sábado, 18 de febrero de 2017

Pollo Asado con Pimentón y Salsa Cremosa de Limón y Espinacas




Esta es una receta de pollo condimentado con pimentón y asado en una salsa cremosa de limón y espinacas. Tiene un sabor muy rico y la salsa es una maravilla que pide a gritos un buen pan para mojar :-).

Es una receta perfecta para una comida o una cena de un día especial de fiesta, o bien, para una celebración con invitados.

Sobre los ingredientes...

Es receta se puede preparar tanto con muslos de pollo como con contramuslos.

La salsa se prepara con matequilla, ajo, caldo de pollo, nata (crema de leche), queso parmesano, zumo de limón y tomillo seco.

El pimentón, también conocido en América Latina como "ají de color", es un condimento en forma de polvo rojo que se extrae de diferentes variedades de pimientos rojos. Es muy típico en la comida española y en la de Hungría, donde se conoce como paprika. Hay variedades dulces y variedades picantes. En esta receta se usa pimentón dulce. "Dulce", cuando se refiere al pimentón, no quiere decir que tenga un sabor similar al de los dulces. En realidad indica que no es picante.

El queso parmesano es un queso italiano muy famoso que tiene una consistencia dura y granulosa. Se suele usar rallado y se emplea frecuentemente para gratinar. Aunque se suele comercializar ya rallado, si se encuentra en trozos, es mejor comprarlo así y rallarlo en casa, ya que, será de mejor calidad que el que se compra rallado.

La nata (crema de leche) debe ser nata líquida a para montar, es decir, con contenido alto en materia grasa, que suele ser más espesa que las natas que tienen un contenido más bajo en grasa.

El caldo de pollo puede ser casero o bien comprado, ya sea envasado en un brick, o bien, en forma de cubitos o pastillas de concentrado de caldo.

La espinacas que usamos en la receta son espinacas baby, es decir, espinacas tiernas que se han recolectado antes de alcanzar un tamaño grande. Se suelen encontrar en bolsas preparadas para hacer ensaladas. Si no disponen de ellas en el sitio donde hacer la compra habitualmente, pueden usar espinacas normales troceadas.

Sobre la forma de prepararlo...


La forma de prepararlo es muy sencilla. El éxito está asegurado.

Se empieza horneando el pollo salpimentado y espolvoreado con pimentón. El horno debe estar muy bien precalentado a una temperatura alta (210 ºC) para que se dore por fuera quedando jugoso en el interior.

Mientras tanto se prepara la salsa. Para ello, se empieza cocinando el ajo con la mantequilla. Después se añaden el resto de ingredientes, menos las espinacas, y se deja hervir unos minutos hasta que espesa ligeramente. En este punto es cuando se añaden las espinacas.

Por último se añade la salsa a la bandeja con el pollo y se termina de hornear hasta que el pollo esté cocinado.

El tiempo total que se tarda en preparar esta receta es aproximadamente 1 hora y 15 minutos (teniendo en cuenta el tiempo de precalentado del horno).


Sobre su conservación...

Esta receta está mas rica cuando está recién hecha. Sin embargo, al tener gran cantidad de salsa, permite el recalentado en el microondas o en una cazuela sin que quede seco. El resultado no será igual que cuando está recién cocinado, pero será aceptable si se calienta lentamente y durante el tiempo suficiente para que la carne se caliente, no sólo por fuera, sino también en el interior.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.

¿Te gusta el limón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pollo Asado con Tomates Secados al Sol y Parmesano
Pollo Asado con Salsa de Soja y Miel

Pollo Asado con Leche de Coco

Pollo Asado Marinado en Yogur al Estilo Griego




















INGREDIENTES (4 personas):

- 1,3 Kg de muslos o contramuslos de pollo
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto
- 20 g de mantequilla
- 3 dientes de ajo machacados
- 240 ml de caldo de pollo (o bien, 240 ml de agua y 1/2 pastilla de concentrado de caldo)
- 125 ml de nata líquida (crema de leche)
- 4 cucharadas de queso parmesano rallado
- 3 cucharadas de zumo de limón
- 1 cucharadita de tomillo seco
- 50 g de espinacas baby frescas







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 210 ºC.

2) Añade al pollo sal y pimienta al gusto cubriendo toda la superficie.

3) Coloca el pollo en una fuente grande de base amplia y espolvoréalo con una cucharada de pimentón. Dale vueltas con una cuchada para que todos los trozos se impregnen por igual de pimentón (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) Pon el pollo en una bandeja y hornéalo durante 30 minutos en el horno precalentado a 210 ºC.

5) Mientras tanto, pon 30 g de mantequilla en una sartén a fuego medio. Cuando la mantequilla se haya derretido y esté caliente, añade el ajo machacado y cocínalo dando vueltas continuamente hasta que empiece a desprender aroma (entre 30 y 60 segundos). No debes dejar que se ponga dorado y menos aún que se queme.

6) Añade el caldo de pollo, la nata líquida, el queso parmesano, el zumo de limón y el tomillo. Llévalo a ebullición dando vueltas con una cuchara de vez en cuando. Baja el fuego y déjalo cocer a fuego lento durante 3-5 minutos hasta que espese ligeramente. Apaga el fuego.

7) Añade las espinacas y mézclalas con la salsa.

8) Añade la salsa a la bandeja con el pollo. Riega los trozos con la salsa y hornéalo 25 minutos más en el centro del horno a 210 ºC, hasta que el pollo esté cocinado.

¡Y a disfrutarlo!

miércoles, 15 de febrero de 2017

Bizcocho Salado de Queso Cheddar, Cerveza Guinness y Cebollino




Este bizcocho salado es en realidad lo que en los países angloparlantes se conoce como "quick bread" o "pan rápido", es decir, un pan que no lleva levadura de panadería y que, por tanto, no necesita tiempo de fermentación.

Es típico de Irlanda y allí se usa para acompañar comidas o cenas.

Se toma caliente cuando el queso está derretido, y es muy sabroso. El queso cheddar combina muy bien con el sabor de la cerveza negra y el toque del cebollino.

El alcohol de la cerveza se evapora con las altas temperaturas del horno, así que este bizcocho es apto para aquellos que no pueden o no quieren consumir alcohol.


Sobre los ingredientes...

Para hacerlo se necesita harina, levadura química de repostería, azúcar, sal, mantequilla, cerveza Guinness, queso Cheddar y cebollino.

Queso Cheddar
El queso Cheddar es un queso de origen inglés originario de la villa de Cheddar, en Somerset.

Sin embargo, hoy en día se fabrica en Reino Unido, Irlanda, Canadá, Estados Unidos, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Argentina, Suecia y Australia.

Se hace con leche de vaca y dependiendo del tiempo de curación podrá ser de sabor suave o de sabor mas fuerte en los cheddar curados.

Hay variedades de color pálido y las hay que tienen un color anaranjado.

Se suele vender empaquetado en bloques rectangulares de unos 300-400 g.

En esta receta usamos queso Cheddar naranja de sabor suave. Lo reconocerás porque en el paquete aparecerán las palabras "smooth", "mild" o ambas.

Un truco para que sea más fácil rallar el queso: Ponlo en el congelador unos minutos. No es necesario que se congele, solo que se endurezca para que no se tienda a partirse en tus manos mientras lo rallas con el rallador.

La cerveza Guinness es una cerveza irlandesa negra y seca de tipo stout. Stout es un estilo de cerveza de fermentación alta, muy oscura y de sabor fuerte, originaria de las islas británicas.

Hay diferentes variedades entre las cervezas de fermentación alta y la cerveza Guinness se encuentra entre las porter, que tienen el aroma del malteado y el amargor del lúpulo.

En Irlanda, Guinness no sólo es una marca de cerveza. Es un símbolo que representa al país entero.

Si no puedes encontrarla, puedes sustituirla por otra cerveza irlandesa de tipo stout.

El cebollino es una hierba aromática que también se conoce con el nombre de cebolleta,  cebolla de hoja, ciboulette, xonacátl (en el sur de México), cebollín o cebollino de ajo. Aunque la planta tiene un bulbo similar al de una cebolla blanca, sólo se consumen sus hojas picadas para aromatizar.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

La mantequilla debe ser mantequilla pura procedente de leche. No debe contener sal añadida. Para hacer el bizcocho, la mantequilla se utiliza derretida, es decir, en estado líquido. La forma más fácil de derretirla en poniéndola en el microondas unos segundos dentro de un cuenco. Si no tienes microondas derrítela en un cazo al fuego.




Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de preparar. Tan fácil que hasta un niño puede hacerlo.

Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con un recipiente para mezclar, un rallador para el queso, un tenedor y una cuchara.

Para prepararlo, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos, añadir la cerveza y mezclarlo suavemente con una cuchara, sin movimientos bruscos, hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría desprender el gluten que contiene y, en este caso, el bizcocho podría quedar duro.

La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

La mantequilla se añade justo antes de hornear el bizcocho vertiéndola sobre el molde con la pasta.


Sobre su conservación...

Este bizcocho se conservará en buenas condiciones 3-4 de días si lo envuelves bien para que no se seque y lo guardas en un lugar fresco y seco. 

Se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio.

Recuerda que se toma caliente. Puedes calentarlo unos pocos segundos en el microondas.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho Integral de Avena y Cerveza Guinness
Crema de Brócoli Asado y Queso Cheddar
Scones de Manzana, Queso Cheddar y Salvia Fresca
Ensalada de Coliflor, Arándanos, Almendras y Cheddar























INGREDIENTES (1 bizcocho):

- 350 g de harina de trigo
- 3 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada de levadura química de repostería
- 1 cucharadita de sal
- 4 cucharadas (60 ml) de cebollino picado fino
- 115 g de queso cheddar naranja de sabor suave rallado fino
- 1 botella (330 ml) de cerveza Guinness
- 55 g de mantequilla derretida

INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration




1) Pon a precalentar el horno a 180 ºC y unta con mantequilla un molde rectangular de unos 24 o 25 cm de largo por 11 o 12 cm de ancho.

2) Pica el cebollino muy fino y ralla el queso con la parte fina del rallador.

3) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura química de repostería, la sal, el cebollino y el queso rallado. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara. Haz un hueco en el centro.

4) Vierte la cerveza en el hueco que has dejado en la mezcla de harina y mézclalo suavemente (sin movimientos bruscos) con una cuchara o una espátula hasta que la mezcla de harina se haya humedecido y no queden grumos. La mezcla resultante será muy espesa.

5) Pon la mezcla en el molde rectangular y alisa la superficie con la parte de atrás de la cuchara. Vierte por encima la mantequilla derretida.

6) Hornéalo en el centro del horno precalentado a 180 ºC durante unos 50 minutos hasta que haya crecido y esté dorado, y al pinchar un palillo en el centro, el palillo salga limpio.

7) Tras sacarlo el horno, deja que se enfríe 10 minutos antes de desmoldarlo. Colócalo sobre una rejilla y deja que se enfríe 5 minutos más. Sírvelo caliente cortado en rodajas.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...