sábado, 19 de noviembre de 2016

Risotto de Manzana y Bacon





El risotto es un plato típico italiano cuyo principal ingrediente es el arroz. Se caracteriza por su textura cremosa y porque suele llevar queso fundido. Hay una gran variedad de recetas de risotto que añaden diferentes ingredientes al arroz, todas ellas exquisitas.

En esta receta se mezcla manzana con bacon y se aromatiza con tomillo fresco. El queso que se utiliza es queso parmesano. El resultado final es delicioso.

Aunque por el nombre pueda parecer un plato muy elaborado, un risotto es muy fácil de hacer. Sólo requiere estar pendiente del arroz durante el tiempo que se está cocinando, ya que, para conseguir la textura cremosa hay que dar vueltas continuamente, desde que se empieza a hacer hasta que termina de cocinarse.

Es un plato perfecto como entrante, en raciones pequeñas, o incluso como segundo plato o plato único en raciones más abundantes.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes fundamentales de este risotto son mantequilla, cebolla, ajo, arroz, caldo de pollo, vino blanco y pimienta negra. A estos se añade la manzana, el bacon, queso parmesano y tomillo fresco para aromatizar.

El arroz que debe utilizarse debe ser de una variedad especial para risottos. Es decir, debe ser un arroz que desprenda gran cantidad de almidón, ya que el almidón es lo que hace que el caldo espese ligeramente y quede cremoso. La variedad más utilizada es el arroz Arborio, que es fácil de encontrar en los supermercados, pero también se utilizan las variedades Baldo, Carnaroli, Maratelli, Padano, Roma y Vialone Nano.

El bacon, pronunciado "beicon", es el nombre que se le da en inglés a la panceta salada y ahumada y es una palabra comúnmente usada en España. La panceta es la parte del cerdo que comprende la piel y varias capas de grasa (tocino) entreverada de carne. En algunos países de América Latina también se conoce como tocino, tocineta o unto.

El queso parmesano es un queso italiano muy famoso que tiene una consistencia dura y granulosa. Se suele usar rallado y se emplea frecuentemente para gratinar. Aunque se suele comercializar ya rallado, si se encuentra en trozos, es mejor comprarlo así y rallarlo en casa, ya que, será de mejor calidad que el que se compra rallado.

Tomillo Fresco
El tomillo es mejor que sea fresco porque dará mejor sabor y mucho más aroma. Sin embargo, si no tienes, puedes sustituirlo por tomillo seco. En este caso, la cantidad debe ser la mitad, ya que las hierbas aromáticas secas tienen un sabor más fuerte que cuando están frescas.

El caldo de pollo puede ser casero o bien comprado, ya sea envasado en un brick, o bien, en forma de cubitos o pastillas de concentrado de caldo. Puede sustituirse por caldo de verduras.

Respecto al vino blanco, hay un dicho que dice: "no añadas a la comida un vino que no te beberías". Intenta que tenga una calidad aceptable, ya que un mal vino no ayudaría a que el risotto tenga un buen sabor. Todo lo contrario...

Sobre la forma de prepararlo...

Esta receta es muy fácil de hacer. Sólo hay que tener un poco de paciencia, ya que, para que quede perfecta, requiere atención durante todo el tiempo que se esté cocinando (40-50 minutos en total).

Para preparar el risotto se comienza cocinando la cebolla junto con el bacon hasta que esté transparente y blanda. Después se añade la manzana cortada en datos junto al ajo, y un minuto después, el arroz.

El primer líquido que se añade al risotto es vino blanco. A partir de este momento, es necesario dar vueltas continuamente al arroz hasta que se haya cocinado. Se añadirá el caldo en raciones de 125 ml cada una hasta que casi se haya evaporado. En ese momento, se añadirá la siguiente ración de 125 ml de caldo y así sucesivamente hasta que el arroz esté "al dente", es decir, debe estar cocinada, pero sin llegar a estar demasiado blanda.

El arroz tiene que estar cocinándose un total de 20 -30 minutos desde que se añade.

Dar vueltas de forma continua ayuda a que el arroz desprenda el almidón que contiene y esto es que lo hace que se consiga esa textura cremosa que caracteriza a un risotto.

El queso y el tomillo se añaden justo antes de servir y se deja al fuego sólo el tiempo necesario para que el queso se derrita. Incluso, se puede derretir con el calor residual.

Para que el risotto quede perfecto, además de dar vueltas continuamente, también es importante que el fuego no sea demasiado fuerte, ya que, en caso contrario, se evaporaría el caldo demasiado rápido y no daría tiempo a que el arroz se haya terminado de cocinar. El risotto debe cocinarse a fuego entre medio y medio-bajo.

Sobre su conservación...

El risotto hay que consumirlo cuando está recién hecho. En caso contrario, el arroz se ablandará demasiado y quedará muy pastoso.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Risotto de Gorgonzola y Pera Caramelizada
Arroz con Calabacín y Queso Cheddar













INGREDIENTES (3-4 personas):

- 15 g de mantequilla
- 1/2 cebolla picada muy fina
- 150 g de bacon cortado en tiras
- 1 manzana en dados de 1 cm
- 2 dientes de ajo machacados
- 750 ml de caldo de pollo o(o bien, 750 ml de agua y 1 y 1/2 pastillas de concentrado de caldo)
- 250 ml de arroz especial para risotto (p.ej. arborio)
- 125 ml de vino blanco
- 50 g de queso parmesano
- 1 cucharada de tomillo fresco (o bien, 1/2 cucharada de tomillo seco)
- Pimienta negra al gusto

NOTA: La receta no lleva sal ya que debe ser suficiente con la sal que contiene el caldo y el queso.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria



1) Pica la cebolla lo más fina que sea posible y corta el bacon en tiras si no viene ya cortado.

2)  Pon el caldo de pollo en un cazo y llévalo a ebullición. Baja el fuego al mínimo y mantenlo caliente durante todo el tiempo que estés cocinando el risotto.

3) Mientras tanto, pon en una cazuela a fuego medio 15 g de mantequilla. Cuando se haya derretido, añade la cebolla picada y el bacon. Cocínalos a fuego medio, dando vueltas de vez en cuando con una cuchara, hasta que la cebolla esté transparente y blanda (unos 8-10 minutos) y el bacon se haya cocinado.

4) Mientras tanto, corta la manzana en dados de 1 cm aproximadamente (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) Añade la manzana y el ajo machacado y cocínalos dando vueltas continuamente durante 1 minuto aproximadamente (hasta que el ajo desprenda aroma).

6) Añade el arroz y da unas vueltas con la cuchara, mezclándola bien con el resto de ingredientes, hasta que el arroz comience a ponerse transparente (unos 2 minutos).

7) Añade el vino blanco y a partir de este momento no dejes de dar vueltas al arroz, manteniendo el fuego a intensidad entre media y media-baja, hasta que el arroz se haya terminado de cocinar.

8) Cuando el vino blanco casi se haya evaporado por completo, añade unos 125 ml de caldo (puedes usar el cazo de servir la sopa) y sigue dando vueltas al arroz hasta que el caldo casi se haya evaporado por completo (puedes ver imágenes en el vídeo). Entonces añade otros 125 ml, y así sucesivamente hasta que se agote el caldo y el arroz esté al dente. El arroz debe estar cocinándose un total de 20 - 30 minutos en total.

9) Cuando la última ración de 125 ml de caldo se haya evaporado lo suficiente como para que quede un caldo espeso y cremoso (puedes ver imágenes en el vídeo), añade el queso parmesano y mézclalo con el arroz hasta que el queso se haya derretido (1-2 minutos). Apaga el fuego.

10) Añade el tomillo fresco y pimienta negra al gusto. Mézclalo y sirve inmediatamente.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 5 de noviembre de 2016

Crema de Brócoli Asado y Queso Cheddar





Esta es una sopa de verduras de textura muy cremosa cuyos ingredientes principales son el brócoli y el queso cheddar. La mezcla de ambos da un resultado exquisito. Si además se da un último toque de sabor con mostaza a la antigua y un toque aromático de tomillo frescas el resultado es inmejorable.

Esta puede ser una buena receta para aquellos niños que son reticentes a comer brócoli, ya que con el queso se disimula su sabor.

Por último, destacar que, como el brócoli se cocina al horno, el sabor está más concentrado y además se reduce el olor que genera al cocinarse.

Es perfecta como primer plato o entrante de un día frío de otoño o invierno, ya que es muy reconfortante.


Sobre los ingredientes...

Para hacer esta crema, además del brócoli y el queso cheddar, se necesita cebolla, ajo, caldo de pollo, tomillo, nata líquida (crema de leche), mostaza a la antigua, aceite de oliva, sal y pimienta negra.

Queso Cheddar
El queso Cheddar es un queso de origen inglés originario de la villa de Cheddar, en Somerset. Sin embargo, hoy en día se fabrica en Reino Unido, Irlanda, Canadá, Estados Unidos, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Argentina, Suecia y Australia.

Se hace con leche de vaca y dependiendo del tiempo de curación podrá ser de sabor suave o de sabor mas fuerte en los cheddar curados.

Hay variedades de color pálido y las hay que tienen un color anaranjado. Se suele vender en empaquetado en bloques de unos 200 g.

En esta receta usamos queso Cheddar naranja de sabor suave.

El caldo de pollo puede ser hecho en casa o de los que ya venden envasados en brick. Puede sustituirse por caldo de verduras para que la receta sea apta para vegetarianos.

Además, en lugar de caldo se puede usar la misma cantidad de agua y pastillas de caldo concentrado.

Tomillo Fresco
El tomillo es mejor que sea fresco porque dará mejor sabor. Sin embargo, si no tienes, puedes sustituirlo por tomillo seco. En este caso, la cantidad debe ser la mitad, ya que las hierbas aromáticas secas tienen un sabor más fuerte que cuando están frescas.

La mostaza a la antigua se diferencia de la mostaza de Dijon porque, mientras que en la primera los granos de mostaza están completamente triturados, en la mostaza a la antigua sólo se trituran parcialmente, quedan muchos enteros y se pueden apreciar perfectamente. Tienen sabores ligeramente diferentes. La mostaza de Dijón tiene un sabor más intenso y picante. La mostaza a la antigua es más suave.

La nata líquida se puede sustituir por la misma cantidad de leche si se desea reducir un poco la cantidad de calorías.


Sobre la forma de prepararla...

Esta crema de verdura, aunque lleva un poco más de tiempo que otras recetas por el horneado previo del brócoli, es muy fácil de preparar y, por lo rica que está, todo el tiempo empleado merecerá la pena.

En primer lugar hay que asar el brócoli cortado en ramilletes en el horno hasta que comience a ponerse dorado.

Es importante que se coloque en una bandeja en una sola capa, para que todos los trozos se cocinen por igual. Si estuvieran unos sobre otros habría algunos que tostarían más y otros menos.

Después se cuece con la cebolla, el ajo, el tomillo y el caldo de pollo durante unos 20 minutos.

El queso, la nata y la mostaza a la antigua se añaden al final, justo antes de triturar la crema con la batidora.


Sobre su conservación...

Como casi todas las cremas de verduras, aguanta bien en la nevera varios días (hasta 5) y se calienta fácilmente en el microondas.

También se puede congelar en recipientes preparados para ello.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las sopas y cremas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Sopas y Cremas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Ensalada de Coliflor, Arándanos, Almendras y Cheddar
Arroz con Calabacín y Queso Cheddar
Scones de Manzana, Queso Cheddar y Salvia Fresca

Crema de Coliflor Asada y Queso Cheddar
























INGREDIENTES (4 personas):

Para el brócoli asado:

- 750-900 g de brócoli
- 1-2 cucharadas de aceite de oliva
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para la crema de brócoli y cheddar:

- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cebolla mediana cortada en dados
- 2 dientes de ajo picados
- 1 cucharadita de hojas de tomillo fresco (1/2 cucharadita si es seco)
- 750 ml de caldo de pollo verduras  (o bien, 750 ml de agua y 1 y 1/2 pastilla de caldo concentrado)
- 120 g de queso cheddar rallado
- 240 ml de nata líquida (crema de leche), o bien, leche
- 1 cucharada de mostaza a la antigua
- Sal al gusto

INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 200 ºC.

2) Corta el brócoli en ramilletes y colócalos en una sola capa sobre una bandeja para hornear. Añade sal y pimienta negra al gusto y 2 cucharadas de aceite de oliva. Dales vueltas con una cuchara para que todos se impregnen por igual y asegúrate de que queden de nuevo en una sola capa sobre la bandeja.

3) Hornea el brócoli durante unos 30 minutos en el horno precalentado a 200 ºC, hasta que empiece a ponerse dorado.

4) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una cazuela grande a fuego medio. Añade la cebolla cortada en dados y cocínala hasta que esté tierna y comience a ponerse dorada.

5) Añade los dientes de ajo picados y el tomillo y cocínalos dando vueltas continuamente durante 1 minuto hasta que desprendan aroma.

6) Añade la coliflor asada y el caldo. Llévalo a ebullición. Baja el fuego y déjalo cocer a fuego lento durante 20 minutos.

7) Añade la nata líquida, el queso cheddar rallado y la mostaza a la antigua y da vueltas con una cuchara hasta que el queso se funda.

8) Apaga el fuego y tritúralo con la batidora hasta conseguir una crema.

10) Antes de servir, rectifica de sal si es necesario. Puedes servirla espolvoreada con unas hojas de tomillo fresco y un poco de queso rallado. Para darle más sabor, también puedes añadir una pizca de mostaza a la antigua.

¡Y a disfrutarla!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...