domingo, 27 de octubre de 2013

Fettuccine all'Alfredo (con nata, mantequilla y parmesano)



Esta es una de las maneras más sencillas y más rápidas de preparar un plato de pasta ya que la salsa se cocinará mientras se calienta el agua para hervir la pasta.

Está más bueno si la nuez moscada se ralla en ese instante y la pimienta negra es recién molida. Por lo demás, es tan fácil que no tiene ningún secreto.


Como ocurre con todas las pastas, es importante servirla inmediatamente después de cocinarla.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Puedes encontrar más recetas de pasta y consejos para que la pasta te quede perfecta en nuestra página de pasta italiana.

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Linguine con Pimientos Asados
y Queso de Cabra
Fettuccine con Champiñones,
Tomates Secos y Albahaca
Fettuccine al Pesto de Albahaca
(Pesto di Basilico)


Fettuccine con Calabacín
y Azafrán
Fettuccine all'Arancio
(naranja y menta)
Fettuccine Alla Puttanesca
(Tomates, Anchoas, Aceitunas)



















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):




Fettuccine all'Alfredo (con nata, mantequilla y parmesano)

Esta es una de las maneras más sencillas y más rápidas de preparar un plato de pasta ya que la salsa se cocinará mientras se calienta el agua para hervir la pasta. Está más bueno si la nuez moscada se ralla en ese instante y la pimienta negra es recién molida. Por lo demás, no tiene ningún secreto. Como ocurre con todas las pastas, es importante servirla inmediatamente después de cocinarla.

INGREDIENTES:

  • 400 g de fettuccine secos al huevo
  • 50 g de mantequilla
  • 300 ml de nata líquida (crema de leche)
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • 60 g de queso parmesano rallado


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Pon 4 litros de agua a hervir.
  2. Pon la mantequilla en una sartén grande a fuego medio.
  3. Cuando se derrita, añade la nata líquida y cocina removiendo con una cuchara de madera hasta que la crema se haya reducido casi a la mitad.
  4. Entonces, añade la nuez moscada, la pimienta negra y la sal. Retira la sartén del fuego y apártala.
  5. Cuando el agua esté hirviendo, añade una cucharada de sal y pon los fettuccine todos a la vez removiendo bien.
  6. Cuando la pasta esté al dente, cuélala y añádela a la sartén con la salsa.
  7. Añade el queso rallado y mezcla bien hasta que la pasta esté bien impregnada con la salsa.
¡Y a disfrutarlo!


martes, 22 de octubre de 2013

Cómo hacer puré de calabaza casero para usar en recetas de repostería (pumpkin pie, pumpkin scones, pumpkin muffins, etc.)



Para hacer puré de calabaza casero para usar en recetas como el pumpkin pie, pumpkin scones o pumpkin muffuns sigue estos pasos:


1) Corta la calabaza a la mitad en sentido longitudinal. Necesitarás un buen cuchillo.



2) Elimina las semillas y las fibras. Puedes hacerlo con una cuchara.



3) Colócala en una bandeja de horno con papel de hornear (o bien, untada de mantequilla) con la parte cortada hacia abajo.



4) Hornea a 180 ºC entre 45 minutos y 1 hora 15 minutos dependiendo del tamaño de la calabaza. Este es el aspecto que tendrá al salir del horno:



5) Tras sacarla del horno, deja que se enfría un poco hasta que puedas manipularla y vacía la calabaza con una cuchara. La pulpa se tiene que extraer muy fácilmente.



6)  Coloca la pulpa sobre un colador ya que irá soltando agua. Mantenla en el colador hasta que esté casi fría. Puedes presionarla con una cuchara para que suelte el exceso de agua más fácilmente.



7) Pasa la pulpa por la batidora hasta que quede un puré.




8) Pon el puré en un colador de nuevo para que termine de soltar todo el agua. Déjalo así unas horas hasta que haya terminado de soltar todo el agua. No intentes presionar con una cuchara porque el puré atravesaría el colador.



Una vez hecho, se puede congelar para usarlo más adelante. Lo mejor es congelarlo dentro de bolsitas para congelar en raciones de 1 taza (240 ml o la cantidad que entra en dos envases de yogur de 125 g) ya que la mayoría de las recetas dulces de calabaza, sobre todo las americanas, vienen en múltiplos de esa medida.


VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration




TIpuré de calabaza casero para recetas de repostería

Cómo hacer puré de calabaza casero para usar en recetas de repostería (pumpkin pie, pumpkin scones, pumpkin muffins, etc.)

INGREDIENTES:

  • 1 calabaza entera


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Corta la calabaza a la mitad en sentido longitudinal. Necesitarás un buen cuchillo
  2. Elimina las semillas y las fibras. Puedes hacerlo con una cuchara.
  3. Colócala en una bandeja de horno con papel de hornear (o bien, untada de mantequilla) con la parte cortada hacia abajo.
  4. Hornea a 180 ºC entre 45 minutos y 1 hora 15 minutos dependiendo del tamaño de la calabaza. Este es el aspecto que tendrá al salir del horno:
  5. Tras sacarla del horno, deja que se enfría un poco hasta que puedas manipularla y vacía la calabaza con una cuchara. La pulpa se tiene que extraer muy fácilmente.
  6. Coloca la pulpa sobre un colador ya que irá soltando agua. Mantenla en el colador hasta que esté casi fría. Puedes presionarla con una cuchara para que suelte el exceso de agua más fácilmente.
  7. Pasa la pulpa por la batidora hasta que quede un puré.
  8. Pon el puré en un colador de nuevo para que termine de soltar todo el agua. Déjalo así unas horas hasta que haya terminado de soltar todo el agua. No intentes presionar con una cuchara porque el puré atravesaría el colador.
¡Y a disfrutarlo!


lunes, 21 de octubre de 2013

Pumpkin Scones (Scones de Calabaza)



Los scones son unos bollos de mantequilla británicos que normalmente se toman en la hora del té. Son similares a los "american biscuits" con la diferencia de que estos últimos son salados, mientras que los scones suelen ser más dulces y también se les suelen incorporar pasas, arándanos, etc.

Se toman cuando todavía están templados y están más que deliciosos. Son crujientes por fuera y suaves y esponjosos por dentro. Son como una golosina. Un verdadero vicio! :-)

Esta es una versión americana con calabaza, uvas pasas y especias con un aroma y sabor impresionantes. Es típica en Halloween y también en Thanksgiving (Acción de Gracias).



Sobre los ingredientes...

Los ingredientes básicos para preparar estos scones son harina de trigo, azúcar moreno, levadura química de repostería, bicarbonato sódico (soda), mantequilla, huevos, yogur y puré de calabaza. Las especias que se añaden para aromatizarlos son canela, jengibre en polvo y vainilla. También llevan uvas pasas.

Para que adquieran ese bonito color dorado, se pintan con huevo mezclado con un poco de leche antes de meterlos al horno.

Calabaza
El puré de calabaza que se usa en esta receta no es lo que comúnmente se conoce como puré, es decir, no es calabaza cocida y triturada. Se trata de calabaza que se asa en el horno, se tritura y se escurre en un colador durante horas hasta que elimina todo el agua. Puedes ver cómo se prepara aquí.

En algunos países es posible encontrar el puré de calabaza en lata. Si se va a usar calabaza de lata, hay que asegurarse de que es calabaza pura, es decir, no tiene especias añadidas.


La harina que se usa es harina de trigo refinada, es decir, la harina "normal". Sin embargo, si se desea se pueden hacer integrales poniendo la mitad de harina normal y la otra mitad integral.

La levadura química de repostería es comúnmente conocida como levadura Royal, ya que ésta es una de las marcas comerciales que la fabrica. Se comercializa en forma de polvo blanco, por eso también se conoce como "polvos de hornear" y se trata de una levadura que se activa con las altas temperaturas de horno. Es decir, a diferencia de la levadura de panadería, no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico también se conoce como soda. Sirve para potenciar el efecto de la levadura química de repostería. Cuando se mezcla con el ácido láctico del yogur, como es el caso de esta receta, provoca una reacción química que aumenta la esponjosidad.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

Si no te gustan las uvas pasas, se pueden sustituir por la misma cantidad de nueces picadas.

Sobre la forma de prepararlos...

Para que los scones queden perfectos es importante que la mantequilla esté muy fría. El motivo es que hay que mezclarla con la harina presionando con las yemas de los dedos hasta conseguir una textura parecida a la del pan rallado grueso. Es decir, tienen que quedar una especie de miguitas sueltas. Si la mantequilla no estuviera suficientemente fría o si se calienta con el calor ambiente o el de las manos, en lugar de migas sueltas, puede quedar una especie de pasta pegajosa. Esto último no es lo deseado, ya que los scones quedarían duros.

Si en tu cocina hace mucho calor o si los haces en verano, un truco para evitar esto es meter la harina en el congelador unos minutos (junto al recipiente en el que vayas a hacer la mezcla).

Igual que la mantequilla, el resto de ingredientes (huevo, yogur...) también deben estar muy fríos. Es decir, recién sacados de la nevera.

Por otro lado, hay que ser muy rigurosos con las proporciones de los ingredientes para que la masa no quede ni poco densa ni demasiado densa y se pueda trabajar bien. Ten en cuenta que habrá que formar una bola, aplastarla formando un disco y cortarlo con un cuchillo en 8 porciones iguales. Si la masa estuviera poco densa, se pegaría a la superficie de trabajo y no conservaría su forma.

Una vez hecha la masa, no dejes que se caliente antes de darle forma de scones. Si vas a tardar en hornearlos, lo mejor es darles la forma de scones, colocarlos en la bandeja de hornear cubiertos con film transparente o plástico de cocina, para que conserven la humedad y no se sequen, y ponerlos en la nevera hasta el momento de hornear.

Este es un buen truco para tenerlos recién hechos en el momento en el que los vayas a consumir, sin tener que dedicar tiempo a prepararlos previamente. Sólo meterlos al horno, y listos! En este caso, no los pintes con huevo hasta el momento justo de meterlos al horno.

Sobre su conservación...

Cuando más ricos están en cuando están recién hechos y todavía están templados, ya que estarán crujientes por fuera y tiernos por dentro.

Se conservan bien varios días después de hacerlos si los pones en un lugar fresco y seco cubiertos con film transparente (plástico de cocina) para que no se sequen y se pongan duros. Sin embargo, con el paso del tiempo, perderán la textura crujiente del exterior y se pondrán más blanditos.

Una vez que se hayan enfriado, para que estén más ricos y recuperen algo de su textura crujiente, puedes meterlos unos minutos en el horno, hasta que estén templados. Si tienes un microondas con gratinador, también puedes usarlo, poniendo los scones en la parte baja del microondas. Esto te ahorrará el tiempo de calentar el horno. ¡Cuidado! Usa el microondas sólo con el gratinador. Si no dispones de gratinador en el microondas, no lo utilices ya que los scones perderían su textura crujiente y quedarían calientes pero blandos.

Se pueden congelar. Se deben envolver individualmente en papel de aluminio. Lo mejor es hacerlo tras sacarlos de horno cuando se han enfriado y todavía están tibios. Para descongelarlos hay varias opciones:

1) Dejarlos descongelar de forma natural (sin el papel de aluminio)

2) Descongelarlos dentro del horno precalentado. Te quedarán como recién hecho.

2) Si tienes horno microondas con grill, también puedes ponerlos (sin el papel de aluminio) en la parte más baja del horno únicamente con el grill encendido durante unos 8-10 minutos por cada lado. Tras ese tiempo déjalos dentro unos minutos más para que con el calor que queda se terminen de descongelar por dentro. De esta forma quedan como recién salidos de horno. Si no tienes un microondas con grill, no intentes hacerlo pues quedarían blandos en lugar de crujientes.
Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis!

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Muffins de Calabaza y Nueces

Muffins de Calabaza, Naranja
y Arándanos Rojos
Bizcocho de Calabaza
con Pipas de Calabaza
Muffins Especiados
de Calabaza y Queso
Blueberry Scones
(Bollos ingleses de arándanos)
Scones de Manzana, Queso Cheddar
y Salvia Fresca


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):





Pumpkin Scones (Scones de Calabaza)

Los scones son unos bollos de mantequilla británicos que normalmente se toman en la hora del té. Son similares a los "american biscuits" con la diferencia de que estos últimos son salados, mientras que los scones suelen ser más dulces y también se les suelen incorporar pasas, arándanos, etc. Se toman cuando todavía están templados y están más que deliciosos. Son crujientes por fuera y suaves y esponjosos por dentro. Son como una golosina. Un verdadero vicio! :-) Esta es una versión americana con calabaza, pasas y especias (jengibre, canela y vainilla) con un aroma y sabor impresionantes. Es típica en Halloween y también en Thanksgiving (Acción de Gracias).

INGREDIENTES:

Para los scones:
  • 260 g de harina de trigo
  • 70 g de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de levadura química de repostería
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 115 g de mantequilla muy fría
  • 50 g de pasas
  • 1 yogur natural (125 g)
  • 120 ml (1/2 taza) de puré de calabaza (sin especias añadidas)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para pintar los scones:
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 1 cucharada de leche


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Se precalienta el horno a 200 ºC.
  2. En una fuente amplia se mezcla la harina, el azúcar, el jengibre, la canela, la levadura, el bicarbonato y la sal.
  3. Se corta la mantequilla fría en dados, se añade a la fuente y la mezclamos con la harina presionando con los dedos hasta que tenga el aspecto de pan rallado grueso.
  4. Se añaden las pasas y se mezcla.
  5. En otro recipiente, mezclamos con un tenedor o una cuchara el yogur, el puré de calabaza y el extracto de vainilla.
  6. Lo añadimos a la fuente con los ingredientes secos y mezclamos con una cuchara o espátula hasta que los ingredientes secos se humedecen y se forma una masa (no sobretrabajes la masa).
  7. Ponemos la masa sobre una superficie enharinada, le ponemos un poco de harina por encima y amasamos  con cuidado no más de 4 o 5 veces hasta formar una bola. No amases más o los scones te pueden quedar duros.
  8. Aplastamos la bola hasta formar un círculo de unos 18 cm de diámetro.
  9. Cortamos con un cuchillo el círculo en dos mitades, cada mitad en dos cuartos y cada cuarto en 2 octavos. Lo mejor es presionar con el cuchillo desde arriba y separar las dos mitades en lugar de moverlo horizontalmente.
  10. Ponemos los scones en una bandeja para horno con papel de hornear (si no tenemos, engrasamos la bandeja con un poco de mantequilla) y pintamos la parte superior con la mezcla de huevo y leche.
  11. Horneamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que hayan crecido y tengan la parte superior de un profundo color dorado.
  12. Tras sacarlos del horno, déjalos enfriar unos minutos sobre una rejilla.
¡Y a disfrutarlo!


Cornbread (Pan de Maíz Americano)




El pan de maíz es muy típico del sur de Estados Unidos. Se se usa como guarnición en muchos platos y es algo que no suele faltar en Acción de Gracias (Thanksgiving).

Existen muchas versiones, algunas saladas y parecidas a pan, y otras dulces y más parecidas a un bizcocho. Esta receta tiene un toque dulce y es algo intermedio entre pan y bizcocho. Es crujiente por fuera y tierno por dentro y está delicioso cuando todavía está templado tras salir del horno.


Sobre los ingredientes...

Para preparar este pan se usa una mezcla de harina de trigo y polenta, levadura química de repostería, bicarbonato sódico, azúcar moreno, yogur, mantequilla y sal.

La polenta es harina de maíz gruesa. Es de color amarillo y tiene una textura arenosa. No hay que confundirla con el almidón de maíz (Maizena) que es un polvo blanco muy fino y se usa como espesante. También se conoce como polenta un plato italiano hecho a base de polenta hervida en agua.

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como levadura Royal. Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos, las levaduras, y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

El bicarbonato sódico,  también conocido como soda, sirve para potenciar la acción de la levadura química. Cuando se mezcla con el ácido láctico que contiene el yogur se produce una reacción química que hace que quede muy esponjoso.

La mantequilla debe ser mantequilla sin sal pura procedente de leche. Debe estar derretida pero no caliente sino a temperatura ambiente. El motivo es que hay que mezclarla con huevo y, si estuviera muy caliente, el huevo se podría cuajar. Se puede derretir en el microondas o bien en una sartén o un cazo. Después de derretirla, hay que esperar a que se enfríe y alcance una temperatura cercana a la temperatura ambiente sin que llegue a solidificarse.

Sobre la forma de prepararlo...

La forma de prepararlo es muy fácil. No son necesarios robot de cocina ni utensilios especiales. Sólo los recipientes para mezclar y una cuchara.

Como no lleva levadura de panadería y no hay que dejarlo fermentar, lleva poco tiempo prepararlo. Puede estar listo en 40 minutos.

Tan sólo hay que mezcla los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos hasta tener una pasta muy densa que extenderemos en un molde y la hornearemos.

Sobre su conservación...

Aguanta en buenas condiciones 2-3 días si está en un sitio fresco y seco bien tapado para que no se seque.

Se puede congelar troceado y envuelto en papel de aluminio para consumirlo más adelante.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Pan Irlandés (Irish Soda Bread)
Pan Irlandés 
(Irish Soda Bread)
American Biscuits (Panecillos de Mantequilla)
American Biscuits 
(Panecillos de Mantequilla)
Pan de Molde Casero

Panecillos de Hamburguesa 
(Burguer Buns)
Pan Integral de Avena 
y Nueces
Pan Artesano de Cerveza



















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):




Cornbread (Pan de Maíz Americano)

El pan de maíz es muy típico del sur de Estados Unidos. Se se usa como guarnición en muchos platos y es algo que no suele faltar en Acción de Gracias (Thanksgiving). Existen muchas versiones, algunas saladas y parecidas a pan, y otras dulces y más parecidas a un bizcocho. Esta receta tiene un toque dulce y es algo intermedio entre pan y bizcocho. Es crujiente por fuera y tierno por dentro y está delicioso cuando todavía está templado tras salir del horno.

INGREDIENTES:

  • 180 g de harina de trigo
  • 160 g de polenta (harina de maíz)
  • 2 cucharaditas de levadura química de repostería
  • 3/4 de cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico
  • 50 de azúcar moreno
  • 2 yogures naturales
  • 2 huevos
  • 80 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente

INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Precalienta el horno a 200 º.
  2. Unta con mantequilla un molde cuadrado de 20x20 cm.
  3. En una fuente amplia mezcla la harina, la polenta, la levadura, el bicarbonato, el azúcar y la sal.
  4. En un plato, bate los dos huevos, añade los yogures y mezcla todo  bien.
  5. Haz un hueco en el centro de los ingredientes secos y añade la mezcla de huevo y yogur mezclando poco.
  6. Añade la mantequilla derretida y sigue mezclando hasta que los ingredientes secos se humedezcan.
  7. Pon la masa en el molde y hornea unos 25 - 35 minutos hasta que haya subido y esté muy dorado.
  8. Déjalo reposar 10 minutos en el molde y después ponlo sobre una rejilla.
¡Y a disfrutarlo!


domingo, 13 de octubre de 2013

Blueberry Scones (Bollos Ingleses de Arándanos)



Este ha sido mi desayuno de hoy. ¡Un desayuno de lujo!

Los scones son unos bollos ingleses que normalmente se toman en la hora del té con mantequilla o mermelada. Son similares a los "American Biscuits" con la diferencia de que estos últimos son salados mientras que los scones suelen ser más dulces y también se les suelen incorporar pasas, arándanos, etc.

Se toman cuando todavía están templados y están más que deliciosos. Son crujientes por fuera y suaves y esponjosos por dentro. Son como una golosina. Un verdadero vicio! :-)


Sobre los ingredientes...

La base de los scones se hace con harina de trigo, mantequilla, levadura química de repostería, azúcar, mantequilla, huevo y leche, y para aromatizarlos se añade extracto de vainilla.

Para que adquieran ese bonito color dorado, se pintan con huevo mezclado con un poco de leche antes de meterlos al horno.

La levadura química de repostería es comúnmente conocida como levadura Royal, ya que ésta es una de las marcas comerciales que la fabrica. Se comercializa en forma de polvo blanco, por eso también se conoce como "polvos de hornear" y se trata de una levadura que se activa con las altas temperaturas de horno. Es decir, a diferencia de la levadura de panadería, no necesita fermentación previa.

El extracto de vainilla se comercializa en forma líquida, o bien, en forma de azúcar avainillado, que tiene el aspecto y textura del azúcar, pero con sabor y aroma a vainilla. Se puede emplear en cualquiera de los dos formatos.

Sobre la forma de prepararlos...

Algunos consejos para que los scones queden perfectos:

Para que queden perfectos es importante que la mantequilla esté muy fría. El motivo es que hay que mezclarla con la harina presionando con las yemas de los dedos hasta conseguir una textura parecida a la del pan rallado grueso. Es decir, tienen que quedar una especie de miguitas sueltas. Si la mantequilla no estuviera suficientemente fría o si se calienta con el calor ambiente o el de las manos, en lugar de migas sueltas, puede quedar una especie de pasta pegajosa. Esto último no es lo deseado, ya que los scones quedarían duros.

Si en tu cocina hace mucho calor o si los haces en verano, un truco para evitar esto es meter la harina en el congelador unos minutos (junto al recipiente en el que vayas a hacer la mezcla).

Igual que la mantequilla, el resto de ingredientes (huevo, leche...) también deben estar muy fríos. Es decir, recién sacados de la nevera.

Por otro lado, hay que ser muy rigurosos con las proporciones de los ingredientes para que la masa no quede ni poco densa ni demasiado densa y se pueda trabajar bien. Ten en cuenta que habrá que formar una bola, aplastarla formando un disco y cortarlo con un cuchillo en 8 porciones iguales. Si la masa estuviera poco densa, se pegaría a la superficie de trabajo y no conservaría su forma.

Una vez hecha la masa, no dejes que se caliente antes de darle forma de scones. Si vas a tardar en hornearlos, lo mejor es darles la forma de scones, colocarlos en la bandeja de hornear cubiertos con film transparente o plástico de cocina, para que conserven la humedad y no se sequen, y ponerlos en la nevera hasta el momento de hornear.

Este es un buen truco para tenerlos recién hechos en el momento en el que los vayas a consumir, sin tener que dedicar tiempo a prepararlos previamente. Sólo meterlos al horno, y listos! En este caso, no los pintes con huevo hasta el momento justo de meterlos al horno.

Sobre su conservación...

Cuando más ricos están en cuando están recién hechos y todavía están templados, ya que estarán crujientes por fuera y tiernos por dentro. Se conservan bien unos 2 días después de hacerlos si los pones en un lugar fresco y seco cubiertos con film transparente (plástico de cocina) para que no se sequen y se pongan duros. Sin embargo, con el paso del tiempo, perderán la textura crujiente del exterior y se pondrán más blanditos.

Una vez que se hayan enfriado, para que estén más ricos y recuperen algo de su textura crujiente, puedes meterlos unos minutos en el horno, hasta que estén templados. Si tienes un microondas con gratinador, también puedes usarlo, poniendo los scones en la parte baja del microondas. Esto te ahorrará el tiempo de calentar el horno. ¡Cuidado! Usa el microondas sólo con el gratinador. Si no dispones de gratinador en el microondas, no lo utilices ya que los scones perderían su textura crujiente y quedarían calientes pero blandos.

Se pueden congelar. Se deben envolver individualmente en papel de aluminio. Lo mejor es hacerlo tras sacarlos de horno cuando se han enfriado y todavía están tibios. Para descongelarlos hay varias opciones:

1) Dejarlos descongelar de forma natural (sin el papel de aluminio)

2) Descongelarlos dentro del horno precalentado. Te quedarán como recién hecho.

2) Si tienes horno microondas con grill, también puedes ponerlos (sin el papel de aluminio) en la parte más baja del horno únicamente con el grill encendido durante unos 8-10 minutos por cada lado. Tras ese tiempo déjalos dentro unos minutos más para que con el calor que queda se terminen de descongelar por dentro. De esta forma quedan como recién salidos de horno. Si no tienes un microondas con grill, no intentes hacerlo pues quedarían blandos en lugar de crujientes.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Muffins de Arándanos

Scones de Arándanos Rojos
y Avena
Galette de Melocotones
y Arándanos
Bizcocho de Plátano, Arándanos
y Yogur
Bizcocho de Calabacín,
Arándanos y Nueces
Scones de Manzana, Queso Cheddar
y Salvia Fresca


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones para hacer la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):




Blueberry Scones (Bollos Ingleses de Arándanos)

Los scones son unos bollos ingleses que normalmente se toman en la hora del té con mantequilla o mermelada. Son similares a los "American Biscuits" con la diferencia de que estos últimos son salados mientras que los scones suelen ser más dulces y también se les suelen incorporar pasas, arándanos, etc. Se toman cuando todavía están templados y están más que deliciosos. Son crujientes por fuera y suaves y esponjosos por dentro. Son como una golosina. Un verdadero vicio! :-)

INGREDIENTES:

Para los scones:
  • 260 g de harina de trigo
  • 65 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura química de repostería
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 85 g de mantequilla muy fría
  • 140 g de arándanos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 120 ml de leche

Para pintar los scones:
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 1 cucharada de leche


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Precalentamos el horno a 205ºC - 210ºC con las dos resistencias encendidas, la de arriba y la de abajo, sin aire.
  2. Mezclamos en una fuente amplia la harina, el azúcar, la levadura de repostería y la sal.
  3. Una vez mezclado todo, añadimos la mantequilla muy fría cortada en dados y la mezclamos con la harina presionando con los dedos hasta que tenga el aspecto de pan rallado (en el vídeo puedes ver imágenes).
  4. Añadimos a la mezcla anterior los arándanos y removemos.
  5. En un plato aparte batimos ligeramente un huevo. Añadimos una cucharadita de extracto de vainilla y la leche (fría) y lo mezclamos.
  6. Añadimos la mezcla líquida anterior a la fuente y removemos con cuidado con una cuchara hasta obtener una masa.
  7. Ponemos la masa sobre una superficie enharinada, le ponemos un poco de harina por encima y amasamos  con cuidado no más de 4 o 5 veces hasta formar una bola.
  8. Aplastamos la bola hasta formar un círculo de unos 18 cm de diámetro.
  9. Cortamos con un cuchillo el círculo en dos mitades, cada mitad en dos cuartos y cada cuarto en 2. Lo mejor es presionar con el cuchillo desde arriba en lugar de moverlo horizontalmente.
  10. Ponemos los scones en una bandeja para horno con papel de hornear (si no tenemos, engrasamos la bandeja con un poco de mantequilla) y pintamos la parte superior con la mezcla de huevo y leche.
  11. Horneamos durante 18-22 minutos. Los scones estarán listos cuando hayan crecido y tengan la parte superior de un profundo color dorado.
¡Y a disfrutarlos!


sábado, 12 de octubre de 2013

Muffins de Arándanos



Esta es una receta de muffins muy básica y muy sencilla de preparar y tiene un resultado que nunca defrauda tanto por el aspecto como por su sabor. Cuando los llevo a la oficina, mis compañeros no dejan ni uno, y es que, donde estén las recetas caseras que se quite cualquier tipo de bollería o repostería industrial :-)

A mi me gusta ponerlos unos segundos en el microondas (unos 5 o 7 segundos) y comérmelos templados.


Sobre los ingredientes...

Los ingredientes de estos muffins, excepto los arándanos, son muy básicos, de los que siempre tenemos en casa.

El arándano, también conocido como arándano azúl, blueberry o mora azul, es una baya silvestre que es el fruto de un arbusto.

En esta receta se utiliza harina de trigo refinada, que es lo que se conoce como harina "normal". También se pueden hacer los muffins integrales poniendo la mitad de la harina refinada y la otra mitad integral. 

La levadura química de repostería es una levadura que se comercializa en forma de polvo blanco. Por eso también es conocida como "polvos para hornear". Puede encontrarse en sobres o bien en botecitos pequeños. La marca más famosa que la comercializa es Royal. Por este motivo, este tipo de levadura también es conocida como "levadura Royal". Sin embargo, hoy en día la comercializan muchas otras marcas comerciales.

A diferencia de la levadura de panadería, que está formada por organismos vivos, las levaduras, y que actúa durante un proceso de fermentación previo al horneado, la levadura química de repostería se activa con el calor del horno y no necesita fermentación previa.

Esta receta no lleva ningún tipo de aroma añadido. Si se desea hacerlos más aromáticos se puede poner un poco de extracto de vainilla (por ejemplo media cucharadita), o bien, ralladura de limón.

Sobre la forma de prepararlos...

Aquí os dejo algunos consejos para que los muffins os queden perfectos:

- Cuando laves los arándanos, sécalos muy bien con papel de cocina antes de añadirlos a la masa de los muffins. Si se añaden mojados, el agua que queda en ellos hará que la masa quede menos densa de lo normal y, como consecuencia, los arándanos terminarán en el fondo de los muffins, en lugar de quedar repartidos uniformemente.

- Si tienes tiempo, puedes meter la masa de los muffins en la nevera media hora antes de meterlos al horno. Con el frío la masa estará más rígida y esto evitará que los arándanos que vayan al fondo. Además, con el contraste de frío y calor los muffins crecerán más.

- Durante el horneado no abras la puerta del horno porque al bajar la temperatura los muffins no subirán.

- Si quieres que suban mucho y tengan una bonita forma de champiñón, precalienta el horno con calor tanto arriba como abajo. Cuando introduzcas los muffins, apaga la resistencia superior del horno dejando sólo la inferior, sin modificar la temperatura.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si gusta esta receta, también te gustarán éstas:

Muffins de Frambuesas
y Queso Mascarpone
Galette de Melocotones
y Arándanos
Bizcocho de Calabacín,
Arándanos y Nueces
Bizcocho de Plátano,
Arándanos y Yogur
Muffins de Ciruela y Yogur

Muffins de Doble Chocolate
y Frambuesas


















VÍDEO DE LA RECETA, INGREDIENTES E INSTRUCCIONES PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver la receta paso a paso (la música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí):





Muffins de Arándanos (Blueberry Muffins)

Esta es una receta de muffins muy sencilla de preparar y con un resultado que nunca defrauda tanto por el aspecto como por su sabor.

INGREDIENTES:

  • 230 g de harina de trigo
  • 100 g de azúcar
  • 2 y ½ cucharaditas de levadura de repostería (Royal)
  • Una pizca de sal
  • 2 huevos
  • 200 ml de leche
  • 50 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
  • 100 - 150 g de arándanos

NOTA: Esta receta lleva poco azúcar. Si te gusta la reposteria muy dulce aumenta la cantidad de azúcar a 150 g.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA:
  1. Precalienta el horno a 200º C y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.
  2. Pon en una fuente amplia la harina, la sal, la levadura de repostería y el azúcar. Mezcla todo bien con una cuchara o las varillas.
  3. En otro recipiente, bate los dos huevos ligeramente con un tenedor. Añade la leche y la mantequilla derretida a temperatura ambiente y mézclalo bien.
  4. Añade la mezcla de huevo, mantequilla y leche a la fuente con la harina y mézclalos hasta que la harina se humedezca y se obtenga una pasta homogenea.
  5. Incorpora los arándanos y mézclalos con la masa con una cuchara.
  6. Reparte la mezcla ayudándote de una cuchara en los moldes para muffins untados con mantequilla.
  7. Mételos en el horno precalentado a 200 grados durante unos 20 - 25 minutos o hasta que hayan subido y estén dorados.
  8. Deja que los muffins se enfríen un poco antes de sacarlos de los moldes (unos 10-15 minutos) y después ponlos sobre una rejilla hasta que estén templados.
¡Y a disfrutarlos!