domingo, 26 de abril de 2015

Quiche de Salmón Ahumado y Eneldo Fresco



Un quiche es un tarta salada de origen francés. Se suelen elaborar con una base de masa quebrada y un relleno de verduras mezcladas con huevo y nata (crema de leche). A veces también llevan otras cosas además de verdura como, por ejemplo, bacon (panceta) o jamón. El bacon es ingrediente estrella del quiche más famoso: el quiche lorrain, originario de la región francesa de Lorena y el primero del que se conocen referencias (las primeras, en el siglo XVII).

En el quiche de esta receta, se usa salmón ahumado aromatizado con eneldo fresco y pasta de rábano picante y se sustituye la nata por nata agria o crème fraîche que aporta suavidad al sabor fuerte del salmón ahumado. ¡El resultado de esta combinación es delicioso!

La base de esta tarta salada es un mezcla entre una masa quebrada y una masa de hojaldre. Es muy crujiente, pero no tan arenosa como la masa quebrada. Es más fácil de estirar con el rodillo que una masa quebrada y está muy rica.

Aunque merece la pena prepararla en casa y, además, es muy fácil de hacer, si no quieres complicarte mucho o no tienes tiempo para prepararla, puedes sustituirla por una masa quebrada de las que se comercializan ya estiradas o bien una masa de hojaldre.

Este quiche se puede comer a temperatura ambiente, pero está mucho más rico cuando está caliente o tibio. Es perfecto como entrante de una comida o como uno de los platos de una comida o cena a base de tapas para compartir entre varias personas. También puede ser un plato único de una comida o una cena ligera si se acompaña de una ensalada variada.

Sobre los ingredientes...

La base de la tarta se hace con harina, sal, mantequilla, zumo de limón, nata agria y agua.

Crème Fraîche
La nata agria o crema agria también se conoce como sour cream, en inglés. Se trata de crema de leche o nata que es acidificada con bacterias de la leche que generan ácido láctico.

Es espesa y cremosa y tiene un sabor agrio que recuerda al yogur, a la mantequilla y a las nueces.

La versión francesa de la "sour cream" es la crème fraîche, La principal diferencia entre ellas es que la crème fraîche tiene un mayor contenido en grasas (30 - 35%) y un menor contenido de proteínas. Para la base de este quiche podemos utilizar cualquiera de las dos.

Si no las encuentras en tu supermercado (en la sección de productos refrigerados), puedes prepararla muy fácilmente en casa. Puedes ver cómo hacerla en nuestro post de la receta de la crème fraîche casera.

El relleno de salmón ahumado se prepara con yemas de huevo, alcaparras, crème fraîse, pasta de rábano picante, eneldo fresco y zumo de limón, además del salmón ahumado.

Eneldo Fresco

El eneldo es una hierba aromática originaria de la región del Mediterrano Oriental. En la cocina se usan tanto sus hojas, como sus semillas y sus frutos.

Las hojas, que es lo que usamos en esta receta, son extremadamente finas, casi como plumas, de color verde oscuro y con un sabor fuerte, fresco y anisado que recuerda al perejil.

El eneldo que se usa en esta receta es fresco.  El eneldo seco tiene un sabor mucho más fuerte e intenso que el fresco. Si no dispones de eneldo fresco y decides sustituirlo por eneldo seco, ten en cuenta que tendrás que poner una cantidad mucho menor y que además el sabor será diferente.





Pasta de rábano picante
El rábano picante es una planta de la misma familia que las mostazas y que tiene usos culinarios muy parecidos a estas. No hay que confundirla con el rábano común puesto que son especies diferentes.

Para la cocina se usa su raíz rallada en forma de pasta y acompañada de vinagre y sal. Se comercializa en botes de crital. Igual que la mostaza, se puede emplear sola como condimento para acompañar carnes. También se puede emplear como ingrediente de otras preparaciones como por ejemplo salsas.

En esta receta, la pasta de rábano se picante se usa para potenciar el sabor del quiche y para aromatizarlo. Si no consigues encontrarlo, puedes hacerla receta sin él.



Sobre la forma de prepararlo...

Aunque lleva tiempo hacerlo, la preparación es muy sencilla.

Para preparar la masa no necesitas utensilios especiales. El truco es que los ingredientes estén muy fríos. Es necesario tener la harina en el congelador durante media hora. Después, hay que añadir la mantequilla muy fría cortada en dados y hacer que se integre con la harina cortándola en trocitos con uno o dos cuchillos. Hay que conseguir tener algo parecido a pan rallado muy grueso. Por ultimo, se añade una mezcla de zumo de limón, nata agria y agua y se mezcla hasta forma un bola. Esta bola debe guardarse en la nevera durante 30 minutos envuelta en plástico de cocina (film transparente). Después ya sólo queda estirarla con el rodillo y forrar el molde para quiches. También es necesario hornearla antes de poner el relleno de salmón ahumado para que quede bien crujiente.

Lo bueno de esta masa, además de que está muy rica, es que es mucho más fácil de estirar con el rodillo que una masa quebrada. La masa quebrada, tras sacarla de la nevera puede estar demasiado dura para estirarla y puede ser necesario esperar a que aumente un poco su temperatura para que se estire más fácilmente. Sin embargo, si su temperatura sube mucho, se puede pegar a la superficie de trabajo. Esto no ocurre con la masa de esta receta, que se puede estirar mucho más fácilmente desde el momento en que se saca de la nevera.

Otra ventaja de esta masa sobre la masa quebrada es que es más elástica y no se rompe tan fácilmente.

Esta masa se puede preparar con antelación (hasta 4-5 días) para tenerla lista cuando se desee cocinar el quiche.

Para preparar el relleno de salmón ahumado y eneldo  sólo hay que mezclar todos los ingredientes en un recipiente adecuado.


Sobre su conservación...

Una vez hecho, aguanta en la nevera 4-5 días. Cúbrelo con film transparente (plástico de cocina) o bien papel de aluminio para que no se seque.

Tras sacarlo de la nevera, debes esperar a que se ponga a temperatura ambiente, ya que se consume del tiempo o bien ligeramente templado. Si se mete en el microondas, la base perderá su textura crujiente y se pondrá blanda. Para templarlo, lo mejor es calentarlo en el horno o bien con el gratinador del microondas (si el microondas dispone de gril para gratinar).

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan el salmón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Salmón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Quiche de Alcachofas y Queso Gruyere
Salmón al horno con Limón y Salsa Cremosa de Eneldo













INGREDIENTES (8 - 10 raciones):

Para la base:

- 165 g de harina
- ¼ de cucharadita de sal
- 115 g de mantequilla
- 4 cucharadas de nata agria (sour cream o crème fraîche)
- 2 cucharaditas de zumo de limón recién exprimido
- 4 cucharadas de agua fría (puedes añadir 1 o 2 más si es necesario)

Para el relleno:

- 120 ml de crème fraîche
- 1 cucharadita de pasta de rábano picante
- 1/2 cucharadita de zumo de limón
- 1 cucharada de alcaparras picadas
- Pimienta negra al gusto
- 3 yemas de huevo
- 200 g de salmón ahumado
- Un manojo de eneldo fresco picado fino


NOTA: El relleno del quiche no lleva sal, ya que el salmón ahumado es salado.

INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Happy Trip
Minimal Illusions
- Heaven Of Achievements
Winds Of Inspiration




En primer lugar, preparamos la pasta para la base del quiche...

1) Pon una fuente amplia la harina y métela en el congelador durante 30 minutos.

2) Mientras tanto, pon en cuenco pequeño el zumo de limón, la nata agria y el agua. Mézclalo bien dan vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla homogénea. Ponlo en la nevera hasta el momento de usarlo.

3) Corta la mantequilla en dados y ponla de nuevo en la nevera hasta el momento de usarla.

4) Tras los 30 minutos, saca la harina del congelador. Añade la sal y mézclala con la harina dando vueltas con una cuchara. Añade la mantequilla cortada en dados, mézclala con la harina y córtala en trocitos más y más pequeños ayudándote de uno o dos cuchillos hasta conseguir que la mezcla tenga la consistencia de pan rallado grueso (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) Añade la mezcla de zumo de limón, nata agria y agua. Mézclalo con una cuchara hasta que se forme una pasta muy espesa que se una formando una bola. Si queda demasiado seca y no consigues que se una, puedes añadir una o dos cucharadas más de agua (de una en una según se necesite).

6) Envuelve la bola en plástico de cocina o film transparente y déjala en la nevera durante al menos 30 minutos.

NOTA: Puedes prepararla hasta este punto el día anterior al que vayas a hacer el quiche (o incluso 4-5 días antes).

Continuamos estirando la masa y forrando el molde para quiches...

7) Unta con mantequilla un molde redondo para quiches de 24 cm de diámetro y con la base desmontable.

8) Pon la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada. Estírala con el rodillo enharinado hasta tener un círculo de 30 cm de diámetro. Para conseguir que la masa tenga un grosor uniforme, pasa el rodillo desde el centro hasta los extremos. Para evitar que se pegue a la superficie de trabajo, gírala 90 grados cada cierto tiempo y pon más harina en la superficie (y en el rodillo) si es necesario.

9) Enrolla la masa estirada en el rodillo y desenróllala sobre el molde untado de mantequilla. Presiona la pasta con las manos contra el fondo y, después, contra las paredes del molde para que se adhiera a la superficie.

10) Pincha con un tenedor la base la masa (puedes ver imágenes en el vídeo) y déjala en la nevera otros 20-30 minutos.

NOTA: También puedes prepararla hasta este punto el día anterior al que vayas a hacer el quiche (o incluso 4-5 días antes). Eso sí, consérvala en la nevera bien cubierta con film transparente (plástico de cocina) o papel de aluminio.

11) Pon a precalentar el horno a 200 ºC.

Horneamos la base del quiche...

12) Forra la masa con papel de aluminio y esparce por encima pesos para hornear o bien legumbres secas (esto evitará que la masa se levante durante el horneado). Pon el molde del quiche sobre una bandeja de hornear para evitar que posibles escapes de mantequilla manchen el horno y hornéalo 12-15 minutos en el centro del horno precalentado a 200 ºC.

13) Retira los pesos y el papel de aluminio y hornea 10 minutos más a 200 ºC.

Preparamos el relleno de salmón ahumado...

14) Mientras se hornea la base del quiche puedes preparar el relleno de salmón ahumado. Comienza poniendo una cucharada de alcaparras en agua para que desprendan la sal que contienen (puedes hacerlo al principio para que de tiempo a que suelten la sal). Desmenuza el salmón ahumado en trozos pequeños. Escurre las alcaparras y pícalas.

15) Pon en un cuenco grande la crème fraise, la crema de rábano picante, las alcaparras picadas, el zumo de limón y pimienta negra al gusto. Mézclalo dando vueltas con una cuchara.

16) Añade las yemas de huevo, el salmón ahumado y las hojas de un ramillete de eneldo picadas muy finas. Mézclalo dando vueltas con una cuchara.

Por último, montamos el quiche y horneamos...

17) Vierte el relleno de salmón en la base del quiche y hornea durante 20 minutos en el centro del horno a 190 ºC, hasta que la superficie haya cuajado y comience a ponerse ligeramente dorado. No lo dejes más tiempo ya que podría resecarse y saldrían grietas.

18) Tras sacarlo del horno deja que se enfríe sobre una rejilla hasta que esté templado.

¡Y a disfrutarlo!

martes, 7 de abril de 2015

Pechuga de Pollo con Albahaca y Limón



¿Quien dijo que comer sano es renunciar al sabor?

Esta es una receta de filetes de pechuga de pollo marinados en una mezcla a base de albahaca y limón y cocinados a la plancha. El limón y la albahaca forman una combinación maravillosa en la que el sabor refrescante del limón se intensifica con el aroma intenso de la albahaca.

Un plato bajo en grasa, ligero y, por tanto, apto para aquellos que están a dieta. Y para los que no lo están, una forma excepcional de comer sano y saludable y, al mismo tiempo, disfrutando de todo el sabor. Además, por el sabor refrescante de la mezcla de albahaca y limón y porque se puede cocina en una barbacoa al aire libre, se puede decir que es un plato muy veraniego.

Es perfecto como segundo plato de una comida o como plato único en una cena ligera acompañado de una ensalada.

¿Quieres completar este plato ligero con otro entrante ligero? Echa un vistazo a nuestros champiñones al ajillo, nuestra sopa fría de pepino con manzana y a nuestros espárragos con salsa balsámica de mantequilla tostada.

Sobre los ingredientes...

Se necesitan muy pocos ingredientes para hacer que la pechuga de pollo se llene de sabor: Aceite de oliva, ralladura y zumo de limón, ajo, hojas de albahaca fresca y sal.

Albahaca Fresca
La albahaca es una de la hierbas aromáticas más representativas de la cocina italiana. Con ella se prepara la famosa salsa "pesto de albahaca genovés" o "pesto di basilico" en italiano.

Se trata de una salsa a base de hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano, originaria de la región de Liguria donde crece la albahaca por la que es famosa la Riviera italiana.

La albahaca es una planta muy fácil de cultivar. Si dispones de un pequeño huerto o de una terraza donde se puedan colocar unas macetas, es una buena idea plantar unas plantas de albahaca para poder consumirla fresca y recién cortada.

En la receta que os traemos hoy, la albahaca debe ser fresca. No puede sustituirse por albahaca seca, ya que el resultado sería diferente del esperado.


Sobre la forma de prepararla...

Esta receta es muy fácil de hacer y, aunque requiere al menos 3 horas de espera mientras la carne coge el sabor de la marinada, no lleva mucho tiempo de preparación.

En primer lugar hay que cortar cada una de las pechugas de pollo por la mitad, en dos filetes del mismo grosor.

Después se prepara un adobo o marinada pasando por la batidora-trituradora todos los ingredientes y se dejan los filetes en adobo durante al menos 3 horas. También pueden prepararse la noche anterior y dejarlos toda la noche.

Tras ese tiempo, la pechuga de pollo se escurre y se cocina a fuego medio-fuerte en una buena sartén, una plancha o una parrilla. También puede hacerse en una barbacoa o una parrilla al aire libre.

El fuego debe ser suficientemente fuerte como para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior.

Si el fuego no fuera lo suficientemente fuerte, la carne podría quedar seca. Por el contrario, si fuera demasiado fuerte, podría quedar quemada por el exterior y cruda en el interior. Hay que intentar pillar el punto correcto.

Sobre su conservación...

Lo mejor es cocinar los filetes de pechuga justo antes de consumirlos, ya que no queda muy bien recalentada.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.

¿Te gustan la albahaca? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Albahaca.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine al Pesto de Albahaca Genovés
Hamburguesas de Pavo, Albahaca y Queso Feta

Salsa Pesto de Albahaca Genovés (Pesto di Basilico)

Pechuga de Pollo con Limón y Romero






















INGREDIENTES (3-6 personas):

- 3 pechugas de pollo
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharadita de ralladura de limón
- 4 cucharadas de zumo de limón
- 1 diente de ajo
- 5 g de hojas de albahaca fresca
- ½ cucharadita de sal o bien sal al gusto.
- 1 cucharadas de aceite de oliva para cocinar las pechugas



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:
En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Corta longitudinalmente las pechugas de pollo por la mitad, dividiendo cada una en 2 filetes (puedes ver imágenes en el vídeo).

2) Pon en el vaso de la batidora el aceite de oliva, la ralladura y el zumo de limón, el diente de ajo, la albahaca y la sal. Tritúralo con la batidora hasta tener un puré fino.

3) Pon las pechugas de pollo en una bolsa para congelar de las que tienen cierre a presión. Añade la mezcla de limón y albahaca. Cierra la bolsa sacando el aire y mezcla bien los filetes con la marinada. Ponla en la nevera sobre una bandeja, por si la bolsa tuviera fugas, y déjala durante al menos 3 horas.

NOTA: Si no dispones de bolsas para congelar con cierre, puedes poner los filetes en una fuente amplia de base ancha tapada con plástico o film transparente.

4) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una buena sartén, una plancha o una parrilla a fuego medio-fuerte. Cocina los filetes por tandas hasta que estén de un color dorado intenso por el lado que está en contacto con la sartén. El fuego tiene que ser lo suficientemente fuerte para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior. Dales la vuelta y cocínalos unos minutos más por el otro lado hasta que estén bien dorados.

5) Sirve los filetes de pechuga de pollo inmediatamente.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...