lunes, 23 de septiembre de 2013

Pollo al Curry de Pimienta Verde (Murgh Mirchiwala)



Esta es una receta de cocina india muy fácil de hacer y con un resultado muy rico.

Aunque la cocina india tiene fama de ser muy picante, en el caso de este curry, el picante sólo se intuye, no llega a notarse. Tiene una salsa cremosa a base de yogur, nata, tomate y especias, y la mezcla de sabores deliciosa :-)


Sobre los ingredientes...

Para preparar esta receta se suelen usar muslos o contramuslos de pollo deshuesados, aunque también es posible hacerla con pechuga.

La mezcla de especias que dan ese maravillo sabor a la salsa se prepara con pimienta verde en grano, jengibre, cúrcuma, y garam masala.

Pimienta verde en grano
Los granos de pimienta verde son las bayas del arbusto tropical Piper nigrum.

Su color es debido a que se recolectan antes de su madurez, cuando todavía están verdes.

Son muy aromáticas y con un sabor fresco, pero no son realmente picantes.

Se suelen encontrar deshidratadas, aunque también es posible encontrarlas en salmuera. 

En esta receta se usan deshidratadas.


Jengibre Fresco
El jengibre es una planta cuyo tallo subterráneo o rizoma se usa mucho en la cocina oriental.

Crece en regiones tropicales, tiene un aroma muy apreciado y un sabor fuerte ligeramente picante.

En la cocina occidental, en lugar de fresco, se suele emplear seco y en polvo en diferentes recetas de dulces para aromatizar.

En esta receta, el jengibre se emplea fresco. Se debe rallar con la parte fina de un rallador o cortarlo en trocitos y machacarlo en un mortero.


La cúrcuma es una de las especias más usadas en la cocina de la India como colorante alimentario para el arroz, carne y diversos platos. También forma parte de las especias que dan color. Actualmente se comercializa como el aditivo alimentario E100 ó cúrcuma.

En algunos países de Hispanoamérica es conocida como palillo, y en algunos países como Colombia se la conoce como azafrán de raíz. Igual que ocurre con el jengibre, se comercializa tanto la raíz fresca de la planta como en formato de polvo seco. En esta receta se usa en polvo.

El garam masala es una mezcla de especias muy utilizada en la cocina de la India. Se adquiere ya preparada. Si no puedes encontrarla en los establecimientos en los que compras habitualmente, puedes conseguir algo equivalente mezclando:
- 2 partes de  cardamomo en grano,
- 5 partes de cilantro,
- 4 partes de comino,
- 2 partes de pimienta negra,
- 1 parte de clavo,
- 1 parte de canela
- 1 parte de nuez moscada

Las proporciones son aproximadas, ya que cada mezcla de garam masala tiene su toque que la distingue de otras.

Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo es muy fácil. 

Se empieza cocinando la cebolla con aceite. Después se añaden el ajo y el jengibre. A continuación el pollo junto a la pimienta verde y la cúrcuma.

En este punto hay que cocinar el pollo a fuego medio fuerte para que la carne se cocine por fuera quedando tierna en el interior.

Entonces es cuando se añaden el resto de ingredientes que formarán la salsa: yogur, nata, tomate y garam masala. Tras 20 minutos de cocción estará listo.

Sobre su conservación...

Al tener una cantidad importante de salsa, aguanta muy bien el recalentado, ya que no se seca. Es decir, se puede guardar en la nevera durante 3-4 días y consumirlo más adelante calentándolo en el microondas, o bien, en una cazuela a fuego lento.

También se puede congelar.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán estás:

Pollo a la Naranja
al Estilo Chino
Cerdo con Sirope de Arce
y Almendras sobre Endibias
Pollo Marroquí con Albaricoques
Secos y Almendras
Pechuga de Pollo con Curry
de Coco y Lima
Crema de Calabaza
con Leche de Coco
Pollo Asado Marinado en Yogur
al Estilo Griego


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

Puedes ver la receta paso a paso en el siguiente vídeo en HD (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):




Pollo al Curry de Pimienta Verde (Murgh Mirchiwala)

Esta es una receta de cocina india muy fácil de hacer y con un resultado muy rico. Aunque la cocina india tiene fama de ser muy picante, en el caso de este curry, el picante sólo se intuye, no llega a notarse. Tiene una salsa cremosa a base de yogur, nata, tomate y especias, y la mezcla de sabores deliciosa :-)

INGREDIENTES:

  • 1-2 cucharadas de aceite de oliva
  • 250 g de cebolla picada muy fina
  • 2 dientes de ajo machacados en el mortero
  • 5 g de jengibre fresco rallado o machacado en el mortero
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 15 g de pimienta verde deshidratada en grano
  • 4 contramuslos de pollo (o bien, 6-8 muslos) deshuesados y cortados en dados del tamaño del un bocado
  • 1 yogur natural (125 g)
  • 1 cucharadita de garam masala
  • 15 g (1 cucharada) de azúcar moreno
  • 150 g de tomate triturado natural sin procesar
  • 100 ml de nata líquida
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra al gusto


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Se pone en la sartén el aceite de oliva y se cocina la cebolla a fuego medio dando vueltas de vez en cuando hasta que esté blanda y ligeramente dorada.
  2. Mientras se cocina la cebolla, se aprovecha para triturar en el mortero el ajo y el jengibre.
  3. Cuando la cebolla esté blanda se añade la mezcla de ajo y jengibre y se remueve durante 1 minuto.
  4. Se agregan la cúrcuma, la pimienta verde y el pollo. Se mezclan bien y se cocinan durante unos minutos a fuego medio-fuerte hasta que la carne de pollo esté bien cocinada por el exterior.
  5. Se añade sal y pimienta al gusto y se incorporan el yogur, el garam masala, el azúcar moreno, el tomate triturado y la nata liquida.
  6. Se mezcla todo bien y se deja a fuego medio-bajo sin tapar durante 20 minutos aproximadamente o hasta que la carne esté completamente cocinada y la salsa haya espesado ligeramente y esté cremosa. La salsa no debe quedar muy líquida. Si se ve que la carne está casi en su punto y la salsa no espesa, se puede subir el fuego para que se evapore más agua y aumente la densidad.
  7. Sírvelo con arroz basmati.
¡Y a disfrutarlo!


domingo, 22 de septiembre de 2013

American Biscuits (Panecillos de Mantequilla)



Esta receta la conocí gracias a mi profesora de inglés, Charlyne. Charlyne es de Ohio (EEUU) y lleva viviendo en España más de 20 años. A veces en clase surgía el tema de conversación de la cocina y hablábamos de las últimas recetas que yo había probado. Un día que hablábamos de recetas de diferentes tipos de pan, me sugirió que probara los American Biscuits.

La palabra "biscuit" lleva a confusión, y es que para los nacidos en Reino Unido y los que estudiamos en el colegio el inglés de Oxford y Cambridge, un "biscuit" es una galleta. Sin embargo, para un americano una galleta es una "cookie" y "biscuit" es un delicioso panecillo de mantequilla  que suelen servirse junto a una comida. Es lo que allí se conoce como "quick bread", es decir, un pan rápido, ya que, como no lleva levadura de panadería, no necesita pasar tiempo fermentando.


El truco para conseguir unos buenos biscuits es ser precisos con las proporciones de los ingredientes y no trabajar demasiado la masa. No hay que amasar como en el caso de un pan normal sino únicamente formar la masa uniendo todos los ingredientes para conseguir una bola a la que podamos pasar el rodillo. Por eso hay que hacerlo a mano y no con un amasador. Un buen biscuit debe ser crujiente por fuera y suave y tierno por dentro. Si nos quedan duros o pastosos, es porque se ha trabajado la masa demasiado.



Se sirven templados y ni que decir tiene que están deliciosos. Todo un descubrimiento.

Se pueden congelar. El momento de hacerlo es cuando todavía están tibios. Entonces se envuelve cada uno en papel de aluminio y se meten en el congelador. Lo que yo hago para descongelarlos es meterlos en el microondas en la posición de grill unos minutos por cada lado (sin el papel de aluminio, claro) y después dejarlos unos minutos más dentro del microondas con el grill apagado para que se templen por el interior con el calor que queda tras apagar el grill.

Por cierto, un día llevé algunos a clase de inglés y Charlyne dijo que estaban exactamente iguales que los originales "typical American" :-)

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te ha gustado esta receta, también te gustará:

Pan Irlandés (Irish Soda Bread)

Blueberry Scones
(Bollos Ingleses de Arándanos)
Scones de Manzana, Queso Cheddar
y Salvia Fresca
Welsh Cakes (Pastas Galesas)

Tortitas Americanas de Yogur
(Yoghurt Pancakes)
Scones de Tomates Secados al Sol
y Queso de Cabra


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

Puedes ver las instrucciones paso a paso en este vídeo en alta definición (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):





American Biscuits (Panecillos de Mantequilla)

Panecillos de mantequilla deliciosos, crujientes por fuera y suaves y esponjosos por dentro. Se sirven tibios.

INGREDIENTES:

  • 325 g de harina
  • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura de repostería (Royal)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • 115 g de mantequilla muy fría
  • 180 ml de leche fría
  • 1 huevo ligeramente batido

Para pintar los biscuits:
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 1 cucharada de leche


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon a precalentar horno a 200 ºC
  2. Pon la harina en un recipiente, por ejemplo, una ensaladera grande o un bol, y añade la levadura, la sal y el azúcar. Mézclalo bien dando vueltas con una cuchara.
  3. Añade la mantequilla cortada en datos (recuerda que tiene que estar muy fría), y presiona con los dedos la mantequilla junto con la harina hasta conseguir la consistencia de pan rallado grueso (en el vídeo puedes ver imágenes).
  4. Añade el huevo ligeramente batido (recuerda, sólo ligeramente) y la leche. Mézclalo con una cuchara hasta conseguir una masa (sin trabajarla demasiado).
  5. Pon la masa sobre una superficie de trabajo enharinada, añade harina por encima y haz lo mínimo necesario para formar una bola.
  6. Estira la bola con el rodillo hasta que tenga 1,5 cm de grosor. Cortan los "biscuits" con un molde para galletas enharinado (también sirve un vaso si no se dispone de molde).
  7. Colócalos en una bandeja con papel de hornear y pinta la parte superior con la mezcla de huevo y leche.
  8. Hornéalos en el centro del horno precalentado a 200 ºC durante 15 minutos o hasta que estén dorados.
  9. Tras sacarlos del horno, déjalos enfriar sobre una rejilla hasta que estén templados.
¡Y a disfrutarlos!


Ensalada de Calabacín, Tomates y Anchoas



Me encanta las hortalizas y la fruta de verano. Mi familia tiene una huerta en el pueblo y en tiempo de recolección, cuando voy de visita, me vuelvo con una bolsa llena de calabacines y una caja de tomates (entre otras cosas... :-) ).


Con esta abundancia de materia prima, hay que agudizar el ingenio para no dejar que se estropee nada y, al mismo tiempo, no repetir siempre la misma receta.

Este es un ejemplo de cómo comer calabacines en ensalada. Un plato ligero y sano.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine con Calabacín
y Azafrán
Farfalle con Calabacín
y Yogur
Ensalada de Tomate
al Estilo Egipcio
Ensalada de Calabacín,
Queso de Cabra y Piñones
Ensalada de Coliflor, Arándanos,
Almendras y Cheddar
Ensalada de Pepino con Crème Fraîche
y Eneldo Fresco


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo puedes ver la receta paso a paso en alta definición (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):





Ensalada de Calabacín, Tomates y Anchoas

Este es un ejemplo de cómo comer calabacines en ensalada. Un plato ligero y sano.

INGREDIENTES:

  • 1 Kg de calabacines cortados en rodajas de 1 cm de grosor
  • 4-6 tomates grandes de ensalada rojos pero duros cortados en rodajas
  • 1 lata de anchoas en aceite
  • 80 g de pepinillos en vinagre pequeños cortados en trocitos
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharadita de miel
  • 6 cucharadas de aceite de oliva (se puede aprovechar el aceite de la lata de anchoas)
  • 1 cucharada de vinagre

NOTA: como las anchoas y los pepinillos en vinagre ya son salados, no es necesario añadir sal adicional.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pasamos las rodajas de calabacín por la plancha con aceite de oliva a fuego medio-fuerte hasta que estén doradas (vuelta y vuelta)
  2. Las colocamos en platos individuales o bien una fuente amplia.
  3. Ponemos encima las rodajas de tomate, las anchoas y los trocitos de pepinillos en vinagre.
  4. Para hacer el aliño o aderezo, ponemos en un cuenco una cucharadita de mostaza, una cucharadita de miel, 6 cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de vinagre y removemos con una cuchara hasta que se emulsione.
  5. Añadimos el aderezo por encima de la ensalada y ya está listo para comer
¡Y a disfrutarlo!