martes, 30 de junio de 2015

Bizcocho de Lima y Nueces




Este bizcocho tiene un sabor riquísimo a lima que combina muy bien con el sabor de las nueces.

Es perfecto para el desayuno, para la merienda, como tentempié de media mañana o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos para preparar este bizcocho son: huevos, harina, levadura química de repostería, azúcar, leche y mantequilla.

El sabor y aroma a lima se obtiene de zumo de lima recién exprimido y de la ralladura de la corteza de la lima. Para hacerlo aún más aromático se usa extracto de vainilla.

Las nueces que lleva el bizcocho van troceadas o picadas. Puedes trocearlas con un cuchillo, o bien, con una robot de cocina, si te gustan picadas muy finas.

Para hacer el glaseado se usa azúcar glas mezclada con zumo de lima, para intensificar el sabor a lima del bizcocho. El azúcar glas también se conoce como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con textura de polvo.

Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de hacer.

Para prepararlo se necesita una batidora eléctrica con el accesorio de varillas, ya que hay que batir la mantequilla a punto de crema y después hay que añadir los huevos uno a uno y dejar una mezcla muy espumosa. Esto es complicado de hacer manualmente.  La batidora eléctrica también hará que la pasta coja más aire y el bizcocho esté más esponjoso.

El glaseado se prepara mezclando en un cuenco el azúcar glas con el zumo de lima hasta conseguir una pasta espesa.

Se puede ajustar la cantidad de zumo para que quede más o menos espeso. El punto óptimo es cuando la mezcla se desliza muy lentamente de una cuchara cuando esta se inclina.

Hay que verterlo sobre el bizcocho cuando todavía está caliente y dejar que se solidifique antes de consumir el bizcocho.


Sobre su conservación...

Este bizcocho dura unos 3-4 días en buenas condiciones si se cubre bien para que no se seque.

También puede se congelar envuelto en papel de aluminio, entero, o bien, cortado en rebanadas individuales, envuelto en papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Muffins de Lima, Yogur y Streusel de Coco y Macadamia
Bizcocho de Coco y Lima












INGREDIENTES (1 bizcocho):

Para el bizcocho:

- 200 g de harina
- 1 y ½ cucharaditas de levadura de repostería
- ½ cucharadita de sal
- 85 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
- 200 g de azúcar
- 2 huevos
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 cucharada de ralladura de lima
- 1 cucharada de zumo de lima
- 120 ml de leche
 - 50 g de nueces troceadas

Para el glaseado:

- 45 g de azúcar glas
- 1 cucharada de zumo de lima


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:
En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde rectangular de unos 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 13, etc.).

2) Pon en una fuente amplia la harina, la levadura de repostería, la sal. Mézclalo bien dando vueltas con la cuchara.

3) Pon en otra fuente amplia la mantequilla ablandada a temperatura ambiente. Bátela con una batidora eléctrica con el accesorio de varillas hasta que tenga la textura de una crema o pomada. Comienza batiendo a velocidad lenta para evitar salpicaduras.

4) Añade el azúcar y bate de nuevo, comenzando a velocidad lenta, hasta que se incorpore a la mezcla.

5) Añade un huevo. Bate muy bien (puedes aumentar la velocidad) hasta que se incorporen a la mezcla. Añade el segundo huevo y bate de nuevo a velocidad rápida hasta que se incorpore a la mezcla y la mezcla comience a estar espumosa.

6) Añade la ralladura de lima, el zumo de lima y el extracto de vainilla y bate de nuevo hasta que se incorporen a la mezcla.

7) Añade la mitad de la mezcla de harina y bate de nuevo a velocidad lenta (para evitar salpicaduras), hasta que se incorpore a la mezcla y no haya grumos.

8) Añade la leche y bate de nuevo a velocidad hasta que se incorpore a la mezcla.

9) Añade el resto de la mezcla de harina y bate a velocidad lenta hasta que se incorpore a la mezcla y no queden grumos.

10) Pon la pasta en el molde untado de mantequilla y hornéalo en el horno precalentado a 180 ºC durante unos 50 minutos hasta que esté dorado y al pinchar un palillo en el centro, el palillo salga limpio.

11) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe sobre una rejilla dentro del molde durante 10 - 15 minutos.

12) Mientras tanto prepara el glaseado mezclando en un cuenco pequeño el azúcar glas y el zumo de lima. Debes obtener una mezcla muy espesa. Puedes ajustar la densidad añadiendo más zumo de lima, para que sea más líquida, o bien, más azúcar glas para que sea más densa. La textura perfecta es cuando cae muy lentamente de la cuchara al inclinarla

13) Desmolda el bizcocho, ponlo sobre una rejilla y vierte el glaseado por encima mientras el bizcocho está todavía caliente. Para evitar manchar la encimera, puedes poner papel de aluminio, papel de cocina o servilletas de papel debajo de la rejilla, para que recojan los restos del glaseado que puedan caer.

Deja que el bizcocho se enfríe por completo y el glaseado se solidifique antes de consumirlo.


¡Y a disfrutarlo!

domingo, 21 de junio de 2015

Popover de Espárragos, Bacon y Gruyère



Popover en inglés significa "saltar por encima". Los popover suelen ser unos bollos ligeros, de textura suave y huecos por dentro. Pueden ser dulces o salados y se sirven en el desayuno o acompañando comidas. Se hacen en el horno en unos moldes similares a flaneras individuales. Con el calor del horno, suben tanto que sobresalen por encima de las flaneras. De ahí su nombre en inglés ("saltar por encima").

En esta receta no se usan flaneras sino un molde redondo de unos 24 cm que le da la forma de una pizza con los bordes levantados o de una tortita o pancake gigante. Añadiendo por encima los espárragos, el bacon y el gruyère se consigue un entrante delicioso perfecto para compartir en una comida o una cena.

Si quieres una versión dulce de esta receta, prueba nuestra receta de Lemon Sugar Dutch Baby (German Pancake o Tortita Alemana con Azúcar y Limón).


Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos de los popovers son: huevos, harina y leche. A esto se añade sal y pimienta negra puesto que se trata de un popover salado y no dulce. Se completa con espárragos trigueros, bacon y queso gruyére.

El bacon, pronunciado "beicon", es el nombre que se le da en inglés a la panceta salada y ahumada y es una palabra comúnmente usada en España. La panceta es la parte del cerdo que comprende la piel y varias capas de grasa (tocino) entreverada de carne. En algunos países de América Latina también se conoce como tocino, tocineta o unto.

El queso gruyère o gruyer es un queso suizo originario del distrito de Gruyère, dentro del cantón de Friburgo. Es un queso suave de leche de vaca. Tiene una corteza de color entre dorado y marrón. El interior es de color amarillo claro y se corta fácilmente.

Si no encuentras queso gruyère puedes sustituirlo por otro queso que te guste.

Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararla es muy fácil.

Para preparar la base del popover sólo hay que mezclar los ingredientes y verter la mezcla en el molde. Como la mezcla no es densa, para que no queden grumos de harina lo mejor es usar una batidora eléctrica o bien unas varillas de cocina.

Una vez que se ha vertido la mezcla en el molde, sólo hay que repartir por encima los espárragos, el bacon y el queso.

Los espárragos hay que cocerlos previamente en agua salada para que no queden duros, ya que el tiempo que están en el horno no es suficiente.

El bacon tambien hay que cocinarlo unos minutos por la sartén antes de añadirlo al popover. Se cocina en su propia grasa, es decir, sólo hay que ponerlo en la sarte a fuego medio unos minutos, sin añadir nada más.

Sobre su conservación...

Se puede conservar en la nevera unos días (3-4) después de hacerlo bien cubierto de film transparente o plástico de cocina para que no se seque.

Tras sacarlo de la nevera, se puede calentar unos segundos en el microondas y el resultado será bastante aceptable.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan los entrantes? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Entrantes.


 Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Espárragos con Salsa Balsámica de Mantequilla Tostada
Quiche de Alcachofas y Queso Gruyere

Quiche de Salmón Ahumado y Eneldo Fresco
Lemon Sugar Dutch Baby (Tortita Alemana con Limón)























INGREDIENTES (4-6 personas):

- 450 g de espárragos
- 100 g de bacon cortado en tiras
- 125 ml de leche a temperatura ambiente
- 3 huevos a temperatura ambiente
- 130 g de harina
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto
- 80 g de queso gruyere rallado


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:
En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Lava los espárragos y quítales la parte dura del tallo. Córtalos en trozos de 2,5 cm de largo.

2) Pon un cazo con agua hasta la mitad al fuego y llévala a ebullición. Añade los espárragos y un poco de sal y déjalos cocer a fuego lento hasta que pasen a tener un color verde claro (unos 10 minutos). En este punto escúrrelos inmediatamente para que no sigan cocinándose y sécalos con papel absorbente.

3) Cocina el bacon en una sartén a fuego medio hasta que empiece a ponerse dorado. No es necesario poner en la sartén aceite ni mantequilla ya que el bacon se cocinará en su propia grasa.

4) Pon a precalentar el horno a 220 ºC y unta de mantequilla un molde redondo de 24 cm de diámetro (no debe ser desmontable).

5) Pon en una fuente los huevos, la leche, la harina, sal al gusto y pimienta negra al gusto. Usa la batidora eléctrica o bien unas varillas para mezclalo sin que queden grumos de harina.

6) Vierte la mezcla anterior en el molde untado de mantequilla. Reparte por encima los espárragos, el bacon y el queso gruyere rallado.

7) Hornéalo a 220 ºC durante 15-20 minutos hasta que esté dorado y los bordes se hayan levantado.

8) Sírvelo caliente.


¡Y a disfrutarlo!

viernes, 19 de junio de 2015

Pollo Asado con Salsa de Soja y Miel



Esta es una receta de pollo que se marina en una mezcla a base de salsa de soja y miel y después se hornea junto a la marinada. La marinada contribuye a que se forme una deliciosa salsa. La miel le da un toque dulce sin que sea demasiado dulce.

Una receta de inspiración asiática perfecta como segundo plato o plato principal de una comida o cena. También es una buena idea para una ocasión con invitados, ya que puedes marinar el pollo la noche antes y después sólo tienes que meterlo al horno. Además durante el tiempo que el pollo está en el horno, se puede aprovechar para preparar los entrantes o preparar la mesa.

Sobre los ingredientes...

Para hacer esta receta se usan trozos de pollo con hueso. Pueden ser muslos o contramuslos.

Para preparar la marinada se necesita salsa de soja, miel, aceite de oliva, aceite de sésamo, ajo, jengibre fresco, sal y pimienta negra.

Salsa de Soja
La salsa de soja o soya se obtiene de la fermentación de las semillas de soja y es muy fácil encontrarla en los supermercados.

Lo mejor es elegir una que se haya fermentado de forma natural y no mediante procesos industriales.

Como en el proceso de fermentación de la soja se usa sal, la salsa de soja es salada. Por este motivo, hay que tener cuidado de no añadir demasiada sal a la hora de salpimentar el pollo.

De hecho, dependiendo de la sal que incluya en la dieta cada persona, es posible que no sea necesario añadir sal si se considera suficiente con la que ya contiene la salsa de soja.

El aceite de sésamo, como su nombre indica, es un aceite vegetal que se obtiene de las semillas de sésamo. Este aceite se usa mucho en la cocina china y la coreana, pero no para freír sino como toque final para dar sabor. Por eso, se comercializa en botellas pequeñas, ya que se utiliza en pequeñas cantidades. Se suele encontrar en la zona de comida asiática de supermercados y grandes superficies.

Jengibre Fresco
El jengibre es una planta cuyo tallo subterráneo o rizoma se usa mucho en la cocina oriental.

Crece en regiones tropicales, tiene un aroma muy apreciado y un sabor fuerte ligeramente picante.

En la cocina occidental, en lugar de fresco, se suele emplear seco y en polvo en diferentes recetas de dulces para aromatizar.

En esta receta, el jengibre se emplea fresco.



Sobre la forma de prepararlo...


Esta receta es muy fácil de hacer. Tan sólo hay que preparar la marinada, impregnar bien el pollo  y dejarlo reposar 3 horas, o bien, toda la noche.
Después se mete en el horno precalentado a 190 ºC y se hornea durante 1 hora aproximadamente.

Para preparar la marinada tan solo hay que mezclar todos los ingredientes en un cuenco. 

PRECAUCIÓN: Cuidado con la medida de la miel. Las cucharadas deben ser cucharadas rasas (15 ml por cucharada). Como la miel es muy densa, si no se tiene cuidado, las cucharadas pueden ir más llenas de lo esperado y el pollo puede quedar demasiado dulce. Utiliza una cuchara para coger la miel y una segunda cuchara para eliminar la miel sobrante de forma que la cucharada sea una cucharada rasa. La segunda cuchara también te ayudará a despegar la miel de la cuchara que has utilizado para cogerla.
 
El pollo debe estar en el horno aproximadamente una hora. El tiempo exacto de horneado dependerá del horno, ya que no todos funcionan igual, y del tamaño de los trozos de pollo (mayor tamaño requerirá más tiempo).

Para que el pollo se dore uniformemente, hay que dar la vuelta a las piezas en la mitad del horneado, es decir, cuando lleva 30 minutos dentro del horno.

Si no se dispone de tiempo suficiente, se puede meter el pollo directamente al horno sin marinarlo. Sin embargo, es muy recomendable marinarlo, ya que así tiene más sabor.

Sobre su conservación...

Esta receta está mucho más rica cuando se consume recién hecha, ya que la carne de pollo que lleva hueso no queda muy bien cuando se recalienta y además el recalentado puede hacer que la carne se reseque.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pollo a la Naranja al Estilo Chino
Pollo Asado con Miel, Mostaza y Romero Fresco

Pollo Marroquí con Albaricoques y Almendras

Pollo Asado con Leche de Coco





















INGREDIENTES (4 personas):

- 900 g -1,3 Kg de pollo (muslos o contramuslos)
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharada de aceite de sésamo
- 5 cucharadas de miel (75 ml)
- 4 cucharadas de salsa de soja
- 3 dientes de ajo machacados
- 1 cucharadita de jengibre machacado
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto
- Perejil o cilantro picado para servir (OPCIONAL)


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:
En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Pon en un cuenco el aceite de oliva, el aceite de sésamo, la miel, la de salsa de soja, los dientes de ajo machacados, el jengibre machacado, sal al gusto y pimienta negra al gusto. Ten en cuenta que la salsa de soja ya lleva sal. Mézcla todos los ingredientes dando vueltas con una cuchara. En el vídeo puedes ver imágenes del aspecto que debe tener.

2) Pon el pollo en una bolsa para congelar con cierre hermético. Añade la mezcla de soja y miel. Mézclalo bien asegurándote de que todos los trozos de pollo se impregnan de la marinada. Cúbrelo con film transparente y déjalo en la nevera durante 3 horas o bien toda la noche.

NOTA 1: Si no dispones de bolsas para congelar puedes poner el pollo en una fuente amplia de base ancha, para que las piezas estén en contacto con la marinada del fondo, tapada con film transparente o plástico de cocina.

NOTA: Si no tienes tiempo, puedes saltarte este paso y meter el pollo directamente al horno sin marinar. Sin embargo, tras marinarlo tendrá más sabor. Por eso es recomendable hacerlo.

3) Pon el pollo junto con la marinada en una bandeja para horno. Ásalo en el horno precalentado a 190 ºC durante 30 minutos. Saca la bandeja del horno, da la vuelta a los muslos de pollo para que se doren uniformemente y hornea durante 30 minutos más o hasta que el pollo esté hecho.

4) Tras sacarlo del horno, tapa la bandeja con papel de aluminio hasta el momento de servir  para evitar que se seque.

5) Opcionalmente, sírvelo espolvoreado con perejil o cilantro picado.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 14 de junio de 2015

Ensalada de Pepino con Aderezo Cremoso de Eneldo



Esta es una ensalada con muy pocos ingredientes pero al mismo tiempo riquísima. Tiene un aderezo cremoso con una base de crème fraîche y con eneldo fresco, que pone el toque aromático.

Es perfecta como entrante o primer plato en los días calurosos del verano, ya que es muy refrescante.

Si te gusta esta receta, prueba nuestra ensalada de pepino, yogur y menta fresca.

Sobre los ingredientes...

El ingrediente principal de la ensalada es el pepino.  El pepino tiene un alto porcentaje de agua, lo que hace que tenga muy pocas calorías. También tiene propiedades diuréticas y desintoxicantes.

El aderezo o aliño se prepara con crème fraîche, zumo de limón, eneldo fresco, sal y pimienta negra recién molida.

Crème Fraîche
La crème fraîche, en español crema fresca, es una nata (crema de leche) originaria de Francia que es acidificada naturalmente con cultivos de bacterias similares a las que producen el yogur.

Tiene una textura espesa pero al mismo tiempo es muy suave. Su sabor es ligeramente ácido y con un fondo que recuerda un poco a la mantequilla y las nueces.

Si no la encuentras en la sección de refrigerados de tu supermercado, puedes hacerla muy fácilmente en casa. Mira aquí como preparar Crème Fraîche Casera.

¿Cuál es la diferencia entre la crème fraîche y la sour cream (nata agria)?

La "sour cream" o nata agria es la versión americana de la crème fraîche. También se trata de nata acidificada con cultivos de bacterias, pero no es exactamente igual.

Las principales diferencias con las siguientes:
- La "sour cream" es más ácida.
- La "sour cream" tiene un menor contenido de grasa (entre 18 y 20%) y un mayor contenido de proteínas.
- Con las altas temperaturas la "sour cream" se cuaja mientras que la crème fraîche no.

En algunas recetas se puede intercambiar una por la otra, pero no en todas, sobre todo por el hecho de que no se comportan igual con las altas temperaturas. En esta receta, la crème fraîche sí que se puede sustituir por sour cream.

Eneldo Fresco

El eneldo es una hierba aromática originaria de la región del Mediterraneo Oriental.

En la cocina se usan tanto sus hojas, como sus semillas y sus frutos.

Las hojas, que es lo que usamos en esta receta, son extremadamente finas, casi como plumas, de color verde oscuro y con un sabor fuerte, fresco y anisado que recuerda al perejil.

Si no dispones de eneldo fresco, puedes usar eneldo seco, pero ten en cuenta que el sabor será más fuerte y por tanto tendrás que poner la mitad de la cantidad de eneldo fresco (o incluso menos).

Además, tambien hay que tener en cuenta que el sabor del eneldo seco es diferente (pierde el toque de frescura del eneldo fresco).




Sobre la forma de prepararla...

En primer lugar hay que lavar muy bien los pepinos y cortarlos en rodajas tan finas como sea posible, casi transparentes. Cuanto más finas sean las rodajas, más sabor tendrá la ensalada, ya que estarán más impregnadas del aliño o aderezo.

Los pepinos, una vez cortados en rodajas, hay que ponerlos en un escurridor con sal. La sal hace que suelten parte del agua que contienen.

Si no se hiciera así, soltarían el agua al entrar en contacto con el aliño de la ensalada y en este caso, el aliño sería líquido en lugar de cremoso y además perdería sabor.

Una vez que suelten el agua hay que lavarlos para eliminar los restos de sal, escurrirlos muy bien y secarlos con papel de cocina para que queden lo más secos que sea posible.

El aliño o aderezo es muy fácil de preparar. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes en un bol o cuenco pequeño dando vueltas con una cuchara.


Sobre su conservación...

Aunque lo mejor es consumir la ensalada cuando se acaba de hacer, se puede conservar durante 1 o 2 días en la nevera cubierta con plástico de cocina o film transparente.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las ensaladas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Ensaladas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón al Horno con Limón y Salsa Cremosa de Eneldo
Ensalada de Pepino con Sésamo y Jengibre
Sopa Fría de Pepino, Manzana y Yogur
Ensalada de Pepino, Pera, Pistachos,Arándanos y Queso























INGREDIENTES (4 personas):

- 4-6 pepinos
- 125 ml (8 cucharadas rasas) de crème fraîche
- 2 cucharadas de zumo de limón
- 2 cucharadas de eneldo fresco picado fino
- 1/2 cucharadita de sal (o bien, sal a tu gusto)
- Pimienta negra al gusto.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Lava muy bien los pepinos y córtalos longitudinalmente en 2 mitades. Corta cada una de ellas en rodajas tan finas como te sea posible. Deben ser casi transparentes (puedes ver imágenes en el vídeo). Ponlas en un escurridor, añade una cucharadita de sal por encima de las rodajas, mézclalas y déjalas reposar para que suelten el agua (unos 15 - 20 minutos).

2) Mientras tanto, prepara el aliño poniendo en un cuenco todos los ingredientes (crème fraîche, zumo de limón, eneldo fresco picado, sal y pimienta negra) y mezclándolos dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla uniforme. Ponlo en la nevera hasta el momento en el que vayas a añadirlo a la ensalada.

3) Lava las rodajas de pepino para eliminar todos los restos de sal, escúrrelas muy bien y sécalas con papel absorbente de cocina. Intenta que queden lo más secas que sea posible. Ponlas en una fuente amplia.

4) Añade el aderezo cremoso a los pepinos y mézclalo bien.

5) Puedes servir la ensalada en platos individuales espolvoreados con un poco de pimienta negra y eneldo fresco.

¡Y a disfrutarla!

jueves, 11 de junio de 2015

Muffins de Chocolate con Pepitas de Chocolate



Estos muffins harán las delicias de los amantes del chocolate. Tienen un sabor intenso a chocolate, con aroma de vainilla y un fondo de mantequilla y además son muy esponjosos.

Son perfectos para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Sobre los ingredientes...

Se preparan con los ingredientes básicos que llevan la mayoría de los muffins: harina, azúcar, levadura química de repostería, huevos, y mantequilla, pero se sustituye la leche por yogur y además se añaden pepitas de chocolate, cacao en polvo, extracto de vainilla y bicarbonato sódico (soda). El ácido láctico del yogur y el bicarbonato sódico con las altas temperaturas forman una reacción química que hace que los muffins queden muy esponjosos.

El cacao en polvo que se usa en esta receta debe ser cacao puro, sin azúcar y desgrasado (sin nada de grasa).

Las pepitas de chocolate pueden ser de chocolate negro, o bien, de chocolate con leche.

Sobre la forma de prepararlos...

Es muy fácil preparar estos muffins. Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar, un tenedor para batir los huevos y una cuchara para mezclar los ingredientes.

Para prepararlos, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos suavemente hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría desprender el gluten que contiene y en este caso los muffins quedarían duros.

La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

Finalmente, sólo hay que repartir la pasta en 12 moldes para muffins untados de mantequilla, o bien, en 12 moldes de papel para magdalenas.

Sobre su conservación...

Una vez hechos, estos muffins aguantan perfectamente 3-4 días si están en un lugar fresco y seco, bien tapados para que no se sequen.

También pueden congelarse envueltos en papel de aluminio de forma individual para sacarlos a medida que se vayan consumiendo.

Si  los congelas tras sacarlos del horno, cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.

Recuerda que están mejor cuando están templados o bien a temperatura ambiente.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los muffins? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Muffins.

¿Te gusta el chocolate? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Chocolate.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Muffins de Vainilla con Pepitas de Chocolate
Pastel de Chocolate y Pera


Bizcocho de Chocolate y Plátano
Bizcocho Marmolado de Naranja y Chocolate













INGREDIENTES (12 muffins):

- 230 g de harina de trigo
- 50 g de cacao en polvo puro desgrasado y sin azúcar
-225 g de azúcar moreno
- 1 cucharadita de levadura química de repostería
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de sal
- 100 g de pepitas de chocolate (chocolate negro o bien chocolate con leche)
- 115 g de mantequilla derretida, a temperatura ambiente
- 2 huevos
- 2 yogures naturales (2 x 125g)
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Pon en una fuente amplia la harina, el cacao en polvo, el azúcar moreno, la levadura de repostería, el bicarbonato sódico, la sal y las pepitas de chocolate. Mezcla bien todos los ingredientes con una cuchara dejando un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Pon en otra fuente los huevos batidos, los yogures, el extracto de vainilla y da vueltas con una cuchara para que se mezclen.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos y mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir en la mezcla más allá de ese punto o los muffins pueden quedar duros.

5) Reparte la mezcla anterior en los moldes para muffins untados de mantequilla con la ayuda de dos cucharas (una para coger porciones de la mezcla y la otra para desprender la pasta de la primera cuchara).

6) Hornea los muffins en el horno precalentado a 190 ºC durante 18-20 minutos. Estarán hechos cuando hayan crecido y, además, si se pinchan con un palillo en el centro, el palillo debe salir limpio.

7) Deja que los muffins se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldarlos. Después sácalos de los moldes y deja que terminen de enfriarse sobre la rejilla.

¡Y a disfrutarlos!

lunes, 8 de junio de 2015

Salmón al Horno con Crème Fraîche, Mostaza y Parmesano



Esta es una receta muy fácil de hacer y muy rápida que tiene un resultado muy rico con una salsa cremosa con ligero sabor a queso y un toque de mostaza.

Es perfecta como segundo plato de una comida o una cena, o bien, como plato único acompañado de una buena ensalada. Por su sencillez y por su resultado glamuroso también es perfecto para una ocasión especial con invitados.

Sobre los ingredientes...

Esta receta requiere muy pocos ingredientes. Además del salmón, que es el ingrediente principal, solo se necesitan crème fraîche, mostaza a la antigua, queso parmesano, sal y pimienta negra.

El salmón tiene muy buenas propiedades que hacen que sea recomendable consumirlo de vez en cuando. Contiene ácidos grasos Omega-3 que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Además, igual que el resto de los pescados, contiene proteínas de alto valor biológico. Por todo esto, este es un plato muy saludable.

En esta receta, utilizamos salmón en filetes. Sin embargo, también se puede cocinar en rodajas.

Crème Fraîche
La crème fraîche, en español crema fresca, es una nata (crema de leche) originaria de Francia que es acidificada naturalmente con cultivos de bacterias similares a las que producen el yogur.

Tiene una textura espesa pero al mismo tiempo es muy suave. Su sabor es ligeramente ácido y con un fondo que recuerda un poco a la mantequilla y las nueces.

Si no la encuentras en la sección de refrigerados de tu supermercado, puedes hacerla muy fácilmente en casa. Mira aquí cómo preparar Crème Fraîche Casera.

¿Cuál es la diferencia entre la crème fraîche y la sour cream (nata agria)?

La "sour cream" o nata agria es la versión americana de la crème fraîche. También se trata de nata acidificada con cultivos de bacterias, pero no es exactamente igual.

Las principales diferencias con las siguientes:
- La "sour cream" es más ácida.
- La "sour cream" tiene un menor contenido de grasa (entre 18 y 20%) y un mayor contenido de proteínas.
- Con las altas temperaturas la "sour cream" se cuaja mientras que la crème fraîche no.

En algunas recetas se puede intercambiar una por la otra, pero no en todas, sobre todo por el hecho de que no se comportan igual con las altas temperaturas. En esta receta, la crème fraîche junto al parmesano forma una salsa cremosa con sabor a queso. Si se usara sour cream, con el calor del horno, se solidificaría.

La mostaza a la antigua se diferencia de la mostaza de Dijon porque, mientras que en la primera los granos de mostaza están completamente triturados, en la mostaza a la antigua sólo se trituran parcialmente, quedan muchos enteros y se pueden apreciar perfectamente.

Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo es facilísima. Sólo hay que mezclar los ingredientes en un cuenco, repartir la mezcla por la superficie del salmón y hornearlo.

Además de fácil, también es una receta rápida de hacer. Si se pone a precalentar el horno mientras preparamos la mezcla de crème fraîse y la repartimos por el salmón, podemos tener el salmón hecho en menos de media hora, ya que sólo necesita estar dentro del horno 12-15 minutos.

Durante esos 15 minutos se puede aprovechar para preparar un entrante sencillo, como por ejemplo una ensalada, o nuestra receta de espárragos con salsa balsámica de mantequilla tostada, que lleva el mismo tiempo de horneado que el salmón y se pueden hornear las dos cosas al mismo tiempo.

Por este motivo, esta receta es perfecta para cuando se quiere disfrutar de una buena comida en poco tiempo y también para ocasiones especiales con invitados.


Sobre su conservación...

Una vez hecho, aguanta bien 2-3 días en la nevera bien tapado para que no se seque.

Como lleva bien ser recalentado en el microondas, esta es una receta que encantará a aquellos que por motivos de trabajo comen fuera de casa y que se llevan su comida en una fiambrera o tupper.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gustan el salmón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Salmón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón con Miel y Tomillo en Papillote
Salmón al Horno con Limón y Salsa Cremosa de Eneldo


Salmón al Horno con Mostaza, Ajo y Perejil
Salmón al Horno con Sirope de Arce y Mostaza












INGREDIENTES (4 personas):

- 700 g de salmón en filete
- 125 ml de crème fraîse (8 cucharadas rasas)
- 1 y 1/2 cucharaditas de mostaza a la antigua (la que viene con el grano entero)
- 5 cucharadas de queso parmesano rallado fino
- 1/2 cucharadita de sal
- Pimienta negra al gusto.
- Aceite de oliva para untar la bandeja del horno.



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 200 ºC y unta la bandeja que vayas a usar con un poco de aceite de oliva.

2) Pon en un cuenco la crème fraîche, la mostaza a la antigua, el queso parmesano, la sal y la pimienta negra. Mézclalo bien dando vueltas con una cuchara.

3) Lava el filete de salmón, córtalo en raciones individuales y seca su superficie con papel absorbente para que quede completamente seca.

4) Pon las raciones de salmón en la bandeja con la piel hacia abajo y reparte por encima la mezcla de crème fraîche.

5) Hornéalo en el centro del horno precalentado a 200 ºC durante 12-15 minutos, dependiendo del grosor de las raciones (si son finas requerirán menos tiempo que si son gruesas).

6) Tras sacar la bandeja del horno, cúbrela con papel de aluminio hasta el momento de consumirlo para evitar que se seque.


¡Y a disfrutarlo!

sábado, 6 de junio de 2015

Albóndigas Marroquíes con Salsa Especiada de Limón



La cocina marroquí se caracteriza por la herencia bereber y la influencia de los países del Magreb. Unos de sus rasgos característicos es la mezcla de sabores dulces y salados y el uso de gran variedad de especias. Es fácil de cocinar ya que es una cocina de origen popular y muy casera.

En esta receta se usan diferentes especias y hierbas aromáticas, pero no tiene la característica mezcla de dulce y salado de la receta marroquí. En su lugar tiene una salsa con sabor a limón y especias que combina muy bien con la carne de las albóndigas.

Es una receta perfecta como segundo plato o también para una comida o una cena a base de tapas para compartir entre varias personas.

Sobre los ingredientes...

Para preparar esta receta se puede usar carne picada de ternera o bien de cordero.

Para preparar las albóndigas, además de la carne, se necesita cebolla, perejil, pan, huevo, comino, pimentón, sal y pimienta negra. Las albóndigas se rebozan en harina y se fríen en aceite de oliva.

Para preparar la salsa especiada de limón se necesita cebolla, pimentón, cúrcuma, comino, pimienta de cayena, caldo de pollo, zumo de limón y cilantro.


Comino en grano y comino molido
Comino en Grano y Molido
El comino es una especia que se asocia fundamentalmente con los currys de la cocina India y con la cocina árabe, aunque también se usa mucho en la cocina española, sobre todo en la zona sureste de la península y en Canarias (es un ingrediente fundamental en los mojos canarios).

La especia es en realidad el fruto de la planta "Cuminum cyminum", también con el nombre común de comino. Son unas semillas muy pequeñas y alargadas. Tan pequeñas, que de ahí viene la conocida expresión "me importa un comino".

En las tiendas se puede encontrar tanto en grano como molido. Si embargo, lo ideal es comprarlo en grano y molerlo justo antes de utilizarlo, si es posible, tostándolo antes. De esta forma se intensifican su sabor y su aroma. Para molerlo se puede utilizar un molinillo, un procesador de alimentos (batidora con accesorio para triturar) o incluso algo tan simple como un mortero podrá hacer el trabajo.

La cúrcuma es una de las especias más usadas en la cocina de la India como colorante alimentario para el arroz, carne y diversos platos. También forma parte de las especias que dan color como el curry. Actualmente se comercializa como el aditivo alimentario E100 ó cúrcuma.

En algunos países de Hispanoamérica es conocida como palillo, y en algunos países como Colombia se la conoce como azafrán de raíz. Igual que ocurre con el jengibre, se comercializa tanto la raíz fresca de la planta como en formato de polvo seco. En esta receta se usa en polvo.

El cilantro también se conoce con los nombre de culantro, guaraní, kuratu, perejil árabe o coriandro fresco. ¿Sabes cuáles son  las diferencias entre el cilantro y el perejil? Aunque pueda parecer que son la misma hierba, nada más lejos de la realidad... Son parientes cercanos, pero tienen un sabor y aroma diferentes y, por tanto, no se puede sustituir una hierba por la otra o conseguiremos un resultado diferente.
  • La principal diferencia entre el perejil y el cilantro es el color. El perejil tiene un color verde mucho más intenso y algo más oscuro que el cilantro, de color verde más suave.
  • Por otro lado, el perejil tiene los tallos más gruesos y más firmes que el cilantro. Es muy fácil quebrar un tallo de perejil. Sin embargo, los del cilantro son más finos y más flexibles.
  • En cuanto a las hojas, las del perejil son más alargadas y más puntiagudas que las del cilantro, que son más redondeadas.
  • Por último, del cilantro se consumen tanto sus hojas como sus semillas (coriandro), especialmente en la cocina india y, a veces, se puede encontrar en el mercado junto con sus raíces.


Sobre la forma de prepararlas...

Para preparar las albondigas se necesita un robot de cocina con el accesorio para picar. Si no dispones de él, puedes hacerlas igualmente, pero en este caso tendrás que rallar o picar muy finos los ingredientes que se mezclan con la carne (cebolla, pan y perejil).

Aunque no todo el mundo lo conoce, existe un truco para hacer las albóndigas sin mancharse las manos. Es muy sencillo. Pon una o dos cucharadas de harina en una taza ancha. Con una cuchara, coge un poco de la carne picada preparada para hacer las albóndigas y ponla en la taza. Mueve la taza con movimientos circulares para que la carne dé vueltas alrededor de la taza y se reboce en la harina. Mueve la taza de arriba a abajo para obligar a la albóndiga a que dé saltitos y quede rebozada por igual por todos los lados.

Con este truco, no sólo consigues no mancharte las manos sino que además la carne queda menos apelmazada que si se presiona con las manos.

Por otro lado, es importante que cuando cuezas las albóndigas con la salsa el fuego esté bajo y la cazuela tapada. Si no, la salsa podría espesar demasiado y se podría pegar al fondo de la cazuela.

Sobre su conservación...

Si te sobran se pueden guardar en la nevera unos días y recalentarlas otro día. Por supuesto que se pueden congelar.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


¿Te gusta el sabor a limón? Puedes encontrar más recetas con limón, tanto dulces como saladas, en nuestra página de Recetas con Limón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Albóndigas en Salsa de Almendras
Pollo Marroquí con Albaricoques y Almendras

Ensalada de Tomates al Estilo Egipcio
Salmón Al Horno con Limón y Salsa Cremosa de Eneldo






















INGREDIENTES (4 personas):


Para las albóndigas:

- 1/2 cebolla
- 3 cucharadas de perejil picado
- Dos rebanadas de pan sin corteza o bien 4 cucharadas de pan rallado
- 1 huevo
- 450 g de carne picada de ternera o bien de cordero.
- 1/2 cucharadita de comino molido
- 1/2 cucharadita de pimentón
- 1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida
- 1 cucharadita de sal
- Harina para rebozar las albóndigas
- Aceite de oliva para freir las albondigas


Para la salsa de hierbas aromáticas y limón:

- 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 1/2 cebolla picada fina
- 1/2 cucharadita de pimentón
- 1/2 cucharadita de cúrcuma
- 1/4 de cucharadita de comino molido
- 1/4 de cucharadita de pimienta de cayena molida
- 360 ml de caldo de pollo (o bien, 360 ml de agua y 1 pastilla de concentrado de caldo)
- 3 cucharadas de cilantro picado
- 3 cucharadas de zumo de limón


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration




Comenzamos haciendo las albóndigas...

1) Pon la cebolla y el perejil en el accesorio triturador de un robot de cocina. Pícalo muy fino. Añade el huevo y el pan troceado (o pan rallado) y vuelve a procesarlo durante unos segundos.

2) Añade la carne, el comino, el pimentón, la pimienta y la sal, y procésalo hasta tener una pasta muy espesa.

NOTA: Si no dispones de robot de cocina, pon en una fuente amplia la carne, las especias, el huevo batido, la cebolla rallada, el pan rallado, y el perejil picado muy fino. Mézclalo con una cuchara.

3) Para formar las albóndigas, ayudándote de una cuchara, pon una porción pequeña de la carne picada en una taza ancha con harina. Mueve la taza con movimientos circulares y movimientos de arriba a abajo para que la carne de reboce en la harina. Añade más harina a la taza a medida que vas preparando las albóndigas si es necesario.

4) Fríe las albóndigas en tandas a fuego medio-fuerte. Usa una sartén pequeña con suficiente aceite de oliva para que las cubra hasta la mitad. Dales la vuelta cuando estén doradas por un lado para que se doren de forma uniforme.

NOTA: Ten en cuenta que cuanto más pequeña sea la sartén, necesitarás menos aceite de oliva para cubrir las albóndigas. Puede compensar tardar un poquito más en freir todas las albóndigas y a cambio gastar menos aceite.

Preparamos la salsa y cocinamos las albóndigas con ella...

5) Para hacer la salsa, pon a calentar en una cazuela 4 cucharadas de aceite de oliva. Puedes coger el aceite de la que se ha usado para freír las albóndigas. Añade la cebolla picada y cocínala, dando vueltas con una cuchara de madera frecuentemente, hasta que esté tierna y comience a dorarse.

6) Añade el pimentón, comino, la cúrcuma, la pimienta de cayena y cocínalos durante un minuto dando vueltas con una cuchara.

7) Añade el caldo de pollo y llévalo a ebullición. Añade las albóndigas y déjalas cocer a fuego lento durante 35 minutos.

8) Añade la mayor parte del cilantro, reservando un poco para servir, y el zumo de limón. Deja cocer a fuego lento 2 minutos más. Rectifica de sal si es necesario.

9) Sírvelas muy calientes con el cilantro reservado espolvoreado por encima.


¡Y a disfrutarlas!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...