lunes, 8 de septiembre de 2014

Ensalada de Pepino con Sésamo y Jengibre



Aunque mucha gente considera que el pepino es una hortaliza aburrida, esta ensalada de estilo asiático tiene todos los ingredientes para conseguir un resultado riquísimo, exótico y muy sabroso que sin duda sorprenderá. ¡Pocas calorías sin renunciar al sabor! :-)

Perfecta como entrante o para compartir entre varias personas en una comida o cena a base de tapas o bien  acompañando el segundo plato.

Sobre los ingredientes...

El ingrediente principal de la ensalada es el pepino.  El pepino tiene un alto porcentaje de agua, lo que hace que tenga muy pocas calorías. También tiene propiedades diuréticas y desintoxicantes.

Además de pepino, esta ensalada lleva cebolla roja, cilantro y semillas de sésamo tostadas. El aliño se prepara con aceite de sésamo, aceite de oliva, salsa de soja, vinagre de vino blanco, miel, jengibre fresco, ajo, y una pizca de pimienta de cayena.

La salsa de soja se obtiene de la fermentación de las semillas de soja y es muy fácil encontrarla en los supermercados. Lo mejor es elegir una que se haya fermentado de forma natural y no mediante procesos industriales.

El cilantro también se conoce con los nombre de culantro, guaraní, kuratu, perejil árabe o coriandro fresco. Aunque pueda parecer que es igual que el perejil, nada más lejos de la realidad... Son parientes cercanos, pero tienen un sabor y aroma diferentes y, por tanto, no se puede sustituir una hierba por la otra o conseguiremos un resultado diferente.

El jengibre es una planta cuyo tallo subterráneo o rizoma se usa mucho en la cocina oriental. Crece en regiones tropicales, tiene un aroma muy apreciado y un sabor fuerte ligeramente picante. En la cocina occidental, en lugar de fresco, se suele emplear seco y en polvo en diferentes recetas de dulces. En esta receta de estilo asiática se emplea fresco machacado en mortero de la misma manera que se machaca un diente de ajo.

Sobre la forma de prepararla...

En primer lugar hay que lavar muy bien los pepinos y cortarlos en rodajas tan finas como sea posible, casi transparentes. Cuanto más finas sean las rodajas, más sabor tendrá la ensalada, ya que estarán más impregnadas del aliño.

Los pepinos, una vez cortados en rodajas, hay que ponerlos en un escurridor con sal. La sal hace que suelten parte del agua que contienen. Si no se hiciera así, soltarían el agua al entrar en contacto con el aliño de la ensalada, entonces quedaría demasiado líquido y perdería sabor. Una vez que suelten el agua hay que lavarlos para eliminar los restos de sal, escurrirlos muy bien y secarlos con papel de cocina.

El aliño es muy fácil de preparar. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes en un bol o cuenco pequeño.

Las semillas de sésamo son tostadas. Lo mejor es comprarlas sin tostar y tostarlas justo antes de consumirlas. Es muy fácil, sólo hay que ponerlas en una sartén a fuego medio y remover frecuentemente hasta que se doren. El fuego debe ser medio, no alto, ya que, si es demasiado fuerte las semillas se pueden quedar y además saltarían de la sartén.

Sobre su conservación...

Una vez hecha, es necesario guardar esta ensalada en la nevera hasta que se vaya a consumir, ya que está mejor fría. Si te sobra, la podrás consumir al día siguiente sin problemas si se mantiene en la nevera.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pollo a la Naranja al Estilo Chino
Ensalada de Tomates al Estilo Egipcio













INGREDIENTES (2-4 personas):

Para la ensalada:

- 2 pepinos grandes
- 30 g de cebolla morada
- 1 cucharada de semillas de sésamo
- 2 cucharadas de cilantro picado

Para el aliño:

- 2 cucharadas de aceite de sésamo
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen
- 1 cucharada de salsa de soja
- 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
- 2 cucharaditas de miel
- 1 diente de ajo machacado
- 2 cucharaditas de jengibre fresco machacado
- 1/8 de cucharadita de pimienta de cayena molida

NOTA: Se necesita sal para que los pepinos suelten el agua, pero la sal no es un ingrediente de la ensalada, ya que no es necesaria por llevar soja que es salada.

INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música del vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Lava muy bien los pepinos y córtalos en rodajas tan finas como te sea posible. Deben ser casi transparentes. Ponlas en un escurridor, añade sal por encima de las rodajas y déjalas reposar para que suelten el agua (unos 15 minutos).

2) Mientras tanto, prepara el aliño poniendo en un cuenco todos los ingredientes (aceite de sésamo, aceite de oliva virgen, salsa de soja, vinagre de vino blanco, miel, ajo machacado, jengibre machacado y pimienta de cayena) y mezclándolos dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme.

3) Tuesta las semillas de sésamo. Para ello, ponlas en una sartén a fuego medio y remueve frecuentemente hasta que las semillas tengan un color dorado. Cuidado con el fuego, ya que si es demasiado fuerte las semillas pueden quemarse y además saltarán.

4) Corta la cebolla morada en tiras muy finas.

5) Lava las rodajas de pepino para eliminar todos los restos de sal, escúrrelas muy bien y sécalas con papel absorbente de cocina. Ponlas en la fuente en la que vayas a servir la ensalada.

6) Añade la cebolla morada, media cucharada de semillas de sésamo, una cucharada de cilantro picado groseramente y el aliño. Dale vueltas ayudándote de 1 o 2 cucharadas para que todo se mezcle y las rodajas de pepino se impregnen bien del aliño. Guarda la ensalada en la nevera hasta que se vaya a consumir.

7) Justo antes de servir la ensalada, esparce por encima el resto de semillas de sésamo tostadas (1/2 cucharada) y una cucharada adicional de cilantro picado groseramente.

¡Y a disfrutarla!

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Bizcocho de Limón, Tomillo y Queso



El aroma y el sabor del tomillo le dan a este bizcocho un toque de frescura que combina muy bien con el sabor a limón. El queso de untar que lleva le aporta una textura suave.

Es perfecto para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té en cualquier momento del día.

Sobre los ingredientes...

El tomillo es una hierba aromática muy usada en la cocina mediterránea. Tiene un olor intenso y un sabor característico que va muy bien con diferentes tipos de recetas: guisos de carne, adobos, ensaladas, etc. En general, el tomillo se usa en la cocina tanto seco como fresco. En esta receta debe emplearse fresco. No puede sustituirse por tomillo seco puesto que tiene un sabor mucho más fuerte.

El queso que lleva este bizcocho es queso de untar de tipo Philadelphia. No es necesario que sea exactamente Philadelphia, vale cualquier otro queso de untar de sabor suave con textura de crema. Debe estar a temperatura ambiente para que se ablande y sea fácil de trabajar.

Para hacer el glaseado se usa azúcar glas, también conocida como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con la textura de polvo. El glaseado también lleva ralladura de limón y zumo de limón para intensificar el sabor a limón del bizcocho.

Sobre la forma de prepararlo...

Para preparar este bizcocho se necesita una batidora eléctrica con el accesorio de varillas, ya que hay que batir la mantequilla junto al queso a punto de crema y es complicado hacerlo manualmente. La batidora eléctrica también hará que la pasta coja más aire y el bizcocho esté más esponjoso.

El glaseado se prepara mezclando el azúcar glas con la ralladura de limón y el zumo de limón hasta conseguir una pasta espesa. Se puede ajustar la cantidad de zumo para que quede más o menos espeso. Hay que verterlo sobre el bizcocho cuando todavía está caliente y dejar que se solidifique antes de consumir el bizcocho.

Sobre su conservación...

Este bizcocho dura unos 3 días en buenas condiciones si se cubre bien para que no se seque. También puede congelarse envuelto en papel de aluminio, entero o bien cortado en rebanadas individuales, envuelto en papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Tarta de Crema de Limón
Muffins de Lima con Streusel de Nueces de Macadamia












INGREDIENTES (1 bizcocho):

Para el bizcocho

- 150 g de harina
- 1 y ½ cucharaditas de levadura de repostería (Royal)
- ¼ de cucharadita de sal
- 45 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
- 85 g de queso de untar a temperatura ambiente
- 140 g de azúcar
- 1 huevo
- 125 ml de leche
- 1 cucharada de hojas de tomillo fresco
- 1 cucharadita de ralladura de limón

Para el glaseado

- 75 g de azúcar glas
- ½ cucharadita de ralladura de limón
- 3 cucharaditas de zumo de limón


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde rectangular de unos 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 13, etc.).

2) Pon en una fuente amplia la harina, la levadura de repostería y la sal. Mézclalos bien.

3) Pon en otra fuente amplia la mantequilla y el queso, ambos ablandados a temperatura ambiente. Bátelos con una batidora eléctrica con el accesorio de varillas hasta que se hayan mezclado y tengan la textura de una crema o pomada. Comienza batiendo a velocidad lenta para evitar salpicaduras.

4) Añade el azúcar y bate de nuevo, comenzando a velocidad lenta, hasta que se incorpore a la mezcla.

5) Añade el huevo y bate muy bien (puedes aumentar la velocidad) hasta que se incorpore a la mezcla.

6) Añade la mitad de la mezcla de harina y bate a velocidad lenta, para que no salpique, hasta que se incorpora a la mezcla.

7) Añade la leche y bate de nuevo hasta que se incorpora a la mezcla.

8) Añade las hojas de tomillo fresco y la ralladura de limón y bate hasta que se incorporan a la mezcla.

9) Pon la pasta en el molde untado de mantequilla y hornéalo durante 45- 50 minutos hasta que esté dorado y al pinchar un palillo en el centro, el palillo salga limpio.

10) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe sobre una rejilla dentro del molde durante unos 15 minutos.

11) Mientras tanto prepara el glaseado mezclando en un cuenco el azúcar glas, la ralladura de limón y el zumo de limón. Debes obtener una mezcla muy espesa. Puedes ajustar la densidad añadiendo más zumo de limón, para que sea más líquida, o bien, más azúcar glas para que sea más densa.

12) Desmolda el bizcocho, ponlo sobre una rejilla y vierte el glaseado por encima mientras el bizcocho está todavía caliente. Para evitar manchar la encimera, puedes poner papel de aluminio, papel de cocina o servilletas de papel debajo de la rejilla para que recojan los restos del glaseado que puedan caer.

Deja que el bizcocho se enfríe por completo y el glaseado se solidifique por completo antes de consumirlo.

¡Y a disfrutarlo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...