viernes, 27 de mayo de 2016

Muffins de Fresas y Plátano



Estos muffins hechos con puré de plátano y con trocitos de fresas frescas tienen un sabor a fruta delicioso.

Son perfectos para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

La pasta para hacer los muffins se prepara con harina, azúcar moreno, levadura química de repostería, bicarbonato sódico, huevos y mantequilla. A esto se añaden las fresas troceadas y los plátanos hechos puré y se aromatizan con canela y extracto de vainilla.

Plátanos maduros para hacer dulces de plátano
Para hacer el bizcocho, se necesitan plátanos muy maduros, con la piel llena de manchas y prácticamente de color marrón oscuro, casi negro. Cuando tienen este aspecto por fuera, por dentro su carne está blanda y muy dulce, y es muy fácil reducirlos a puré sólo con un tenedor.

Se pueden aprovechar para hacer este bizcocho esos plátanos que se van poniendo demasiado maduros para comerlos. Si no tienes suficientes plátanos maduros y temes que se te estropeen si los dejas madurar más tiempo, puedes congelarlos envueltos en papel de aluminio mientras consigues más plátanos maduros.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico (soda) sirve para potenciar la acción de la levadura química.

La mantequilla debe ser mantequilla sin sal pura procedente de leche. Debe estar derretida pero no caliente sino a temperatura ambiente. El motivo es que hay que mezclarla con huevo y, si estuviera muy caliente, el huevo se podría cuajar. Se puede derretir en el microondas o bien en una sartén o un cazo. Después de derretirla, hay que esperar a que se enfríe y alcance una temperatura cercana a la temperatura ambiente sin que llegue a solidificarse.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida o bien en forma de azúcar avainillado. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.


Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlos no puede ser más fácil. Hasta un niño puede hacerlo.

Para hacerlos no se necesitan utensilios especiales, ni batidora ni robots de cocina. Sólo son necesarios, los recipientes para mezclar y una cuchara, un tenedor y un cuchillo.

Tan sólo hay que mezclar por un lado los ingredientes secos y por otro los ingredientes húmedos. Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta muy espesa.

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto como la harina se haya humedecido y no queden grumos.

Sobre su conservación...

Una vez hechos, aguantan bien unos 2 días si están en un lugar fresco y seco, bien tapados para que no se sequen. Estos muffins aguantan un poco menos que otros tipos de muffins debido a la cantidad de fruta que llevan.

La mejor opción es congelar aquellos que no se vayan a consumir envueltos en papel de aluminio de forma individual. Así se pueden ir sacando del congelador a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno, cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Recuerda que están mejor cuando están templados, o bien, a temperatura ambiente. Un truco que funciona muy bien es meterlos al microondas sólo unos 5-7 segundos.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gustan las fresas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Fresas.

¿Te gustan los plátanos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Plátano.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Fresas y Nueces
Pastel de Fresas

Muffins de Fresas y Pepitas de Chocolate

Galette de Fresas y Queso





















INGREDIENTES (12 muffins):

- 300 g de harina
- 150 g de azúcar moreno
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química de repostería
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- 1 cucharadita de canela
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 huevos
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 2 plátanos muy maduros
- 115 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
- 175 g de fresas cortadas en dados de 1 cm aproximadamente


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Corta las fresas en dados de 1 cm aproximadamente (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar moreno, la levadura química de repostería, el bicarbonato sódico, la sal y la canela. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara.

4) Reserva algunos trocitos de fresas para adornar los muffins (opcional) y añade el resto a la mezcla de harina. Mézclalas bien con la harina dando vueltas con una cuchara, asegurándote de que todos los trozos se impregnan bien de harina. Deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) En un plato, tritura 2 plátanos muy maduros con un tenedor hasta que tengan la consistencia de una papilla.

6) Pon en otra fuente los huevos y bátelos ligeramente con un tenedor. Añade el puré de plátanos, el extracto de vainilla y la mantequilla derretida a temperatura ambiente y da vueltas con una cuchara para que se mezclen.

7) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros. Se obtendrá una pasta espesa pero al mismo tiempo suave.

8) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara). Pon sobre cada uno ellos uno o dos de los trocitos de fresas reservados para que sirvan de adorno.

9) Hornea los muffins en el horno precalentado a 180 ºC durante 20 - 25 minutos aproximadamente. Estarán hechos cuando hayan crecido y estén ligeramente dorados. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

10) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla.

¡Y a disfrutarlos!

lunes, 9 de mayo de 2016

Hummus de Cilantro



El hummus es un puré espeso de garbanzos cocidos que se sirve frío extendido en un plato y regado con un chorrito de aceite de oliva. Se suele comer con pan de pita cortado en porciones que se usan para coger el hummus del plato.

Es un plato muy popular en Oriente Medio, y también en Grecia, Chipre, Turquía, Líbano, Palestina, Israel, Siria y Armenia.

Al hummus tradicional se le pueden añadir otros ingredientes para crear diferentes variantes. En esta receta, se añade cilantro, que añade un toque aromático y refrescante, sin aportar un sabor fuerte.

Esta es un buena receta para un entrante o para una comida o una cena a base de tapas para compartir. Además, es saludable y también es apta para vegetarianos. Si no dispones de pan de pita, puedes utilizar otro tipo de pan. Mejor si está ligeramente tostado :-)


Sobre los ingredientes...

Además de garbanzos cocidos, que es el ingrediente principal, se necesita ajo, tahini, zumo de limón, cilantro fresco, sal y pimienta.

En el momento de servir se añade aceite de oliva y, opcionalmente, pimentón espolvoreado.

Los garbanzos deben estar cocidos en agua con sal. Se pueden cocer en casa hasta que estén tiernos, o se pueden comprar ya cocidos envasados en tarros de cristal.

El tahini, también conocido con tahina o tahín, es una pasta de semillas de sésamo que se comercializa en tarros de cristal.


Ramas de cilantro fresco y cilantro picado
Cilantro
El cilantro es una hierba aromática muy parecida en su aspecto al perejil, que también se conoce con los nombre de culantro, guaraní, kuratu, perejil árabe o coriandro fresco.

¿Sabes cuáles son las diferencias entre el cilantro y el perejil? Aunque pueda parecer que son la misma hierba, nada más lejos de la realidad... Son parientes cercanos, pero tienen un sabor y aroma diferentes y, por tanto, no se puede sustituir una hierba por la otra o conseguiremos un resultado diferente.

  • La principal diferencia entre el perejil y el cilantro es el color. El perejil tiene un color verde mucho más intenso y algo más oscuro que el cilantro, de color verde más suave.
  • Por otro lado, el perejil tiene los tallos más gruesos y más firmes que el cilantro. Es muy fácil quebrar un tallo de perejil. Sin embargo, los del cilantro son más finos y más flexibles.
  • En cuanto a las hojas, las del perejil son más alargadas y más puntiagudas que las del cilantro, que son más redondeadas.
  • Por último, del cilantro se consumen tanto sus hojas como sus semillas (coriandro), especialmente en la cocina india y, a veces, se puede encontrar en el mercado junto con sus raíces.

Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo es muy fácil. Se necesita un robot de cocina o bien una batidora que se pueda conectar a un accesorio picador (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta).

Para que quede perfecto hay que empezar triturando los garbanzos junto al ajo sin añadir ningún líquido. Estará muy seco, pero es la manera de que el hummus quede más suave y cremoso. Es importante insistir en este punto y también bajar con una cuchara los garbanzos que se queden en las paredes del accesorio picador para que todos los garbanzos se trituren por igual y el resultado sea más cremoso.

Una vez hecho esto, ya se puede añadir el tahini, el zumo de limón y el cilantro.

Cuando esté todo bien triturado se añade la cantidad de agua necesaria para obtener una textura menos espesa y más suave y cremosa. Debe ser necesario utilizar una cuchara para extender el hummus en un plato, es decir, no debe ser tan líquido como para que se extienda sólo. Sin embargo, la textura debe ser muy suave y cremosa, y se debe extender con mucha facilidad al utilizar la cuchara.

Hay que tener en cuenta que al meter el hummus la nevera espesará ligeramente.

Una vez que se ha obtenido la textura deseada es cuando se rectifica de sal y pimienta.

Sobre su conservación...

Se conserva perfectamente hasta 3 - 4 días en la nevera, cubierto con plástico de cocina o film transparente para que no se seque.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón al Horno con Cilantro y Lima
Brochetas con Coriandro y Salsa de Yogur y Cilantro












INGREDIENTES (4-6 personas):

- Un tarro de 400 g de garbanzos cocidos (o bien, 400 g de garbanzos cocidos en casa con agua con sal)
- 1 diente de ajo grande (o bien, 2 pequeños)
- 4 cucharadas (60 ml) de tahini
- El zumo de 1 limón.
- 20 g de hojas de cilantro fresco (aproximadamente un manojo, sin los tallos)
- Entre 4 y 12 cucharadas de agua fría
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para servir:

- Aceite de oliva virgen
- Pimentón (opcional)



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria




1) Escurre muy bien los garbanzos cocidos. Si son de bote, lávalos y escúrrelos bien. Ponlos en el picador/triturador junto al diente de ajo. Tritúralos a máxima velocidad durante al menos 5 minutos. De vez en cuando, para el triturador y baja con una cuchara los trozos que queden en las paredes para que todos los garbanzos y el ajo se trituren lo mejor que sea posible hasta que se obtenga una pasta muy espesa. Repite la operación las veces que sean necesarias.

NOTA: No añadas ningún líquido en este punto aunque la mezcla esté demasiado seca. Esto hace que el hummus quede más cremoso

2) Añade el tahini y el zumo de limón y vuelve a triturar a máxima velocidad aproximadamente durante un minuto. Baja con una cuchara los restos que se queden pegados a las paredes si es necesario.

3) Añade el cilantro y tritura de nuevo a máxima velocidad hasta que quede tan picado como sea posible (unos 5 minutos).

4) Añade agua fría mientras el triturador está funcionando para aligerar la consistencia del hummus. Empieza añadiendo 4 cucharadas. Es posible que sea necesario añadir hasta 10-12 cucharadas. Ten cuenta que cuando el hummus se meta a la nevera, con el frío va a espesar un poco. Debe tener una consistencia espesa, es decir, debe ser necesaria una cuchara para extenderlo en un plato, pero aún así, debe tener una textura cremosa y suave y se debe extender muy fácilmente.

5) Añade sal al gusto y pimienta negra al gusto.

6) Sírvelo extendido en 1 o 2 platos, regado con 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y espolvoreado con una pizca de pimentón.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...