lunes, 27 de enero de 2014

Pan Irlandés (Irish Soda Bread)



El pan irlandés es muy sabroso debido a la mezcla de harina de trigo blanca, harina de trigo integral y copos de avena. Tiene una miga muy apretada que lo hace perfecto para cortarlo en rebanadas.

Igual que las American Biscuits, forma parte de lo que se denomina "quick breads" o panes rápidos, conocidos por este nombre porque no llevan levadura de panadería y, por tanto, no necesitan fermentación.

Por este motivo, este pan es perfecto para aquellas ocasiones en las que apetece un pan casero recién hecho pero no se dispone de tiempo para dejar fermentar la masa.

El pan crece debido a una reacción química que se produce entre el bicarbonato sódico y el ácido láctico que contiene el "buttermilk" (suero de mantequilla o mazada). El buttermilk es el líquido que queda cuando se obtiene mantequilla a partir de la leche. Es un líquido de color amarillento con bajo contenido en grasa y sabor agrio.

Actualmente el buttermilk que se comercializa no se obtiene de la manera tradicional sino añadiendo a la leche bacterias que convierten la lactosa de la leche en ácido láctico para simular el producto original.

Si no te resulta fácil encontrar buttermilk, no te preocupes, ya que puedes conseguir algo muy parecido mezclando leche con un agente acidulante como el zumo de limón o el vinagre de manzana y dejándolo reposar unos 15 minutos. La proporción es una cucharada por cada taza de leche (240 ml). Otra opción es sustituir el buttermilk por la misma cantidad de yogur natural.

Lo mejor es consumir este pan recién hecho y congelar el que no se vaya a consumir en ese momento. Si lo congelas cortado en rebanadas, podrás sacarlas de una en una cuando las vayas a consumir y así disfrutarás de él como si estuviera recién hecho. Recuerda envolver las rebanadas que vayas a congelar en papel de aluminio.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta también te gustará:

American Biscuits
Pan Irlandés con Pasas













INGREDIENTES (1 pan):

- 200 g de harina de trigo
- 200 g de harina de trigo integral
- 2 cucharadas de azúcar
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1 cucharadita de sal
- 2 cucharadas de copos de avena
- 360 ml de buttermilk (suero de mantequilla)

NOTA: El buttermilk puede sustituirse por:
- 340 ml de leche
- 1 y ½ cucharadas de zumo de limón o bien vinagre de manzana


INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):





1) Precalienta al horno a 190 ºC.

2) Si no dispones de buttermilk, añade a la leche el zumo de limón (o vinagre de manzana) y déjala reposar al menos 15 minutos.

3) En una fuente amplia, pon los dos tipos de harina, la avena, el azúcar, la sal y el bicarbonato sódico. Mézclalo todo bien con una cuchara dejando un hueco en el centro.

4) Añade en el hueco el buttermilk (o la leche) y mezcla con una cuchara hasta conseguir una pasta muy espesa que se pueda manipular bien a la hora de amasarla. Si es necesario, añade algo más de harina, o bien, algo más de buttermilk o leche.

5) Pon la pasta sobre una superficie enharinada y vierte algo de harina por encima. La cantidad necesaria dependerá de lo densa que esté la pasta. Si la pasta está poco densa y hay riesgo de que se te pegue mucho a las manos, pon más harina.

6) Amasa hasta obtener una bola. No es necesario insistir en el amasado igual que en las masas que llevan levadura de panadería. En este caso, incluso podría ser contraproducente trabajar mucho la masa, ya que el pan quedaría más duro.

7) Aplasta la bola hasta formar un disco de unos 18 cm de diámetro.

8) Pon el disco en una bandeja para horno con papel de hornear (o bien engrasada) y corta con un cuchillo una cruz de 1/2 cm de profundidad.

9) Hornea entre 40 y 50 minutos en el centro del horno a 190 ºC hasta que esté dorado. Cuando lo saques del horno, al golpear la parte de abajo del pan, tiene que sonar a hueco.

10) Deja que se enfríe sobre una rejilla.

¡Y a disfrutarlo!

miércoles, 22 de enero de 2014

Penne all'Arrabbiata (con Salsa Picante de Tomate, Bacon y Hojas de Albahaca)



Este plato es popular en Roma y en el centro de Italia. Se dice que la salsa Arrabbiata es una salsa "sabrosa" por el toque picante que tiene. Si eres de los que te gusta mucho el picante, puedes aumentar la proporción de pimienta de cayena para darle al plato más "rabia" :-)

Aunque la receta original lleva queso pecorino romano, si tienes dificultades para encontrarlo, puedes sustituirlo por un queso de oveja curado o bien por queso parmesano.

Como la mayoría de las recetas de pasta, es muy fácil de preparar. La única dificultad está en evitar que el ajo y el bacon se tuesten demasiado y que los tomates se peguen a la sartén mientras la salsa se cocina a fuego lento. Sencillo, ¿no? :-)

La salsa se puede preparar con antelación y guardarla refrigerada en la nevera. Si decides hacerlo así, no pongas la albahaca en la salsa antes de refrigerla. La albahaca fresca se añade al final, justo antes de mezclar la salsa con la pasta recién hecha para servirla.

Esta salsa también se suele servir con spaghetti.

En nuestra página de pasta italiana puedes encontrar algunos consejos para que la pasta te quede siempre perfecta.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine alla Puttanesca
Fettuccine al Pesto de Albahaca












INGREDIENTES (4 personas):

- 400 g de penne rigate secos (macarrones rallados)
- 7 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 150 g de bacon (panceta) cortado en lonchas finas
- 2 latas de 400 g de tomates enteros pelados en su jugo cortados en trozos no muy pequeños.
- ¼ de cucharadita de pimienta de cayena (guindilla) molida
- Sal
- 16 hojas de albahaca medianas cortadas en trozos de 1 cm
- 2 cucharadas soperas de queso pecorino romano rallado (NOTA: puede sustituirse por parmesano)


INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición  puedes encontrar las instrucciones de la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):



1) Pon en una sartén amplia el aceite y el ajo a fuego entre medio y fuerte.

2) Cuando el ajo comience a chisporrotear, añade las tiras de bacon y cocina hasta que empiecen a dorarse (no dejes que lleguen a tostarse).

3) Añade los tomates, la pimienta de cayena y sal al gusto (ten en cuenta que el bacon ya es salado).

4) Reduce el fuego y cocina a fuego lento (removiendo de vez en cuando) hasta que los tomates se hayan reducido y se separen del aceite. Esto puede llevar unos 30 - 40 minutos dependiendo del tamaño de la sartén.

NOTA: Se puede preparar la salsa con antelación hasta este punto y guardarla refrigerada.

5) Cuando los tomates casi están cocinados, se ponen a hervir 4 litros de agua. Cuando el agua comience a hervir, se añade una cucharada sopera de sal y se echa la pasta toda al mismo tiempo.

6) Cuando la pasta esté casi al dente, se pone de nuevo la sartén con la salsa de tomate al fuego para calentarla y se añaden las hojas de albahaca.

7) Cuando la pasta esté cocida "al dente", se escurre y se mezcla con la salsa (con el fuego apagado)

8) Se añade el queso y se mezcla y se sirve de inmediato.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 19 de enero de 2014

Muffins de Vainilla y Pepitas de Chocolate



Estos muffins con una base con aroma de vainilla y con pepitas de chocolate harán las delicias de los más golosos :-)

Las pepitas pueden ser de chocolate con leche, chocolate negro o incluso chocolate blanco. A mi me gustan más las de chocolate negro, ya que tienen un sabor más intenso que contrasta con el sabor de la base de vainilla. La cantidad de pepitas que se deben añadir depende un poco del gusto de cada uno: desde 100 g hasta 200 g para los más golosos :-)

La preparación es muy sencilla. Tan sólo mezclar los ingredientes secos por un lado, mezclar los ingredientes húmedos por otro lado y finalmente mezclar ambos ingredientes, secos y húmedos, sólo hasta que los ingredientes secos se humedezcan. Esto último, sin trabajar mucho la mezcla resultante ya que en caso contrario podrían quedar unos muffins duros.

Están mucho más ricos cuando todavía están templados tras sacarlos del horno o bien a temperatura ambiente.

Por supuesto que se pueden congelar sin problemas.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gusta el chocolate? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Chocolate.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pastel de Chocolate y Pera
Muffins de Fresas y Pepitas de Chocolate
Muffins de Plátano y Pepitas de Chocolate
Bizcocho de Chocolate y Plátano
























INGREDIENTES (12 muffins):

- 260 g de harina
- 135 g de azúcar
- 2 y ½ cucharaditas de levadura de repostería
- ¼ de cucharadita de sal
- Entre 100 y 200 g de pepitas de chocolate
- 2 huevos
- 1 y ½ cucharadita de extracto de vainilla (líquido, o bien, en forma de azúcar avainillado)
- 180 ml de leche
- 115 g de mantequilla derretida (a temperatura ambiente)


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver cómo hacer la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):





1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente amplia amplia la harina, el azúcar, la levadura de repostería, la sal y las pepitas de chocolate. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara.

3) Pon en otra fuente los huevos, el extracto de vainilla, la leche y la mantequilla derretida a temperatura ambiente. Remueve con una cuchara para que se mezclen.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan.

5) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins.

6) Hornea en el horno precalentado a 190 ºC durante 20 minutos aproximadamente.

7) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla entre 10 y 15 minutos antes de desmoldarlos y dejarlos enfriar por completo.

¡Y a disfrutarlos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...