domingo, 3 de junio de 2018

Bizcocho de Calabacín, Manzana y Coco





¿Sabías que se pueden hacer dulces con calabacín? Aunque a algunos les pueda parecer un poco extraño hacer dulces con verduras, en realidad se usan mucho en repostería. Los ejemplos más representativos, además del calabacín, son los dulces con zanahoria y con calabaza.

En este bizcocho se mezcla el sabor delicado del calabacín con manzana y coco rallado y se le da un toque crujiente con nueces. Todo ello aromatizado con canela, nuez moscada y vainilla. ¡Delicioso! :-)

Es prefecto para el desayuno, para la merienda, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de este bizcocho son harina, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato sódico (soda), huevos y aceite vegetal. A esto le añadimos el calabacín, la manzana, coco rallado y nueces, y se aromatiza con canela, nuez moscada y extracto de vainilla.

Este bizcocho se prepara con harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea se puede hacer integral poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química de forma que aumente la esponjosidad del bizcocho.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

El aceite vegetal debe ser aceite vegetal de sabor suave para que su sabor no interfiera con el sabor del bizcocho. La mejor opción es aceite de girasol, pero también va bien el aceite de maíz.

El coco rallado que se utiliza es coco rallado fino deshidratado y dulce que se vende para recetas de repostería.

El calabacín también se conoce como zapallito, zapallo italiano o zucchini. Tiene un alto contenido en agua, lo que hace que contenga pocas calorías. También contiene muchos minerales, sobre todo potasion y es rica en vitamina C y betacaroteno.




Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo no puede ser más fácil.

Para hacerlo no se necesitan utensilios especiales, con la excepción de un rallador manual para rallar el calabacín y la manzana.

Para preparar la pasta del bizcocho sólo hay que mezclar por un lado los ingredientes secos y por otro los ingredientes húmedos. Después se mezclan ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. El resultado será una pasta muy espesa pero suave.

Es importante insistir en que, una vez que se humedece la mezcla de harina, no hay que seguir mezclando. El motivo es que la harina desprende gluten y esto puede hacer que los muffins queden duros. Por este motivo, se debe mezclar con suavidad (sin realizar movimientos enérgicos) y parar tan pronto como la harina se haya humedecido y no queden grumos.

Las nueces se añaden a la pasta del bizcocho tostadas, ya que así se intensifica su sabor. Para tostarlas hay dos opciones:

1) En el horno

Se pondrán las nueces en una bandeja para horno o un plato que aguante altas temperaturas y se hornearán en el horno precalentado a 200 ºC durante 8-10 minutos, hasta que la nueces estén doradas y desprendan aroma. No hay que dejar que se tuesten demasiado o que se quemen.

2) En un microondas con gril  o gratinador

Si tu microondas dispone de una resistencia eléctrica en la parte superior para gratinar, puedes usarla para tostar las nueces. Esta opción es más rápida ya que no hay que esperar a que el horno se precaliente.

Pon las nueces en un plato que aguante las altas temperaturas y coloca este plato sobre el accesorio elevador del microondas para acercar el plato a la resistencia. Tuéstalas al gril durante 8-10 minutos hasta que desprendan aroma y estén doradas.

Sobre su conservación...

Este bizcocho aguantará en buenas condiciones 4 - 5 días después de hacerlo si se guarda en un lugar fresco y seco bien tapado, por ejemplo, con film transparente, para que no se seque.

Se puede congelar envuelto en papel de aluminio, entero o en raciones individuales. Si lo congelas después de sacarlo del horno cuando acaba de enfriarse, cuando lo descongeles estará igual que si acabaras de hacerlo.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

¿Te gusta la manzana? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Manzana.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Calabacín, Arándanos y Nueces
Bizcocho de Calabacín y Limón
Muffins de Zanahoria, Calabacín y Avena
Muffins de Manzana, Canela y Yogur
























INGREDIENTES (1 bizcocho):

- 195 g de harina
- 150 g de azúcar
- 120 ml (35 g) de coco rallado deshidratado para repostería
- 1 cucharadita de levadura química de repostería
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/4 de cucharadita de nuez moscada
- 60 g de nueces
- 2 huevos
- 120 ml de aceite vegetal de sabor suave
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 100 g de calabacín
- 80 g de manzana








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Pon las nueces en un plato que aguante las altas temperaturas. Tuéstalas en el horno a 180º C, o bien con el gratinador del microondas, durante 8-10 minutos, hasta que estén tostadas y desprendan aroma. Deja que se enfríen antes de trocearlas.

3) Ralla el calabacín y la manzana con la parte gruesa de un rallador.

4) Pon en una fuente amplia la harina de trigo, el azúcar, el coco rallado, la levadura química de repostería, el bicarbonato sódico (soda), la canela, la nuez moscada y las nueces tostadas troceadas. Mézclalo todo bien con una cuchara y deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) En otra fuente mediana o cuenco grande, bate los huevos ligeramente con un tenedor. Añade el aceite vegetal, el extracto de vainilla, el calabacín, la manzana y mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme.

6) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina. Mézclalo suavemente (sin movimientos bruscos) con una cuchara o una espátula hasta que la mezcla de harina se humedezca y no queden grumos. A partir de ese punto, no es necesario insistir más mezclando o el bizcocho podría quedar duro. Este paso hay que hacerlo a mano. No se debe usar batidora. Se obtendrá una pasta muy espesa pero suave.

7) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornéalo en el centro del horno a 180 ºC entre 55 y 60 minutos. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

8) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica. Después sácalo del molde y colócalo sobre una rejilla hasta que esté tibio.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 27 de mayo de 2018

Salmón al Horno con Salsa de Queso, Miel y Mostaza




Esta es una receta muy fácil que se puede preparar en menos de media hora. Al mismo tiempo es una delicia por la salsa de queso que acompaña al salmón y que reduce su sabor fuerte a pescado. Es una salsa cremosa y delicada pero al mismo sabrosa. Aunque lleve miel, no es muy dulce, ya que la mostaza y un poco de ajo machacado contrarrestan su sabor.

Es perfecto cómo segundo plato de una comida o cena o como plato único acompañado de una ensalada. También es una buena idea para comidas o cenas con invitados en las que haya muchas personas, ya que, al cocinarse al horno, se tarda en hacer el mismo tiempo para 4, 8 o 12 personas. Además, tus invitados quedarán encantados.

El calabacín va muy bien como guarnición de esta receta. Si lo cortas en rodajas de algo menos de 1 cm de grosor lo puedes hornear al mismo tiempo que el salmón en otra bandeja, ya que el tiempo de horneado que requerirá será el mismo (siempre que coloques las rodajas en una sola capa). Sólo tienes que pintarlo con aceite de oliva y ponerle sal y pimienta negra al gusto.

Sobre los ingredientes...

Esta receta tiene muy pocos ingredientes que, además, son muy fáciles de encontrar. Tan sólo se necesita salmón,  queso crema, leche, miel, mostaza a la antigua, ajo, aceite de oliva, sal y pimienta.

El salmón tiene muy buenas propiedades que hacen que sea recomendable consumirlo de vez en cuando. Contiene ácidos grasos Omega-3 que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Además, igual que el resto de los pescados, contiene proteínas de alto valor biológico. Por todo esto, este es un plato muy saludable.

El queso crema que se usa en esta receta es queso de untar de tipo Philadelphia. No es necesario que sea de esta marca, puede ser de cualquier otra. Lo que es importante es que no tenga especias o hierbas aromáticas añadidas u otros componentes para darle otros sabores. Debe ser queso de untar sin nada más.

La mostaza a la antigua se diferencia de la mostaza de Dijon porque, mientras que en la primera los granos de mostaza están completamente triturados, en la mostaza a la antigua sólo se trituran parcialmente, quedan muchos enteros y se pueden apreciar perfectamente (puedes ver su aspecto en las imágenes del vídeo con las instrucciones de la receta).



Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo no puede ser más fácil.

Para preparar el salmón tan sólo hay que ponerlo en el horno precalentado salpimentado y cubierto con una mezcla de aceite de oliva y ajo.

El tiempo de horneado dependerá del grosor del salmón. Bastarán 15 minutos si el salmón tiene poco grosor. Si se trata de un trozo muy grueso se requerirán hasta 17.

La salsa se prepara mientras en el salmón está en el horno. Para ello tan sólo hay que mezclar los ingredientes hasta tener una salsa cremosa.

CONSEJOS:

- Al medir la miel y la mostaza se deben tomar cucharadas rasas. Como la miel es muy densa es posible que haya que pasar la parte lisa de un cuchillo por encima para eliminar la miel que rebose. Si esto no se hace así, se estaría añadiendo más miel de la necesaria y la receta podría quedar más dulce de lo normal. La desprender la miel de la cuchara viene bien utilizar una cucharilla o la punta de un cuchillo.

- Tras sacar el salmón del horno, se puede cubrir la bandeja con papel de aluminio hasta el momento de servirlo para que no se seque. Hay que tener en cuenta que al estar cubierta la bandeja, se mantendrá una temperatura alta en el interior durante un tiempo y será equivalente a cocinar el salmón aproximadamente un minuto más.

Sobre su conservación...

Aunque está mejor recién hecho, aguanta bien 3 días en la nevera bien tapado para que no se seque.

La salsa se puede recalentar al fuego o en el microondas, pero no dejes que hierva, ya que en ese caso el ajo crudo que lleva se cocinaría y su sabor ya no sería el mismo.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el salmón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Salmón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón al Horno con Limón y Salsa Cremosa de Eneldo
Salmón al Horno con Mostaza, Ajo y Perejil

Salmón al Horno con Sirope de Arce y Mostaza

Salmón al Horno con Crème Fraîche, Mostaza y Parmesano





















INGREDIENTES (4 personas):

Para el salmón al horno:

- 700 g de salmón en filete
- 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharadita de ajo machacado
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para la salsa de queso, miel y mostaza:

- 125 g de queso crema
- 125 ml de leche
- 2 cucharadas de miel
- 2 cucharadas de mostaza a la antigua
- 1 cucharadita de ajo machacado
- Perejil picado o cebollino picado para servir (OPCIONAL)








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions




1) Precalienta el horno a 205 ºC con calor tanto arriba como abajo.

2) Corta el filete de salmón en raciones individuales. Sécalas con papel absorbente y colócalas sobre una bandeja de hornear untada de aceite de oliva con la piel hacia abajo.

3) En un cuenco o bol, pon el aceite de oliva y el ajo machacado. Mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme.

4) Vierte la mezcla sobre el salmón con una cuchara cubriendo toda su superficie. Espolvoréalo con sal al gusto y pimienta negra al gusto.

5) Hornéalo en el horno precalentado a 205 ºC entre 15 y 17 minutos. A mayor grosor de las raciones, más tiempo se requerirá. Cuando haya terminado de hornearse, sácalo del horno y cúbrelo con papel de aluminio hasta el momento de servir para que se mantenga caliente y no se seque.

6) Mientras el salmón está en horno, pon en un cazo a fuego medio-bajo el queso crema y la leche. Da vueltas con unas varillas hasta que el queso se caliente y se derrita. Debe estar mezclado con la leche sin que queden grumos (aproximadamente 3 minutos). Apaga el fuego.

7) Añade la miel, la mostaza a la antigua y el ajo machacado. Da vueltas con la varillas hasta que se hayan mezclado con la salsa de queso.

8) Sirve el salmón acompañado de la salsa de queso y espolvoreado de perejil o cebollino picado.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 13 de mayo de 2018

Pastelitos de Queso, Fresa y Limón



Estos pastelitos tienen una base crujiente de galleta con sabor a mantequilla y una capa de tarta de queso mezclada con compota de fresas frescas. Todo ello va aromatizado con limón, que le da al conjunto un toque muy fresco y veraniego.

Se preparan como una única pieza en una bandeja en la que se extienden las diferentes capas y después, una vez horneado, se cortan raciones individuales.

Son perfectos como postre o para acompañar un café o un té en la merienda.

Sobre los ingredientes...

La base de galleta se hace con harina, mantequilla, azúcar, ralladura de limón y sal.

La capa de queso se hace con queso crema, huevos, azúcar, ralladura de limón y extracto de vainilla.

La compota de fresas, además de las fresas, lleva azúcar, ralladura de limón y zumo de limón.

La ralladura de limón es ralladura de la piel del limón que se extrae con un rallador. Es importante rallarla justo antes de utilizarla ya que se seca muy fácilmente y se pone dura.

El extracto de vainilla se puede encontrar en forma de líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene la textura del azúcar y el sabor y el aroma de la vainilla.

El queso crema que se usa en esta receta es queso de untar de tipo Philadelphia. No es necesario que sea de esta marca, puede ser de cualquier otra. Lo que es importante es que no tenga especias o hierbas aromáticas añadidas u otros componentes para darle otros sabores. Debe ser queso de untar sin nada más. También debe estar ablandado. Esto quiere decir que tras sacarlo de la nevera es necesario dejar que se ponga a temperatura ambiente para que deje de estar duro. Si no tienes tiempo para esperar, se puede meter en el microondas unos segundos hasta que esté templado.

Puedes ver las cantidades exactas más abajo junto a las instrucciones paso a paso de la receta.




Sobre la forma de prepararlos...


La forma de prepararlos es muy fácil incluso para aquellas personas que no tengan experiencia en recetas de repostería.

Hay que preparar cada una de las capas por separado: La capa de galleta, la de queso y la de compota de fresa.

El primer paso es hornear la capa de galleta extendida en un bandeja. Cuando esté dorada se cubre con la capa de queso y se extiende la compota de fresa por encima formando dibujos con la punta de un cuchillo. Se vuelve a hornear hasta que la capa de queso se cuaje y listo.

Después sólo queda dejar que se enfríe y cortar raciones individuales.

CONSEJOS:

1) El tiempo de horneado que se indica en la receta es orientativo, ya que dependerá del horno de cada uno. Sabrás que está hecha cuando la capa de queso empiece a hincharse por los laterales pero en el centro de la bandeja temblará ligeramente si la mueves. No la dejes dentro del horno más tiempo del necesario ya que le saldrían grietas profundas.

2) Antes de cortar los pastelitos es importante que la bandeja se haya enfriado muy bien en la nevera, ya que así el corte saldrá más limpio.

2) También es importante forrar la bandeja de papel de aluminio para poder tirar de él y que el contenido de la bandeja salga fácilmente. Si no lo haces, no va a salir fácilmente y lo más probable es que se acabe rompiendo en trozos.También se puede usar papel de hornear en lugar del papel de aluminio.

El tiempo total que lleva hacerlos es aproximadamente 1 hora. Aunque después es necesario esperar al menos unas 2 horas más para que se enfríen.

Sobre su conservación...

Se conservan bien varios días en la nevera si están bien tapados con film transparente para que no se sequen. También se pueden congelar envueltos en papel de aluminio.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan las fresas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Fresas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Galette de Fresas y Queso
Compota de Fresas
Pastel de Fresas
Tarta de Queso Ricotta























INGREDIENTES (15 pastelitos):

Base de galleta:

- 260 g de harina
- 100 g de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 1/4 de cucharadita de sal
- 280g de mantequilla cortada en dados

Compota de Fresa:

- 300 g de fresas
- 2 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 2 cucharadas de zumo de limón

Cheesecake de Limón:

- 450 g de queso crema (de tipo Philadelphia) ablandado
- 2 huevos
- 100 g de azúcar
- 1 cucharada de ralladura de limón
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla (líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado)









INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



En primer lugar preparamos la base de galleta...

1) Pon a precalentar el horno a 190 ºC con calor arriba y abajo. Forra con papel de aluminio una bandeja de 22 x 32 cm de forma que el papel sobresalga unos centímetros por los lados. Esto ayudará a sacar el contenido de la bandeja tras el ordenado.

2) Pon en una fuente amplia o recipiente para mezclar la harina, el azúcar, la ralladura de limón y la sal. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara.

3) Añade la mantequilla cortada en dados pequeños e incorpórala a la harina presiónandola con los dedos al mismo tiempo que la mezclas con la harina. El resultado serán grandes grumos pegajosos (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) Ponlos en la bandeja y extiéndelos formando una capa uniforme. Presiónalos con los dedos para alisar la superficie de la capa.

5) Pon la bandeja en el centro del horno precalentado a 190 ºC y hornéalo entre 15 y 20 minutos, hasta que se ponga dorada.

Continuamos preparando la compota de fresas...

6) Mientras tanto, corta las fresas en láminas y ponlas en un cazo. Añade, el azúcar, la ralladura de limón y el zumo de limón.

7) Llévalo a ebullición, baja el fuego y déjalas cocer con la tapa puesta entre 10 y 15 minutos, hasta que el jugo que desprenden las fresas haya espesado ligeramente.

8) Apaga el fuego y tritúralas con la batidora.

A continuación preparamos la capa de queso...

9) Pon el queso crema ablandado en una fuente mediana. Pasa la batidora con el accesorio de varillas hasta que tenga una textura suave.

10) Añade el azúcar, los huevos, la ralladura de limón y el extracto de vainilla. Bate de nuevo con las varillas hasta se incorporen a la mezcla.

Por ultimo, montamos la capas de queso y fresa y horneamos

11) Vierte la mezcla de queso sobre la capa de galleta y alisa la superficie con una cuchara.

12) Coge cucharadas de la compota de fresas y repártelas por encima de la capa de queso (puedes ver imágenes en el vídeo). Mueve la punta de un cuchillo por la superficie para crear dibujos con forma de remolinos.

13) Hornéalo en el centro del horno precalentado a 180ºC entre 25 y 35 minutos hasta que se haya cuajado. La zona del centro de la bandeja temblará un poco si agitas la bandeja. Es normal y dejará de hacerlo cuando se enfríe. Ten en cuenta que si se deja en el horno demasiado tiempo le saldrán grandes grietas. Deja que se ponga a temperatura ambiente sobre una rejilla. Después ponla en la nevera para que se enfríe por completo.

14) Cuando se haya enfriado. Tira del papel de aluminio para extraer el contenido de la bandeja. Recorta los bordes irregulares con un cuchillo. Corta 15 raciones individuales (mira cómo hacerlo en el vídeo).

¡Y a disfrutarlos!

domingo, 15 de abril de 2018

Muffins de Doble Chocolate y Frambuesas





Estos muffins, hechos con cacao puro y pepitas de chocolate negro, tienen un sabor intenso a chocolate negro que combina a las mil maravillas con las frambuesas.

No llevan huevo ni lacteos, por tanto son aptos para aquellas personas que son alérgicas a las proteínas del huevo y también para las que son intolerantes a la lactosa.

Sobre los ingredientes...

Para hacerlos se necesita harina, azúcar, cacao en polvo, pepitas de chocolate negro, bicarbonato sódico (soda), agua, vinagre de vino blanco, aceite vegetal, extracto de vainilla y frambuesas.

El cacao en polvo que se usa en esta receta debe ser cacao en polvo puro, sin azúcar y desgrasado (sin nada de grasa).

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química o incluso sustituirla por completo, como ocurre en esta receta. Se suele utilizar en recetas que llevan yogur, ya que, cuando se mezcla con un ácido como el ácido láctico del yogur, se produce una reacción química que hace que lo que se esté cocinando, muffins, bizcocho, tarta, etc. quede muy esponjoso. En esta receta, que no lleva lácteos, se utiliza vinagre de vino de blanco para que se genere esta reacción química.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida o bien en forma de azúcar avainillado. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

El aceite vegetal debe ser aceite vegetal de sabor suave para que su sabor no interfiera con el sabor de los muffins. La mejor opción es aceite de girasol, pero también va bien el aceite de maíz.





























Sobre la forma de prepararlos...


Estos muffins son muy fáciles de preparar. Tan fácil que es una receta apropiada para hacer con niños.

Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar y una cuchara.

Para prepararlos, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos suavemente con una cuchara, sin movimientos bruscos, hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría desprender el gluten que contiene y, en este caso, los muffins podrían quedar duros.

La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

Las frambuesas se añaden a la pasta al final, antes de hornear.

Respecto al horneado, si quieres que los muffins tengan la superficie más bien plana, hornéalos en el centro del horno con calor tanto abajo como arriba.

Por el contrario, si quieres que queden con una bonita forma de champiñón el truco es precalentar el horno con calor tanto arriba como abajo, pero realizar el horneado con calor sólo abajo. Es decir, se debe apagar la resistencia de arriba dejando en funcionamiento sólo la de abajo una vez que se introducen los muffins al horno (la temperatura no se debe variar).


Sobre su conservación...

Estos muffins aguantan en buenas condiciones 2-3 días si se ponen en un lugar fresco y seco, bien tapados, por ejemplo, con film transparente, para que no se sequen.

Si los pones en la nevera recuerda sacarlos con tiempo suficiente para que se pongan a temperatura ambiente antes de consumirlos, ya que están mejor a temperatura ambiente o tibios.

Si no te ha dado tiempo, un truco es calentarlos en el microondas durante unos pocos segundos.

También se pueden congelar envueltos individualmente en papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Mufins.

¿Te gustan el chocolate? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Chocolate.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Bizcocho de Chocolate y Yogur
Muffins de Chocolate con Pepitas de Chocolate

Bizcocho Marmolado de Naranja y Chocolate

Muffins de Plátano y Pepitas de Chocolate






















INGREDIENTES (12 muffins grandes):

- 260 g de harina de trigo
- 40 g de cacao puro sin azúcar y desgrasado
- 200 g de azúcar
- 1 y 1/4 de cucharaditas de bicarbonato sódico (soda)
- 3/4 de cucharadita de sal
- 100 g de pepitas de chocolate negro
- 240 ml de agua
- 150 ml de aceite vegetal de sabor suave (por ejemplo, de girasol o de maíz)
- 1 cucharada de vinagre de vino blanco
- 2 cucharadita de extracto de vainilla líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado
- 175 g de frambuesas









INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria




1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente amplia la harina, el cacao en polvo puro, el azúcar, el bicarbonato sódico (soda), la sal y las pepitas de chocolate negro. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara. Haz un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Pon en otra fuente el agua, el aceite vegetal, el vinagre de vino blanco y el extracto de vainilla. Da unas vueltas con una cuchara (el aceite no se llegará a mezclar con el resto de ingredientes).

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalo suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros. Se obtendrá una pasta espesa pero al mismo tiempo suave.

5) Añade las frambuesas reservando 12 para el final. Mézclalo con una cuchara, con cuidado para evitar que se rompan, hasta que se repartan uniformemente.

6) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara). Coloca una frambuesa sobre cada uno de ellos.

7) Hornea los muffins en el centro del horno precalentado a 190 ºC durante 20 - 22 minutos aproximadamente. Estarán hechos cuando hayan crecido. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio de chocolate (puede ser que salga impregnado de frambuesa).

8) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 15-20 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla hasta que estén tibios.

¡Y a disfrutarlos!

domingo, 1 de abril de 2018

Hummus de Albahaca



El hummus es un puré espeso de garbanzos cocidos que se sirve frío extendido en un plato y regado con un chorrito de aceite de oliva. Se suele comer con pan de pita cortado en porciones que se usan para coger el hummus del plato.

Es un plato muy popular en Oriente Medio, y también en Grecia, Chipre, Turquía, Líbano, Palestina, Israel, Siria y Armenia.

Al hummus tradicional se le pueden añadir otros ingredientes para crear diferentes variantes. En esta receta, se añade albahaca, que añade un toque aromático y refrescante.

Esta es un buena receta para un entrante o para una comida o una cena a base de tapas para compartir. Además, es saludable y también es apta para vegetarianos. Si no dispones de pan de pita, puedes utilizar otro tipo de pan. Mejor si está ligeramente tostado :-)

Sobre los ingredientes...

Además de garbanzos cocidos, que es el ingrediente principal, se necesita ajo, tahini, zumo de limón, cilantro fresco, sal y pimienta.

En el momento de servir se añade aceite de oliva y, opcionalmente, puedes añadir piñones tostados y hojas de albahaca picadas finas.

Los garbanzos deben estar cocidos en agua con sal. Se pueden cocer en casa hasta que estén tiernos, o se pueden comprar ya cocidos envasados en tarros de cristal.

El tahini, también conocido con tahina o tahín, es una pasta de semillas de sésamo que se comercializa en tarros de cristal.

Albahaca Fresca

La albahaca es una de la hierbas aromáticas más representativas de la cocina italiana.

Con ella se prepara la famosa salsa "pesto de albahaca genovés" o "pesto di basilico", una salsa a base de hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano, originaria de la región de Liguria.

Si no la encuentras fresca, no intentes sustituirla por albahaca deshidratada, ya que su sabor es mucho más fuerte y diferente al de la hierba fresca y el hummus no quedaría bien.



Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo es muy fácil. Se necesita un robot de cocina, o bien, una batidora que se pueda conectar a un accesorio picador (puedes ver imágenes en el vídeo de la receta).

Para que quede perfecto hay que empezar triturando los garbanzos junto al ajo sin añadir ningún líquido. Estará muy seco, pero es la manera de que el hummus quede más suave y cremoso. Es importante insistir en este punto y también bajar con una cuchara los garbanzos que se queden en las paredes del accesorio picador para que todos los garbanzos se trituren por igual y el resultado sea más cremoso.

Una vez hecho esto, ya se puede añadir el tahini, el zumo de limón y la albahaca.

Cuando esté todo bien triturado se añade la cantidad de agua necesaria para obtener una textura menos espesa y más suave y cremosa.

¿Cómo saber cuál es la textura ideal? Debe ser necesario utilizar una cuchara para extender el hummus en un plato, es decir, no debe ser tan líquido como para que se extienda por si solo al ponerlo en el plato. Sin embargo, la textura debe ser muy suave y cremosa, y se debe extender con mucha facilidad al utilizar la cuchara.

Hay que tener en cuenta que al meter el hummus a la nevera espesará ligeramente.

Una vez que se ha obtenido la textura deseada es cuando se rectifica de sal y pimienta.


Sobre su conservación...

Se puede conservar hasta 3 días en la nevera, cubierto con plástico de cocina o film transparente para que no se seque. Añade los piñones justo antes de servir, ya que si los metes en la nevera perderán su textura crujiente.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan la albahaca? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Albahaca.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Hummus de Pimientos Asados
Hummus de Aguacate y Lima

Humus de Cilantro

Pesto de Albahaca (Pesto di Basilico) 


INGREDIENTES (4-6 personas):

Para el hummus:

- Un tarro de 400 g de garbanzos cocidos (o bien, 400 g de garbanzos cocidos en casa con agua con sal)
- 1 diente de ajo grande (o bien, 2 pequeños)
- 4 cucharadas (60 ml) de tahini
- El zumo de 1 limón.
- 30 g de hojas de albahaca fresca
- Entre 4 y 12 cucharadas de agua fría
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto

Para servir:

- Aceite de oliva virgen
- 4 cucharadas de piñones (opcional)
- Hojas de albahaca picadas (opcional)








INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Escurre muy bien los garbanzos cocidos. Si son de bote, lávalos y escúrrelos bien. Ponlos en el picador/triturador junto al diente de ajo. Tritúralos a máxima velocidad durante al menos 5 minutos. De vez en cuando, para el triturador y baja con una cuchara los trozos que queden en las paredes para que todos los garbanzos y el ajo se trituren lo mejor que sea posible hasta que se obtenga una pasta muy espesa. Repite la operación las veces que sean necesarias.

NOTA: No añadas ningún líquido en este punto aunque la mezcla esté demasiado seca. Esto hace que el hummus quede más cremoso

2) Añade el tahini y el zumo de limón y vuelve a triturar a máxima velocidad aproximadamente durante un minuto. Baja con una cuchara los restos que se queden pegados a las paredes si es necesario.

3) Añade la albahaca y tritura de nuevo a máxima velocidad hasta que quede tan picada como sea posible (unos 5 minutos).

4) Añade agua fría mientras el triturador está funcionando para aligerar la consistencia del hummus. Empieza añadiendo 4 cucharadas. Es posible que sea necesario añadir hasta 10-12 cucharadas. Ten en cuenta que cuando el hummus se meta a la nevera, con el frío va a espesar un poco. Debe tener una consistencia espesa, es decir, debe ser necesaria una cuchara para extenderlo en un plato, pero aún así, debe tener una textura cremosa y suave y se debe extender muy fácilmente.

5) Añade sal al gusto y pimienta negra al gusto.

6) Tuesta los piñones en una sartén a fuego medio dando vueltas continuamente hasta que estén dorados. Retíralos de la sartén para evitar que sigan cocinándose ya que podrían quemarse.

7) Sírve el hummus frío o a temperatura ambiente extendido en 1 o 2 platos, regado con 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y espolvoreado con los piñones tostados y pequeñas hojas de albahaca.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 10 de marzo de 2018

Bizcocho de Zanahoria y Nueces



Esta es una versión en forma de bizcocho de la famosa tarta de zanahoria americana o carrot cake. Tiene un sabor inconfundible y delicioso y una textura muy esponjosa.

Es prefecto para el desayuno, para la merienda, para un tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de este bizcocho son harina, azúcar, levadura química de repostería, bicarbonato sódico (soda), huevos y aceite vegetal. A esto le añadimos la zanahoria y las nueces, y se aromatiza con canela y extracto de vainilla.

Este bizcocho se prepara con harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea se puede hacer integral poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química de forma que aumente la esponjosidad del bizcocho.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

El aceite vegetal debe ser aceite vegetal de sabor suave para que su sabor no interfiera con el sabor del bizcocho. La mejor opción es aceite de girasol, pero también va bien el aceite de maíz.

Sobre la forma de prepararlo...

Para hacer este bizcocho se necesita una batidora con el accesorio batidor (varillas) ya que es necesario batir los huevos hasta que tengan espuma. Si no dispones de ella también puedes hacerlo manualmente con una varillas de mano.

También se requiere un accesorio picador, ya que la zanahoria debe estar picada muy fina. Si no dispones de él puedes utilizar un rallador por la parte más fina.

Las nueces se añaden al bizcocho tostadas, ya que así se intensifica su sabor. Para tostarlas hay dos opciones:

1) En el horno

Se pondrán las nueces en una bandeja para horno o un plato que aguante altas temperaturas y se hornearán en el horno precalentado a 200 ºC durante 8-10 minutos, hasta que la nueces estén doradas y desprendan aroma. No hay que dejar que se tuesten demasiado o que se quemen.

2) En un microondas con gril  o gratinador

Si tu microondas dispone de una resistencia eléctrica en la parte superior para gratinar, puedes usarla para tostar las nueces. Esta opción es más rápida ya que no hay que esperar a que el horno se precaliente.

Pon las nueces en un plato que aguante las altas temperaturas y coloca este plato sobre el accesorio elevador del microondas para acercar el plato a la resistencia. Tuéstalas al gril durante 8-10 minutos hasta que desprendan aroma y estén doradas.

Sobre su conservación...

Este bizcocho aguantará en buenas condiciones 3-4 días después de hacerlo si se guarda en un lugar fresco y seco bien tapado, por ejemplo, con film transparente, para que no se seque.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Muffins de Zanahoria, Calabacín y Avena
Muffins de Zanahoria y Avena












INGREDIENTES (1 bizcocho):

- 260 g de harina de trigo
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química de repostería
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- 1 y 1/2 cucharaditas de canela
- 1/2 cucharadita de sal
- 4 huevos
- 175 g de azúcar
- 150 ml de aceite vegetal de sabor suave de girasol
-  2 cucharaditas de extracto de vainilla líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado
- 325 g de zanahorias peladas
- 100 g de nueces







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria



1) Pon a precalentar el horno y unta de mantequilla un molde rectangular para bizcochos de unos 25 cm de largo por 11 de ancho.

2) Pon las nueces en un plato que soporte las altas temperaturas. Tuéstalas durante 8-10 minutos en el horno precalentado a 200 ºC, o bien, en el gril o gratinador del microondas. Deja que se enfríen.

3) Mientras se tuestan las nueces, pica muy fina la zanahoria utilizando un robot de cocina o el accesorio picador de una batidora. Baja con una cuchara los trozos que se queden pegados a las paredes para que se pique de manera uniforme. Si no dispones de picador, ralla la zanahoria con la parte más fina de un rallador de mano.

4) Pon en una fuente mediana la harina, la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal. Mézclalo muy bien dando vueltas con una cuchara.

5) Pon en una fuente amplia los huevos. Bátelos con una batidora con el accesorio de varillas hasta que estén espumosos.

6) Añade el azúcar y bate de nuevo hasta que se disuelva (el huevo estará más pálido).

7) Incorpora a la mezcla el aceite dejando caer un chorro fino al mismo tiempo que la batidora está funcionando. Añade el extracto de vainilla e incorpóralo a la mezcla batiendo unos segundos.

8) Añade la mezcla de harina y bate a velocidad muy lenta para que no salpique hasta que la harina se humedezca y no queden grumos. Quedará una pasta espesa.

9) Trocea las nueces tostadas aprovechado que ya estarán frías. Añádelas a la pasta junto con la zanahoria picada. Mézclalo dando vueltas con una cuchara o espátula hasta que se repartan de manera uniforme por la pasta. En este punto la pasta estará menos densa debido a la humedad que aportarán las zanahorias picadas.

10) Pon la pasta en el molde untado de mantequilla y hornéalo durante 60 minutos aproximadamente en el centro del horno precalentado a 180 ºC hasta que el bizcocho haya crecido y esté dorado. Para asegurarse de que está bien cocinado se puede pinchar un palillo en el centro del bizcocho. El palillo debe salir limpio.

11) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe dentro del molde sobre una rejilla durante unos 15 minutos. Después desmóldalo y deja que termine de enfriarse sobre una rejilla hasta que esté templado.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 3 de marzo de 2018

Pasta con Salsa Cremosa de Vodka y Champiñones




Esta es una receta de pasta con una salsa cremosa de sabor delicioso. No tiene un sabor fuerte aunque se pueda pensar lo contrario por el vodka que contiene. El sabor es delicado y elegante pero al mismo tiempo sabroso.

Nosotros la hemos hecho con rigatoni, pero puede hacerse con otro tipo de pasta.

Esta receta es apta para vegetarianos. También es apta para niños, ya que el alcohol que contiene el vodka se evapora al cocinarlo a alta temperatura.

Sobre los ingredientes...

La salsa de esta receta se hace con tomates, vodka, nata líquida (crema de leche), champiñones, ajo y aceite de oliva, y se aromatiza con pimienta de cayena, orégano y albahaca.

Los tomates que utilizamos son tomates en lata porque fuera de temporada no es sencillo encontrar tomates con la calidad suficiente. Si dispones de tomates de buena calidad, puedes utilizarlos en lugar de los tomates de lata.

La albahaca es una de las hierbas aromáticas más representativas de la cocina italiana. Con ella se prepara la famosa salsa "pesto de albahaca genovés" o "pesto di basilico" en italiano.

Se trata de una salsa a base de hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano, originaria de la región de Liguria donde crece la albahaca por la que es famosa la Riviera italiana.

La albahaca puede usarse tanto seca como fresca. En esta receta la usamos seca, pero puedes utilizarla fresca si dispones de ella. En este caso, añade el doble de cantidad, ya que las hierbas aromáticas cuando son frescas tienen un sabor menos concentrado que en su versión seca.

La albahaca es una planta muy fácil de cultivar. Si dispones de un pequeño huerto o de una terraza donde se puedan colocar unas macetas, es una buena idea plantar unas plantas de albahaca para poder consumirla fresca y recién cortada.

Sobre la forma de prepararla...

Aunque esta no es de las recetas de pasta más rápidas que existen, la forma de prepararla es muy sencilla.

La salsa se prepara cocinando en primer lugar a fuego lento los tomates, el ajo y las especias con el vodka. Una vez hecho esto es cuando se añaden los champiñones.

La nata líquida se añade al final, antes de añadir la pasta a la salsa.

Esta salsa puede prepararse con antelación y aguardarse en la nevera durante unos días hasta que llegue el momento de usarla.

También se puede congelar. En este caso, sácala del congelador la noche antes del día en el que la vas a usar y deja que se descongele lentamente en la nevera.


Sobre su conservación...

Como todas las recetas de pasta, está más rica recién hecha. Sin embargo, se puede guardar en la nevera la que sobre y se puede recalentar en el microondas o en la sartén a fuego lento.

Cuanto la recalientes es posible que sea necesario añadir 1 o 2 cucharadas de agua ya que se puede secar un poco.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan la pasta? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pasta Italiana.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine alla Puttanesca (Tomate, Anchoas, Aceitunas)
Pasta con Salsa de Pimientos Asados, Nueces y Bacon
Fettuccine alla Fiorentina (con Champiñones y Espinacas)

Fettuccine con Champiñones, Tomates Secos y Albahaca






















INGREDIENTES (4 personas):

Para la salsa:

- 1 cucharada de aceite de oliva virgen
- 4 dientes de ajo machacados
- 1 lata de 400 g de tomates troceados (o bien, 400 g de tomates de buena calidad cortados en dados de 1-2 cm)
- 200 ml de vodka
- 1/2 cucharadita de pimienta de cayena molida (o bien, 1/4 si no te gusta mucho el picante)
- 1 cucharadita de albahaca seca
- 1/2 cucharadita de orégano
- 250 g de champiñones cortados en láminas
- 200 ml de nata líquida (crema de leche)
- 3 cucharadas de leche
- 1 cucharadita de sal (o bien, sal al gusto)

Para la pasta:
- 3-4 litros de agua
- 1 cucharada de sal
- 300 de pasta seca







INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration de Eria



1) Calienta en una sartén a fuego medio 1 cucharada de aceite de oliva. Añade el ajo machacado con el mortero y cocínalo durante unos 30- 60 segundos dando vueltas continuamente, hasta que empiece a desprender aroma. Hay que tener cuidado de que no se queme porque el resultado sería un sabor amargo.

2) Añade los tomates troceados, el vodka, la pimienta de cayena molida, la albahaca seca y el orégano. Llévalo a ebullición. Baja el fuego y déjalo cocer a fuego lento con la tapa puesta durante 10 minutos.

3) Mientras tanto, aprovecha para lavar y cortar los champiñones en láminas finas. Añádelos a la salsa, mézclalos y déjala cocer unos 10 minutos más o hasta que la salsa espese un poco.

4) Mientras tanto, pon a calentar el agua para la pasta. Cuando empiece a hervir añade una cucharada de sal y todas las pastas de una vez. Deja cocer a fuego medio-fuerte hasta que la pasta esté al dente.

5) Añade a la salsa la nata líquida y 3 cucharadas de leche. Mézclalo. Añade sal al gusto (aproximadamente 1 cucharadita). Apaga el fuego.

6) Cuando la pasta esté al dente, escúrrela bien y añádela a la sartén con la salsa. Si la salsa se ha enfriado, deberás calentarla antes. Mézclala con la salsa.

7) Puedes servir la pasta con queso parmesano rallado y hojas de albahaca fresca picada.

¡Y a disfrutarlo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...