lunes, 27 de octubre de 2014

Fettuccine con Champiñones, Tomates Secados al Sol y Albahaca



Una salsa cremosa con champiñones y tomates secados al sol y el aroma de la albahaca hacen que este plato de pasta esté delicioso. Además, como todas las recetas de pasta, es muy fácil de hacer y rápido.

Esta receta también se puede hacer con otras pastas largas como spaguetti, tagliatelle, tallarines, etc.

Sobre los ingredientes...

La salsa de esta receta lleva champiñones, tomates secados al sol, ajo, nata líquida, leche, caldo de pollo, queso parmesano rallado y aceite de oliva.

El caldo de pollo puede sustituirse por caldo vegetal si prefieres que la receta sea vegetariana. Además, pueden usarse pastillas de caldo concentrado.

Tarro de Tomates Secados al Sol en Aceite de Oliva
Tomates Secados al Sol en Aceite
Los tomates secados al sol, tomates secos o tomates deshidratados son tomates maduros que pasan por un proceso lento de secado que hace que pierdan el contenido de agua de su interior de forma que su sabor se hace más intenso.

La forma tradicional de hacerlos era partirlos a la mitad y colocarlos boca abajo, con la piel hacia arriba, en los tejados de las casas sobre una cama de sal. Se dejaban varios días (dependiendo del tipo de tomate, incluso una semana) hasta que alcanzaban el punto óptimo de deshidratación.

Hoy en día existen procesos industriales que aplican calor artificial para conseguir la deshidratación. Como siempre, lo natural es mucho mejor, pero también su precio es mucho mayor. Los tomates secados al sol de forma natural están considerados una delicatessen.

Los puedes encontrar en dos formatos: completamente deshidratados en bolsitas, o bien, en tarros conservados en aceite. Están mucho más ricos los que vienen en aceite, ya que contienen hierbas aromáticas como el orégano que aportan sabor adicional. Eso sí, mejor que el aceite sea aceite de oliva, que proporciona un mejor sabor.

Albahaca Fresca
Si no encuentras los tomates en aceite, puedes usar de los que vienen en bolsas, pero tendrás que hidratarlos previamente, ya que vienen completamente secos.

La albahaca es una de la hierbas aromáticas más representativas de la cocina italiana. Con ella se prepara la famosa salsa "pesto de albahaca genovés" o "pesto di basilico", una salsa a base de hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano, originaria de la región de Liguria.

En esta receta, la albahaca aporta sabor y aroma a la salsa de crema y champiñones.

Si no la encuentras fresca, puedes sustituirla por albahaca deshidratada. Ten en cuenta que la cantidad de albahaca deshidatada debe ser la mitad que de albahaca fresca.

Sobre el procedimiento para prepararlos...

Esta receta, como todas las recetas de pasta, es muy fácil de hacer. La salsa se prepara salteando en la sartén los champiñones y el ajo con aceite de oliva. Después se añaden los tomates secos y el caldo de pollo y se reduce el caldo. Por último se añade la nata, la leche y el queso hasta que el queso se funde. La albahaca se añade al final, justo antes de mezclar la salsa con la pasta.

Al igual que en otros platos de pasta, es importante servirlo inmediatamente, nada más que se haya mezclado la pasta con la salsa.

Esta receta está buena de un día para otro. Lo mejor es recalentarla en una sartén añadiendo unas cucharadas de leche.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Puedes encontrar consejos para que la pasta te quede siempre perfecta en nuestra página de pasta.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Champiñones al Ajillo
Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos














INGREDIENTES (4 personas):

Para los fettuccine:

- 400 g de fettuccine secos al huevo
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal

Para la salsa:

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 225 g de champiñones
- 3 dientes de ajo machacados
- 100 g de tomates secados al sol, troceados.
- 240 ml de caldo de pollo (o bien, 240 ml de agua y 1/2 pastilla* de caldo de pollo concentrado, o bien, caldo de verduras)
- 200 ml de nata líquida espesa
- 4 cucharadas de leche
- 8 cucharadas (125 ml) de queso parmesano rallado
- Sal al gusto
- 2 cucharadas de albahaca fresca picada**

*) Puedes poner 1 pastilla entera si quieres que quede más sabroso
**) Si no encuentras albahaca fresca, puedes sustituirla por 1 cucharada de albahaca deshidratada.

NOTA: Si eres de los que te gusta que haya gran cantidad de salsa acompañando la pasta, aumenta la proporción de la salsa de la receta, por ejemplo, aumentando en un 25% las cantidades.

INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Escurre muy bien los tomates en aceite (utiliza un colador) y córtalos en trozos. Limpia los champiñones y córtalos en láminas. Las láminas deben ser finas. Deben salir al menos 6 de cada champiñón.

2) Pon al fuego 4 litros de agua en una olla o cazuela grande.

3) Pon 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio-fuerte. Añade los champiñones y cocínalos durante unos 5 minutos removiendo frecuentemente. Añade los ajos machacados y cocina durante 1 minuto más removiendo constantemente.

4) Añade los tomates secos y el caldo de pollo (o bien, agua + concentrado de caldo). Llévalo a ebullición y cocínalo a fuego medio removiendo de vez en cuando hasta que el caldo se reduzca un poco.

5) Añade la nata líquida y la leche y llévalo a ebullición.

6) Baja el fuego a medio-bajo y añade 8 cucharadas de queso parmesano rallado. Cocínalo unos 2 minutos removiendo frecuentemente hasta que el queso se funda y se mezcle con la salsa. Añade sal si es necesario (ten en cuenta que el caldo de pollo y el queso ya llevan sal) y retíralo del fuego.

NOTA: En este punto, si la salsa está demasiado espesa, puedes añadir un poco de leche (cucharada a cucharada). Si te parece que está demasiado líquida, ten en cuenta que cuando se mezcle con la pasta, la pasta absorberá parte del líquido.

7) Cuando el agua comience a hervir, añade una cucharada de sal. Echa toda la pasta a la vez a la cazuela y deja que hierva a fuego medio-fuerte.

8) Cuando la pasta esté casi cocinada, calienta de nuevo la salsa de champiñones. Apaga el fuego y añade la albahaca fresca picada y mézclala.

9) Cuando la pasta esté al dente (pruébala para comprobarlo, no te fíes del tiempo recomendado en el paquete), escúrrela, añádela a la sartén con la salsa y mézclala con la salsa.

Sirve de inmediato. ¡Y a disfrutarlo!

miércoles, 22 de octubre de 2014

Galette de Melocotones y Arándanos



Esta tarta de aspecto rústico está hecha con una masa crujiente rellena de melocotones frescos y arándanos azules (blueberry), y está decorada con almendras laminadas que se tuestan con el calor del horno.

Está más rica cuando se consume templada o a temperatura ambiente. Puedes acompañarla de helado de vainilla o nata montada.

La base de esta tarta es un mezcla entre una masa quebrada y una masa de hojaldre. Es muy crujiente, pero no tan arenosa como la masa quebrada. Es más fácil de estirar con el rodillo que una masa quebrada y está muy rica. Aunque merece la pena prepararla en casa y además es muy fácil de hacer, si no quieres complicarte mucho o no tienes tiempo para prepararla, puedes comprar una masa de las que ya vienen estiradas. Puedes sustituirla por una masa quebrada (masa brisa o brisée, en francés) o bien por masa de hojaldre.


Sobre los ingredientes...

La base de la tarta se hace con harina, sal, mantequilla, zumo de limón, nata agria y agua. El relleno se preparar simplemente con melocotones, arándanos azules (blueberry) y azúcar.

La nata agria o crema agria también se conoce como sour cream, en inglés. Se trata de nata acidificada con bacterias de la leche que generan ácido láctico. Es espesa y cremosa y tiene un sabor agrio que recuerda al yogur, a la mantequilla y a las nueces. La versión francesa de la "sour cream" es la crème fraîche, La principal diferencia entre ellas es que la crème fraîche tiene un mayor contenido en grasas (30 - 35%) y un menor contenido de proteínas. En esta receta podemos utilizar cualquiera de las dos.

Si no las encuentras en tu supermercado (en la sección de productos refrigerados), puedes preparar algo muy parecido fácilmente en casa. Mira cómo hacerlo en nuestro post de la receta de la crème fraiche casera.




Sobre la forma de prepararla...

La preparación es muy sencilla. Sólo hay que estirar con el rodillo la masa para la base de la tarta y colocar la fruta azucarada sobre ella doblando los bordes hacia el centro. Por último, se pinta el borde con huevo y se adorna con almendras laminadas o fileteadas.

Para preparar la masa no necesitas utensilios especiales. El truco es que los ingredientes estén muy fríos. Es necesario tener la harina en el congelador durante media hora. Después, hay que añadir la mantequilla muy fría cortada en dados y hacer que se integre la harina cortándola en trocitos con uno o dos cuchillos. Hay que conseguir tener algo parecido a pan rallado muy grueso. Por ultimo, se añade una mezcla de zumo de limón, nata agria y agua y se mezcla hasta forma un bola. Esta bola debe guardarse en la nevera durante 30 minutos envuelta en plástico de cocina (film transparente). Después ya sólo queda estirarla con el rodillo.

Lo bueno de esta masa, además de que está muy rica, es que es mucho más fácil de estirar con el rodillo que una masa quebrada. La masa quebrada, tras sacarla de la nevera puede estar demasiado dura para estirarla y puede ser necesario esperar a que aumente un poco su temperatura para que se estire más fácilmente. Sin embargo, si su temperatura sube mucho, se puede pegar a la superficie de trabajo. Esto no ocurre con la masa de esta receta, que se puede estirar mucho más fácilmente desde el momento en que se saca de la nevera.

Otra ventaja de esta masa sobre la masa quebrada es que es más elástica y no se rompe tan fácilmente.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Muffins de Arándanos
Scones de Arándanos
Galette de Fresas y Queso
























INGREDIENTES:

Para la base:

- 165 g de harina
- ¼ de cucharadita de sal
- 115 g de mantequilla
- 4 cucharadas de nata agria (sour cream o crème fraîche)
- 2 cucharaditas de zumo de limón recién exprimido
- 4 cucharadas de agua fría (puedes añadir 1 o 2 más si es necesario)

Para el relleno:

- 2 melocotones grandes
- 50 g de arándanos azules (blueberries)
- 50 g de azúcar moreno

Para el acabado:

- Un huevo para pintar
- Azúcar moreno para espolvorear
- Un puñado de almendras laminadas



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música del vídeo en Royalty Free y está disponible aquí:
Happy Trip
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration




En primer lugar preparamos la pasta para la base de la tarta...

1) Pon una fuente amplia la harina y métela en el congelador durante 30 minutos.

2) Mientras tanto, pon en cuenco pequeño el zumo de limón, la nata agria y el agua. Mézclalo bien dan vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla homogenea. Ponlo en la nevera hasta el momento de usarlo.

3) Corta la mantequilla en dados y ponla de nuevo en la nevera hasta el momento de usarla.

4) Tras los 30 minutos, saca la harina del congelador. Añade la sal y mézclala con la harina dando vueltas con una cuchara. Añade la mantequilla cortada en dados, mézclala con la harina y córtala en trocitos ayudándote de uno o dos cuchillos hasta conseguir que la mezcla tenga la consistencia de pan rallado grueso (puedes ver imágenes en el vídeo).

5) Añade la mezcla de zumo de limón, nata agria y agua. Mézclalo con una cuchara hasta que se forme una pasta muy espesa que se una formando una bola. Si queda demasiado seca y no consigues que se una, puedes añadir una o dos cucharadas más de agua (de una en una según se necesite).

6) Envuelve la bola en plástico de cocina o film transparente y déjala en la nevera durante al menos 30 minutos.

NOTA: También puedes prepararla hasta este punto el día anterior al que vayas a hacer la tarta.

Continuamos preparando el relleno...

7) Corta los melocotones a la mitad. Para ello, pasa el cuchillo por la línea natural que va desde el rabillo (o el hueco que queda tras quitarlo) y el otro extremo (puedes ver imágenes en el vídeo). Tras pasar el cuchillo, da un giro a las mitades en sentido opuesto y sepáralas. Quita la pepita y corta cada mitad longitudinalmente en 8 o 10 trozos (0,7 cm de grosor).

8) Pon los melocotones en una fuente amplia, añade los arándanos y el azúcar moreno. Mézclalo con cuidado para no partir los trozos.

Finalmente, montamos la tarta y horneamos

9) Precalienta el horno a 205 ºC.

10) Pon la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada. Estírala con el rodillo enharinado hasta tener un círculo de 30 cm de diámetro. Para conseguir que la masa tenga un grosor uniforme, pasa el rodillo desde el centro hasta los extremos. Para evitar que se pegue a la superficie de trabajo, gírala 90 grados cada cierto tiempo y pon más harina en la superficie (y en el rodillo) si es necesario.

11) Una vez estirada, enróllala sobre el rodillo sin presionar para trasportarla hasta la bandeja de hornear. Estírala sobre la bandeja cubierta de papel de hornear.

12) Pon la mezcla de fruta sobre la masa estirada formando un círculo y dejando un borde de 5 cm en la parte exterior. Pliega el borde hacia dentro con cuidado de no romper la masa (puedes ver imágenes en el vídeo).

13) Pinta el borde con huevo batido, espolvorea con azúcar moreno adicional y esparce por encima un puñado de almendras laminadas.

14) Hornea en el horno precalentado a 205 ºC durante 45 minutos o hasta que esté de un profundo color dorado.

15) Tras sacarla del horno deja que se enfríe sobre la bandeja.

¡Y a disfrutarla!

lunes, 13 de octubre de 2014

Pechuga de Pollo con Curry de Coco y Lima al Estilo Indonesio



Esta es una receta inspirada en la cocina indonesia muy fácil de hacer y que gustará a todos en casa.

Aunque la palabra "curry" se asocie normalmente a platos picantes, en este caso se trata de un curry suave y cremoso, con un cierto toque cítrico que aporta la lima, pero que no es para nada picante.

Es perfecto como plato principal en una comida  o una cena. Si lo acompañas de arroz, puedes convertirlo en un magnífico plato único. Además, el arroz estará riquísimo empapado del curry.

Sobre los ingredientes...

La salsa de curry de coco y lima, que además se utiliza como adobo de la pechuga de pollo, se preparar con aceite de oliva, ralladura y zumo de lima, salsa de soja, comino, azúcar, curry en polvo y leche de coco.  Además, en el momento de servir, el pollo se espolvorea con cilantro picado.

Leche de Coco en Lata
La leche de coco es un ingrediente muy utilizado en la cocina del Caribe (Colombia, Panamá, Venezuela, Puerto Rico, Ecuador, República Dominicana) y la cocina de Asia (Malasia, Indonesia, Filipinas...). Se suele encontrar en los supermercados en latas. No hay que confundirla con el jugo o agua de coco, que es el líquido que se encuentra en la cavidad interna de los cocos. La leche de coco está hecha con agua y coco rallado.

El comino es una especia que se asocia fundamentalmente con los currys de la cocina India y con la cocina árabe, aunque también se usa mucho en la cocina española, sobre todo en la zona sureste de la península y en Canarias (es un ingrediente fundamental en los mojos canarios).

La especia es en realidad el fruto de la planta "Cuminum cyminum", también con el nombre común de comino. Son unas semillas muy pequeñas y alargadas. Tan pequeñas, que de ahí viene la conocida expresión "me importa un comino".

En las tiendas se puede encontrar tanto en grano como molido. Si embargo, lo ideal es comprarlo en grano y molerlo justo antes de utilizarlo, si es posible, tostándolo antes. De esta forma se intensifican su sabor y su aroma. Para molerlo se puede utilizar un molinillo, un procesador de alimentos (batidora con accesorio para triturar) o incluso algo tan simple como un mortero podrá hacer el trabajo.

El curry en polvo es una mezcla de especias típica de la India. Aunque, en la India hay diferentes tipos de mezclas que varían la proporción de especias, en Europa y América, el curry en polvo que se suele encontrar en los supermercados tiene un sabor muy "estándar".

La salsa de soja se obtiene de la fermentación de las semillas de soja y es muy fácil encontrarla en los supermercados. Lo mejor es elegir una marca que haga la fermentación de forma natural y no mediante procesos industriales.

Ramas de cilantro fresco y cilantro picado
Cilantro fresco
El cilantro también se conoce con los nombres de culantro, guaraní, kuratu, perejil árabe o coriandro fresco.

¿Sabes cuáles son  las diferencias entre el cilantro y el perejil?

Aunque pueda parecer que se trata de la misma hierba, nada más lejos de la realidad...

Son parientes cercanos, pero tienen un sabor y un aroma diferentes y, por tanto, no se puede sustituir una hierba por la otra o conseguiremos un resultado diferente.

  • La principal diferencia entre el perejil y el cilantro es el color. El perejil tiene un color verde mucho más intenso y algo más oscuro que el cilantro, de color verde más suave.
  • Por otro lado, el perejil tiene los tallos más gruesos y más firmes que el cilantro. Es muy fácil quebrar un tallo de perejil. Sin embargo, los del cilantro son más finos y más flexibles.
  • En cuanto a las hojas, las del perejil son más alargadas y más puntiagudas que las del cilantro, que son más redondeadas.
  • Por último, del cilantro se consumen tanto sus hojas como sus semillas (coriandro), especialmente en la cocina india y, a veces, se puede encontrar en el mercado junto con sus raíces.

Sobre la forma de prepararlo...

Esta receta es muy fácil de preparar, no se requieren grandes conocimientos de cocina  y además no lleva mucho tiempo.

En primer lugar hay que cortar cada una de las pechugas de pollo por la mitad, en dos filetes. Después se prepara un adobo mezclando todos los ingredientes y se dejan los filetes en adobo durante al menos 20 minutos (hasta 2 horas).

Tras ese tiempo, la pechuga de pollo se escurre y se cocina a fuego medio-fuerte en una buena sartén, una plancha o una parrilla. También puede hacerse en una barbacoa al aire libre. El fuego debe ser suficientemente fuerte como para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior.

El mismo adobo de la carne servirá de salsa. Para ello hay que hervirlo a fuego fuerte durante al menos 3 minutos. Tras hervirlo espesará ligeramente y se obtendrá una textura cremosa. Es importante que hierva a fuego fuerte y que sea al menos durante 3 minutos para que cualquier bacteria que pudiera tener la carne cruda muera con las altas temperaturas.

Los filetes de pechuga de pollo se sirven acompañados de la salsa de curry y de cilantro fresco picado y unos gajos de lima, ya que está mejor con unas gotitas de lima recién exprimidas en el momento de servir.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Muffins de Lima, Yogur y Streusel de Coco y Macadamia
Pollo al Curry de Pimienta Verde (Murgh Mirchiwala)
Pollo a la Naranja al Estilo Chino
























INGREDIENTES (4-6 personas):

- 3 pechugas de pollo (aproximadamente 770 g)
- 3 cucharadas de aceite de oliva (y 1 adicional para la plancha)
- La ralladura de una lima grande
- El zumo de una lima
- 1 cucharadita de comino molido
- 2 cucharadas de salsa de soja
- 3 cucharadas de azúcar
- 2 cucharaditas de curry en polvo
- 180 ml de leche de coco
- 1 y ½ cucharaditas de sal

Para servir:

- 4 cucharadas de cilantro picado
- Gajos de lima para servir



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Corta las pechugas de pollo a la mitad en dos filetes (puedes ver imágenes en el vídeo). Pon los filetes en una bolsa de congelados de las que tienen cierre hermético.

2) Pon en un cuenco el aceite de oliva, la ralladura y zumo de lima, el comino molido, la sala de soja, el azúcar, el curry en polvo, la leche de coco y la sal. Mézclalo bien con una cuchara.

3) Añade la mezcla de curry a la bolsa de congelados con la pechuga de pollo. Cierra la bolsa sacando el aire y mezcla bien los filetes con el curry. Ponla en la nevera sobre una bandeja, por si la bolsa tuviera fugas, y déjala durante al menos 20 minutos. Pueden ser desde 20 minutos a 2 horas.

NOTA: Si no dispones de bolsas para congelar con cierre, puedes poner los filetes en una fuente amplia de base ancha tapada con plástico o film transparente.

4) Saca los filetes de la bolsa escurriéndolos bien y pon el curry en un cazo o cazuela pequeña.

5) Pon a fuego medio-fuerte la cazuela con el curry. Llévalo a ebullición y deja que hierva sin bajar el fuego durante al menos 3 minutos. Retíralo hasta el momento de servir.

6) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una buena sartén, una plancha o una parrilla a fuego medio-fuerte. Cocina los filetes por tandas hasta que estén de un color dorado intenso. El fuego tiene que ser lo suficientemente fuerte para que la carne se dore por fuera quedando jugosa por dentro sin llegar a quemar demasiado la parte exterior. Dales la vuelta y cocínalos por el otro lado hasta que estén dorados.

7) Sirve los filetes de pechuga de pollo acompañados del curry y espolvoreados con el cilantro picado. Pon unos gajos de lima para que cada uno de los comensales se eche unas gotitas en su plato.

¡Y a disfrutarlo!

miércoles, 8 de octubre de 2014

Muffins de Plátano y Pepitas de Chocolate



Estos muffins hechos con puré de plátanos maduros y con pepitas de chocolate harán las delicias de los más golosos :-)

Son perfectos para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té en cualquier momento del día.

Sobre los ingredientes...

Plátanos maduros para hacer muffins de plátano
Para hacerlos, se necesitan plátanos muy maduros, con la piel llena de manchas y prácticamente de color marrón oscuro, casi negro. Cuando tienen este aspecto por fuera, por dentro su carne están blanda y muy dulce.

Se pueden aprovechar para hacer estos muffins esos plátanos que se van poniendo demasiado maduros para comerlos. Si no tienes suficientes plátanos maduros para hacerlos y temes que se te estropeen si los dejas madurar más tiempo, puedes congelarlos envueltos en papel de aluminio mientras consigues más plátanos maduros.


Las pepitas de chocolate pueden ser de chocolate con leche, chocolate negro o incluso chocolate blanco. A mi me gustan más las de chocolate negro, ya que tienen un sabor más intenso que contrasta con el sabor del plátano.

Sobre la preparación y conservación de los muffins...

Es muy fácil preparar estos muffins. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que los muffins podrían quedar duros. La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

Una vez hechos, estos muffins aguantan perfectamente 3-4 días si están en un lugar fresco y seco, bien tapados para que no se sequen. También pueden congelarse envueltos en papel de aluminio de forma individual para sacarlos a medida que se vayan consumiendo. Si  los congelar tras sacarlos del horno cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gusta el plátano? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Plátano.

¿Te gusta el chocolate? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Chocolate.


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Banana Bread (Bizcocho Americano de Plátano)
Bizcocho de Plátano, Naranja y Arándanos Rojos Secos
Banana Pancakes (Tortitas Americanas de Plátano)

Bizcocho de Plátano y Chocolate























INGREDIENTES (12 muffins):

- 225 g de harina
- 100 g de azúcar
- 55 g de azúcar moreno
- 1 cucharadita de levadura de repostería
- ½ cucharadita de bicarbonato sódico
- ¼ de cucharadita de sal
- 65 g de pepitas de chocolate
- 450 g de plátanos maduros (3 o 4 plátanos)
- 2 huevos ligeramente batidos
- 110 g de mantequilla derretida, a temperatura ambiente
- 1 cucharadita de extracto de vainilla



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente amplia la harina, el azúcar, el azúcar moreno, la levadura de repostería, el bicarbonato sódico, la sal y las pepitas de chocolate, reservando algunas para adornar los muffins. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara dejando un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Pon en otra fuente los huevos batidos, el puré de plátanos y la mantequilla derretida a temperatura ambiente. Da vueltas con una cuchara para que se mezclen.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros.

5) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara). Distribuye por encima las pepitas de chocolate reservadas para adornar los muffins (puedes ver imágenes en el vídeo).

6) Hornea los muffins en el horno precalentado a 180 ºC durante 20 -25 minutos aproximadamente. Estarán hechos cuando hayan crecido y estén ligeramente dorados. Además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

7) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla.

¡Y a disfrutarlos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...