viernes, 29 de mayo de 2015

Bizcocho de Limón



Este bizcocho de aspecto rústico tiene un sabor delicioso a mantequilla y limón, y una textura firme pero al mismo tiempo esponjosa. Su sabor a limón es intenso debido al baño que se le da con jarabe de limón una vez horneado. Esto también hace que su superficie sea muy brillante.

Es perfecto para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Para preparar este bizcocho se necesitan pocos ingredientes y además son ingredientes comunes, de los que no son difíciles de encontrar. Los ingredientes principales son harina, azúcar, levadura química de repostería, mantequilla, huevos, leche y ralladura de limón.

Para hacer el jarabe de limón con el que baña el bizcocho se usa zumo de limón recién exprimido y azúcar.

Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de hacer. Además, no se requiere batidora eléctrica ni otros utensilios sofisticados. Basta con los recipientes adecuados para mezclar los ingredientes y una cuchara.

Simplemente, hay que mezclar los ingredientes secos por un lado y los ingredientes húmedos por otro y después mezclar ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan.

La única particularidad respecto lo anterior es que en esta receta la mantequilla no se derrite y por tanto se considera un ingrediente seco. Para mezclarla con la harina hay cortarla en dados y presionarla con los dedos junto a la harina hasta conseguir que la mezcla tenga la textura de pan rallado grueso. Esto es lo que da la textura firme y el aspecto rústico al bizcocho.

Para preparar el jarabe de limón, simplemente hay que hervir el zumo de limón junto con el azúcar hasta que el azúcar se disuelva y el líquido comience a espesar.

Esto se puede hacer en el microondas (en un recipiente que aguante altas temperaturas), o bien, en un cazo o cazuela pequeña a fuego medio-fuerte.

Sobre su conservación...

Este bizcocho aguanta en buenas condiciones durante 3 - 4 días después de hacerlo, siempre que se guarde en un sitio fresco y seco bien tapado con papel de aluminio o film transparente (plástico de cocina) para que no se seque.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el sabor a limón? Puedes encontrar más recetas con limón en nuestra página de Recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Limón y Tomillo
Bizcocho de Limón y Romero

Pastel de Pistachos y Limón
Tarta de Crema de Limón
























INGREDIENTES (1 bizcocho):

Para el bizcocho:

- 290 g de harina
- 200 g de azúcar
- 1 y ½ cucharadita de levadura química de repostería
- ¾ de cucharadita de sal
- 170 g de mantequilla
- 3 huevos
- 180 ml de leche
- La ralladura de 1 limón

Para el jarabe de limón:

- 4 y ½ cucharadas de zumo de limón
- 2 cucharadas de azúcar


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Mézclalo todo bien con una cuchara.

3) Añade la mantequilla cortada en dados y mézclala con la harina. Presiona con tus dedos la mantequilla junto a la harina hasta que la mezcla tenga la textura de pan rallado grueso (en el vídeo puedes ver el aspecto de debe tener). Deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) En otra fuente mediana, bate los huevos ligeramente con un tenedor. Añade la leche y la ralladura de limón y mézclalo dando vueltas con una cuchara .

5) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos. Mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. La mezcla parecerá que queda grumosa, pero es normal.

6) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéalo en el centro del horno a 180 ºC durante una hora. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

7) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica antes de desmoldarlo.

8) Mientras se enfría, prepara el jarabe de limón mezclando el azúcar con el zumo de limón en un recipiente que aguante altas temperaturas. Mete el recipiente en el microondas y deja que el zumo hierva hasta que el azúcar se disuelva completamente y el zumo comience a espesar ligeramente. Si no dispones de microondas, puedes conseguir lo mismo calentando el zumo al fuego.

9) Pinta el bizcocho con el jarabe de limón usando un pincel de repostería después de sacarlo del horno, mientras está caliente.

10) Deja que se enfríe por completo sobre una rejilla.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 17 de mayo de 2015

Fettuccine alla Fiorentina con Champiñones y Espinacas



Una salsa cremosa con champiñones, espinacas y queso hacen que este plato de pasta esté delicioso. Además, como todas las recetas de pasta, es muy fácil de hacer y muy rápida.

Esta receta también se puede hacer con otras pastas largas como spaguetti, tagliatelle, linguine (tallarines), etc.

Sobre los ingredientes...

Además de champiñones, espinacas y queso, para hacer la salsa de esta receta se necesita caldo de pollo, leche, harina, ajo, aceite de oliva, sal y pimienta negra.

El queso puede ser gruyère o bien gouda. Si no dispones de ninguno de los dos también puede usarse parmesano.

Las espinacas que se usan en esta receta son espinacas "baby", es decir, espinacas que se recolectan cuando las hojas todavía tienen un tamaño pequeño. La ventaja sobre las espinacas normales es que son más tiernas y no es necesario cortarlas. Si no dispones de espinacas baby también se pueden usar espinacas normales pero entonces es necesario trocearlas.

El caldo de pollo puede sustituirse por caldo vegetal si prefieres que la receta sea vegetariana. Además, pueden usarse pastillas de caldo concentrado.

Recuerda que para limpiar los champiñones no está recomendado sumergirlos en agua, ya que absorben gran cantidad de agua y, al expulsarla, con ella también se va su sabor. Hay que intentar usar la mínima cantidad de agua posible y además sin sumergirlos. Si no están muy sucios, puede ser suficiente limpiarlos con un paño mojado.

Sobre la forma de prepararlos...

Como la mayoría de las recetas de pasta, esta receta es muy fácil de preparar.

Por un lado, hay que preparar las salsa de champiñones y espinacas. En paralelo, en otro recipiente se cocina la pasta y, por último, se mezcla la salsa con la pasta escurrida.

Para preparar la salsa, primero se saltean los champiñones y el ajo en aceite de oliva. Después se añade el caldo y la leche mezclados con la harina y se deja que la salsa espese. Por último, se añade el queso rallado, se deja que se derrita y se añaden las espinacas baby.

Una vez hecha la salsa, se puede guardar en la nevera para preparar la pasta otro día. Sólo hay que calentar la salsa justo antes de mezclarla con la pasta recién hecha.

También se puede congelar. En este caso, puedes sacarla del congelador la noche previa al día en el que vayas a cocinar a pasta.

Sobre su conservación...

Una vez hecha, lo mejor es consumirla inmediatamente.

Sin embargo, también se puede guardar en la nevera la pasta que sobre durante 3 - 4 días, siempre cubierta con film transparente, papel de aluminio, etc. para que no se seque.

Se puede calentar en el microondas o bien a fuego lento en una sartén con una cucharada de agua.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan la pasta? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pasta. En ella también podrás encontrar consejos para que la pasta te quede siempre perfecta.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Champiñones al Ajillo
Pollo con Champiñones, Bacon, Nata y Vino Blanco
Fettuccine con Champiñones, Tomates Secosy Albahaca
Fettuccine alla Puttanesca























INGREDIENTES (4 personas):

Para la salsa:

- 240 ml de caldo de pollo (o bien, 240 ml de agua y ½ pastilla de concentrado de caldo de pollo)
- 240 ml de leche
- 3 cucharadas de harina
- ½ cucharadita de sal
- ½ cucharadita de pimienta negra
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 2 dientes de ajo machacados
- 225 g de champiñones
- 85 g de queso gruyere o gouda rallado
- 60 g de hojas de espinacas baby

Para los fettuccine:

- 450 g de fettuccine secos al huevo
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Pon en un recipiente el caldo de pollo, la leche, la harina, la sal y la pimienta. Mézclalo bien utilizando unas varillas para que no queden grumos.

2) Corta los champiñones en láminas finas y machaca los dientes de ajo en el mortero hasta que queden reducidos a una pasta.

3) Pon a calentar 4 litros de agua en una olla o cazuela grande.

4) Mientras tanto, calienta el aceite de oliva a fuego medio-fuerte en una sartén. Añade el ajo machacado y cocínalo dando vueltas con una cuchara de madera continuamente hasta que desprenda aroma (entre 30 segundos y 1 minuto). Hay que tener cuidado de que el aceite no esté excesivamente caliente para evitar que el ajo se queme.

5) Añade los champiñones y cocínalos durante unos 6 minutos dando vueltas con la cuchara de vez en cuando hasta que estén tiernos.

6) Añade la mezcla de caldo, leche y harina a los champiñones. Llévalo a ebullición, baja el fuego y cocínalo a fuego lento unos 4-5 minutos hasta que la salsa espese ligeramente.

7) Cuando el agua comience a hervir, añade una cucharada de sal. Echa toda la pasta a la vez a la cazuela y deja que hierva a fuego medio-fuerte.

8) Añade el queso rallado a la salsa de champiñones y cocínalo a fuego lento dado vueltas continuamente hasta que el queso se derrita. Añade las espinacas y da vueltas hasta que se pongan mustias. Apaga el fuego.

9) Cuando la pasta esté al dente (pruébala para comprobarlo, no te fíes del tiempo recomendado en el paquete), escúrrela, añádela a la sartén con la salsa y mézclala con la salsa.

Sirve de inmediato. ¡Y a disfrutarlo!

martes, 12 de mayo de 2015

Muffins de Ricotta, Limón y Almendras



Una base suave de queso ricotta, aroma de limón y almendras laminadas crujientes hacen de estos muffins una delicia para el desayuno, para la merienda o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Para preparar estos muffins, se usan como ingredientes principales, harina, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato sódico, huevo y mantequilla. A esto se añade el queso ricotta, zumo y ralladura de limón y extracto de almendra. Por último, se usan almendras laminadas para decorarlos.

El queso ricotta es un queso de origen italiano que se obtiene a partir del suero de leche que sobra de hacer otros quesos blandos y se cuece a alta temperatura. Es de color blanco, sabor suave, y textura blanda y granulosa. Es muy producto fresco que hay que consumir rápidamente ya que sólo aguanta en buenas condiciones algunos días después de su fabricación. En España este tipo de queso también se conoce como requesón y se produce principalmente en las regiones del norte del país (Cantabria, Pirineos, Galicia).

A veces el queso ricotta viene un poco acuoso. En este caso, es necesario escurrir el agua antes de usar el queso en la receta.

El extracto de almendra suele ser líquido y viene dosificado en pequeñas botellitas o tubitos. Lo suelen tener en la zona de repostería de los supermercados, junto a las almendras laminadas para repostería, las pepitas de chocolate, etc. Si no consigues encontrarlo y no lo pones, los muffins seguirán estando ricos.

Sobre la forma de prepararlos...

Para preparar estos muffins se necesita una batidora eléctrica con el accesorio de varillas.

El motivo es que hay que batir la mantequilla junto al azúcar a punto de crema y después hay que añadir el queso y el huevo y batir a la máxima velocidad para que la mezcla quede lo más uniforme posible. Esto es complicado de hacer si se bate de forma manual.

Además, con la batidora eléctrica, la pasta cogerá más aire y eso hará que estén más esponjosos.

Es importante saber que cuando se añada la harina hay que bajar la velocidad de la batidora y batir sólo hasta que la harina se humedezca y no tenga grumos. Si en este punto se bate más de la cuenta, la harina desprenderá gluten y los muffins podrían quedar duros.


Sobre su conservación...

Se conservarán bien 2 o 3 días siempre que se pongan un lugar fresco y seco bien tapados para que no se sequen. Se pueden cubrir con film transparente o papel de aluminio o bien se pueden meter en una bolsa cerrándola bien.

También se pueden congelar envueltos en papel de aluminio. Si los congelas cuando están recién hechos, una vez desongelados, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.


Muffins de Frambuesas y Queso Mascarpone
Tarta de Crema de Limón

Muffins de Lima con Streusel de Macadamia y Coco

Bicocho de Limón, Tomillo y Queso





















INGREDIENTES (12 muffins):

-  260 g de harina
- 1/2 cucharadita de levadura química de repostería (Royal o bien otra marca comercial)
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de sal
- 115 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
- 150 g de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 225 g de queso ricotta
- 1 huevo
- 2 cucharadas de zumo de limón
- 1/2 cucharadita de extracto de almendra
- 125 ml (8 cucharadas) de almendras laminadas


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición (HD) puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Pon a precalentar el horno a 180 ºC. Unta de mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente mediana la harina, el bicarbonato sódico, la levadura química de repostería y la sal. Mézclalo bien con una cuchara.

3) En otra fuente más grande, bate la mantequilla ablandada con una batidora eléctrica con el accesorio de varillas hasta que tenga la textura de una crema o pomada. Comienza batiendo a velocidad lenta para que no salpique. Añade el azúcar y vuelve a batir (velocidad lenta para que no salpique) hasta que el azúcar se incorpore a la crema de mantequilla. Puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener. Rasca las paredes de la fuente hacia abajo con las varillas para quitar la mezcla de mantequilla y azúcar que se habrá quedado pegada.

4) Añade el queso ricotta y vuelve a batir subiendo la velocidad (hasta el máximo posible) hasta que se incorpore a la mezcla.

5) Añade el huevo y vuelve a batir a velocidad rápida hasta que se incorpore a la mezcla.

6) Añade el zumo de limón y el extracto de almendra y vuelve a batir hasta que se incorpore a la mezcla.

7) Añade la mezcla de harina y bate a velocidad lenta hasta que la harina se humedezca y no queden grumos. No hay que insistir más a partir de este punto o los muffins podrían quedar duros. El resultado será una pasta muy espesa. Puedes ver imágenes en el vídeo.

8) Reparte la mezcla en moldes para 12 muffins untados de mantequilla con ayuda de dos cucharas, una para coger porciones y la otra para despegarlas de la primera cuchara.

9) Reparte por encima las almendras laminadas presionándolas ligeramente con los dedos para que se adhieran a la pasta.

10) Hornéalos en el centro del horno precalentado 180 ºC entre 22 y 25 minutos. Para evitar que las almendras laminadas se tuesten demasidado, una vez introducidos en el horno precalentado, puedes apagar la resistencia de arriba dejando sólo la resistencia de la parte inferior del horno (no bajes la temperatura de 180 ºC). Para saber si están hechos se pueden pinchar con un palillo en el centro. El palillo debe salir limpio.

11) Tras sacarlos del horno, deja que se enfríen sobre una rejilla 10-15 minutos antes de desmoldarlos.

12) Tras desmoldarlos, colóca los muffins sobre una rejilla y deja que se enfríen por completo.

¡Y a disfrutarlos!


lunes, 4 de mayo de 2015

Ensalada de Naranja, Aguacate, Arándanos Rojos y Almendras Caramelizadas



Hoy os traemos una ensalada formada por una mezcla de lechuga, frutas y almendras caramelizadas y acompañada de un aderezo de mostaza, miel y naranja.  Una mezcla de sabores y texturas con un resultado riquísimo :-)

Es perfecta como entrante en una comida o como acompañamiento de un plato principal. También puede ser el plato único de una cena ligera. Si además tienes invitados, les sorprenderás seguro :-)

Sobre los ingredientes...

Para preparar la ensalada se necesita lechuga romana, naranja, aguacate, arándanos rojos secos, almendras y azúcar para caramelizarlas.

El aderezo se prepara con aceite de oliva, mostaza a la antigua, miel, vinagre de sidra, zumo de naranja, zumo de limón, sal y pimienta negra.

El aguacate o palta es famoso por ser el ingrediente principal del guacamole. Es una fruta con un contenido de azúcar muy bajo y por este motivo se consume mucho junto a verduras en ensaladas. Tiene muchos beneficios para la salud y entre ellos destacan los siguientes:

1) Es rico en grasa, pero esta grasa es "grasa buena". Se trata de ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a disminuir los niveles de colesterol malo y a aumentar los niveles de colesterol bueno. Es decir, beneficia la salud cardiovascular.

2) Es rico en vitaminas, minerales y antioxidantes, que entre muchos otros beneficios, son buenísimos para la salud de la piel.

3) Es rico en fibra, y por tanto ayuda a saciar el apetito y combatir el estreñimiento.


Arándanos Rojos Secos

Los arándanos rojos (cranberries) son unas bayas originarias de américa del norte. Son pequeñas, con forma ovalada, duras, y de color rojo intenso. Cuando se comen crudas y frescas son muy ácidas.

Los indios americanos usaban esta bayas como alimento y también como medicina, ya que tienen un alto contenido de vitamina C y también contienen muchos antioxidantes. Los marineros y los colonos americanos las usaban para prevenir el escorbuto, enfermedad que aparece cuando hay carencia de vitamina C.

Nunca se comen frescos y crudos. Se toman secos (como las uvas pasas) o bien se cocinan, ya que se necesita añadir azúcar para contrarrestar su sabor ácido. Normalmente se usan en postres, bizcochos, muffins o magdalenas, tartas, galletas, pasteles, etc. Pero también se usan para hacer compotas, mermeladas, confituras y salsas para platos salados como por ejemplo asados. Su sabor afrutado se acentúa cuando se mezclan con ingredientes dulces y cuando se combinan con otras frutas como manzanas, peras y naranjas.

La mostaza a la antigua se diferencia de la mostaza de Dijon porque, mientras que en la primera los gramos de mostaza están completamente triturados, en la mostaza a la antigua sólo se trituran parcialmente, quedan muchos enteros y se pueden apreciar perfectamente.

Sobre la forma de prepararla...

Como casi todas las ensaladas, esta receta es muy fácil de preparar.

Sólo hay poner los ingredientes en platos individuales y regarlos con el aderezo.

La forma de caramelizar las almendras también es muy fácil. Se ponen al fuego en una sartén antiadherente junto con el azúcar y se les da vueltas con una cuchara de madera hasta que el azúcar se derrita y se caramelice. Una vez hecho esto hay que dejar que se enfríen en un plato cubierto de papel de aluminio.

Verás que cuando se hayan enfriado estarán pegadas unas a las otras. Hay que trocearlas manualmente antes de esparcirlas por la ensalada.

Para preparar el aderezo o aliño sólo hay que poner todos los ingredientes en un recipiente y emulsionarlos.

Para hacerlo se puede dar vueltas muy rápidamente con una cuchara o bien se puede usar una batidora eléctrica. Un truco muy bueno es poner todos los ingredientes en un tarro que tenga una tapa hermética y agitarlo enérgicamente durante 1 o 2 minutos.


Sobre su conservación...

Normalmente las ensaladas deben consumirse recién hechas ya que el ácido del aderezo estropearán con el tiempo algunas verduras. En este caso, además tenemos aguacate, que se oxida fácilmente y se pone de color oscuro.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las ensaladas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Ensaladas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos
Hamburguesas de Pollo, Aguacate y Tomates Secos












INGREDIENTES (4 personas):

Aderezo:

- 6 cucharadas de aceite de oliva
- 2 cucharadas de mostaza a la antigua
- 2 cucharadas de miel
- 1 cucharada de vinagre de sidra
- El zumo de una naranja
- El zumo de medio limón
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/4 de cucharadita de pimienta negra recién molida

Ensalada:

- 3 cucharadas de azúcar
- 8 cucharadas de almendras laminadas
- Entre 1/2 y 1 lechuga romana
- 1 naranja grande
- 4 cucharadas de arándanos rojos secos
- 1 aguacate grande







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:
En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Para preparar el aderezo pon todos los ingredientes en un cuenco o bien en un tarro que tenga tapa. Emulsiónalos dando vueltas muy rápidamente con una cuchara, usando la batidora eléctrica o bien cerrando el tarro con tapa y agitándolo de forma enérgica durante 1-2 minutos.

2) Pon en una sarten a fuego medio el azúcar y las almendras laminadas. Cocínalas dando vueltas continuamente con una cuchara de madera hasta que el azúcar se derrita, se adhiera a las almendras y éstas se pongan de color dorado. En ese momento, apaga el fuego y pon las almendras sobre un plato cubierto de papel de aluminio. Deja que se enfríen por completo.

NOTA: Es importante sacar las almendras de las sartén en cuanto estén doradas ya que, de lo contrario seguirían cocinándose con el calor de la sartén (aunque se haya apagado el fuego) y podrían quemarse.

3) Lava y trocea la lechuga. Escúrrela muy bien. Pela la naranja y córtala en gajos finos.

4) Reparte la lechuga en platos individuales. Añade los gajos de naranja y los arándanos rojos.

5) Corta el aguacate en rodajas transversales y repártelas por los platos.

6) Riega con el aderezo.

¡Y a disfrutarla!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...