domingo, 27 de julio de 2014

Pollo en Salsa de Champiñones, Bacon, Nata y Vino Blanco



Este pollo guisado está acompañado de una salsa hecha con champiñones en láminas, tiras finas de bacon (panceta), vino blanco y nata que es una delicia. Es muy sabrosa y a la vez ligeramente cremosa.

Por la gran cantidad de salsa que tiene, esta receta es perfecta para hacerla como plato único acompañada de arroz o de pasta. El arroz o la pasta impregnados de la salsa del pollo estarán deliciosos. También puedes hacerlo como segundo plato en una comida o cena de un día especial o para ocasiones con invitados. Recuerda tener cerca un buen pan de miga firme y apretada como nuestro pan payés para mojar la salsa. Está garantizado que no quedará nada en el plato :-)

Sobre los ingredientes...

Esta receta se puede hacer con cualquier parte del pollo, pero está más rica cuando se usan trozos con hueso como muslos y contramuslos.

El bacon, pronunciado "beicon", es el nombre que se le da en inglés a la panceta salada y ahumada y es una palabra comúnmente usada en España. La panceta es la parte del cerdo que comprende la piel y varias capas de grasa (tocino) entreverada de carne. En algunos países de América Latina también se conoce como tocino, tocineta o unto.

Champiñones Portobello
Esta receta lleva champiñones Portobello en lugar de los tradicionales champiñones blancos pero, si no te es fácil encontrarlos, puedes sustituirlos perfectamente por champiñones blancos.

Los champiñones Portobello son una variedad de seta de cultivo de la misma familia que el champiñón blanco, pero que tienen un sabor más dulce, fresco y delicado y una textura más firme. Tienen un sombrero de color marrón tostado pero su tallo y su interior son de color blanco.

Por su textura, los champiñones Portobello son ideales para hacer a la parrilla o a la plancha, pero también están deliciosos en ensaladas (cortados en láminas muy finas), en guisos o como parte de salsas.

Recuerda que para limpiar los champiñones no está recomendado sumergirlos en agua, ya que absorben gran cantidad de agua y, al expulsarla, pierden su sabor. Hay que intentar usar la mínima cantidad de agua posible y además sin sumergirlos. Si no están muy sucios, puede ser suficiente limpiarlos con un paño mojado.

El vino blanco que lleva la salsa de esta receta debe ser seco. Puedes usar cualquiera que a ti te guste, pero recuerda que la calidad debe ser aceptable. Un vino malo, podría arruinar el plato. Recuerda que, cuanto mejor sea el vino, más rico estará el pollo :-)

Sobre el procedimiento para prepararlo...

El procedimiento para hacerlo no es complicado. En primer lugar hay que freír por tandas los ingredientes. Primero el pollo hasta que se dore, después la cebolla junto a las tiras de bacon o panceta y por último los champiñones. Después se pone todo junto en la cazuela, se añade el vino blanco y el ajo machacado y se cuece a fuego lento 20-25 minutos. Finalmente, se añade la nata y se cocina a fuego fuerte 10 minutos más. Una vez apagado el fuego y justo antes de servir, es cuando se añade el perejil picado.

En total, la preparación puede llevarte unos 15 minutos, y después necesitarás 45 minutos más para cocinarlo.

Debido a la cantidad de salsa que tiene, este es uno de los platos que pueden prepararse con unas horas de antelación, por ejemplo a la hora de comer para consumirlo en la cena, sin correr el riesgo de que la carne se seque. Recuerda calentarlo lentamente para que los trozos de pollo también se calienten en el interior.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Champiñones al Ajillo
Pollo Asado con Mostaza, Miel y Romero Fresco
Pan Payés
Albóndigas con Salsa de Almendras























INGREDIENTES (4-6 personas):

- 45 g de mantequilla
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1,2 Kg de pollo troceado (muslos, contramuslos, etc.)
- 1 cebolla grande (300 g)
- 125 g de bacon (panceta ahumada, tocino o tocineta) en tiras
- 250 g de champiñones Portobello
- 4 dientes de ajo machacados
- 450 ml de vino blanco seco
- 250 ml de nata líquida espesa
- Sal
- Pimienta negra
- Un ramillete de perejil



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:




1) Calienta en una cazuela a fuego medio-alto el aceite de oliva y la mantequilla. Añade el pollo y fríelo cambiando de posición los trozos cada cierto tiempo hasta que estén dorados por toda su superficie de manera uniforme. Mientras se doran, puedes aprovechar para picar la cebolla fina y el bacon en tiras (si no lo compraste ya cortado).

2) Retira el pollo de la cazuela dejando la mezcla de aceite y mantequilla y añade la cebolla y el bacon. Cocínalos a fuego medio-fuerte removiendo frecuentemente, hasta que la cebolla esté transparente. Mientras tanto, puedes aprovechar para limpiar los champiñones y cortarlos en láminas.

3) Retira la mezcla de cebolla y bacon de la cazuela, dejando a mezcla de aceite y mantequilla, y añade las láminas de champiñones. Cocínalos a fuego medio-fuerte removiendo frecuentemente durante 5 minutos.

4) Añade a la cazuela el pollo y la mezcla de cebolla y bacon. Añade también los jugos que habrán quedado en el plato. Añade el vino blanco, los dientes de ajo machacados, sal a tu gusto y unas vueltas de molinillo de pimienta negra. Cuando llegue a ebullición, baja el fuego y deja que cueza a fuego lento con la tapa puesta durante 20 o 25 minutos, hasta que la carne se haya cocinado.

5) Tras ese tiempo, añade la nada líquida espesa y cocina 10 minutos más a fuego medio-fuerte sin tapar.

6) Rectifica de sal si es necesario y sírvelo espolvoreado con perejil fresco picado y acompañado de arroz, pasta o un buen pan para mojar la salsa.

¡Y a disfrutarlo!

martes, 15 de julio de 2014

Sopa Fría de Pepino



Esta es una sopa fría riquísima y refrescante que es perfecta como primer plato en las comidas de los días calurosos del verano.

El pepino hace que tenga propiedades diuréticas y purificantes. Además, es baja en calorías y baja en grasa, ya que sólo lleva dos cucharadas de aceite de oliva. Puedes hacerla aún más baja en grasa usando un yogur desnatado en lugar de un yogur entero.

El procedimiento para hacerla es muy sencillo. En primer lugar hay que cortar en rodajas los pepinos y salarlos para que expulsen parte del agua que contienen. Después sólo hay que poner todos los ingredientes en un recipiente en el que podamos pasar la batidora o un procesador de alimentos para triturarlos hasta obtener una sopa fina.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Ensalada de Calabacín, Tomates y Anchoas
Champiñones al Ajillo












INGREDIENTES (4 personas):

- 2 pepinos
- 500 ml de caldo de verduras (o bien, 500 ml de agua y una pastilla de concentrado de caldo de verduras)
- 1 manzana de una variedad dulce (por ejemplo, golden)
- 1 diente de ajo pequeño (si no eres aficionado al ajo, pon la mitad de un diente)
- 1 yogur natural (125 g)
- 1 cucharada de zumo de limón
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- Sal al gusto


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Pela los pepinos y córtalos en rodajas de 0,5 cm. Ponlas en un escurridor y sálalas. Déjalas en el escurridor hasta que desprendan el agua.

2) Pon en una cazuela el caldo de verduras. Añade los pepinos lavados (para eliminar los restos de sal) y escurridos, la manzana cortada en trozos, el yogur, el diente de ajo, el zumo de limón y el aceite de oliva.

3) Tritura todo con la batidora hasta obtener una sopa fina. Rectifica de sal si es necesario.

Sírvela fría con algunos dados de pepino. ¡Y a disfrutarla!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...