viernes, 28 de agosto de 2015

Arroz con Calabacín y Queso Cheddar



Esta es una receta muy fácil, sin complicaciones, con muy pocos ingredientes y con un resultado muy rico. Es una buena manera de comer verdura y tener al mismo tiempo un plato sabroso.

Sirve tanto de entrante como de acompañamiento o guarnición de platos principales.

Sobre los ingredientes...

Queso Cheddar
Esta receta lleva muy pocos ingredientes y además son fáciles de encontrar. Tan sólo arroz, caldo de pollo, mantequilla, calabacín (zucchini o zapallito), queso cheddar, sal y pimienta.

El arroz que se usa en esta receta es arroz de grano largo.

El queso Cheddar es un queso de origen inglés originario de la villa de Cheddar, en Somerset. Sin embargo, hoy en día se fabrica en Reino Unido, Irlanda, Canadá, Estados Unidos, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Argentina, Suecia y Australia.

Se hace con leche de vaca y dependiendo del tiempo de curación podrá ser de sabor suave o de sabor mas fuerte en los cheddar curados. Hay variedades de color pálido y las hay que tienen un color anaranjado.

Se suele vender en bloques de unos 200 g empaquetados.

El queso cheddar que usamos en esta receta es queso cheddar curado y por tanto más sabroso que el queso suave. Si no lo encuentras puedes sustituirlo por otro queso sabroso que te guste.

El caldo de pollo puede sustituirse por caldo de verduras. De esta forma esta receta es apta para vegetarianos. Además, en lugar de caldo se puede usar la misma cantidad de agua y pastillas de caldo concentrado.


Sobre la forma de prepararla...

La forma de prepararla es muy fácil. Hasta un niño podría hacerlo.

No se necesitan utensilios de cocina sofisticados. Únicamente un rallador que pueda rallar tanto fino como grueso (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta paso a paso, más abajo), ya que el calabacín debe rallarse con la parte gruesa del rallador y el queso con la parte fina.

Además, se puede preparar en tan sólo 25 minutos: 20 minutos para la cocción del arroz a los que se añaden 5 minutos de reposo.

Para prepararla, en primer lugar se cuece el arroz junto al caldo. Mientras tanto se puede aprovechar para rallar el calabacín y el queso.

Cuando el arroz ha absorbido todo el caldo es cuando se añaden los demás ingredientes y se deja reposar 5 minutos antes de servir.


Sobre su conservación...

Aunque esta receta está mejor recién hecha, puedes conservar en la nevera el arroz que te sobre durante 2 o 3 días.

Para calentarla puedes usar el microondas o puedes ponerla al fuego en una sartén o en una cazuela.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine con Calabacín y Azafrán
Ensalada de Calabacín, Tomate y Anchoas

Farfalle con Calabacín y Yogur

Espárragos con Salsa Balsámica de Mantequilla Tostada






















INGREDIENTES (3-6 personas):

- 480 ml de caldo de pollo o de verdura (o bien, 480 ml de agua y una pastilla de concentrado de caldo)
- 240 ml de arroz de grano largo
- 30 g de mantequilla
- 200 g de calabacín
- 75 g de queso cheddar rallado fino
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

NOTA: Las cantidades dan para 3 raciones si se toma como entrante, o bien, 6 raciones si se toma como guarnición para acompañar otros platos


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions



1) Pon el caldo a fuego medio-fuerte en una cazuela o en una sartén que tenga tapa. Llévalo a ebullición.

2) Añade el arroz y sumérgela en el caldo dando una vuelta con una cuchara. Baja el fuego y déjala cocer a fuego lento durante 20 minutos o bien hasta que el arroz absorba todo el agua (sin dejar que se pegue a la cazuela).

3) Mientras esto ocurre, aprovecha para rallar el calabacín con la parte gruesa del rallador y para rallar el queso con la parte más fina.

4) Cuando el arroz haya absorbido el agua, apaga el fuego, añade la mantequilla, el calabacín y el queso. Mézclalo dando vueltas con una cuchara. Deja que repose 5 minutos sin tapar.

5) Rectifica de sal, si lo consideras necesario. Añade pimienta negra a tu gusto y mézclalo.

¡Y a disfrutarlo!

martes, 18 de agosto de 2015

Hamburguesas de Pollo, Pimiento, Espinacas y Queso Feta



Estas hamburguesas son bajas en grasa por estar hechas con carne de pollo, pero al mismo tiempo son sabrosas. Los pimientos, las espinacas y el queso feta le dan un sabor muy mediterráneo.

Están muy ricas solas, o bien, dentro de un buen panecillo de hamburguesa acompañadas de unas rodajas de tomate fresco y los complementos que más te gusten.

Sobre los ingredientes...

Además de la carne picada de pollo, los pimientos, las espinacas y el queso feta, estas hamburguesas llevan ajo, orégano y pimienta negra, que añaden sabor y aroma, y pan rallado y huevo, que ayudan a unir todos los ingredientes.

La carne de pollo utilizada puede ser tanto de pechuga como de muslos. También se puede utilizar carne de pavo en su lugar.

Los pimientos utilizados son pimientos morrones rojos.

El queso feta es un queso tradicional griego que se hace con leche de oveja y se deja curar en salmuera. Es un queso muy sabroso, de textura compacta pero granulada, que se parte y se desmiga fácilmente. Se comercializa cortado en láminas rectangulares de unos 200 gramos.


Sobre la forma de prepararlas...

Prepararlas es muy fácil y muy rápido ya que sólo tienes que mezclar los ingredientes en un recipiente y dar forma de hamburguesas a la mezcla. Después sólo hay que cocinarlas unos minutos por cada lado en una plancha, a la parrilla, o bien, en una barbacoa.

Antes de mezclar los ingredientes, es necesario cocinar el pimiento rojo picado fino en una sartén hasta que esté tierno. Si no se hiciera así y se añadiera crudo a las hamburguesas, tras cocinarlas quedaría crudo y duro, ya que necesita más tiempo para cocinarse del que tarda en hacerse una hamburguesa.

Para dar forma de hamburguesa a la carne, hay un truco que evita mancharse las manos. Consiste en usar film transparente o plástico de cocina. Se pone una lámina sobre la encimera y se coloca encima una porción de la mezcla de carne. Se dobla el film transparente sobre ella y se presiona ligeramente para dar la forma deseada.

Sobre su conservación...

Se pueden conservar 24 horas en la nevera envueltas en film transparente (plástico de cocina).

Sin embargo, la carne picada es recomendable consumirla cuando antes, ya que, al tener una mayor superficie de contacto con el aire, las bacterias proliferan mucho más rápido.

Por este motivo, es mejor congelar las que no se vayan a consumir en el momento. Se pueden congelar envueltas en film transparente y recubiertas además con papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Hamburguesas de Pavo, Albahaca y Queso Feta
Hamburguesas de Pollo, Aguacate y Tomates Secos

Panecillos de Hamburguesa con Textura de Brioche
Pollo Asado Marinado en Yogur al Estilo Griego






















INGREDIENTES (4-6 hamburguesas):

- 700 g de carne picada de pollo (pechuga, muslos o una mezcla)
- 125 g de pimiento rojo morrón.
- 1 cucharadita de aceite de oliva
- 70 g de queso feta
- 50 g de espinacas
- 1 huevo
- 5 cucharadas de pan rallado
- 2 dientes de ajo machacados
- 2 cucharaditas de orégano seco
- Sal al gusto (entre 1/2 y 1 cucharadita aproximadamente)
- 1/4 de cucharadita de pimienta negra.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration




1) Corta el pimiento en tiras longitudinales finas. Córtalas en dados pequeños (puedes ver imágenes en el vídeo).

2) Pon una cucharadita de aceite de oliva en una sartén pequeña a fuego medio-fuerte. Añade el pimiento picado y cocínalo dando vueltas de vez en cuando hasta que esté tierno.

3) Mientras tanto, corta el queso feta en trozos pequeños desmigándolo, pica las espinacas en trozos pequeños y machaca en el mortero dos dientes de ajo hasta reducirlos a puré.

4) Pon en una fuente amplia la carne de pollo picada, el pimiento, el queso feta desmigado, las espinacas picadas, el pan rallado, los dientes de ajo machacados, el huevo, el orégano, la sal y la pimienta negra. La cantidad de sal dependerá del tipo de dieta que sigas. Si haces una dieta normal, puedes empezar poniendo 1/2 cucharadita y añadir más, si lo crees conveniente, hasta dejarlas a tu gusto. Si haces una dieta baja en sal, puede ser suficiente con 1/2 cucharadita o incluso con menos. Ten en cuenta que el queso feta es salado.

5) Mezcla todos los ingredientes dando vueltas con una cuchara hasta que todos ellos se repartan por igual y se obtenga una mezcla uniforme.

6) Divide la mezcla de carne en 4 o 6 porciones, dependiendo de lo grandes que quieras que sean las hamburguesas. Coloca un trozo de film transparente en la superficie de trabajo. Coloca encima una porción de la mezcla de carne y dobla los laterales del film transparente sobre ella (puedes ver imágenes en el vídeo). Dale forma de hamburguesa presionando ligeramente con los dedos. Haz lo mismo con el resto de porciones. Si no te importa mancharte la manos, puedes prescindir del film transparente y utilizar únicamente tus manos.

7) Para cocinar las hamburguesas, calienta en una plancha, parrilla o sartén una cucharada de aceite de oliva a fuego medio-fuerte. Cocina las hamburguesas hasta que estén doradas por la superficie que está en contacto con la plancha. Dales la vuelta y cocínalas por el otro lado unos minutos más hasta que estén doradas por el otro lado.

¡Y a disfrutarlas!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...