sábado, 25 de febrero de 2017

Hummus de Aguacate y Lima




El hummus es un puré espeso de garbanzos cocidos que se sirve frío, extendido en un plato y regado con un chorrito de aceite de oliva. Se suele comer con pan de pita cortado en porciones que se usan para coger el hummus del plato.

Es un plato muy popular en Oriente Medio, y también en Grecia, Chipre, Turquía, Líbano, Palestina, Israel, Siria y Armenia.

Al hummus tradicional se le pueden añadir otros ingredientes para crear diferentes variantes, como en nuestra receta de Hummus de Cilantro. La receta de hoy se podría decir que es una mezcla entre hummus y guacamole, ya que se añaden aguacates y se sustituye el zumo de limón de la receta tradicional por zumo de lima. Además, se acompaña de crujientes piñones tostados y se espolvorea con cilantro fresco y pimienta de cayena.

Esta es un buena receta para un entrante o para una comida o una cena a base de tapas para compartir. Además, es muy saludable y también es apta para vegetarianos. Si no dispones de pan de pita, puedes utilizar otro tipo de pan. Mejor si está ligeramente tostado y todavía está caliente en el momento de tomar el hummus :-)

Sobre los ingredientes...

Para preparar el hummus, además de garbanzos cocidos, que es el ingrediente principal, se necesita ajo, tahini, zumo de lima, aguacates, sal y pimienta negra.

Para servirlo necesitarás un buen aceite de oliva virgen extra y, opcionalmente, piñones, cilantro fresco y pimienta de cayena molida.

Los garbanzos deben estar cocidos en agua con sal. Se pueden cocer en casa hasta que estén tiernos, o se pueden comprar ya cocidos envasados en tarros de cristal. Si se utilizan garbanzos de bote, es necesario lavarlos muy bien.

El aguacate o palta es famoso por ser el ingrediente principal del guacamole. Es una fruta con un contenido de azúcar muy bajo y, por este motivo, se consume mucho junto a verduras en ensaladas. Tiene muchos beneficios para la salud y entre ellos destacan los siguientes:

1) Es rico en grasa, pero esta grasa es "grasa buena". Se trata de ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a disminuir los niveles de colesterol malo y a aumentar los niveles de colesterol bueno. Es decir, beneficia la salud cardiovascular.

2) Es rico en vitaminas, minerales y antioxidantes, que entre muchos otros beneficios, son buenísimos para la salud de la piel.

3) Es rico en fibra, y por tanto ayuda a saciar el apetito y combatir el estreñimiento.

El tahini, también conocido con tahina o tahín, es una pasta de semillas de sésamo que se comercializa en tarros de cristal. Si lo encuentras en tu establecimiento habitual, podrás encontrarlo en un herbolario o un establecimiento de comida dietética.



Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo es muy fácil. Se necesita un robot de cocina o bien una batidora que se pueda conectar a un accesorio picador (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta, más abajo).

Para que el hummus quede perfecto hay que empezar triturando los garbanzos junto al ajo sin añadir ningún líquido. Estará muy seco, pero es la manera de que el hummus quede más suave y cremoso. Es importante insistir en este punto y también bajar con una cuchara los garbanzos que se queden en las paredes del accesorio picador para que todos los garbanzos se trituren por igual y el resultado sea más cremoso.

Una vez hecho esto, ya se puede añadir el tahini, el zumo de lima y los aguacates.

Cuando esté todo bien triturado se añade la cantidad de agua necesaria para obtener una textura menos espesa y más suave y cremosa.

¿Cómo saber cuál es la textura ideal? Debe ser necesario utilizar una cuchara para extender el hummus en un plato, es decir, no debe ser tan líquido como para que al ponerlo en un plato se extienda sólo. Debe conservar su forma. Sin embargo, la textura debe ser muy suave y cremosa, y se debe extender con mucha facilidad y sin ningún esfuerzo al utilizar la cuchara.

Hay que tener en cuenta que, al meter el hummus en la nevera, éste espesará ligeramente con las bajas temperaturas.

Una vez que se ha obtenido la textura deseada es cuando se rectifica de sal y pimienta.

Sobre su conservación...

Aunque es mejor consumirlo en el mismo día en el que se ha hecho, aguanta en buen estado en la nevera hasta 3 días. El zumo de lima que contiene evita que el aguacate se ponga de color oscuro.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos
Hamburguesas de Pollo con Aguacate y Tomates Secos
Ensalada de Naranja, Aguacate, Arándanos y Almendras
Salmón al Horno con Cilantro y Lima






















INGREDIENTES (4-6 personas):

- Un tarro de 400 g de garbanzos cocidos (o bien, 400 g de garbanzos cocidos en casa con agua con sal)
- 1 diente de ajo grande (o bien, 2 pequeños)
- 4 cucharadas (60 ml) de tahini
- 5 cucharadas de zumo de lima
- 2 aguacates no muy grandes
- Entre 4 y 12 cucharadas de agua fría
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para servir:

- Aceite de oliva virgen extra
- 4 cucharadas de piñones
- Cilantro fresco
- Pimienta de cayena molida







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria.



1) Pon los piñones en una sartén a fuego medio-fuerte. Cocínalos dando vueltas con una cuchara continuamente hasta que se empiecen a tostar. Apaga el fuego y sácalos inmediatamente de la sartén.

2) Escurre muy bien los garbanzos cocidos. Si son de bote, lávalos muy bien y escúrrelos. Ponlos en el picador/triturador junto al diente de ajo. Tritúralos a máxima velocidad durante al menos 5 minutos. De vez en cuando, para el triturador y baja con una cuchara los trozos que queden en las paredes para que todos los garbanzos y el ajo se trituren lo mejor que sea posible hasta que se obtenga una pasta muy espesa. Repite la operación las veces que sean necesarias.

NOTA: No añadas ningún líquido en este punto aunque la mezcla esté demasiado seca. Esto hace que el hummus quede más cremoso.

3) Añade el tahini y el zumo de lima y vuelve a triturar a máxima velocidad aproximadamente durante un minuto. Baja con una cuchara los restos que se queden pegados a las paredes si es necesario.

4) Añade los aguacates pelados y despepitados y tritura de nuevo a máxima velocidad hasta que quede una pasta espesa (unos 5 minutos).

5) Añade agua fría mientras el triturador está funcionando para aligerar la consistencia del hummus. Empieza añadiendo 4 cucharadas. Es posible que sea necesario añadir hasta 10-12 cucharadas. Ten cuenta que cuando el hummus se meta a la nevera, con el frío va a espesar un poco. Debe tener una consistencia espesa, es decir, debe ser necesaria una cuchara para extenderlo en un plato, pero aún así, debe tener una textura cremosa y suave y se debe extender muy fácilmente.

6) Añade sal al gusto y pimienta negra al gusto.

7) Sírvelo frío extendido en 1 o 2 platos, regado con 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y espolvoreado con los piñones tostados, el cilantro picado y una pizca de pimienta de cayena molida.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 18 de febrero de 2017

Pollo Asado con Pimentón y Salsa Cremosa de Limón y Espinacas



Esta es una receta de pollo condimentado con pimentón y asado en una salsa cremosa de limón y espinacas. Tiene un sabor muy rico y la salsa es una maravilla que pide a gritos un buen pan para mojar :-).

Es una receta perfecta para una comida o una cena de un día especial de fiesta, o bien, para una celebración con invitados.

Sobre los ingredientes...

Es receta se puede preparar tanto con muslos de pollo como con contramuslos.

La salsa se prepara con mantequilla, ajo, caldo de pollo, nata (crema de leche), queso parmesano, zumo de limón y tomillo seco.

El pimentón, también conocido en América Latina como "ají de color", es un condimento en forma de polvo rojo que se extrae de diferentes variedades de pimientos rojos. Es muy típico en la comida española y en la de Hungría, donde se conoce como paprika. Hay variedades dulces y variedades picantes. En esta receta se usa pimentón dulce. "Dulce", cuando se refiere al pimentón, no quiere decir que tenga un sabor similar al de los dulces. En realidad indica que no es picante.

El queso parmesano es un queso italiano muy famoso que tiene una consistencia dura y granulosa. Se suele usar rallado y se emplea frecuentemente para gratinar. Aunque se suele comercializar ya rallado, si se encuentra en trozos, es mejor comprarlo así y rallarlo en casa, ya que, será de mejor calidad que el que se compra rallado.

La nata (crema de leche) debe ser nata líquida a para montar, es decir, con contenido alto en materia grasa, que suele ser más espesa que las natas que tienen un contenido más bajo en grasa.

El caldo de pollo puede ser casero o bien comprado, ya sea envasado en un brick, o bien, en forma de cubitos o pastillas de concentrado de caldo.

La espinacas que usamos en la receta son espinacas baby, es decir, espinacas tiernas que se han recolectado antes de alcanzar un tamaño grande. Se suelen encontrar en bolsas preparadas para hacer ensaladas. Si no disponen de ellas en el sitio donde hacer la compra habitualmente, pueden usar espinacas normales troceadas.

Sobre la forma de prepararlo...


La forma de prepararlo es muy sencilla. El éxito está asegurado.

Se empieza horneando el pollo salpimentado y espolvoreado con pimentón. El horno debe estar muy bien precalentado a una temperatura alta (210 ºC) para que se dore por fuera quedando jugoso en el interior.

Mientras tanto se prepara la salsa. Para ello, se empieza cocinando el ajo con la mantequilla. Después se añaden el resto de ingredientes, menos las espinacas, y se deja hervir unos minutos hasta que espesa ligeramente. En este punto es cuando se añaden las espinacas.

Por último se añade la salsa a la bandeja con el pollo y se termina de hornear hasta que el pollo esté cocinado.

El tiempo total que se tarda en preparar esta receta es aproximadamente 1 hora y 15 minutos (teniendo en cuenta el tiempo de precalentado del horno).


Sobre su conservación...

Esta receta está mas rica cuando está recién hecha. Sin embargo, al tener gran cantidad de salsa, permite el recalentado en el microondas o en una cazuela sin que quede seco. El resultado no será igual que cuando está recién cocinado, pero será aceptable si se calienta lentamente y durante el tiempo suficiente para que la carne se caliente, no sólo por fuera, sino también en el interior.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.

¿Te gusta el limón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pollo Asado con Tomates Secados al Sol y Parmesano
Pollo Asado con Salsa de Soja y Miel

Pollo Asado con Leche de Coco

Pollo Asado Marinado en Yogur al Estilo Griego




















INGREDIENTES (4 personas):

- 1,3 Kg de muslos o contramuslos de pollo
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto
- 20 g de mantequilla
- 3 dientes de ajo machacados
- 240 ml de caldo de pollo (o bien, 240 ml de agua y 1/2 pastilla de concentrado de caldo)
- 125 ml de nata líquida (crema de leche)
- 4 cucharadas de queso parmesano rallado
- 3 cucharadas de zumo de limón
- 1 cucharadita de tomillo seco
- 50 g de espinacas baby frescas







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria



1) Precalienta el horno a 210 ºC.

2) Añade al pollo sal y pimienta al gusto cubriendo toda la superficie.

3) Coloca el pollo en una fuente grande de base amplia y espolvoréalo con una cucharada de pimentón. Dale vueltas con una cuchada para que todos los trozos se impregnen por igual de pimentón (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) Pon el pollo en una bandeja y hornéalo durante 30 minutos en el horno precalentado a 210 ºC.

5) Mientras tanto, pon 30 g de mantequilla en una sartén a fuego medio. Cuando la mantequilla se haya derretido y esté caliente, añade el ajo machacado y cocínalo dando vueltas continuamente hasta que empiece a desprender aroma (entre 30 y 60 segundos). No debes dejar que se ponga dorado y menos aún que se queme.

6) Añade el caldo de pollo, la nata líquida, el queso parmesano, el zumo de limón y el tomillo. Llévalo a ebullición dando vueltas con una cuchara de vez en cuando. Baja el fuego y déjalo cocer a fuego lento durante 3-5 minutos hasta que espese ligeramente. Apaga el fuego.

7) Añade las espinacas y mézclalas con la salsa.

8) Añade la salsa a la bandeja con el pollo. Riega los trozos con la salsa y hornéalo 25 minutos más en el centro del horno a 210 ºC, hasta que el pollo esté cocinado.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...