sábado, 28 de junio de 2014

Muffins de Lima y Yogur con Streusel de Coco y Nueces de Macadamia

Muffins de Lima y Yogur con Streusel de Coco y Nueces de Macadamia


Estos muffins están deliciosos debido al toque refrescante del zumo y la ralladura de lima y a la suavidad del yogur, que combinan a la perfección con el sabor del coco y las nueces de macadamia. Además, son extremadamente esponjosos y suaves, lo que contrasta con el streusel crujiente que los cubre.

Son perfectos para el desayuno, la merienda, para tomarlos solos o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día. Si los pruebas, ¡seguro que repites! :-)

Sobre el streusel

Streusel es una palabra alemana que significa "algo esparcido o espolvoreado". Se trata de una cobertura crujiente a base de mantequilla, harina y azúcar que es tradicional en Alemania y que se pone sobre magdalenas, panes y pasteles. La preparación es muy sencilla y sólo hay que presionar los ingredientes con la yema de los dedos hasta que se forma una especie de arenilla con una textura parecida a la del pan rallado. Con el calor del horno, esta mezcla crea una capa o cobertura crujiente, dulce y con sabor a mantequilla.

A la receta tradicional del streusel se le pueden añadir otras cosas para que quede más rico. Por ejemplo, especias como la canela, la vainilla, el jengibre seco, etc. que potenciarán su sabor, o bien, frutos secos picados como nueces, almendras, etc. que lo harán todavía más crujiente y contratará más con la textura suave y esponjosa de una magdadela o un bizcocho.

En nuestra receta, hemos añadido coco rallado dulce y nueces de macadamia para realzar el sabor y la textura crujiente y porque, además, forman una combinación muy buena con el sabor y aroma de la lima.

Sobre las nueces de macadamia

Nueces de Macadamia
Nueces de Macadamia
Las nueces de macadamia se consideran los más "modernos" de los frutos secos, ya que no comenzaron a cultivarse comercialmente hasta mediados del siglo XIX. Tienen su origen en Australia, Nueva Zelanda y Hawai, aunque hoy en día su cultivo está extendido por varios países como México, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, Paraguay, Perú y República Dominicana.

También se conocen por los nombres de nuez australiana,  nuez de arbusto, macadamia, nuez maroochi y Queensland nut (nuez de Queensland en inglés).

Su forma recuerda a una avellana, aunque la nuez de macadamia es más redonda, más achatada y un poco más grande que una avellana. Su sabor es ligeramente dulce, delicado y aromático. Su textura es crujiente pero suave.

Sobre la preparación y la conservación de los muffins

Muffins de Lima y Yogur con Streusel de Coco y Nueces de Macadamia

Es muy fácil preparar estos muffins. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y mezclar ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que los muffins podrían quedar duros. La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo muy suave.

El streusel se prepara por separado presionando todos los ingredientes con las yemas de los dedos y se añade sobre los muffins una vez que se ha repartido la pasta en los moldes para muffins.

Una vez hechos, estos mufiins aguantan perfectamente 2-3 días si están bien tapados para que no se sequen. También pueden congelarse envueltos en papel de aluminio de forma individual para sacarlos a medida que se vayan consumiendo. Si  los congelar tras sacarlos del horno cuando todavía están tibios, podrás disfrutar de ellos como si estuvieran recién hechos.



Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Tarta de Crema de Limón
Muffins de Fresas y Pepitas de Chocolate













INGREDIENTES (12 muffins):

Muffins de Lima y Yogur:

- 260 g de harina
- 150 g de azúcar
- 1 cucharadita de levadura de repostería
- ¾ de cucharadita de bicarbonato sódico (soda)
- ½ cucharadita de sal
- 1 huevo
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 3 yogures naturales (3 x 125g)
- 1 cucharada de ralladura de lima
- 1 cucharada de zumo de lima
- 65 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente


Streusel de Coco y Nueces de Macadamia:

- 2 cucharadas de azúcar
- 2 cucharadas de harina
- 2 cucharadas de coco rallado dulce
- 2 cucharadas de nueces de macadamia picadas finas
- 2 cucharadas (28 g) de mantequilla



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
- Minimal Illusions
- Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde para 12 muffins.

2) En una fuente amplia, pon la harina, el azúcar, la levadura de repostería, el bicarbonato y la sal. Mézclalos con una cuchara y haz un hueco en el centro.

3) En otra fuente mediana o un cuenco grande, bate un huevo y añade el extracto de vainilla, los yogures naturales, la ralladura de lima, el zumo de lima y la mantequilla derretida y enfriada a temperatura ambiente. Mézcla todo bien.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina (en el hueco en el centro). Mézclalo suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No insistas más o los muffins podrían quedar duros. El resultado será una pasta muy espesa pero suave. Puedes ver qué aspecto debe tener en el vídeo

5) Para hacer el streusel, pon la harina, el azúcar, la ralladura de coco y las nueces de macadamia picadas en un plato hondo y mezcla todo bien. Añade la mantequilla cortada en dados y trabaja presionando con las yemas de los dedos hasta que la mantequilla se adhiere a la mezcla de harina. En el vídeo puedes ver el aspecto que debe tener la mezcla resultante.

6) Reparte en los moldes para muffins la pasta. Reparte sobre ella el streusel.

7) Hornéa los muffins en el centro del horno precalentado a 190 ºC durante 18-22 minutos. Estarán hechos cuando hayan crecido, estén ligeramente dorados y, al pichar un palillo en el centro, el palillo salga limpio.

8) Tras sacarlos de horno, deja que se enfríen unos 10 minutos antes de sacarlos de los moldes y dejarlos enfriar por completo sobre una rejilla.

¡Y a disfrutarlos!

jueves, 26 de junio de 2014

Ensalada de Pasta, Mozzarella, Pimiento y Rúcula con Pesto de Albahaca



Este es un ejemplo de cómo conseguir una ensalada deliciosa con sólo 5 ingredientes: pasta, queso mozzarella, pimiento, rúcula y pesto de albahaca. Es muy sabrosa y aromática gracias la salsa de albahaca fresca y la rúcula. Es perfecta para una comida de verano.

La rúcula, rúgula o ruqueta ha sido cultivada como verdura en el Mediterráneo desde la época romana. Se usa fundamentalmente en ensaladas, pero en Italia es muy común verla en pizzas, añadiéndola tras el horneado. Tiene un sabor intenso, con un punto ligeramente picante y amargo.

Como la mayoría de las ensaladas y las recetas de pasta, es muy fácil y rápida de preparar. Mientras se cuece la pasta puedes ir cortando los ingredientes y salteando los pimientos. De esta forma puede estar lista en 20 o 25 minutos.

La salsa pesto de albahaca se puede comprar ya hecha, pero si tienes posibilidad de conseguir albahaca fresca es mucho mejor hacer la salsa en casa, ya que el sabor de la albahaca fresca es muchísimo mejor que el de cualquier salsa de fabricación industrial. Puedes ver cómo hacer la salsa aquí.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Puedes encontrar consejos para que la pasta te quede siempre perfecta aquí.

¿Te gusta la albahaca? Puedes encontrar más recetas con albahaca en nuestra Página de Recetas con Albahaca.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salsa Pesto de Albahaca
Fettuccine al Pesto de Albahaca
Hamburguesas de Pavo, Albahaca y Queso Feta
Tagliatelle con Salmón Ahumado y Salsa de Albahaca
























INGREDIENTES (4 personas):

- 500 g de penne riggati (macarrones rallados)
- 4 litros de agua
- 1 cucharada de sal
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 350 g de pimiento morrón (pimiento rojo dulce carnoso)
- 10 cucharadas de pesto de albahaca
- 1 bola de queso mozzarella
- 80 g de rúcula


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.


1) Pon a hervir en una olla o cazuela grande 4 litros de agua.

2) Mientras tanto, corta el pimiento en tiras longitudinales y cada una de ellas en cuadrados (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) Calienta una cucharada de aceite de oliva en una sartén a fuego medio fuerte y saltea el pimiento hasta que esté blando y ligeramente dorado.

4) Cuando el agua empiece a hervir añade una cucharada de sal y echa toda la pasta al mismo tiempo.

5) En una fuente amplia, pon el pimiento y la salsa pesto.

6) Cuando la pasta esté "al dente", escúrrela y añádela a la fuente con el pimiento y el pesto de albahaca. Mézclalo y deja que la pasta se enfríe.

7) Mientras tanto, corta la mozzarella en dados.

8) Cuando la pasta se haya enfriado, añade a la fuente el queso mozzarella troceado y la rúcula y mézclalos.

¡Y a disfrutarlo!

domingo, 22 de junio de 2014

Salsa Pesto de Albahaca (Pesto di Basilico)

Salsa Pesto de Albahaca (Pesto di Basilico)


La salsa pesto de albahaca, pesto di basilico en italiano, es una de las salsas clásicas de la cocina italiana. Es típico de la región italiana de Liguria, donde crece la albahaca por la que es famosa la Riviera italiana. Se trata de una salsa muy sabrosa y, gracias a las hojas de albahaca fresca, que es su ingrediente principal, también es muy aromática.

Esta salsa se suele usa para acompañar la pasta, pero también se puede usar en otros platos como pizzas, para adobar carnes, para aliñar ensaladas, etc.

Hojas de albahaca fresca
Albahaca Fresca
Aunque el pesto clásico se elabora con piñones, se pueden sustituir por almendras o incluso nueces. Si no encuentras el queso pecorino romano, puedes sustituirlo por queso de oveja curado.

La salsa se puede preparar con antelación y guardarla en la nevera hasta que se vaya a usar. Sólo hay que cubrir la superficie con aceite de oliva para que la albahaca no se oxide y se ponga de color oscuro.

También puede congelarse. Si se congela, lo mejor es hacerlo separándola en pequeñas porciones, por ejemplo dentro de recipientes de yogur (125 ml) cubiertos con papel de aluminio, para sacarla poco a poco cuando se necesite.

Aunque hay marcas que comercializan la salsa ya hecha, merece la pena hacerla en casa y disfrutar así de todo el aroma de la albahaca fresca.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine alla Puttanesca
Fettuccine alla Puttanesca
Fettuccine al Pesto de Albahaca
Fettuccine al Pesto de Albahaca
Tagliatelle con Salmón Ahumado y Salsa de Albahaca

Fettuccine al Pesto de Aguacate con Tomates Secos























INGREDIENTES:

- 60 g de hojas de albahaca fresca
- 2 dientes de ajo
- 2 cucharadas de piñones
- 8 cucharadas (125 ml) de aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharadita de sal
- 40 g de queso parmesano rallado
- 20 g de queso pecorino romano rallado
- 30 g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Pon el el vaso de la batidora las hojas de albahaca, los dientes de ajo, los piñones, el aceite y la sal. Tritúralo hasta obtener una salsa fina.

2) Pon la salsa en un cuenco de tamaño mediano y añade el queso parmesano rallado, el queso pecorino romano rallado y la mantequilla ablandada a temperatura ambiente. Mézclalo dando vueltas con una cuchara hasta obtener una mezcla uniforme.

¡Y a disfrutarla!

jueves, 19 de junio de 2014

Tortitas Irlandesas (Irish Pancakes)



La versión irlandesa de las famosas Pancakes o Tortitas Americanas lleva buttermilk en lugar de leche. Tienen un sabor muy rico y son muy gorditas pero, al mismo tiempo, son esponjosas y jugosas por dentro. La diferencia entre estas tortitas y las tortitas americanas es que estas tienen una textura algo más consistente, más parecida a la del pan y por tanto absorben mejor los líquidos como el sirope.

Se pueden tomar solas con un poco de azúcar o bien acompañadas de fruta fresca, miel, mermelada, compota de frutas, chocolate caliente, sirope, etc. ¡Hay mil posibilidades que te harán disfrutar del desayuno o la merienda! :-)

Igual que el pan irlandés, estas tortitas crecen y consiguen su textura esponjosa debido a una reacción química que se produce entre el bicarbonato sódico (soda) y el ácido láctico que contiene el "buttermilk" (suero de mantequilla o mazada). El buttermilk es el líquido que queda cuando se obtiene mantequilla a partir de la leche. Es un líquido de color amarillento con bajo contenido en grasa y sabor agrio.

Actualmente, el buttermilk que se comercializa no se obtiene de la manera tradicional, sino añadiendo a la leche bacterias que convierten la lactosa de la leche en ácido láctico para simular el producto original.

El buttermilk no es se encuentra fácilmente en algunos países. Si no te resulta fácil encontrarlo, no te preocupes, ya que puedes conseguir algo muy parecido añadiendo a la leche un agente acidulante, como el zumo de limón o el vinagre de manzana, y dejándola reposar unos 15 minutos (no es necesario remover). Verás como la leche se corta y se vuelve agria, y empiezan a aparecer grumos más espesos. La proporción es una cucharada (15 ml) por cada taza (240 ml). Otra opción es sustituir el buttermilk por la misma cantidad de yogur natural.




Estas tortitas son muy sencillas de preparar. Tan sólo hay que mezclar ingredientes húmedos por un lado, ingredientes secos por otro, y mezclar ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. Es importante poner énfasis en que no se debe insistir más a partir de ese punto, ya que, de lo contrario, las tortitas podrían endurecerse. No pasa nada si queda algún pequeño grumo. Se deshará solo al cocinarlas.

La pasta que debe obtenerse tras la mezcla será muy espesa. Como el bicarbonato comienza a reaccionar con el ácido láctico del buttermilk desde el momento en que se mezclan, es necesario cocinar las tortitas inmediatamente, en lugar de dejar la pasta preparada para cocinarlas más tarde.

Las tortitas pueden tener el diámetro que nosotros queramos. Tan sólo hay que poner más o menos cantidad de pasta en la sartén o en la plancha donde las cocinemos. Lo normal es tomar porciones de unos 60 ml de la pasta. Esto es algo más de la mitad de un cazo de servir sopa.

Para cocinarlas, se puede emplear mantequilla o bien aceite vegetal de sabor suave, como por ejemplo, aceite de girasol. Recuerda que hay que volver a engrasar ligeramente la sartén o la plancha en la que las cocinemos después de cada tortita (antes de poner la siguiente).

Las tortitas se cocinan a fuego medio-fuerte. Como estas tortitas son bastante densas se cocinarán mucho más rápido que otras tortitas (unos 3 minutos por cada lado) y, por tanto, el fuego tendrá que ser algo más fuerte que con otras tortitas para que se doren por la parte de fuera sin que queden demasiado hechas por dentro. Si sospechas que la tortita ya está dorada, pero todavía no es el momento de darle la vuelta, baja el fuego para que no se tueste demasiado por el lado que está en contacto con la sartén.

El momento de dar la vuelta a las tortitas es cuando se forman burbujas en la superficie y, además, al tocar con una espátula el borde, la espátula no se impregna de pasta. Verás que, a diferencia de otras versiones de tortitas, estás son más rígidas y no se curvan al levantar con la espátula un extremo sino que se levanta la tortita entera. Hay que darles de la vuelta volcando la tortita de golpe. No intentes que se curve o se puede partir a la mitad.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)


Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Yoghurt Pancakes (Tortitas Americanas de Yogur)
Pan Irlandés con Pasas (Raisins Soda Bread)
Banana Pancakes (Tortitas Americanas de Plátano)






















INGREDIENTES:

- 260 g de harina
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharada de azúcar
- 1 huevo
-240 ml de buttermilk (suero de mantequilla)
- 15 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
- Mantequilla o bien aceite de girasol para engrasar la sartén o plancha donde se cocinen

NOTA: Si no dispones de buttermilk, puedes sustituirlo por 225 ml de leche mezclada con 1 cucharada (15 ml) de zumo de limón o bien vinagre de manzana

La cantidad de tortitas que se obtendrán dependerá de la cantidad de pasta que pongas en la sartén para cada tortita.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición se muestras las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Si no dispones de buttermilk, añade a la leche el zumo de limón (o vinagre de manzana) y déjala reposar al menos 15 minutos. No es necesario remover.

2) En una fuente amplia, mezcla la harina, el bicarbonato sódico y la sal,

3) En otra fuente, bate ligeramente el huevo. Añade el buttermilk (o la leche) y la mantequilla y da vueltas con una cuchara o tenedor hasta obtener un mezcla homogénea.

4) Haz un hueco en el centro de la mezcla de harina y añade la mezcla de huevo y buttermilk. Con una cuchara, mezcla con suavidad sólo hasta que la harina de humedece. No insistas más allá de ese punto o las tortitas pueden quedar duras. Es normal que quede algún grumo. No pasa nada, se disolverá solo. La mezcla que se obtiene es muy espesa. Puedes ver imágenes del aspecto que debe tener en el vídeo.

NOTA: En este punto es necesario cocinar las tortitas inmediatamente en lugar de dejar la pasta hecha para cocinarlas más tarde. El motivo es que el bicarbonato comienza a reaccionar con el ácido láctico desde este momento.

7) Calienta a fuego medio-fuerte una sartén antiadherente, o bien una plancha, y engrásala ligeramente con mantequilla o aceite de girasol. Cuando la sartén esté caliente, vierte con un cazo una porción de la mezcla del tamaño deseado.

8) Espera unos 3 minutos hasta que la tortita tenga burbujas en la superficie y además, al tocar el borde con una espátula, la espátula no se impregne de pasta. Da la vuelta con cuidado de no doblarla ya que podría partirse al tener una consistencia más rígida que la de otras tortitas. Lo mejor es volcarla de golpe. La tortita estará cocinada tras unos 2 -3 minutos más, cuando esté dorada por el lado de abajo (levántala con la espátula para comprobarlo).

9) Engrasa de nuevo la sartén entre tortita y tortita y continúa haciendo tortitas hasta que se termine la pasta. Es posible que tengas que ajustar la intensidad del fuego que que queden doradas a tu gusto.

¡Y a disfrutarlas!

domingo, 15 de junio de 2014

Bizcocho de Plátano, Fresas y Yogur



Este bizcocho se prepara con puré de plátanos maduros y fresas frescas cortadas en dados, lo que hace que tenga un delicioso sabor afrutado. Como las fresas se deshacen con el calor del horno, el bizcocho es muy jugoso. Es perfecto para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té a cualquier hora del día.

Es muy sencillo de hacer. Tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos por otro, y finalmente mezclar ambos hasta que los ingredientes secos se humedezcan. Las fresas en dados se añaden a final a la pasta que resulta de mezclar los ingredientes secos con los húmedos. No son necesarios robots de cocina ni utensilios sofisticados. Basta con los recipientes adecuados para mezclar, una cuchara para realizar las mezclas de los ingredientes y un tenedor para triturar los plátanos.

Este bizcocho se conservará en perfectas condiciones un par de días si lo envuelves bien para que no se seque y lo guardas en un lugar fresco y seco. Se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gustan las fresas puedes encontrar más recetas con fresas en nuestra página de Fresas.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Banana Bread (Bizcocho de Plátanos Americano)
Bizcocho de Fresas y Nueces
Pastel de Fresas
Muffins de Fresas y Pepitas de Chocolate























INGREDIENTES (1 bizcocho):
- 225 g de harina
- 125 g de azúcar moreno
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura de repostería
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 plátanos muy maduros
- 2 huevos
- 1 yogur natural (125 g)
- 40 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
- 150 g de fresas cortadas en dados



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Precalienta el horno a 190 ºC y unta con mantequilla un molde rectangular de 26x11 cm o medidas similares, por ejemplo, 24x13.

2) En una fuente amplia, mezcla la harina, el azúcar moreno, la levadura de repostería y la sal.

3) Tritura los plátanos con un tenedor hasta conseguir una papilla.

4) En otra fuente, bate dos huevos. Añade los plátanos triturados, la mantequilla y el yogur. Mézclalo removiendo con una cuchara.

5) Añade la mezcla anterior a la fuente con la mezcla de harina. Mézclalo con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. No es necesario insistir más a partir de ese punto. El resultado será una pasta espesa.

6) Limpia las fresas y córtalas en dados pequeños. Añade una cucharada de harina y mézclalas. Así se evita que se vayan al fondo del bizcocho.

7) Añade la mezcla de fresas y harina a la pasta. Mézclalo con una cuchara hasta que las fresas se repartan uniformemente.

8) Pon la pasta en el molde rectangular untado de mantequilla y hornéalo en el centro del horno a 190 ºC durante 60 minutos o bien hasta que un palillo pinchado en el centro salga limpio.

9) Tras sacarlo del horno, deja que se enfríe dentro del molde sobre una rejilla unos 15-20 minutos antes de sacarlo y dejarlo enfriar por completo.

¡Y a disfrutarlo!

sábado, 7 de junio de 2014

Pollo Asado con Mostaza, Miel y Romero Fresco



Este es un plato muy sabroso gracias a la mezcla de mostaza, ligeramente picante, y la miel dulce y, al mismo tiempo, es muy aromático gracias al romero fresco. Es perfecto para los amantes de las mezclas de dulce y salado.

Es perfecto para cualquier ocasión (una comida, una cena especial...) pero especialmente para cuando tienes invitados en casa ya que, mientras el pollo se cocina en el horno, puedes preparar los entrantes y poner a punto la mesa.

Sobre los ingredientes...

Esta es una de esas recetas en las que con muy pocos ingredientes se consigue un resultado maravilloso. La salsa se prepara únicamente con 5 ingredientes: mostaza, miel, romero, cebolla y ajo. A esto hay que sumar el pollo, que es el ingrediente principal y un poco de aceite de oliva y sal.

Romero Fresco
El romero es una planta aromática que se lleva usando en la cocina desde tiempos inmemoriales acompañando sobre todo asados de carnes pero también pescados y vegetales. Un ejemplo el uso del romero en recetas de pescados es nuestra receta de salmón con salsa balsámica de romero.

También se usa para aromatizar aceites incorporando una ramita fresca en el envase donde se conservan. En Castilla-La Mancha es habitual encontrarlo cubriendo quesos curados (Queso Manchego al Romero).

No hay que olvidar el uso de esta planta aromática en dulces como nuestro bizcocho de limón, romero fresco y yogur.

En la cocina el romero se puede usar tanto fresco como seco. En esta receta debe emplearse romero fresco. No puede sustituirse por romero seco puesto que tiene un sabor mucho más fuerte y no se conseguiría el resultado deseado.

Puedes sustituir el romero fresco por tomillo fresco si te es más fácil encontrarlo o si te gusta más.

La mostaza que usamos en esta receta es de dos tipos: mostaza de Dijón, la mostaza clásica, y mostaza a la antigua.

La mostaza a la antigua se diferencia de la mostaza de Dijon porque, mientras que en la primera los granos de mostaza están completamente triturados, en la mostaza a la antigua sólo se trituran parcialmente, quedan muchos enteros y se pueden apreciar perfectamente. Las dos mostazas tienen sabores ligeramente diferentes. La mostaza de Dijón tiene un sabor más intenso y picante. La mostaza a la antigua es más suave. En la receta usamos la misma cantidad de cada una, pero puedes variar la proporción a tu gusto, poniendo más mostaza de Dijón y menos mostaza a la antigua si quieres la salsa más picante.

Sobre el procedimiento para prepararlo...

Este es uno de esos platos que tienen un resultado excepcional, que son fáciles de hacer y que, aunque llevan un poco de tiempo cocinarse, no llevan mucho trabajo y no requieren mucha atención.

Tan sólo hay que preparar la salsa de mostaza y miel mezclando los ingredientes y cocinar una mezcla de cebolla y ajo en la sartén. Esto lo puedes hacer mientras se precalienta el horno.

PRECAUCIÓN: Cuidado con la medida de la miel. Las cucharadas deben ser cucharadas rasas (15 ml por cucharada). Como la miel es muy densa, si no se tiene cuidado, las cucharadas pueden ir más llenas de lo esperado y el pollo puede quedar demasiado dulce. Utiliza una cuchara para coger la miel y una segunda cuchara para eliminar la miel sobrante de forma que la cucharada sea una cucharada rasa. La segunda cuchara también te ayudará a despegar la miel de la cuchara que has utilizado para cogerla. Otra opción es utilizar una jarra medidora de volúmenes para tomar la medida exacta. Para que el pollo no quede demasiado dulce, debe haber la misma cantidad de mostaza que de miel, de forma que la mostaza contrarreste la dulzura de la miel.

A continuación hay que colocar el pollo en una bandeja para horno sobre la base de cebolla y ajo y cubrirlo de la salsa de mostaza y miel.

Después de eso, el pollo se asará en el horno sin necesidad de prestarle mucha atención. Tan sólo hay que regarlo con su propia salsa a mitad del asado.

Tras sacar el pollo del horno, las ramitas de romero tendrán un aspecto feo, ya que habrán perdido su color verde. Puedes desecharlas y sustituirlas  por ramitas frescas con el único objetivo de que adornen el plato.

Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el pollo? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Pollo.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón con Miel y Tomillo en Papillote
Cerdo con Sirope de Arce y Almendras sobre Endibias
Pechuga de Pollo Adobada con Limón y Romero Fresco

Salmón con Salsa Balsámica de Romero Fresco






















INGREDIENTES (4 personas):

- 4 cucharadas de mostaza a la antigua (60 ml)
- 4 cucharadas de mostaza de dijon (60 ml)
- 8 cucharadas de miel (120 ml)
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 1/2 cebolla mediana picada
- 2 dientes de ajo machacados
- 1,3 Kg de muslos de pollo
- Sal
- 3 ó 4 ramitas pequeñas de romero fresco


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes (puedes verlo a pantalla completa). La música del vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Precalienta el horno a 205 ºC

2) Pon en en un cuenco, la mostaza de Dijon, la mostaza a la antigua, la miel y 2 cucharadas de aceite de oliva. Mézclalo bien dando vueltas con una cuchara hasta tener una mezcla homogénea (puedes ver en el vídeo el aspecto que debe tener).

3) Calienta en una sartén una cucharada de aceite de oliva. Añade la cebolla picada y cocina a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que empiece a estar dorada. Entonces, añade los 2 dientes de ajo machacados y cocina dando vueltas con una cuchara constantemente durante 1 o 2 minutos más, hasta que el ajo comience a desprender aroma.

4) Reparte la mezcla de cebolla y ajo sobre la base de una bandeja para horno. Coloca encima el pollo y añade sobre él sal a tu gusto. Esparce por encima la salsa de mostaza y miel.

5) Cubre la bandeja con papel de aluminio y hornea 30 minutos a 205 ºC.

6) Saca la bandeja de horno, quita el papel de aluminio y riega el pollo con su propia salsa (no es necesario darle la vuelta a la carne).

7) Hornea sin el papel de aluminio 20 - 30 minutos más hasta que el pollo esté dorado y la carne esté cocinada. Una vez hecho, tras sacarlo del horno, puedes volver a poner el papel de aluminio mientras se enfría un poco para evitar que se seque.

¡Y a disfrutarlo!

miércoles, 4 de junio de 2014

Muffins de Fresas y Pepitas de Chocolate con Compota de Manzana (Bajos en grasa)



Con sólo ver estos muffins de fresas y pepitas de chocolate no podrás aguantar la tentación. Y la buena noticia es que no hay necesidad de sentirse culpables por caer en la tentación, ya que son muy bajos en grasa y por tanto en calorías. Son perfectos para aquellas personas que deben cuidar la cantidad de grasas que ingieren en su dieta.

Estos muffins no llevan ni aceite ni mantequilla. La grasa se sustituye por compota de manzana, que da sabor y aporta una textura jugosa, al mismo tiempo que hace que se reduzca el número de calorías. Si quieres reducir todavía más la cantidad de grasa, puedes sustituir el huevo por una clara de huevo y usar moldes de papel para evitar tener que untarlos de mantequilla.

La compota de manzana que hay que usar no debe llevar azúcar añadido ni tampoco especias. Lo mejor es que sea casera, que además de ser más sana y más sabrosa que las de compra, es muy fácil de hacer. Puedes ver cómo hacerla aquí.

Para hacer estos muffins no necesitas ningún robot de cocina ni accesorios sofisticados. Basta con los recipientes para mezclar los ingredientes y una cuchara. Hay que mezclar los ingredientes sólidos por un lado, los líquidos por otro y finalmente se mezclan ambos hasta que los ingredientes sólidos se humedezcan. A partir de ese punto no hay que insistir más o los muffins podrían quedar duros. Las fresas y las pepitas de chocolate se añaden al final.

Para que los muffins queden más bonitos, se pueden reservar unos trocitos de fresas y algunas pepitas de chocolate, y se pueden añadir al final, cuando se haya repartido la pasta de los muffins en los moldes, sobre la superficie de esta.

Se conservan un par de días bien tapados para que no se sequen. También se pueden congelar los que no se vayan a consumir en el día y se pueden sacar del congelador a medida que se vayan consumiendo.

Aquí os dejo la receta, ¡Espero que la disfrutéis!

Si te gusta esta receta también te gustarán:

Compota de Manzana Casera
Pastel de Fresas








Bizcocho de Fresas y Nueces
Muffins de Vainilla y Pepitas de Chocolate















INGREDIENTES (10 muffins):

- 165 g de harina
- 50 g de azúcar
- 50 g de azúcar moreno
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de canela
- 150 ml de compota de manzana sin azúcar añadido ni especias
- 1 huevo
- 100 g de fresas cortadas en dados
- 60 g de pepitas de chocolate


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí.



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde para 12 muffins.

2) Corta las fresas en dados pequeños (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) En una fuente amplia mezcla la harina, el azúcar, el azúcar moreno, el bicarbonato sódico, y la canela.

4) En otra fuente o un cuenco, bate un huevo ligeramente. Añade la compota de manzana y mézclalos con una cuchara o un tenedor hasta obtener una mezcla homogénea.

5) Haz un hueco en la mezcla de harina y añade la mezcla de huevo y compota de manzana. Mézclalo con una cuchara o una espátula hasta que la harina se humedezca. No hay que insistir más allá de ese punto ya que los muffins podrían quedar duros. El resultado debe ser una pasta muy espesa (puedes ver imágenes en el vídeo).

6) Añade las fresas cortadas en datos reservando algunos trocitos para el final. Añade las pepitas de chocolate reservando también algunas para el final. Mézclalo con una cuchara o espátula hasta que se repartan por la pasta.

7) Reparte la mezcla en moldes para 10 muffins.  Pon un poco de agua en los moldes que queden sin usarse antes de meterlos al horno.

8) Hornea en el centro del horno precalentado a 180 ºC durante 15 o 20 minutos o hasta que los muffins hayan crecido y estén dorados.

9) Tras sacarlos del horno, deja que se enfríen durante 10 - 15 minutos sobre una rejilla antes de desmoldarlos y dejarlos enfriar por completo.

¡Y a disfrutarlos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...