el calabacín, la manzana, coco rallado y nueces, y se aromatiza con canela, nuez moscada y extracto de vainilla.

Este bizcocho se prepara con harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea se puede hacer integral poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química de forma que aumente la esponjosidad del bizcocho.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

El aceite vegetal debe ser aceite vegetal de sabor suave para que su sabor no interfiera con el sabor del bizcocho. La mejor opción es aceite de girasol, pero también va bien el aceite de maíz.

El coco rallado que se utiliza es coco rallado fino deshidratado y dulce que se vende para recetas de repostería.

El calabacín también se conoce como zapallito, zapallo italiano o zucchini. Tiene un alto contenido en agua, lo que hace que contenga pocas calorías. También contiene muchos minerales, sobre todo potasion y es rica en vitamina C y betacaroteno.




Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo no puede ser más fácil.

Para hacerlo no se necesitan utensilios especiales, con la excepción de un rallador manual para rallar el calabacín y la manzana.

Para preparar la pasta del bizcocho sólo hay que mezclar por un lado los ingredientes secos y por otro los ingredientes húmedos. Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta muy espesa pero suave.

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la mezcla de harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto como la harina se haya humedecido y no queden grumos.

Las nueces se añaden a la pasta del bizcocho tostadas, ya que así se intensifica su sabor. Para tostarlas hay dos opciones:

1) En el horno

Se pondrán las nueces en una bandeja para horno o un plato que aguante altas temperaturas y se hornearán en el horno precalentado a 200 ºC durante 8-10 minutos, hasta que la nueces estén doradas y desprendan aroma. No hay que dejar que se tuesten demasiado o que se quemen.

2) En un microondas con gril  o gratinador

Si tu microondas dispone de una resistencia eléctrica en la parte superior para gratinar, puedes usarla para tostar las nueces. Esta opción es más rápida ya que no hay que esperar a que el horno se precaliente.

Pon las nueces en un plato que aguante las altas temperaturas y coloca este plato sobre el accesorio elevador del microondas para acercar el plato a la resistencia. Tuéstalas al gril durante 8-10 minutos hasta que desprendan aroma y estén doradas.

Sobre su conservación...

Este bizcocho aguantará en buenas condiciones 4 - 5 días después de hacerlo si se guarda en un lugar fresco y seco bien tapado, por ejemplo, con film transparente, para que no se seque.

Se puede congelar envuelto en papel de aluminio, entero o en raciones individuales. Si lo congelas después de sacarlo del horno cuando acaba de enfriarse, cuando lo descongeles estará igual que si acabaras de hacerlo.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

¿Te gusta la manzana? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Manzana.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Calabacín, Arándanos y Nueces
Bizcocho de Calabacín y Limón
Muffins de Zanahoria, Calabacín y Avena
Muffins de Manzana, Canela y Yogur
























INGREDIENTES (1 bizcocho):

- 195 g de harina
- 150 g de azúcar
- 120 ml (35 g) de coco rallado deshidratado para repostería
- 1 cucharadita de levadura química de repostería
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/4 de cucharadita de nuez moscada
- 60 g de nueces
- 2 huevos
- 120 ml de aceite vegetal de sabor suave
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 100 g de calabacín
- 80 g de manzana








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Pon las nueces en un plato que aguante las altas temperaturas. Tuéstalas en el horno a 180º C, o bien con el gratinador del microondas, durante 8-10 minutos, hasta que estén tostadas y desprendan aroma. Deja que se enfríen antes de trocearlas.

3) Ralla el calabacín y la manzana con la parte gruesa de un rallador.

4) Pon en una fuente amplia la harina de trigo, el azúcar, el coco rallado, la levadura química de repostería, el bicarbonato sódico (soda), la canela, la nuez moscada y las nueces tostadas troceadas. Mézclalo todo bien con una cuchara y deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) En otra fuente mediana o cuenco grande, bate los huevos ligeramente con un tenedor. Añade el aceite vegetal, el extracto de vainilla, el calabacín, la manzana y mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme.

6) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina. Mézclalo suavemente (sin movimientos bruscos) con una cuchara o una espátula hasta que la mezcla de harina se humedezca y no queden grumos. A partir de ese punto, no es necesario insistir más mezclando o el bizcocho podría quedar duro. Este paso hay que hacerlo a mano. No se debe usar batidora. Se obtendrá una pasta muy espesa pero suave.

7) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéalo en el centro del horno a 180 ºC entre 55 y 60 minutos. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

8) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica. Después sácalo del molde y colócalo sobre una rejilla hasta que esté tibio.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...