viernes, 30 de enero de 2015

Crème Fraîche Casera



La crème fraîche, en español crema fresca, es una nata originaria de Francia que es acidificada naturalmente con cultivos de bacterias similares a las que producen el yogur. Tiene una textura espesa pero al mismo tiempo es muy suave. Su sabor es ligeramente ácido y con un fondo que recuerda un poco a la mantequilla y las nueces.

¿En qué recetas se puede usar crème fraîche?

La creme fraiche se usa como acompañamiento de algunos tipos de tartas y postres dulces de frutas, ya que el sabor dulce de la tarta combina a la perfección con el sabor ligeramente ácido de la Créme Fraîche. Este es el caso de la tarta tatín o tarta de manzana invertida. En Francia, su lugar de origen, es muy difícil encontrar un sitio donde sirvan tarta tatín y no vaya acompañada de Creme Fraîche.

También se puede endulzar con azúcar o miel y servirla en lugar de nata montada, por ejemplo, junto a fresas, arándanos y otras bayas. Otro uso es como sustitutivo de la mantequilla en una tostada, cubierta de mermelada.

En recetas saladas se usa para hacer salsas, como un ingrediente de pures o cremas de verduras, en quiches o tartas saladas, etc. Nosotros la hemos usado para hacer la base crujiente de nuestra Galette de Melocotones y Arándanos.

¿Cuál es la diferencia entre la crème fraîche y la sour cream (nata agria)?

La "sour cream" o nata agria es la versión americana de la crème fraîche. También se trata de nata acidificada con cultivos de bacterias, pero no es exactamente igual.

Las principales diferencias con las siguientes:
- La "sour cream" es más ácida.
- La "sour cream" tiene un menor contenido de grasa (entre 18 y 20%) y un mayor contenido de proteínas.
- Con las altas temperaturas la "sour cream" se cuaja mientras que la crème fraîche no.

En algunas recetas se puede intercambiar una por la otra, pero no en todas, sobre todo por el hecho de que no se comportan igual con las altas temperaturas.

Sobre los ingredientes...

Tan sólo son necesarios dos ingredientes: nata líquida para montar y yogur natural.

La nata líquida debe ser de las que tienen un alto contenido en grasa (entre 35 y 40%). No valen las natas líquidas ligeras ni las preparadas para cocinar.

El yogur natural, debe ser yogur natural de verdad. Necesitamos las bacterias beneficiosas del yogur para conseguir que la nata líquida se acidifique y se convierta en créme fraîche. Por este motivo, no valen postres lacteos que imitan al yogur y que no contienen esas bacterias.

El sabor de la crème fraîche podrá variar dependiendo de la marca de nata y de yogur que se use.

Sobre la forma de prepararla...

La forma de prepararla es muy fácil. De hecho no se requiere ningún tipo de conocimiento de cocina y puede hacerla hasta un niño. Sólo hay que mezclar 240 ml de nata líquida con una cucharada de yogur y esperar.

Tras 24 horas reposando a temperatura ambiente (entre 21 y 25 ºC), la nata habrá espesado, se habrá vuelto ligeramente amarillenta y se habrá acidificado, ya que las bacterias del yogur generarán ácido láctico a partir de la lactosa de la nata. Si en ese momento no tiene la textura deseada, se puede dejar unas horas más (hasta 36 como máximo).

No hay que preocuparse porque la nata esté a temperatura ambiente. No se estropeará porque las mismas bacterias que la acidificarán y la convertirán en creme fraiche, evitarán que crezcan bacterias malignas.

Tras ese tiempo de reposo es necesario dar unas vueltas rápidas con una cuchara, ya que la nata tendrá una especie de grumos grandes. Tras esas vueltas, su textura será muy cremosa a la vez que espesa.

Tras meterla en la nevera todavía espesará más, consiguiendo la misma textura que las que se pueden comprar.


Sobre su conservación...

Una vez hecha aguantará unos 7-10 días si se conserva en la nevera tapada con film transparente.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Compota de Fresas
Pastel de Fresas

Compota de Manzana Casera
Ricotta Cheesecake (Tarta de Queso Riccota)























INGREDIENTES:

- 240 ml de nata líquida para montar
- 1 cucharada de yogur natural


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions



1) Pon en un cuenco mediano 240 ml de nata líquida para montar.

2) Añade una cucharada de yogur natural y mézclalo con la nata dando unas vueltas con la cuchara.

3) Cubre el cuenco con film transparente (plástico de cocina) y déjalo reposar a temperatura ambiente (entre 21 y 25 ºC) durante al menos 24 horas.

4) Tras ese tiempo la nata habrá espesado y puede volverse un poco amarillenta. Verás que tiene una textura con grandes grupos (puedes verlo en el vídeo). Dale unas vueltas con una cuchara rápidamente y verás como se obtiene una textura muy cremosa y a la vez espesa. Si no hubiera espesado lo suficiente, puedes dejarla unas horas más (36 cómo máximo).

5) Consérvala en la nevera cubierta con film transparente. Una vez que se enfríe, su textura se volverá aún más espesa (puedes ver imágenes en el vídeo)

¡Y a disfrutarla!

martes, 27 de enero de 2015

Ternera al Pesto de Albahaca en Ensalada



Este es un plato sabroso pero al mismo tiempo ligero, sano y saludable que sienta fenomenal en los días calurosos de la primavera o del verano.

Se puede tomar como plato principal de una comida ligera o como plato único en una cena.

Sobre los ingredientes...

 Además de ternera y pesto de albahaca, esta receta también lleva pimiento rojo, pimiento verde, cebolla roja, tomates cherry y berros.

El aderezo se prepara con aceite de oliva, pesto de albahaca, zumo de limón, azúcar, pimienta de cayena y sal.

La salsa pesto de albahaca, pesto di basilico en italiano, es una de las salsas clásicas de la cocina italiana. Es típico de la región italiana de Liguria, donde crece la albahaca por la que es famosa la Riviera italiana. Se trata de una salsa muy sabrosa y, gracias a las hojas de albahaca fresca, que es su ingrediente principal, también es muy aromática.

Aunque hay marcas que comercializan la salsa ya hecha, merece la pena hacerla en casa y disfrutar así de todo el aroma de la albahaca fresca. Es muy fácil de hacer. Puedes ver cómo preparar pesto de albahaca casero aquí.

Sobre la forma de prepararla...

La forma de preparar esta receta no puede ser más fácil.

En primer lugar hay que adobar la carne de ternera. Para ello sólo hay que mezclarla, una vez cortada en tiras, con una mezcla de pesto de albahaca y ajo.

Debe permanecer en la nevera al menos 3 horas. También puedes adobarla la noche antes de preparar la ensalada.

Después sólo hay que saltear en el work (o una buena sartén) la ternera junto a la cebolla, por otro lado el pimiento rojo y por último, también por separado, el pimiento verde.

¿Por qué se saltean los diferentes ingredientes en el wok por separado?

El motivo de saltear en el wok los ingredientes por separado es que cada uno de ellos requiere un tiempo diferente para que estén en su punto. De esta manera se consigue que todos estén cocinados en su punto óptimo.

Si no se hiciera de esta manera, algunos ingredientes quedarían demasiado hechos mientras que otros no estarían suficientemente cocinados.

Para preparar el aderezo de la ensalada tan sólo hay que mezclar en un cuenco pequeño los ingredientes dando vueltas con una cuchara.

Sobre su conservación...

Aunque esta ensalada está mejor cuando está recién hecha, puedes conservarla de un día para otro en la nevera tapada con film transparente o plástico de cocina siempre que no la hayas aliñado.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan las ensaladas? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Ensaladas.

¿Te gusta la albahaca? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas con Albahaca.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Fettuccine al Pesto de Albahaca
Salsa Pesto de Albahaca

Ensalada de Pasta, Mozzarela, Pimiento, Rúcula y Pesto

Fettuccine con Champiñones, Tomates Secos y Albahaca






















INGREDIENTES (4 personas):

- 700 g de lomo de ternera cortado en filetes
- 90 g de pesto de albahaca
- 1 diente de ajo machacado
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 170 g de cebolla morada
- 200 g de pimiento rojo
- 200 g de pimiento verde
- 250 g de berros
- 200 g de tomates cherry

Aderezo o aliño:

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 2 cucharadas de pesto de albahaca
- 4 cucharadas de zumo de limón
- 1 cucharadita de azúcar
- ¼ de cucharadita de pimienta de cayena
- 1 cucharadita de sal o bien sal al gusto



INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Corta los filetes de ternera en tiras finas que se puedan llevar a la boca de un bocado.

2) Pon las tiras de ternera en una fuente o cuenco grande. Añade el pesto de albahaca y el ajo machacado. Mézclalo muy bien, tápalo con plástico de cocina o film transparente y ponlo en la nevera durante 3 horas o bien toda la noche.

3) Corta la cebolla en rodajas y los pimientos (rojo y verde) en tiras longitudinales del tamaño de un bocado (puedes ver imágenes en el vídeo).

4) Calienta el aceite de oliva en el wok a fuego medio-fuerte y saltea la ternera con su adobo junto con la cebolla en tandas hasta que la carne se dore ligeramente. Retírala del work y ponla en una ensaladera grande.

5) A continuación saltea los pimientos rojos hasta que estén tiernos. Después haz lo mismo con los pimientos verdes. Añádelos a la ensaladera con la ternera.

6)  Añade a la ensaladera los berros y los tomates cherry cortados a la mitad.

7) Prepara el aliño o aderezo mezclando en un cuenco el pesto de albahaca, el aceite de oliva, el zumo de limón, la pimienta de cayena y la sal.

8) Sirve la ensalada aderezada con la mezcla anterior.

¡Y a disfrutarla!

martes, 20 de enero de 2015

Bizcocho de Coco y Lima

Bizcocho de Coco y Lima


Coco y lima: Una combinación riquísima en forma de bizcocho jugoso y esponjoso. El sabor a coco lo pone la leche de coco y el coco rallado mientras que el toque de lima lo pone la ralladura y zumo de lima y el glaseado que cubre el bizcocho.

Es perfecto para el desayuno, la merienda o para acompañar un café o un té en cualquier momento del día. Además, es tan fácil de hacer que puedes hacerlo con niños.

Sobre los ingredientes...

Además de los ingredientes principales, leche y ralladura de coco y zumo y ralladura de lima, para hacer el bizcocho se requieren harina, azúcar, huevos, levadura química de repostería, aceite vegetal de sabor suave y sal.

Lata de Leche de Coco
La leche de coco es un ingrediente muy utilizado en la cocina del Caribe (Colombia, Panamá, Venezuela, Puerto Rico, Ecuador, República Dominicana) y la cocina de Asia (Malasia, Indonesia, Filipinas...).

Se suele encontrar en los supermercados envasada en latas. No hay que confundirla con el jugo o agua de coco, que es el líquido que se encuentra en la cavidad interna de los cocos.

La leche de coco está hecha con agua y coco rallado. Tiene una textura espesa, densa y muy cremosa. Va muy bien con los currys, ya que da suavidad y contrasta con el sabor más fuerte de las mezclas de especias que llevan. En los currys más picantes, la leche de coco ayuda a suavizar el sabor demasiado picante.

En esta receta, aporta el sabor a coco y también suavidad en la textura del bizcocho.


Para hacer el glaseado se usa azúcar glas mezclada con zumo de lima, para intensificar el sabor a lima del bizcocho. El azúcar glas también se conoce como azúcar glasé, azúcar glacé, azúcar glass, azúcar flor, azúcar lustre, azúcar impalpable, azúcar pulverizada, nevazúcar o azúcar en polvo. Se trata de azúcar molida muy fina con textura de polvo.

Sobre la forma de prepararlo...

Este bizcocho es muy fácil de preparar. Tan fácil que es una receta apropiada para hacer con niños. Además, no se necesita tener una batidora eléctrica ni utensilios de cocina sofisticados. Es suficiente con los recipientes para mezclar, un rallador, un exprimidor, un tenedor y una cuchara.

Para prepararlo, tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos por un lado, los ingredientes húmedos (junto al azúcar) por otro, y mezclar ambos suavemente hasta que los ingredientes secos se humedezcan. 

Una vez llegados a este punto, no hay que insistir más mezclando, ya que la harina podría soltar el gluten que contiene y el bizcocho podría quedar duro. La pasta que resultará de esta mezcla será espesa pero al mismo tiempo suave.

El glaseado se prepara mezclando el azúcar glas con el zumo de lima hasta conseguir una pasta espesa. Se puede ajustar la cantidad de zumo para que quede más o menos espeso. El punto correcto es cuando cae de la cuchara lentamente.

Hay que verterlo sobre el bizcocho y espolvorearlo inmediatamente con ralladura de lima para que se adhiera al glaseado mientras éste está fresco. Si se espera, el glaseado se solidificará y la ralladura no se quedará pegada.

Hay que dejar que se solidifique antes de consumir el bizcocho.


Sobre su conservación...

Este bizcocho se conservará en perfectas condiciones 2-4  días después de hacerlo si lo tapas bien para que no se seque y lo guardas en un lugar fresco y seco.

Se puede congelar, bien entero o bien en rebanadas individuales envueltas en papel de aluminio.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gustan los bizcochos? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Bizcochos.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:


Muffins de Lima con Streusel de Coco y Macadamia
Pechuga de Pollo con Curry de Coco y Lima
Bizcocho de Limón, Romero Fresco y Yogur
Bizcocho de Limón, Tomillo Fresco y Queso
























INGREDIENTES (1 bizcocho):

Para el bizcocho:

- 200 g de harina
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química de repostería (tipo Royal u otra marca comercial)
- 1/2 cucharadita de sal
- 125 ml (8 cucharadas) de coco rallado fino para repostería (aproximadamente 35 g)
- 2 huevos
- 100 g de azúcar
- 5 cucharadas de aceite vegetal de sabor suave (por ejemplo de girasol o maíz)
- 240 ml de leche de coco
- 1 cucharada de ralladura de lima
- 1 cucharada de zumo de lima

Para el glaseado:

- 70 g de azúcar glas
- 2 y 1/2 cucharadas de zumo de lima
- Ralladura de lima


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:


En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:
Minimal Illusions
Winds Of Inspiration



1) Precalienta el horno a 180 ºC y unta de mantequilla un molde de rectangular de 26 x 11 cm o medidas similares (24 x 12, etc.)

2) Pon en una fuente amplia la harina, la levadura, la sal y el coco rallado. Mézclalo todo bien con una cuchara y deja un hueco en el centro (puedes ver imágenes en el vídeo).

3) En otra fuente mediana, bate los huevos ligeramente con un tenedor. Añade el azúcar, el aceite vegetal, la leche de coco, la ralladura de lima y el zumo de lima. Mézclalo removiendo con una cuchara. Asegúrate de que el azúcar se deshace.

4) Añade la mezcla anterior a la fuente con los ingredientes secos. Mézclalos suavemente con una cuchara o una espátula hasta que los ingredientes secos se humedezcan. A partir de ese punto, no es necesario insistir más mezclando o el bizcocho podría quedar duro.

5) Pon la mezcla en el molde untado de mantequilla y hornea en el centro del horno a 180 ºC durante una hora. Sabrás que está hecho porque al pinchar con un palillo el centro del bizcocho, el palillo saldrá limpio.

6) Tras sacarlo del horno, déjalo unos 10-15 minutos dentro del molde sobre una rejilla metálica. Después sácalo del molde y deja que se enfríe por completo sobre una rejilla.

7) Para hacer el glaseado, mezcla el azúcar glas con el zumo de lima.  El resultado de la mezcla debe ser bastante denso. Viértelo por encima del bizcocho poco a poco usando una cuchara. Cuando lo hagas, asegúrate de tener un papel debajo de la rejilla para que recoja el glaseado que caiga del bizcocho. Por último, espolvorea con la ralladura de lima antes de que el glaseado cuaje para que ésta se quede pegada.

Deja que el glaseado se solidifique antes de servirlo. ¡Y a disfrutarlo!

sábado, 10 de enero de 2015

Salmón al Horno con Sirope de Arce y Mostaza



Esta es una receta de salmón al horno muy fácil de hacer  y rápida que combina el sirope de arce con la mostaza y que tiene un resultado riquísimo. La salsa tiene un ligero toque dulce, pero no es completamente dulce porque la mostaza contrarresta el sirope de arce.

Es perfecta como segundo plato de una comida, acompañado de arroz blanco, o como plato único en una cena, acompañado de una ensalada. También puede ser una buena idea para ocasiones especiales con invitados, ya que, además de estar muy rico, el tiempo que el salmón está en el horno se puede aprovechar para preparar los entrantes o para preparar la mesa.

Sobre los ingredientes...


El salmón tiene muy buenas propiedades que hacen que sea recomendable consumirlo de vez en cuando. Contiene ácidos grasos Omega-3 que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Además, igual que el resto de los pescados, contiene proteínas de alto valor biológico. Por todo esto, este es un plato muy saludable.

En esta receta, utilizamos salmón en filetes. Sin embargo, también se puede cocinar en rodajas.

Para preparar la salsa del salmón se necesitan muy pocos ingredientes, tan sólo 4 ingredientes: mantequilla, sirope de arce, mostaza a la antigua y salsa de soja.

El sirope de arce, jarabe de arce o miel de maple en un dulce que se hace a partir de la savia del arce. El principal país productor es Canadá, ya que allí abundan los bosques de arces, aunque también hay una producción bastante importante en el norte de Estados Unidos.

El sirope de arce es famoso por usarse junto a recetas dulces típicas americanas como los pancakes, panqueques o tortitas americanas, sin embargo, se puede usar en recetas saladas como por ejemplo nuestra receta de cerdo con sirope de arce y almendras sobre endibias.

Existen preparados que intentan imitar su sabor, otros que contienen un pequeño porcentaje de sirope de arce puro, pero ninguno puede igualar el sabor del sirope de arce puro. En esta receta se usa sirope de arce puro.

La salsa de soja o soya se obtiene de la fermentación de las semillas de soja y es muy fácil encontrarla en los supermercados.

Lo mejor es elegir una que se haya fermentado de forma natural y no mediante procesos industriales.

Como en el proceso de fermentación de la soja se usa sal, la salsa de soja ya es salada y no será necesario añadir más sal a esta receta. Es suficiente con la que ya contiene la salsa de soja.

Sobre la forma de prepararlo...

La forma de preparar esta receta no puede ser más sencilla. Además de ser fácil, es rápida, no lleva mucho trabajo y no se requieren accesorios de cocina sofisticados (ni robots de cocina ni nada por el estilo).

Para hacer la salsa tan sólo hay que mezclar en un cuenco o bol los ingredientes dando vueltas con una cuchara.

Después se coloca el salmón cortado en raciones individuales en una bandeja para horno, se vierte la salsa por encima y se hornea durante 15-20 minutos.

El tiempo de horneado depende de cómo sean las raciones de salmón. Raciones finas sólo requerirán 15 minutos, mientras que raciones más gruesas necesitarán más tiempo (hasta 20 minutos).

Si aprovechas para precalentar el horno mientras troceas el salmón y preparas la salsa, etc., la receta puede estar hecha en tan sólo 30 minutos.

Sobre su conservación...

Una vez hecho se puede conservar en la nevera durante 3-4 días tapado con plástico de cocina o film transparente para que no se seque.

Se puede calentar en el microondas (a baja potencia) y seguirá estando bastante aceptable.


Aquí os dejo la receta. ¡Espero que la disfrutéis! :-)

¿Te gusta el salmón? Puedes encontrar más recetas en nuestra Página de Recetas de Salmón.

Si te gusta esta receta, también te gustarán:

Salmón Teriyaki
Salmón con Salsa Balsámica de Romero
Cerdo con Sirope de Arce y Almendras sobre Endibias
Salmón con Miel y Tomillo en Papillote
























INGREDIENTES (4 personas):

- 700 g de salmón en filete
- 50 g de mantequilla derretida
- 4 cucharadas de sirope de arce
- 2 cucharadas de mostaza a la antigua
- 2 cucharadas de salsa de soja
- Pimienta negra al gusto (opcional)
- Aceite de oliva para untar la bandeja de hornear.


INSTRUCCIONES DE LA RECETA PASO A PASO:

En el siguiente vídeo en alta definición puedes ver las instrucciones de la receta paso a paso con imágenes. La música de este vídeo es Royalty Free y está disponible aquí:



1) Precalienta el horno a 210 ºC con calor tanto arriba como abajo.

2) Corta el filete de salmón en raciones individuales. Colócalas sobre una bandeja de hornear untada de aceite de oliva.

3) En un cuenco o bol, pon la mantequilla derretida, el sirope de arce, la mostaza y la soja. Mézclalo bien dando vueltas con una cuchara.

4) Vierte la mezcla sobre el salmón cubriendo toda su superficie. Opcionalmente, espolvoréalo con pimienta negra recién molida a tu gusto.

5) Hornea en el horno precalentado a 210 ºC entre 15 y 20 minutos. A mayor grosor de las raciones, más tiempo se requerirá.

6) Tras sacarlo del horno, tapa la bandeja con papel de aluminio hasta el momento de servir para que no se seque.

7) Puedes servirlo acompañado de arroz blanco y puedes mejorar la presentación del plato espolvoreándolo con perejil picado o con cebollas verdes en pequeñas rodajas.

¡Y a disfrutarlo!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...