viernes, 19 de febrero de 2016

Bizcocho de Plátano, Arándanos y Yogur



Este es un bizcocho muy esponjoso y suave con sabor a plátano y con arándanos frescos y nueces. Aunque se pueda pensar que es similar al bizcocho americano de plátano (banana bread) añadiéndole los arándanos frescos, hay algunas diferencias entre los dos bizcochos.

La primera de ellas es que el banana bread tiene un sabor más intenso a plátano. En este bizcocho el sabor a plátano es más suave, ya que se reduce la cantidad de plátano. En su lugar se añade el yogur, que no sólo aporta suavidad, sino que también hace que la textura sea diferente al banana bread.

Por otro lado, el banana bread está aromatizado con canela. Este bizcocho lleva vainilla en su lugar, que combina mucho mejor con el sabor suave de los arándanos.

Es perfecto para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té en cualquier momento del día. Además, es tan fácil de hacer que puedes hacerlo con niños.


Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de este bizcocho son harina, azúcar, huevo y mantequilla. Para que el bizcocho crezca y obtenga su textura esponjosa se usa bicarbonato, que cuando se mezcla con el ácido láctico que contiene el yogur y se acompaña de la alta temperatura del horno, produce una reacción química que proporciona esta textura.

Además de los arándanos, y los plátanos este bizcocho también lleva nueces que dan un punto crujiente. Por último, se aromatiza con extracto de vainilla.

Plátanos maduros para hacer bizcocho de plátano
Para hacer el bizcocho, se necesitan plátanos muy maduros, con la piel llena de manchas y prácticamente de color marrón oscuro, casi negro. Cuando tienen este aspecto por fuera, por dentro su carne están blanda y muy dulce.

Se pueden aprovechar para hacer este bizcocho esos plátanos que se van poniendo demasiado maduros para comerlos. Si no tienes suficientes plátanos maduros para hacer el banana bread y temes que se te estropeen si los dejas madurar más tiempo, puedes congelarlos envueltos en papel de aluminio mientras consigues más plátanos maduros.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida o bien en forma de azúcar avainillado. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.


Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de preparar. Tan fácil que es una receta apropiada para hacer con niños.

Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar, un tenedor y una cuchara.

Para prepararlo, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos suavemente con una cuchara, sin movimientos bruscos, hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría soltar el gluten que contiene y, en este caso, el bizcocho podría quedar duro.

La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

Los arándanos se añaden a la pasta al final para evitar que se rompan.


Sobre su conservación...

Este bizcocho, al llevar fruta fresca, es mejor consumirlo durante el día o al día siguiente de haberlo hecho, ya que los arándanos se degradarán con el paso del tiempo.

La buena noticia es que se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio. Si lo congelas recién sacado del horno, cuando todavía está tibio, cuando lo consumas estará como si acabaras de hacerlo :-)


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos. Y seguro que también te gustarán nuestros Muffins.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Banana Bread (Bizcocho Americano de Plátanos)
Bizcocho de Plátano, Naranja y Arándanos Rojos Secos
Bizcocho de Plátano y Chocolate
Muffins de Plátano y Pepitas de Chocolate
























INGREDIENTES (1 bizcocho):

- 260 g de harina de trigo
- 125 g de azúcar
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- 1/4 de cucharadita de sal
- 50 g de nueces troceadas
- 2 plátanos muy maduros
- 1 huevo
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 yogur
- 85 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
- 100 g de arándanos



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde rectangular de 26x11centímetros o medidas similares (p.ej. 24x13cm o 25x12 cm).

2) En una fuente amplia, pon la harina, el azúcar, el bicarbonato sódico (soda), la sal y las nueces troceadas. Mezcla todo bien con una cuchara. Haz un hueco en el centro.

3) En un plato, tritura 2 plátanos muy maduros con un tenedor hasta que tengan la consistencia de una papilla.

4) En otra fuente mediana, bate ligeramente el huevo. Añade el extracto de vainilla, los plátanos triturados, el yogur y la mantequilla derretida a temperatura ambiente. Mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme (puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener).

5) Añade la mezcla anterior en el hueco creado en la fuente con la mezcla de harina. Mezcla suavemente con una cuchara o una espátula hasta que la harina se humedezca. No hay que insistir más a partir de ese punto o el bizcocho podría quedar duro. El resultado será una pasta muy espesa pero suave.

6) Añade a la pasta los arándanos. Mézclalo con una cuchara hasta que se repartan uniformemente por la pasta.

7) Pon la pasta en el molde rectangular untado de mantequilla y hornea 60 minutos a 180 ºC. Estará hecho si tras pinchar un palillo en el centro del bizcocho, el palillo sale limpio.

8) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe en el molde sobre una rejilla unos 10 -15 minutos antes de desmoldarlo. Después de sacarlo del molde deja que termine de enfriarse sobre la rejilla. Se consume tibio o a temperatura ambiente.

¡Y a disfrutarlo!

viernes, 5 de febrero de 2016

Crema de Coliflor Asada y Queso Cheddar Curado





Esta es una sopa de verduras de textura muy cremosa cuyos ingredientes principales son la coliflor y el queso cheddar. La mezcla de ambos da un resultado exquisito. Si además se da un último toque aromático espolvoreándola de hojas de tomillo frescas el resultado es inmejorable.

Esta puede ser una buena receta para aquellos niños que son reticentes a comer coliflor, ya que con el queso se disimula su sabor.

Por último, destacar que, como la coliflor se cocina al horno, se reduce el olor que genera al cocinarse.


Sobre los ingredientes...

Para hacer esta crema, además de la coliflor y el queso cheddar, se necesita cebolla, ajo, caldo de pollo, tomillo, nata líquida (crema de leche), aceite de oliva, sal y pimienta negra.


Queso Cheddar
El queso Cheddar es un queso de origen inglés originario de la villa de Cheddar, en Somerset. Sin embargo, hoy en día se fabrica en Reino Unido, Irlanda, Canadá, Estados Unidos, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Argentina, Suecia y Australia.

Se hace con leche de vaca y dependiendo del tiempo de curación podrá ser de sabor suave o de sabor mas fuerte en los cheddar curados. Hay variedades de color pálido y las hay que tienen un color anaranjado.

Se suele vender en bloques de unos 200 g empaquetados.

El queso cheddar que usamos en esta receta es queso cheddar blanco curado y, por tanto más, sabroso que el queso suave. Si no lo encuentras puedes sustituirlo por otro queso sabroso que te guste.

El caldo de pollo puede ser hecho en casa o de los que ya venden envasados en brick. Puede sustituirse por caldo de verduras para que la receta sea apta para vegetarianos. Además, en lugar de caldo se puede usar la misma cantidad de agua y pastillas de caldo concentrado.

El tomillo es mejor que sea fresco porque dará mejor sabor. Sin embargo, si no tienes, puedes sustituirlo por tomillo seco. En este caso, la cantidad debe ser la mitad, ya que las hierbas aromáticas secas tienen un sabor más fuerte que cuando están frescas.

La nata líquida se puede sustituir por la misma cantidad de leche si se desea reducir un poco la cantidad de calorías.

Sobre la forma de prepararla...

Esta crema de verdura, aunque lleva un poco más de tiempo que otras recetas por el horneado previo de la coliflor, es muy fácil de preparar y, por lo rica que está, todo el tiempo empleado merecerá la pena.

En primer lugar hay que asar la coliflor cortada en ramilletes en el horno hasta que comience a ponerse dorada.

Es importante que se coloque en una bandeja en una sola capa, para que todos los trozos se cocinen por igual. Si estuvieran unos sobre otros habría algunos que tostarían más y otros menos.

Después se cuece con la cebolla, el ajo, el tomillo y el caldo de pollo durante unos 25 minutos.

El queso y la nata se añaden al final, unas vez triturada la coliflor.


Sobre su conservación...

Como casi todas las cremas de verduras, aguanta bien en la nevera varios días (hasta 5) y se calienta fácilmente en el microondas.

También se puede congelar en recipientes preparados para ello.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan las sopas y cremas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Sopas y Cremas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Crema de Champiñones
Crema de Zanahoria, Jengibre, Curry y Leche de Coco

Crema de Calabaza y Leche de Coco

Arroz con Calabacín y Queso Cheddar





















INGREDIENTES (4 personas):

- 1 coliflor pequeña
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cebolla cortada en dados
- 2 dientes de ajos picados
- 1 cucharadita de tomillo fresco (o bien, 1/2 cucharadita de tomillo seco)
- 750 ml de caldo de pollo o verduras (o bien, 750 ml de agua y 1 pastilla de caldo concentrado)
- 120 g de queso cheddar curado rallado grueso
- 240 ml de nata líquida (crema de leche)
- Sal al gusto



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 200 ºC.

2) Corta la coliflor en ramilletes y colócalos en una sola capa sobre una bandeja para hornear. Añade sal y pimienta negra al gusto y 2 cucharadas de aceite de oliva. Dales vueltas con una cuchara para que todos se impregnen por igual.

3) Hornea la coliflor durante unos 30-35 minutos en el horno precalentado a 200 ºC, hasta que empiece a ponerse dorada.

4) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una cazuela grande a fuego medio. Añade la cebolla cortada en dados y cocínala hasta que esté tierna.

5) Añade los dientes de ajo picados y el tomillo y cocínalos dando vueltas continuamente durante 1 minuto.

6) Añade la coliflor asada y el caldo. Llévalo a ebullición. Baja el fuego y déjalo cocer a fuego lento durante 25 minutos.

7) Apaga el fuego y tritúrala con la batidora hasta conseguir una crema fina.

8) Añade el queso cheddar rallado y da vueltas con una cuchara hasta que se funda y se mezcle con la crema. El calor residual debe ser suficiente para que se funda, pero si es necesario puedes encender el fuego de nuevo. No dejes que llegue a hervir.

9) Añade la nata líquida y mézclala dando vueltas con una cuchara.

10) Antes de servir, rectifica de sal si es necesario. Puedes servirla espolvoreada con unas hojas de tomillo fresco y una pizca de pimienta negra recién molida.

¡Y a disfrutarla!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...