domingo, 17 de noviembre de 2013

Muffins de Calabaza y Nueces



La calabaza es un alimento muy versátil. Con ella se pueden preparar tanto platos principales como todo tipo de dulces. Y en todos los casos con muy buen resultado.

Este es un ejemplo de cómo podemos usar calabaza para hacer unos muffins estupendos. Son muy típicos en Estados Unidos en estas fechas, sobre todo en Halloween y Thanks Giving (Acción de Gracias), ya que es cuando las calabazas se acaban de recolectar.

Estos muffins van especiados con canela, jengibre en polvo y vainilla, que van muy bien con la calabaza y le dan un aroma exquisito. ¡Quien los prueba repite! :-)


Sobre los ingredientes...

La harina que se usa es harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea se pueden hacer integrales poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico, también conocido como soda, sirve para potenciar el efecto de la levadura química de repostería dejando unos muffins superesponjosos.

El puré de calabaza que se usa en esta receta no es lo que comúnmente se conoce como puré, es decir, no es calabaza cocida y triturada. Se trata de calabaza que se asa en el horno, se tritura y se escurre en un colador durante horas hasta que elimina todo el agua (es bastante agua la que tiene :-)). Puedes ver cómo se prepara aquí.
Es posible encontrar el puré de calabaza en lata. Si se va a usar calabaza de lata, hay que asegurarse de que es calabaza pura, es decir, no tiene especias añadidas.

La mantequilla debe ser mantequilla sin sal pura procedente de leche. Debe estar derretida pero no caliente sino a temperatura ambiente. El motivo es que hay que mezclarla con huevo y, si estuviera muy caliente, el huevo se podría cuajar. Se puede derretir en el microondas o bien en una sartén o un cazo. Después de derretirla, hay que esperar a que se enfríe y alcance una temperatura cercana a la temperatura ambiente sin que llegue a solidificarse.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

Sobre la forma de prepararlos...

La forma de prepararlos es muy fácil.

No se requieren utensilios sofisticados como robots de cocina o batidoras eléctricas. Es suficiente con los recipientes para para mezclar y una cuchara.

Tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y, después, mezclar ambos hasta que se forme una pasta espesa y no queden grumos.

Una vez llegados a este punto no hay que seguir insistiendo, ya que la masa podría desprender el gluten que contiene y eso podría hacer que queden duros.

A la hora de hornearlos, si quieres que tengan una forma redondeada en la parte superior, similar a la de un champiñón, utiliza sólo la resistencia inferior del horno. Puedes precalentarlo utilizando las dos resistencias y apagar la de arriba, dejando sólo la de abajo, cuando los introduzcas en el horno.

Sobre su conservación...

Aguantan en buenas condiciones unos días después de hacerlos, pero es mejor guardarlos en la nevera.

Como tienen mantequilla, que se pone dura con las temperaturas bajas, es mejor sacarlos media hora antes de consumirlos para que cojan la temperatura ambiente. Otra opción es ponerlos unos segundos en el microondas (6-8 segundos).

También se pueden congelar para ir sacándolos según se vayan consumiendo.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta también te gustarán:

Pumpkin Scones
(Scones de calabaza)
Crema de Calabaza
con Leche de Coco
Muffins de Calabaza, Naranja
y Arándanos Rojos Frescos
Bizcocho de Calabaza
con Pipas de Calabaza
Muffins Especiados
de Calabaza y Queso
Sopa de Calabaza, Manzana,
Canela y Yogur


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y se puede encontrar aquí):




Muffins de Calabaza y Nueces

Este es un ejemplo de cómo podemos usar calabaza para hacer unos muffins estupendos. Son muy típicos en Estados Unidos en estas fechas, sobre todo en Halloween y Thanks Giving (Acción de Gracias), ya que es cuando las calabazas se acaban de recolectar. Estos muffins van especiados con canela, jengibre en polvo y vainilla, que van muy bien con la calabaza y le dan un aroma exquisito. ¡Quien los prueba repite! :-)

INGREDIENTES:

  • 225 g de harina
  • ½ cucharadita de levadura de repostería
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ¼ cucharadita de sal
  • ¾ cucharadita de canela
  • 1/8 cucharadita de jengibre en polvo
  • 50 g de nueces troceadas
  • 2 huevos
  • 175 g de azúcar
  • 115 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
  • 240 ml (1 taza) de puré de calabaza (sin especias añadidas)
  • 4 cucharadas de leche
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Precalienta el horno a 200º y unta de mantequilla un molde para 12 muffins.
  2. En una fuente amplia mezcla la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal, la canela, el jengibre en polvo y las nueces troceadas.
  3. En otra fuente, bate ligeramente dos huevos y mézclalos con el azúcar, la mantequilla derretida, el puré de calabaza, la leche y el extracto de vainilla.
  4. Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos, con ayuda de una cuchara o una espátula, sólo hasta que los ingredientes secos se humedezcan (si se trabaja demasiado pueden quedar unos muffins duros). Va a quedar una pasta espesa pero suave.
  5. Con ayuda de dos cucharas, una para coger porciones de la pasta y la otra para ayudar a desprenderlas de la primera cuchara, reparte la pasta en los moldes para muffins.
  6. Hornéalos durante 20-25 minutos en el centro del horno precalentado a 200 ºC.
  7. Tras sacar los muffins del horno, déjalos enfriar sobre una rejilla unos 10-15 minutos antes de sacarlos de los moldes y dejarlos enfriar por completo.
¡Y a disfrutarlo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario